Seguidores

17.3.04

La Intolerancia Religiosa

Naciones Unidas Comisión de Derechos Humanos



DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS: LA INTOLERANCIA RELIGIOSA

Llamamiento para poner fin a la intolerancia religiosa

1. Pax Christi Movimiento Internacional Católico por la Paz, organización no gubernamental reconocida como entidad consultiva especial, condena todos los casos de intolerancia religiosa y manifestaciones de violencia contra víctimas que sólo se diferencian por sus creencias religiosas.
El presente documento se centrará en los recientes incidentes violentos contra minorías ocurridos en la India y el Pakistán.

Pax Christi cuenta en esos dos países con miembros del Comité Ejecutivo y organizaciones afiliadas que mantienen informada a nuestra Secretaría Internacional de la situación y la labor que se realiza en sus respectivas naciones tratando de divulgar el mensaje de la tolerancia religiosa y apoyando a las víctimas de ataques por motivos religiosos.
En la presente exposición centramos nuestra atención en la intolerancia religiosa en la India y el Pakistán. Es imprescindible señalar que Pax Christi es consciente de que muchos países del mundo pueden registrar casos de intolerancia religiosa dentro de su jurisdicción.

India

2. En algunas partes de la India la violencia religiosa se ha ido intensificando. De una población de 950 millones que tiene la India, alrededor del 82% son hindúes, el 12% musulmanes, alrededor del 2% cristianos y alrededor del 2% sijes.

3. Según las fuentes de información, en 1998 hubo más de 90 ataques contra minorías religiosas, y 38 de ellos sólo en el Estado de Gujarat. En septiembre de 1998 un grupo extremista hindú anunció una campaña que intentaba expulsar de la India a los misioneros cristianos.
El 4 de diciembre de 1998 la minoría cristiana celebró un día de protesta en todo el país para atraer la atención del Gobierno y del pueblo de la India sobre la explosión de violencia contra los cristianos y los continuos esfuerzos de algunos elementos fanáticos por destruir el carácter laico del Estado.
En respuesta, el Primer Ministro Atal Behari Vajpayee publicó una declaración en la que decía lo siguiente: "La India es una nación laica. El respeto igual de todas las creencias ha sido la piedra angular de nuestra cultura y de nuestra nacionalidad. Mi Gobierno está plenamente comprometido en la defensa de este principio". Sin embargo, el número de ataques continua aumentando.

El día de Navidad se fijaron como objetivo las iglesias, los hospitales y las escuelas del distrito de Dangs, en Gujarat. Los fundamentalistas hindúes celebraron una concentración el día de Navidad en la que pedían que se despertaran los hindúes, y llamaron a todos los sacerdotes y monjas "ladrones" que abusaban de los fondos del Gobierno para construir escuelas con el fin de convertir a las comunidades tribales. Ha habido otros enfrentamientos en Gujarat, donde grupos fundamentalistas hindúes han atacado escuelas e iglesias dirigidas por misioneros cristianos.

4. El Primer Ministro Vajpayee visitó las zonas de Gujarat a mediados de enero y pidió severos castigos para los responsables de los ataques contra la minoría cristiana. La violencia tiene lugar particularmente en el distrito de Dangs, que tiene una población de 200.000 habitantes, de los cuales 6.000 son cristianos. Vajpayee ha pedido también un debate sobre las conversiones al cristianismo. El Foro de Cristianos Unidos en Favor de los Derechos Humanos dice que está de acuerdo con este debate, pero debe implicar a todos, cristianos, hindúes, musulmanes y sijes.

5. La violencia ha tenido como principal escenario el norte y el oeste del país, donde los grupos nacionalistas hindúes extremistas tienen mayor apoyo. Estos extremistas condenan la conversión de hindúes por musulmanes y cristianos. Afirman también que los servicios sociales y de educación que prestan esas otras religiones son un pretexto para realizar conversiones.
La violencia se ha desatado en tres frentes -violencia directa contra el clero, ataques contra los evangelistas e interrupción violenta de las reuniones de oración, y presión de las autoridades municipales sobre los establecimientos cristianos, como escuelas, colegios, hospitales e iglesias, en relación con los permisos para utilizar los terrenos y las acusaciones de usurpación.

6. Los obispos católicos de la India se han quejado al Jefe del Estado, Presidente K. R. Narayanan, de que los cristianos del país están siendo objeto de "una campaña desenfrenada e incontrolada de odio" con un apoyo político bien organizado.
El subdirector del diario The Times of India ha deplorado la actitud del Gobierno indio frente a la crisis. En el número del diario publicado el 8 de enero de 1999, Siddarth Varadarajan escribió que "los dirigentes principales del Partido Bharatiya Janata (BJP) continúan mintiendo y disimulando". Criticaban la violencia -decía- pero incluían "venenosos sermones sobre los males que representan los misioneros cristianos y la conversión religiosa".
Continuaba citando el caso del Ministro de Información y Radiodifusión, Pramod Mahajan. Aun cuando aparentaba condenar los ataques contra los cristianos en Gujarat, el Ministro acusaba a los misioneros cristianos de "dedicarse a convertir bajo la apariencia de prestar un servicio a los pobres".

7. El Partido hindú de la derecha, Bharatiya Janata, del Sr. Vajpayee llegó al poder empleando una mezcla de Hindutva (hinduismo extremo) y moderación, pero en noviembre el partido obtuvo escasos resultados en las elecciones. Desde entonces el Sr. Vajpayee y los pragmáticos del partido han tratado de domar a los ideólogos hindúes de la línea dura de la organización central del partido.
Sin embargo, a las organizaciones de derechos humanos de la India les inquieta que el hecho de que el Sr. Vajpayee no haya condenado la violencia del nacionalista hindú de la derecha, Sangh Pravier, contra los cristianos fortalezca el programa del Hindutva, monolítico, renovador y violento, en el país.
A menos que ciertas organizaciones fundamentalistas, como Hindu Jagran Manch, Bajrang Dal e Hindu Parisad sean procesadas por intimidar a las minorías, será imposible crear un ambiente para un debate sensato y pacífico.

8. La campaña de terror contra los cristianos en la India tomó un giro trágico el 24 de enero de 1999 cuando quemaron en Orissa, Gujarat, a un misionero australiano de 55 años y a sus dos hijos, de 10 y 8 años. Muchos de los autores de los actos de violencia cantaban consignas hindúes en apoyo del movimiento extremista Bajrang Dal, vinculado al BJP en el poder.
El misionero, Graham Staines, había trabajado con enfermos de lepra en la India durante más de 30 años y era el secretario y tesorero de la Sociedad Misionera Evangélica de Mayurbhanj, cerca del lugar donde se cometió el crimen. Se dijo que la muchedumbre que atacó y rodeó el jeep estaba compuesta de 50 a 100 hombres. Los habitantes del pueblo que trataron de ayudar al misionero fueron atacados y rechazados.

9. La Constitución de 1950 de la India, bajo el epígrafe de Derechos Fundamentales, Parte III, garantiza el derecho a la libertad de religión. La estructura básica de la Constitución promete libertad para profesar y propagar cualquier religión o fe. Pax Christi hace un llamamiento al Gobierno de la India para que respete lo dispuesto en la Constitución y trabaje para poner fin a la violencia, que impide a las minorías religiosas el disfrute de esos derechos.

Pakistán

10. En el Pakistán las minorías religiosas son objeto de discriminación con sanción por parte de las estructuras sociopolíticas, la Constitución del Pakistán y otras leyes. La intolerancia religiosa adquiere muchas formas.

Algunas veces se manifiesta en actitudes despectivas, la privación de la educación o el maltrato físico; otras veces se trata del despido de una persona de su trabajo o de su expulsión de una institución mediante acusaciones falsas formuladas en virtud de leyes sobre delitos religiosos.

11. El Obispo de Faisalabad, John Joseph, fue el primer punjabí que se convirtió en obispo católico en el Pakistán. Era Vicepresidente de la Conferencia de Obispos Católicos del Pakistán y Presidente de la Comisión de Derechos Humanos establecida por la Conferencia.
Se dedicó a la lucha en favor de los derechos humanos de los pobres y víctimas de injusticias, hizo campaña contra la legislación sobre la blasfemia promulgada en su país y siempre creyó en una no violencia activa.

Encabezó con éxito una campaña contra una ley injusta contra las minorías que habría exigido que se hiciera constar la religión en el documento nacional de identidad. El Obispo John Joseph dijo que ese documento "haría que la discriminación religiosa fuera no sólo real sino oficial y convertiría a las minorías en ciudadanos de segunda clase".

12. El Obispo John Joseph se opuso a la introducción del artículo 295-C del Código Penal pakistaní. Con arreglo a ese artículo se castiga con la muerte "formular observaciones despectivas, etc., sobre el Santo Profeta: todo aquéel que con palabras, habladas o escritas, o mediante una descripción visible, o por alguna acusación, alusión o insinuación, directa o indirectamente profane el nombre sagrado del Santo Profeta Mahoma (la paz sea con él)".

Desde que ese artículo se añadió como enmienda en 1986, se han multiplicado los procesos por blasfemia. A menudo se comprueba que las acusaciones son falsas, pero no se toma ninguna medida contra los que las formulan.

El Obispo John Joseph, en un discurso pronunciado en Viena en marzo de 1998 dijo: "La razón por la que nos hemos fijado como objetivo la pena de muerte prevista en el artículo 295-C es que constituye el mayor obstáculo en las relaciones cristianomusulmanas". En un discurso que debía leer en Roma el 5 de mayo de 1998 decía: "Me consideraré afortunado si en esta misión de romper barreras Nuestro Señor acepta el sacrificio de mi sangre en beneficio de su pueblo".

13. Escribió cartas instando a los obispos, parlamentarios, organizaciones no gubernamentales, musulmanes, cristianos y a todos los sectores de la sociedad a que se unieran para lograr que la sentencia de muerte de un cristiano, Ayub Masih fuera anulada y la ley revocada.
En la tarde del 6 de mayo el obispo se hallaba muy deprimido a causa de la condenación de Ayub y otros presos en virtud de las leyes sobre la blasfemia.
Después de dirigir un servicio de oración pidiendo ayuda a Dios para que se pusiera en libertad a Ayub, John Joseph se dirigió al Palacio de Justicia de Sahiwal, y tras comprobar que aquel era el lugar donde Ayub Masih había sido condenado unos días antes, se disparó un tiro en la cabeza que le causó la muerte.

14. Pax Christi desea afirmar que el sacrificio del Obispo John Joseph no fue en vano, que la lucha contra la injusticia continúa y que el espíritu de las protestas de no violencia perdurará.

15. Las tendencias exclusivistas entre los cristianos y entre los musulmanes no permiten mantener un diálogo real ni compartir la experiencia religiosa. Algunas veces parece que los cristianos muestran un complejo de superioridad y se consideran más ricos y más adelantados que los musulmanes, mientras que en ciertas ocasiones los musulmanes parecen mirar por encima del hombro a los cristianos y los tratan con desdén.

En el Pakistán no son solamente los estereotipos los que impiden la coexistencia pacífica entre personas de diferentes religiones. El Gobierno pakistaní debe velar por que no se haga un uso indebido del artículo 295-C para una venganza personal contra enemigos. A menudo se presiona a los jueces con amenazas de muerte para que dicten una sentencia condenatoria. La única forma de garantizar la justicia y la igualdad es derogando el artículo 295-C.

16. En 1998 la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó sin someterla a votación la resolución 1998/18 sobre la aplicación de la Declaración sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones. En ella se instaba a los Estados que aseguren que nadie que se encuentre bajo su jurisdicción sea privado, por razones de religión o creencias, del derecho a la vida o del derecho a la libertad y a la seguridad de la persona o sometido a torturas o a detención o arresto arbitrarios.

Los Estados deben garantizar el pleno respeto y protección de los lugares de culto, de santuarios y lugares sagrados, y deben fomentar, mediante el sistema educativo y por otros medios, la comprensión, la tolerancia y el respeto en todo lo relativo a la libertad de religión o creencias.

17. Tanto en la India como en el Pakistán las minorías religiosas sufren esa clase de violaciones. El Estado no puede ser impotente para poner fin a esa discriminación. Las minorías piden a gritos que se les libre de la persecución religiosa. El diálogo entre las religiones es esencial para prevenir los ataques violentos, y debe iniciarse ya antes de que se mate a más personas, y las comunidades religiosas sean elegidas víctimas en nombre de la intolerancia religiosa.

Exposición presentada por escrito por Pax Christi, MovimientoInternacional Católico por la Paz, organización no gubernamentalreconocida como entidad consultiva especial
[19 de febrero de 1999]

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.