27.1.07

La cuarta guerra mundial ha comenzado

Se intuye una guerra de religión incubando su mortífero poder fanático.

En los cuatro años transcurridos desde el 11-S ha habido al menos diez mil actos terroristas con 37.000 heridos y 18.000 muertos. Al Qaeda era una organización pequeña; ahora el 'alqaedismo' es un virus ideológico de alcance planetario. La mayoría de los musulmanes no apoyan a Bin Laden. La mayoría de los occidentales no apoya a George Bush.

La cuarta guerra mundial no es una guerra clásica entre dos enemigos claros. Una razón más por la que la contienda resulta difícil de detectar, juzgar y encuadrar en los parámetros tradicionales. Por eso lo peor de la cuarta guerra mundial en curso son sus efectos difusos: el miedo, la desconfianza, la inquietud, el terror en suma que empieza a contagiarnos a todos.

La cuarta guerra mundial fue declarada unilateralmente por Osama Bin
Laden desde las montañas de Afganistán en 1996, y de nuevo junto a sus correligionarios del Frente Islámico Mundial en agosto de 1998, pero no comenzó oficialmente hasta el 11 de septiembre de 2001, cuando el bando contrario, Estados Unidos, tomó conciencia de la importancia del desafío al que se enfrentaba.

Muchos musulmanes están convencidos de que está teniendo lugar entre
Islam y Occidente, pero muchos occidentales la ven lejana, escarceos entre el terrorismo islámico y el gobierno de George W. Bush.

La verdad es que Occidente está bien lejos de formar un bloque compacto; al contrario, está dividido entre los que juzgan que presenciamos un inevitable choque de civilizaciones sólo superable con una guerra al terrorismo islamista que incluya la democratización del Islam, y los que propugnan a toda costa el diálogo entre civilizaciones y niegan que exista ningún choque. Una Guerra con mayúscula o simples batallas conminúscula.

La guerra ha sido declarada por una misteriosa organización transnacional denominada
"LA BASE", sí, Al Qaeda, de la que se puede dudar de todo, hasta de su misma existencia, por no hablar de sus orígenes, complicidades y propósitos ocultos.

La guerra ha sido aceptada por el gobierno de Estados Unidos, con el apoyo
de la mayor parte de sus ciudadanos, como ha demostrado la reelección del presidente Bush para un segundo cuatrienio en el otoño de 2004. El secretario de Defensa Donald Rumsfeld, máxima autoridad militar del país, no se ha andado con eufemismos, y el 1 de julio de 2003 declaraba:'En mi opinión, estamos en guerra, en guerra mundial contra el terror'.

Desde 1979

Esta nueva guerra mundial comienza a fraguarse en 1979, cuando la Unión Soviética
manda sus tropas a Afganistán en ayuda del gobierno afín que se ha instaurado en el país. Tiene un decisivo prólogo en las guerras civiles de la antigua Yugoslavia, que desmiembran el país e introducen el peligro islamista en los Balcanes.

Mientras, se masifica la llegada de inmigrantes desde los países pobres a los ricos, y nadie parece percatarse de que un importante porcentaje de la inmigración que afluye a Europa viene de países musulmanes y se convierte objetivamente en terreno fértil para inimaginables operaciones de retaguardia.

Vista desde hoy, parece una operación estratégica cuidadosamente
planificada, aunque sea imposible ni siquiera imaginarlo: introducir una quinta columna en el corazón del viejo continente para poder desequilibrarlo desde dentro cuando llegue el momento oportuno.

En la Europa rica hay ya miedo, difuso e inconfesable, a lo que pueda pasar en el futuro. Tras el asesinato del cineasta holandés Van Gogh, y la ilustrativa crisis ‘de las doce viñetas', los intelectuales ya se sienten intranquilos a la hora de expresar públicamente opiniones que no sean demasiado políticamente correctas.

Mientras, las masas de las clases medias empiezan a sentirse asustadas por una invasión demográfica que se acelera sin parar, y tienen francamente miedo a los atentados suicidas de grandes dimensiones que constituyen el arma favorita de la parte atacante. En
este contexto, España está especialmente amenazada, es especialmentefrágil, y hasta tiene un nombre bien gráfico para demostrarlo: Al Andalus.

Después de la Guerra Fría

La Cuarta Guerra Mundial se ha iniciado mientras se apagaba la Tercera, la
Guerra Fría, por el colapso de uno de los dos contendientes, la Unión Soviética y el bloque socialista de países y organizaciones que encabezaba. En ambas guerras, y en las dos anteriores, -y en casi todas las guerras, por otra parte- el control de las materias primas, las rutas comerciales y los mercados son el sustrato.

No hay nada tan imprescindible como el petróleo para el actual sistema de
vida. Lo producen en su mayor parte países musulmanes, de cuya fidelidad y estabilidad Occidente ya no puede estar seguro. El terrorismo islamista tiene por principal objetivo en su ofensiva, además de desestabilizar Occidente, controlar el arma invencible del petróleo mediante la toma del poder en los países productores.

EEUU sabe ya que no basta apoyar gobiernos fantoches como en el pasado. Si no se establecen
sociedades modernas basadas en el libre comercio, con regímenes democráticos que las hagan socialmente estables, los grifos se cortarán, y la actual civilización occidental perecería en un abrir y cerrar de ojos.

Pero Occidente está dividido, y la brecha entre EEUU y la Unión Europea dirigida por Francia y Alemania, no parece cerrarse. También crece la división interna entre izquierdas y derechas que parecía haberse mitigado en las últimas décadas.

Los medios de comunicación se han convertido en un errático amplificador de los efectos psicológicos de esta guerra, incontrolado ya desde el punto de vista tradicional del poder político, manipulado por los nuevos poderes sociales entre los que destaca el islamismo y sus brigadas de choque. Se intuye una guerra de religión incubando su mortífero poder fanático.

Divisiones islámicas
Dentro del Islam, los moderados están en buena medida acorralados, entre gobiernos tiranos y masas iluminadas por la nueva esperanza o la desesperación postrera de la guerra santa.
Dentro de Occidente, se palpa la decadencia. El consumismo ha corroído todo ideal, toda referencia moral. A veces parece que vivimos el hundimiento de un imperio acosado por los bárbaros.

Nos parece, honestamente, que hay razones para estar preocupados. Pero no hemos querido caer en catastrofismos superficiales y precipitados, sino estudiar si existe realmente esta Cuarta Guerra Mundial, qué son y qué no son espejismos y fabricaciones, cómo podemos atajarla.

En el verano de 2005, la guerra de guerrillas global en curso registraba movimientos en más de sesenta países. Emboscadas, seguimientos, atentados, detenciones, movimientos tácticos, jugadas estratégicas se suceden todos los días. EEUU y sus aliados están reforzando, con medios políticos y económicos, los regímenes islámicos moderados en al menos cuarenta países.

Persiguen al enemigo jihadista en todo el mundo con una red global de vigilancia y de interdicción. Enfrente, millares de guerrilleros activos y decenas de millares durmientes, maquinan y cavilan sin cesar golpes continuos. Si no es esto una cuarta guerra mundial, ¿cómo lo denominamos?

Hace 30 años

Se trata de un proceso que empezó hace treinta años, una guerra en la que se enfrentan dos fervorosos creyentes, el musulmán Osama y el cristiano George. Frente a la ideología mesiánica islamista, este fantasma que -como aquel del comunismo- recorre ahora el mundo, el bando imperial despliega las ideas neoconservadoras y los apoyos del cristianismo fundamentalista.

Unos miles de iluminados han declarado una guerra total a la civilización occidental para sustituirla por un Califato Islámico Universal basado en normas atávicas. Tienen muchos apoyos y simpatías entre los mil millones de musulmanes del mundo. Usan una de las armas más terribles, el terrorismo suicida, y se plantean una guerra santa que puede durar décadas hasta la conversión o el exterminio de cristianos y judíos.

En los cuatro años transcurridos desde el 11-S ha habido al menos diez mil actos terroristas con 37.000 heridos y 18.000 muertos. Al Qaeda era una organización pequeña; ahora el 'alqaedismo' es un virus ideológico de alcance planetario. La mayoría de los musulmanes no apoyan a Bin Laden. La mayoría de los occidentales no apoya a George Bush. La cuarta guerra mundial no es una guerra clásica entre dos enemigos claros. Una razón más por la que la contienda resulta difícil de detectar, juzgar y encuadrar en los parámetros tradicionales.

De todos los males que se auguraban para el cambio de milenio, nadie predijo el 11-S y sus consecuencias, una terrorífica, tortuosa y exasperante guerra, de características nunca vistas anteriormente, de golpes certeros entre períodos de calma, de actos simbólicos y tácticas virtuales, de sombras, de acechos.

El petróleo como fondo

Y detrás de todo ello, el petróleo, la sangre del mundo actual, al que una pequeña hemorragia u obstrucción causaría la muerte súbita. ¿Qué va a pasar? ¿La democracia ganará al terrorismo, se extenderá por el mundo musulmán aislando a los fanáticos, o los agitadores clandestinos conseguirán otros Afganistán desde donde redoblar su ataque?

Lo peor de la cuarta guerra mundial en curso son sus efectos difusos: el miedo, la desconfianza, la inquietud, el terror en suma que empieza a contagiarnos a todos.

Autor : José Catalán Deus, periodista y escritor.
Editorial: Espejo de Tinta

3 comentarios:

  1. Anónimo20/2/07

    este artículo lo he leido en tendencias21 con anterioridad...

    ResponderEliminar
  2. Me parece extraño, Tendencias 21 Revista electrónica de ciencia, contiene tres secciones principales,... Tecnología, sociedad y cultura, nada que ver con el tema que tratamos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/11/08

    No hay Islam moderado.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.