18.10.06

La espada de Mahoma

La espada de Mahoma excomulgada por Benedicto XVI


El Papa, al igual que Theo van Gogh, Salman Rushdie, los dibujantes de viñetas daneses, Ayan Hirsi Alli o el escritor Naguib Mahfuz, condenado por los fundamentalistas islámicos

En los últimos tiempos, quienes determinan cada vez más el discurso del Islam son los fundamentalistas y no los musulmanes moderados. Más de mil millones de islamitas iniciaron este fin de semana el Ramadán, su mes sagrado de ayuno, en medio de tensiones con Occidente exacerbadas por las palabras del papa Benedicto XVI y los conflictos armados que sacuden a los países árabe-musulmanes.

Para el guía supremo iraní, el Ayatola Ali Jameini, las declaraciones de Benedicto XVI son el "último eslabón" de una "cruzada" estadounidense-israelí que busca "conspirar" contra el Islam. Hoy se persigue y se mata en nombre de Alá. Y el Papa ingresó en la lista de los condenados por los fundamentalistas, como Theo van Gogh, Salman Rushdie, los dibujantes de viñetas daneses, Ayan Hirsi Alli o el escritor Naguib Mahfuz. Su pecado fue hablar, opinar.

Este debería ser un mes de calma y piedad para los musulmanes. Deben abstenerse de comer, beber o mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta del sol. Pero según la tradición, es también un mes de combate, donde la Yihad o Guerra Santa será coronada de triunfos

En el Islam contemporáneo este aspecto tradicional ha desaparecido y cedido lugar al ambiente festivo de las largas veladas familiares durante el noveno mes del año lunar. Pero algunos grupos radicales, lo han invocado para multiplicar sus ataques. El número de muertos en nombre de Alá mostrará su fe. "¡Por nuestra alma, por nuestra sangre, nos sacrificaremos por ti, Oh mensajero de Dios!", exclamarán fanáticamente.

Este año el blanco de los extremistas es el Papa, como figura emblemática de los cristianos, que levantó fuertes protestas en el mundo musulmán al sugerir que existe un lazo implícito entre el Islam y la violencia.

43 líneas

El pontífice pretendía hablar de fe y razón. El objetivo era defender la racionalidad del cristianismo, la religión que surge de la convergencia de fe bíblica y filosofía griega, la religión que "creó Europa". El texto que leyó el Pontífice tenía unas 300 líneas, de las que 43 estaba dedicadas al Islam.

Habló en la Universidad de Ratisbona, donde fue profesor de Teología Dogmática entre 1969 y 1978. "El Papa cometió el error de hablar como profesor ante sus colegas de la Universidad en la que una vez enseñó", indicó el historiador de la Iglesia Alberto Melloni.

Benedicto XVI no fue visto como un profesor, sino como el máximo líder espiritual de 1.100 millones de católicos romanos en todo el mundo.

Recordó un diálogo de 1391 entre el emperador bizantino Manuel II Pale y "un persa culto", sobre el Islam, el Cristianismo y las verdades de ambos. El emperador dice, y esta es la frase más incriminada por las protestas musulmanas, "Muéstrame lo que Mahoma ha traído de nuevo y encontrarás solo cosas malas y deshumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba".

El emperador bizantino sostiene que la difusión de la violencia está en contraste con Dios y que la violencia es irracional. "Dios no se complace con la sangre", agrega.

"Dios no goza con la sangre; no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios". Esta última frase es la fundamental, dice Ratzinger.
A partir de estos datos y con otros razonamientos, el Papa defendió que el Cristianismo tiene una sustancia de armoniosa relación entre fe y razón y que rechaza la violencia. Benedicto XVI condenó la Yihad, la Guerra Santa, como irracional, lo cual la opone "a la esencia de Dios".

El diario italiano La Repubblica resumió las palabras así: "Ratzinger excomulga la espada de Mahoma".

La reacción fue inmediata. Grupos islamistas en Irak y la Franja de Gaza, entre otras naciones, han amenazado con atacar blancos cristianos, inclusive el Vaticano. La rama iraquí de la red terrorista Al Qaeda prometió continuar la Yihad hasta "la derrota" de Occidente. Manifestaciones, quema de algunos templos, el asesinato de una monja italiana en Somalía, el fusilamiento de tres campesinos cristianos en Indonesia, entre otras, fueron las consecuencias.

El Sumo Pontífice se dijo "sumamente afligido" por la reacción ante su discurso, y consideró que sus palabras habían sido "mal interpretadas". Tuvo que pedir excusas tres veces en sendas intervenciones públicas. El lunes recibirá en audiencia a los embajadores de los países islámicos y volverá a excusarse personalmente. El Vaticano deberá reconstruir la confianza creada por el Papa Juan Pablo II, el primer sumo pontífice católico en visitar una mezquita y en pedir disculpas por los crímenes pasados de la Iglesia, incluyendo los cometidos durante las cruzadas contra el mundo musulmán en la Edad Media.

Un hombre de Dios asegura que, en nombre de Dios, no se puede matar. Y tiene que pedir perdón, afirman indignados los que defienden el derecho del Pontífice a opinar libremente.

"Aquello que los dictadores, islámicos o no, no pueden soportar, es la recurrencia de Benedicto al principio de la razón, pues la razón, o el Logos, se encuentra, en las palabras del Papa, no sólo al principio de la teología cristiana, sino que también en los orígenes mismos de la vida democrática. Toda dictadura es irracional, y todas los dictadores (y los que quieren serlo) han declarado una guerra a la razón. Eso es lo que no pueden soportar en el discurso filosófico y teológico del Papa", dijo Fernando Mires, autor del libro" El Pensamiento de Benedicto XVI.

Falta de libertades

Ortega y Gasset decía que la fe mahometana consiste, ante todo, en creer que los demás no tienen derecho a creer lo que nosotros no creemos. Sin duda el Islam de hoy es mucho más diverso y evolutivo, pero a la vez hay un inquietante desequilibrio entre las minorías radicales y la mayoría moderada. En los últimos tiempos, quienes determinan cada vez más el tono del Islam son los fundamentalistas y no la moderación, opina el escritor y miembro asesor de Infomedio Valentí Puig.

Según el último informe anual de Freedom House, el número de países considerados libres para las practicas religiosas era de 98; los no libres eran 45.

Entre los países con índice más elevado de represión religiosa están Birmania, China, Eritrea, Irán, Corea del Norte, Arabia Saudí, Sudán, Vietnam, Turkmenistán, Pakistán y Uzbekistán, entre otros

La libertad individual, no es para el Islam algo digno de defender. Después de todo, Islam significa "sumisión", y musulmán significa "sometido a Alá", sostiene Jonathan David Carson en The American Thinker

La falta de democracia, libertad y Derechos Humanos en el mundo islámico no puede ser negada. El Concejo Permanente para la Investigación de Intelectuales y Juicio Legal Religioso, un órgano del Ministerio de Dotaciones Religiosas saudita, prohibió la construcción de casas de culto no-musulmanas en países islámicos.

Los fatwa declararon que se prohibía a los no-musulmanes establecer una posición segura en la Península Arábiga, recibir la ciudadanía saudita, o comprar propiedades. Todas las religiones diferentes al Islam son herejía para los fundamentalistas.

Condenados por opinar

El problema no son las palabras de Benedicto XVI. Theo van Gogh, Salman Rushdie, los dibujantes de viñetas daneses, Ayan Hirsi Alli, el escritor Naguib Mahfuz, cuya reciente muerte recordó el calvario que sufrió en manos de la intolerancia. Todos ellos fueron culpables para los fanáticos del Islam de opinar y hablar libremente. Fueron perseguidos amenazados y algunos pagaron con su vida

Para quienes temen, como dice el profesor Huntington, un choque de civilizaciones, los hechos parecen darle la razón.

Ese Islam moderado ­ que según el ex presidente Bill Clinton es el más perjudicado por las palabras del Papa- el que iba a ser la solución para millones de musulmanes, está tardando mucho en dejarse oír.

En nombre de Alá, como en siglos pasados lo hizo el Cristianismo, hoy se mata. Miles de muertos inocentes, desde Nueva York hasta Madrid y Londres, desde Beslan hasta Bombay, lo avalan trágicamente. Miles de suicidas están listos para asesinar en nombre del profeta.

"Desgraciadamente vivimos una trágica inversión de valores: las voces surgen, masivas, histéricas y amenazadoras, para violentar a los críticos. Miles vociferando en las calles porqué un Papa ha hablado contra la violencia. ¿Dónde están esos miles cuando, en nombre de su Dios, se masacran ciudadanos en trenes, autobuses y aviones? Hay un Islam que está muy enfermo y, por desgracia, es el Islam que impone su voz.
Ese Islam hoy silencia a Ratzinger y ayer lo hizo con otros. Por eso me atrevo a decir que las disculpas del Papa no son un éxito de la prudencia, son una derrota de la razón. Un quiebro, -otro-, de la libertad", opina la ex vice alcaldesa de Barcelona y columnista de El País de Madrid, la izquierdista Pilar Rahola.

Fuente:larepublica.com

2 comentarios:

  1. Entre los Mahoma seguidores -o perseguidores-, religión e ideología COINCIDEN; a diferencia de lo que se comprueba en otras religiones o en otras ideologías. Esto es fundamental, o tal vez FUNDAMENTALISTA.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo29/12/09

    Lo lamento mucho el Islam no es una religión sino una política de expansión, ellos aprovechan la democracia para arruinar a los democráticos. Ellos claman por los derechos humanos y a su vez ellos le quitan a todos sus derechos.

    Europa todavía no hizo ninguna movida por que esta aletargada, de estómagos llenos y saturados de colesterol.

    Los árabes vienen planificando esto hace varias décadas, y envían musulmanes hambrientos a Europa como avanzada de su próxima conquista.

    Nuestro humanismo es nuestra debilidad, mientras ellos hacen todo lo contrario, nosotros los Europeos somos tontos.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.