Seguidores

14.6.07

El odio a Occidente, creyentes y laicos

Foto de la carretera de La Meca "Makkah", una “izquierda” para los musulmanes, y otra “derecha” para los infieles, si en Europa se realizaran estas diferencias no quiero pensar lo que sucedería.
Y a pesar de todos los improperios que recibimos de los musulmanes, entre los que podemos destacar la quema de iglesias, y la persecución y crímenes contra los cristianos, pues a pesar de todo, los únicos considerados racistas somos los europeos.

El siguiente testimonio es una vivencia escalofriante, nos lo narra la superviviente Brigitte Gabriel.

En 1975, cuando los musulmanes y palestinos declararon la Jihad sobre los cristianos libaneses, comenzaron a masacrar cristianos en una ciudad tras otra.

Me siento honrada y con orgullo de estar aquí hoy ante ustedes, una libanesa que habla a favor de Israel, la única democracia de Medio Oriente.

Como alguien que fue criada en un país árabe, quiero darles una ojeada en el corazón del mundo árabe.

Crecí en el Líbano, donde aprendí que los judíos son la maldad, Israel el demonio, y el único momento en que tendremos paz en el Medio Oriente será cuando matemos a todos los judíos, y los arrojemos al mar.

En 1975, cuando los musulmanes y palestinos declararon la Jihad sobre los cristianos libaneses, comenzaron a masacrar cristianos en una ciudad tras otra. Terminé viviendo en un refugio antibombas subterráneo desde los diez hasta los diecisiete años, sin electricidad, comiendo hierbas y arrastrándonos bajo las balas para conseguir agua.

Israel vino en ayuda de los cristianos en el Líbano. Mi madre fue herida por una bala musulmana, y fue llevada a un hospital israelí para su tratamiento. Cuando entramos a la sala de emergencia, me chocó lo que vi allí. Había cientos de heridos, musulmanes, cristianos libaneses y soldados israelíes tendidos en el suelo. Los médicos atendían a cada uno según sus heridas. Ellos atendieron a mi madre antes que al soldado israelí que estaba tendido a su lado. No vieron religión, ni afiliación política, vieron gente en necesidad, y ayudaron. Por primera vez en mi vida pude observar la calidad humana (que yo sé por cierto) mi cultura no habría mostrado a su enemigo. Experimenté el valor moral de los israelíes, que eran capaces de amar al enemigo aun en sus momentos más críticos.

Pasé 22 días en el hospital, días que cambiaron mi vida y la manera en que creía en la información recibida, la forma en que escuchaba la radio y la televisión. Me di cuenta que mi gobierno me había vendido una mentira fabricada acerca de los judíos e Israel, muy alejada de la realidad. Sabía por cierto que si fuese un judío en un hospital árabe, habría sido linchada y tirada afuera, mientras gritos jubilosos de Allahu Akbar ("Dios es grande"), se estarían escuchando a través del hospital y las calles adyacentes.

Hice amistad con familiares de los soldados israelíes heridos, una en particular, Rina, cuyo único hijo, un joven de 19 años, había sido herido en los ojos. Un día estaba yo con Rina cuando llegó una banda del ejército a tocar música para levantar el ánimo de los soldados heridos. Mientras rodeaban la cama del hijo de Rina tocando una canción sobre Jerusalén, Rina y yo comenzamos a llorar. Me sentí fuera de lugar y comencé a retirarme, y entonces Rina me tomó de la mano y me acercó de nuevo sin siquiera mirarme. Me sostuvo llorando y me dijo: "No es tu culpa". Y nos quedamos allí, las dos paradas, tomadas de las manos y llorando. ¡Qué contraste entre ella, una madre cuidando a su hijo único, deformado, y aún capaz de amarme a mí, su enemiga, y una madre musulmana, que envía a su hijo a explotarse en pedazos con tal de matar a algunos judíos o cristianos!

La diferencia entre el mundo árabe e Israel es la diferencia en valores y carácter. Es barbarie versus civilización. Es democracia versus dictadura. Es bondad versus maldad. Una vez, había un lugar especial en las profundidades del infierno para aquéllos que matan intencionalmente a niños. Ahora, el asesinato intencional de niños israelíes está legitimizado como "conflicto armado palestino".

Sin embargo, una vez que este comportamiento está legitimizado contra Israel, queda legitimizado para cualquier parte del mundo, constreñido por nada más que la creencia subjetiva de gente que se envuelve a sí misma en dinamita y clavos con el propósito de matar niños en el nombre de "Dios".

Porque los palestinos han sido llevados a creer que el asesinato de israelíes es una táctica legítima para lograr sus fines, el mundo entero sufre ahora la plaga del terrorismo, desde Nairobi a Nueva York, desde Moscú a Madrid, desde Bali a Beslan.

Justifican a los suicidas-bombas por la "desesperación por la ocupación". Permítanme decirles la verdad: El mayor acto de terrorismo suicida cometido por árabes contra el estado judío ocurrió diez semanas antes de que Israel declarara su independencia. El domingo 22 de febrero de 1948, adelantándose a la declaración de la Independencia de Israel, un camión bomba fue detonado en la calle Ben Yehuda, en lo que era entonces la sección judía de Jerusalén. Cincuenta y cuatro personas fueron asesinadas, y cientos, heridas. Por lo tanto, es obvio que el terrorismo árabe no es causado por la "desesperación por la ocupación", sino por la Sola idea de un estado judío.

Tantas veces en la historia de los últimos cien años, los ciudadanos fueron testigos, pero nada hicieron, permitiendo a la maldad prevalecer.

Así como América enfrentó y venció al comunismo, es ahora tiempo de enfrentar y luchar contra el terror del fanatismo religioso y la intolerancia. Es tiempo de defender al Estado de Israel, que está en la primera línea del frente en la guerra contra el terrorismo.

"Porque odian"


Una superviviente del terror islámico advierte a América", está firmado por Brigitte Gabriel. Esta es una versión editada de la entrevista realizada por Larry Elder.

Libramos una guerra que es mucho peor que el Nazismo y que nada contra lo que hayamos luchado antes porque ni siquiera los Nazis animaban a sus hijos a adosar bombas a sus cuerpos y después celebraban sus muertes, igual que las muertes de sus víctimas.


Larry Elder: Usted es de ascendencia libanesa cristiana. Cuando escucha lo que dijo Rosie O'Donnell, que el extremismo cristiano es tan malo como el extremismo islámico, ¿cómo reaccionó?

Brigitte Gabriel: Bien, no sé en qué país vive, pero yo no recuerdo cuándo fue la última vez que vi a un cristiano decapitar a alguien en televisión, o decapitar a alguien y anunciarlo en internet. No recuerdo escuchar a un cristiano predicar que los musulmanes son monos y cerdos porque están malditos por Jesús, el modo en que los musulmanes están enseñando que nosotros somos cerdos y monos.
No recuerdo la última vez que un cristiano entró en un parvulario, secuestró a los niños y empezó a dispararles por la espalda como hicieron los musulmanes en Beslán, en Rusia, cuando accedieron al recinto escolar y secuestraron a los niños y empezaron a masacrarlos y matarlos.
[Rosie] estaría mejor dando gracias de vivir en América porque si estuviera viviendo en Irán y se pronunciase contra su país -- o contra cualquier país árabe -- sería decapitada o enterrada textualmente medio cuerpo en el suelo, para ser lapidada.

Elder: ¿Estudió Islam?

Gabriel: No, no estudié Islam; yo viví el Islam. Yo viví en Oriente Medio. Leo el Corán en árabe -- no necesito traducción. Algo pasa con vivir en un lugar y ser testigo y proceder de una cultura y chivarte de esa cultura, y es muy distinto a alguien que se licencia en Islam y vive en Oriente Medio durante dos meses para poder escribir su tesis.

Elder: Usted se crió en el Líbano, tenía 10 años y vivía en el sur del Líbano cuando militantes musulmanes... entraron en tromba en su país y declararon la jihad contra los cristianos libaneses como usted.

Gabriel: Sí, mi 11 de Septiembre me sucedió en 1975 cuando era una niña de 10 años, viviendo a mi aire y preocupándome de mis cosas [en] una pequeña ciudad del sur del Líbano. Yo era hija única de un empresario y su esposa. Fui bendecida con una infancia maravillosa... me colmaron de amor y de todo con lo que la vida les había bendecido. Sin embargo, nuestras vidas dieron un vuelco porque en 1975, los musulmanes declararon la Guerra Santa a los cristianos del Líbano.

Mi hogar se hizo pedazos a mi alrededor, enterrado en los escombros, herido mientras los autores materiales gritaban "Alá ajbar" [Alá es grande]. Mi único crimen fue ser una cristiana residente en una ciudad cristiana. A los 10 años aprendí el significado de la palabra "infiel". Recibí un curso acelerado de supervivencia, no en las Girl Scouts, sino en el refugio antibombardeos en el que viví durante 7 años de mi vida en un frío sobrecogedor, oscuridad total, bebiendo agua estancada y comiendo hierba para vivir.

Recuerdo que a la edad de 13 años, me puse mi ropa de entierro para irme a dormir, esperando ser masacrada. A la edad de 20 años, había enterrado a la mayor parte de mis amigos, que fueron asesinados por musulmanes.

Elder: Usted llama a su libro una llamada a despertar. Díganos lo que Occidente no comprende acerca de lo que yo llamo islamofascismo. Y, ¿cree que "islamofascismo" es un término apropiado?

Gabriel: Sí, es un término apropiado. Luchamos contra el islamofascismo, libramos una guerra que es mucho peor que el Nazismo y que nada contra lo que hayamos luchado antes porque ni siquiera los Nazis animaban a sus hijos a adosar bombas a sus cuerpos y después celebraban sus muertes, igual que las muertes de sus víctimas. Los islamistas están animando a sus hijos a morir.

Elder: Hay 1.200 millones de musulmanes en el mundo. Analícelos por ideología.

Gabriel: No todos ellos son radicales. Estimamos que los radicales son entre el 15 y el 25%; eso se traduce en entre 180 y 300 millones de personas como Mohammad Atta, que están dispuestas a adosar bombas a sus cuerpos y perpetrar operaciones de martirio.

Bien, eso sigue siendo una minoría, 15 a 25%, pero 300 millones de Mohammad Attas preparados para esparcir su sangre por Occidente... Bien, el resto de ellos... desprecia a Occidente, odian nuestra occidentalización, nos creen moralmente corruptos, que estamos corrompiendo al mundo, y creen que somos una influencia tan mala para el mundo que es necesario pararnos a cualquier precio. Pueden no estar dispuestos a cometer operaciones de martirio por sí mismos, pero se sentarán y animarán y apoyarán a aquellos dispuestos a matarnos.

Elder: ¿Estamos ganando?

Gabriel: No, estamos perdiendo.

Por Larry Elder

.

3 comentarios :

  1. Anónimo18/6/07

    Parece que POR FIN los palestinos se matan entre sí ahora no hay crímenes de Hamás ni nada (si a un judío se le escapa una bala se le viene el mundo encima). Espero que se exterminen esas sanguijuelas y nos dejen en paz a todos. Divide y vencerás.

    ResponderEliminar
  2. Ignoro cuantos palestinos son contrarios a la violencia, a la Yiha Islámica, al odio enfermizo contra Israel, contra occidente, pero si sabemos que si lograran poseer la bomba atómica, Israel y occidente saltarían por los aires, a menos que nos rindiéramos a sus oscuras pretensiones.

    Si esto es el mandato de Ala, si la Yiha y el sometimiento del mundo a la fuerza es lo que predica el Corán y para más cinismo el Islam es invocado como una religión de paz, que nos expliquen que es el odio y la guerra.

    Sencillamente la practica de sus actos lo expresa todo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada. Lamentablemente nada nuevo para los que conocemos Oriente Medio, pero ilustrativo para tanto tonto útil que pulula por España. Yo suelo recomendarle a todo el mundo que se lea el Corán. Una vez que lo lees ya no te sorprende nada.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.