Seguidores

28.10.05

La financiación de la 'yihad'


Al Qaeda (la Base) es un ejemplo de organización globalizada, es una red transfronteriza, que incluye formas de organización híbrida, en expresión de la analista, Mary Kaldor, directora del programa de Global Governance en la London School of Economics and Political Science.

Es oportuno tener en cuenta que el conocimiento de esta organización nos viene dado desde fuentes occidentales, como son las pruebas presentadas en juicios contra alguno de sus miembros, y de documentos internos obtenidos por el FBI y grupos policiales europeos.

En su origen, la Base estaba formada por grupos multiétnicos, tales como el grupo egipcio Yihad Islámica, el GIA argelino, diversos grupos paquistaníes, chechenos, sudaneses, somalíes, filipinos, marroquíes, indios.... Estos se han coordinado mediante los Shura Mmajlis o Consejos de consulta, vertebrados en comisiones de asuntos religiosos-legales, financieros, militares y de comunicación.

Se piensa que su presencia hoy alcanza a más de la mitad del espacio mundial. Son células operativas, aunque algunas se las califique como durmientes; sus componentes son antiguos muyahidín, combatientes de las guerras de Afganistán contra la ocupación soviética, supervivientes de los talibán, seminaristas musulmanes formados en las madrasas de Pakistán, desposeídos del poder en Afganistán, y un variopinto colectivo de simpatizantes captados en mezquitas, universidades y ONGs musulmanas caritativas.

El ideario que ha vinculado a los miembros de los grupos a la red es la misión común, a través del compromiso personal con la revolución islámica pendiente, que consiste en restaurar en Oriente Medio el califato musulmán ( abolido en 1924), y más especialmente recuperar el control islámico de los lugares sagrados, las mezquitas de La Meca y Medina en Arabia Saudí, maculadas por la presencia del ejército de los EE.UU., y de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén, secuestrada por la ocupación israelí de los territorios originariamente palestinos.

Para ello, en 1998 Al-Qaeda declaró la yihab islámica mundial contra los cruzados y los judíos, mediante una fatwa , de obligado cumplimiento para los grupos constituyentes de la red: “Es responsabilidad personal de todo musulmán matar a los norteamericanos y a sus aliados (civiles y militares) en cualquier circunstancia o lugar que lo hagan posible, para liberar de sus garras la Mezquita de Al-Aqsa y la Mezquita Sagrada (La Meca), y para que sus ejércitos se vayan de las tierras del Islam derrotados e incapaces de amenazar a ningún musulmán”

Algunos de los mensajes que nos han transmitido del hombre más buscado del planeta, el desaparecido Osama Bin Laden, inciden en la misma línea de pensamiento.

En consecuencia, ¿cómo deben de actuar sus miembros?
En el texto fundacional de Al-Qaeda se insta a los ulemas, a los líderes religiosos, a los jóvenes, a los combatientes musulmanes, a lanzar razzias, reminiscencia de los grupos nómadas pre-islámicos y de cruel recuerdo en la Edad Media de la Península española, incursiones en beneficio de la umma (comunidad musulmana) para avanzar la causa de la revolución islámica.

En los primeros años incursiones se hicieron dentro del espacio musulmán contra intereses occidentales (atentado contra las tropas norteamericanas en Somalia, 1993, contra las embajadas en Kenia y Tanzania, 1998, contra el barco de guerra norteamericano USCole, 2000), posteriormente en territorio de cruzados (los ataques a las Torres Gemelas y al pentágono, 2001, la masacre de los trenes en Madrid, 2004, el ataque de Londres 2005.

Su objetivo, en resumen, es el ejército estadounidense de Satán y los malvados aliados que les apoyan, en una dinámica que divide el colectivo humano en un “nosotros” y un “ellos”.

La ley de la tierra es la ley de la guerra, que nos recuerda, en parte, la teoría política hobbesiana del amigo/enemigo del pensador de los años 30 del siglo pasado, Carl Schmitt. En dicho contexto los líderes religiosos definen las actuaciones violentas dentro de una “guerra cósmica” contra “la maldad”, de donde se infiere su legitimidad sagrada y el valor superior de su acción que arranca a sus protagonistas de la anónima vida cotidiana.

El dinero de la organización ha sido abundante, tanto del propio Bin Laden como de determinados bancos e instituciones islámicas de caridad, que aplicando comisiones del 5% a las transferencias hawala (transferencias no registradas del dinero de los emigrantes), y que pueden haber incrementado los depósitos bancarios de la red en cantidades superiores a los 5000 millones de dólares anuales, a pesar de las actuaciones últimas del FBI para agostar sus fuentes de financiación.

Por otra parte las células se autofinancian y se ha generalizado un socorro mutuo entre los grupos, según confirman informes recientes elaborados por la Sección de Delitos Financieros del propio FBI.

Así se financia la Yihad desde España

Los islamistas detenidos en Málaga asaltaban viviendas de noche, con sus moradores dentro, para sustraer tarjetas y pequeños objetos que vendían, supuestamente, para sufragar al Grupo Salafista

Los asaltos a chalés traen de cabeza, desde hace unas semanas, a varias localidades de la sierra madrileña. Los ladrones, extremadamente violentos, entran en las viviendas con sus ocupantes dentro.
Similar método, aunque más refinado, utilizaban los islamistas detenidos la pasada semana en la Costa del Sol, acusados de financiar al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), la rama argelina de Al Qaida.

De hecho, el juez de la Audiencia Nacional Félix Degayón ya ha ordenado el ingreso en prisión de tres de los siete detenidos en la «Operación Green» (cinco de ellos de nacionalidad argelina) por «múltiples delitos contra la propiedad, pertenencia a grupo terrorista o bien colaboración en la financiación del mismo».

Los robos en viviendas habitadas eran, según el magistrado, uno de los recursos que utilizaba este grupo organizado para financiar, presuntamente, al Grupo Salafista, «organización islámica de corte radical entre cuyos fines se encuentra la comisión de actos de terrorismo» y la preparación de individuos «para la comisión de delitos de terrorismo en diversos países».

¿Cómo actuaban los miembros de este grupo para llevar adelante sus planes? Su «modus operandi» es muy similar al que adoptan las bandas de colombianos y ciudadanos del Este en los últimos robos en la sierra.
Según el auto de prisión firmado por el juez Degayón, la ejecución de estos robos (se les atribuyen al menos dos en las Navidades pasadas en la localidad de Mijas) presentaba una serie de rasgos comunes.
Siempre se realizaban en horas nocturnas, sobre todo entre las doce de la noche y las seis de la mañana, y los asaltantes entraban en los chalés con sus moradores dentro.
Únicamente sustraían objetos pequeños (joyas, relojes, cámaras, tarjetas de crédito, carteras). Lo que no podían llevarse en sus mochilas (cuadros o televisiones) era descartado.

A diferencia de otras bandas violentas, utilizaban la maña antes que la fuerza para abrir puertas o ventanas y sus «batidas» nocturnas siempre tenían como objetivo una zona en concreto (casi siempre la misma calle). Perpetraban los robos un mínimo de dos personas, vestidas con ropa oscura y que hablaban entre ellos en árabe. Dejaban el coche aparcado lejos de las viviendas y se acercaban a éstas a pie.

Poco después del robo, utilizaban las tarjetas de crédito sustraídas.Los objetos robados eran vendidos por componentes del grupo, pero el dinero obtenido no era para beneficio propio. Su nivel de vida, según los informes policiales, era «muy austero», lo que «corrobora la hipótesis de que se trata de una célula de financiación de otro grupo u organización, el referido GSPC».

Esta rama de Al Qaida persigue la instauración en Argelia de una república islámica, «en la que el Corán sea la única ley, pregonando la Jihad para destruir el estado argelino». Su sistema de financiación se basa en «una vasta actividad de financiación basada en una constante labor de delincuencia común llevada a cabo por células de apoyo a la banda terrorista».

Éstas dedican parte del botín a su propia supervivencia y la mayor parte «lo hacen llegar a Argelia, para sostener a los terroristas», algo que supuestamente realizaban los tres detenidos enviados a prisión (Fathi Abdellah «el pakistaní», Fares Merazka y Abdelkader Yettou). El juez considera que el riesgo de fuga, la gravedad de los delitos, la alarma social y la posible destrucción de pruebas justifican la medida.

La Razón

.

1 comentario :

  1. Ana B.1/11/05

    Según Pipes "Todo lo que podemos hacer actualmente es prepararnos para lo peor”

    "Hay una conciencia gradual desarrollándose de que Islam militante existe no sólo en las colinas de Afganistán sino dentro de la sociedad Americana. Esto no tiene precedentes en la historia de nuestro país, dado que los Estados Unidos nunca afrontaron seriamente el fascismo o el comunismo internamente, como Europa fue forzada a hacer. Ciertamente los americanos nunca experimentaron un peligro desde una fuente ideológica comparable a los islamistas.

    "El enfoque sobre al-Qaeda está doblemente mal colocado. Primero, es un grupo paraguas, más que una organización real. En segundo lugar, es un síntoma de una actitud mucho más profunda. La ideología es la llave, no una organización. Esta ideología es una fuerza en sí misma y no el resultado de condiciones socioeconómicas; no puede solucionarse, por ejemplo, a través de un tipo de respuesta estilo Plan Marshall.

    "El Islam militante no se puede comparar con ningún segmento del Cristianismo, del Judaísmo, o del Hinduismo. Estas religiones no incorporan a grupos con ideologías utópicas totalitarias que buscan la hegemonía mundial. De hecho, el Islam militante se asemeja al fascismo y al comunismo más que a cualquier movimiento religioso.

    "Todo lo que podemos hacer actualmente es prepararnos para lo peor. La elocuencia y la percepción no hicieron a Churchill primer ministro de Gran Bretaña; fue la caída de Francia lo que lo hizo. De manera semejante, los que están avisando de los peligros del Islam militante serán atendidos si ocurre un desastre del estilo de la caída de Francia.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.