14.3.08

Mezquita con minarete en Sevilla

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan lo expresó muy claro: "Las mezquitas son nuestros cuarteles, los minaretes nuestras bayonetas". La mezquita tiene una misión política y la principal es la de difundir el islam. La mezquita es una fortaleza destinada a continuar la conquista de territorios que todavía no son musulmanes.


Los musulmanes de Sevilla han recordado hoy las "hondas raíces" islámicas de la ciudad para justificar la construcción de la mezquita, que ayer recibió el visto bueno del Ayuntamiento después de cuatro años de bloqueo del proyecto.

Uno de los portavoces de la fundación para la mezquita, Jalid Nieto, dijo a Efe que "por fin" se va a hacer realidad la mezquita, que se construirá en La Cartuja, en los terrenos de la Expo"92, una vez descartada la zona inicial, Los Bermejales, donde tuvo el rechazo vecinal.

"Cómo ha pasado esto", asegura Nieto que le han preguntado hoy numerosas personas con las que se ha relacionado en la empresa de productos ecológicos para la que trabaja, tras lo cual ha agregado que el templo musulmán es algo que debe ser una realidad, entre otras razones, por "las hondas raíces" musulmanas de Sevilla.

Tras el rezo de la Yuma, oración especial que los musulmanes hacen una vez en la semana, miembros de la comunidad islámica han expresado su satisfacción por el acuerdo que permite la construcción de la gran mezquita, que será una de las mayores de Andalucía y les permitirá rezar fuera de las cuatro actuales que ocupan bajos de edificios.

La mezquita se pretende abrir en 2010, una previsión ante la que el imán de la mezquita de la Plaza Ponce de León de Sevilla, Malik Abdelouahid, se ha limitado a contestar en árabe: "Dios lo quiera".
Otro de los participantes en la negociación con el Ayuntamiento de Sevilla para la mezquita, José Antonio Jiménez, ha señalado a Efe que la ubicación nueva es "más apreciada" por los musulmanes que Los Bermejales y ha resaltado el agrado que ha supuesto para su comunidad el cierre de un acuerdo definitivo.

En el rezo de hoy en la mezquita de Ponce de León, situada a escasos metros de la Hermandad de la Sagrada Cena y adquirida para la comunidad islámica por el futbolista Frederic Kanouté, un centenar de musulmanes se han concentrado en sus oraciones dirigidas por el imán en árabe y en castellano.
En los 160 metros cuadrados de esta mezquita, situada en los bajos de un edificio de la plaza, los musulmanes se han postrado en dirección a la Meca después de escuchar la alocución del imán, en la que les ha recordado que el próximo miércoles se conmemora el nacimiento del profeta Mahoma, lo que conlleva actos especiales para favorecer a los más necesitados.

Esta es la única coincidencia entre la religión musulmana y la Semana Santa cristiana, una eventualidad que se produce por casualidad este año, según comentaron representantes de la comunidad islámica, quienes señalaron que, en estos días festivos para los católicos, ellos no tienen ritos especiales.

Las pocas mujeres que han asistido a la oración de hoy, todas con el hiyab en la cabeza, han estado en una habitación separada de los hombres por un biombo de madera y junto a la puerta de un patio en el que los musulmanes practican las abluciones o lavado de pies, manos y cara antes de participar en el rezo.

La mezquita de Ponce de León es una de las cuatro que hay en Sevilla para los aproximadamente 7.000 musulmanes que residen en la ciudad, quienes dentro de dos años, si se cumplen los plazos previstos, podrán orar en un gran templo, de los mayores de Andalucía, que costará seis millones de euros y tendrá un minarete de 40 metros de altura.(1)

Agencia EFE
Peridista Digital

( 1) Los minaretes de las mezquitas, que indican el dominio islámico sobre sus zonas de influencia, se han convertido en todo un símbolo de la ocupación impulsada por una izquierda suicida que aún cree en algún tipo de alianza con una civilización que se ha fijado como meta el dominio de Europa y el aniquilamiento de los no musulmanes.

Incluso en el mundo musulmán el minarete no está ligado al contenido de la fe. Las mezquitas de los países musulmanes no siempre tienen un minarete.

Arquitectónicamente el minarete ejerce la función de una torre de alerta para los creyentes, pero también de una torre de vigilancia de los creyentes. Para algunos, el minarete es también un emblema de victoria. El minarete expresa la voluntad de imponer un poder político-religioso según el lema: "¡Estamos aquí y ya no nos iremos!"

El minarete está puesto al servicio de una reivindicación que por principio excluye la tolerancia, dividiendo el mundo en creyentes (todos los musulmanes) y no creyentes (todos los demás). Así el minarete es el símbolo de una voluntad de poder que por principio ignora la libertad religiosa.

Mezquitas con minaretes en Europa


5 comentarios:

  1. Anónimo15/3/08

    El islam ha conquistado La Cartuja.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo15/3/08

    Pues ya sabes... invita a los moros a comer en tu casa y de paso rezáis todos juntos. O mejor, vete con ellos a la Cartuja.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16/3/08

    ¿perdón?

    ResponderEliminar
  4. Creo que anónimo no ha entendido tu mensaje.

    Ha conquistado la cartuja con medias verdades, es totalmente engañoso alegar que las mezquitas son una necesidad para practicar los rezos, y cuando digo que es un engaño me refiero a que una mezquita no es comparable a una iglesia, es mucho mas que un lugar de rezos, también es lugar donde se discuten cuestiones sociales, culturales y políticas, y un centro de reclutamiento de terroristas. Querer limitar la mezquita a "un lugar de oración" es violar la tradición musulmana.

    Pero suponemos que todo esto no es suficiente motivo para que el concejal de urbanismo y el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), se planteen regalar terrenos pertenecientes al pueblo para facilitar la construcción de más mezquitas, sufragadas con dinero de países fundamentalistas, donde se persiguen el resto de religiones, y por descontado la reparación y construcción de iglesias esta prohibido.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que más de uno en el Ayuntamiento de Sevilla sabe ya de qué color es el dinero del Emir de Sharjah que, al parecer, es el auténtico finaciador de la mezquita.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.