21.9.06

Lo Que Sí Dijo el Papa

La nueva mentira de los censores dizque progresistas es decir que el Papa Benedicto XVI ofreció disculpas por sus palabras en la Universidad de Ratisbona (Regensburg, Alemania) del 12 de septiembre pasado. Falso.
El Papa lamentó que sus palabras hayan sido interpretadas como ofensivas para el Islam. Es muy distinto que yo lamente que un perturbado mental se haya ofendido porque yo dije "Buenos días" a que yo lamente haberlo dicho.

Es probable que muchos lectores no hayan tenido oportunidad de leer las palabras originales del Papa.
En beneficio de la verdad y para que se juzguen por sí mismas, no por las mentiras que disparan con total impunidad los censores falsamente progresistas, cito los párrafos de la lección académica de Benedicto XVI que dieron pretexto a los intolerantes:

"En la séptima conversación (o controversia) editada por el profesor Khoury, el emperador toca el tema de la yihad, de la guerra santa.
Seguramente el emperador sabía que en la sura (capítulo del Corán) 2, 256 se lee: ‘Ninguna constricción a la fe’. Es una de las suras del periodo inicial, según los expertos, durante el cual Mahoma mismo estaba aún sin poder y amenazado.

Pero, naturalmente, el emperador conocía también las disposiciones, desarrolladas sucesivamente y fijadas en el Corán acerca de la guerra santa.
Sin pararnos en detalles, como la diferencia de tratamiento entre los que poseen el 'Libro' y los 'incrédulos', él, de una manera sorprendentemente brusca, se vuelve a su interlocutor simplemente con la pregunta central acerca de las relaciones entre religión y violencia en general diciendo:

'Enséñame también lo que Mahoma ha traído de nuevo, y os encontraréis solamente cosas malas e inhumanas como su orden de difundir a través de la espada la fe que predicaba'.

El emperador, después de haberse pronunciado de esta manera tan convincente, explica después minuciosamente las razones por las cuales la difusión de la fe mediante la violencia es algo irracional.
( Lectura integra)

La fe es fruto del alma, no del cuerpo.
Por lo tanto, quien quiera llevar a alguien hacia la fe, necesita la capacidad de hablar bien y de razonar correctamente, sin violencia ni amenazas...
Para convencer un alma razonable no es necesario disponer ni del propio brazo, ni de instrumentos para herir, ni de ningún medio con el que se pueda amenazar a una persona de muerte...".

"La afirmación decisiva en esta argumentación contra la conversión mediante la violencia es: no actuar siguiendo a la razón es contrario a la naturaleza de Dios".Más claro es imposible. Si alguien se molestó es porque debe creer que sí se vale difundir la fe mediante el terror.


No hay comentarios: