21.5.06

Fracaso del multiculturalismo en Holanda


La diputada holandesa Ayaan Hirsi Ali se traslada a EE.UU.

En los últimos años Hirsi Ali hizo carrera en la política holandesa, convirtiéndose en una importante aunque controvertida diputada. Sobre todo su colaboración como guionista del cineasta asesinado Theo van Gogh, la dio a conocer en su país de elección. Pero también le valió el odio de los mismos fundamentalistas que mataron a van Gogh. Desde aquel momento la joven diputada vive constantemente bajo custodia policial.

Rita Verdonk es ministra del Exterior y, al igual que Hirsi Ali, miembro del conservador "Partido popular por la libertad y la democracia" (VVD).
Verdonk es famosa por su estricta política de inmigración, pero ahora causó un verdadero terremoto en el panorama político holandés al declarar inválida la ciudadanía de la diputada de origen somalí perdiendo la ciudadanía holandesa, que había obtenido falseando sus datos biográficos.
El Parlamento exige a la ministra de Exterior Rita Verdonk revisar su estricta posición.

La política y crítica al Islam, Ayaan Hirsi Ali, obtuvo la ciudadanía holandesa en 1997. La mujer proveniente de Somalia dijo estar huyendo de un matrimonio forzado, dio una fecha de nacimiento falsa y sobre todo ocultó que había estado ya en Kenia y en Alemania, antes de llegar a Holanda. Habitualmente los refugiados tienen que pedir asilo en el primer país seguro que pisan.

En conversación con la prensa el Europarlamentario del VVD, Jules Maaten, comentó:
"Todos en el partido y en la directiva del partido estamos muy sorprendidos por la decisión de Verdonk", y añadió: "Normalmente un asunto de inmigración puede llegar a demorar años y aquí se resolvió en cuestión de 48 horas".

Pero lo que asombra más a Maaten es que Verdonk dice haberse enterado recién la semana pasada, a través de un documental de televisión, de que Hirsi Ali había mentido para obtener la ciudadanía.
Según Maaten, "desde hace años que se sabe de estas mentiras, porque es una de las anécdotas que la propia Ayaan Hirsi Ali siempre cuenta".

El Europarlamentario cree que la ministra tomó esta decisión, a la cual por cierto no la obligaba ninguna ley, "por tratarse de una diputada".
Por su parte, el Parlamento exigió "unánimemente que hay que encontrar un camino para que Hirsi Ali siga siendo holandesa o lo vuelva a ser".

Ministra en aprietos

Verdonk, que aspira a ser jefa del partido VVD y, según Maaten, "es una de dos candidatos con serias posibilidades de acceder a este cargo", está siendo cada vez más aislada dentro de su partido y tendrá que revisar su posición, para no hacer peligrar su carrera política.

Asilo en EE.UU.

Hirsi Ali se muestra desconcertada ante la anulación de su ciudadanía, pero ya antes de que esto ocurriera había renunciado a su cargo como diputada y anunciado que en septiembre se trasladaría a EE.UU.

Allí va a trabajar en el conservador instituto American Enterprise Institute (AEI).

Vivir constantemente protegida por la policía se había vuelto insoportable para Hirsi Ali.
Incluso sus vecinos la demandaron, ya que se sentían en peligro por vivir en el mismo edificio con una persona amenazada de muerte. El juez les dio la razón y ordenó que Hirsi Ali abandone el edificio el 27 de agosto próximo.
Jules Maaten calificó este veredicto de "escándalo".

¿Qué sucede con Holanda?

Los disturbios que desató el asesinato del cineasta crítico del Islam ya han quedado atrás. Pero el recelo y la tensión no han desaparecido de Holanda, otrora considerada ejemplo de tolerancia multicultural.

Los llamados al respeto y la tolerancia formulados por el primer ministro de Holanda, Jan Peter Balkenende, no tuvieron un auditorio muy numeroso.

Sólo cerca de 500 personas acudieron este miércoles al lugar donde hace un año fue asesinado el polémico cineasta Theo Van Gogh, un artista que recurría a la provocación y que, con una película contra la opresión de las mujeres musulmanas, desató las iras islámicas.

El autor del atentado, que tuvo el carácter de una verdadera ejecución, fue un fanático holandés de origen marroquí. Entretanto, el homicida purga una condena a cadena perpetua. Pero la sociedad holandesa no se ha recuperado del todo.

Mano más dura

¿Realmente fracasó el modelo holandés de sociedad multicultural?

El escritor y columnista Sylvain Ephimenco intenta responder a esa interrogante en su libro "El país de Theo Van Gogh". Indica que desde luego ha surgido un cierto recelo y tensión entre los grupos étnicos. Pero se propone relativizarlo.

El autor plantea que en el exterior se pinta la imagen de una Holanda terriblemente intolerante, pero él no tiene la sensación de que las diferencias se hayan vuelto tan grandes.

Distinta fue la impresión que dieron las primeras semanas tras el asesinato de Van Gogh. Por todo el país ardieron casi a diario mezquitas, escuelas islámicas y también iglesias cristianas.


El gobierno de centro-derecha reaccionó reforzando las políticas de seguridad, inmigración e integración. Ahora el Estado está pendiente de lo que se dice en las mezquitas y quienes predican el odio son expulsados del país.

Las disposiciones de protección de datos privados fueron flexibilizadas para promulgar una nueva ley antiterrorista. El Estado demuestra su fuerza y ya tiene algunos resultados que exhibir: la policía y los servicios secretos lograron desbaratar una red de radicales islámicos y 13 personas serán sometidas a juicio el mes entrante.

Encuentro de religiones

Cierto es que los disturbios fueron un fenómeno transitorio y que el país no está en llamas. Pero quedó al descubierto que Holanda no era la isla de paz y tolerancia que muchos pensaban. La realidad se puso en evidencia y al menos ya nadie puede cerrar los ojos.


Aunque hayan sido pocos los que acudieron a la ceremonia en el lugar donde fue asesinado el cineasta, hay una serie de iniciativas en marcha que alimentan cierto optimismo.
Por ejemplo, en este primer aniversario del crimen, el Consejo Eclesiástico de Amsterdam convocó a un encuentro de comunidades judías, musulmanas y cristianas, con la intención de dar un ejemplo de convivencia.

Entre los 16 millones de holandeses hay aproximadamente un millón de musulmanes.

En la capital, Amsterdam, uno de cada tres habitantes profesa la fe musulmana. La comunidad judía, por su parte, cuenta con cerca de 15 mil miembros.
Fomentar entre ellos el conocimiento y el respeto es una tarea que no se debe descuidar, aunque la "normalidad" se haya restablecido y tres cuartas partes de la ciudadanía afirme sentirse segura, según una encuesta reciente.

Atentados extremistas en Holanda

Luego del asesinato del cineasta holandés Theo van Gogh se multiplican los atentados contra instituciones islámicas en Holanda. ¿Qué hay detrás de la famosa tolerancia holandesa? La fachada empieza a desmoronarse.


En la noche del domingo explotó una bomba delante de la escuela islámica "Tariq-Ibnu-Zyad", en Eindhoven. La detonación fue de tal magnitud que destruyó la puerta de la escuela, así como las ventanas de casas vecinas. Afortunadamente, a esas horas de la madrugada aún no se encontraba nadie en el edificio.

Ya durante el fin de semana se habían registrado atentados contra tres mezquitas en distintas ciudades holandesas. Contra un centro de inmigrantes en Amsterdam había sido arrojada pintura roja, en la noche del sábado 6 de noviembre. Además, ocurrieron otros incidentes en la ciudad de Rotterdam.
La policía presume que estos atentados están relacionados con el reciente asesinato del polémico cineasta Theo van Gogh.
Asesinato a sangre fría

Van Gogh, sobrino bisnieto del célebre pintor, había sido acribillado y acuchillado en plena calle, en Amsterdam el pasado martes 2 de noviembre.

El director de cine había sido amenazado de muerte en reiteradas ocasiones debido a su más reciente película. Se trataba del cortometraje "Submission", que criticaba el Islam y había sido emitido recientemente por televisión. La muerte de van Gogh causa consternación y miedo en Holanda, ya que no se sabe si la tan tolerante sociedad neerlandesa estará dando un vuelco extremista.
El presunto asesino de Theo van Gogh es un marroquí de 26 años de edad que confesó ser un islámico radical convencido.

"Un país de minorías"

Tanto el asesinato de van Gogh, como los actos de violencia ocurridos en consecuencia resultan chocantes para la sociedad holandesa, famosa por ser tolerante y abierta.

"Los Países Bajos son una nación de minorías", dijo Friso Wielenga, director del Centro de Estudios de los Países Bajos, en Münster, y añadió "aquí siempre dependimos los unos de los otros. Incluso en la política siempre fue necesario hacer coaliciones y así aprendimos a encontrar compromisos viables".
Conflictos y soluciones

¿Cómo se puede integrar a los inmigrantes? A los políticos se les están acabando las ideas.

Parece ser que detrás de la buena disposición holandesa para encontrar compromisos, se ocultaban los verdaderos problemas. "La política de integración practicada durante los últimos 20 o 30 años no sirvió de mucho", se lamenta Wielenga. "Las perspectivas de futuro de los jóvenes marroquíes son desastrosas". Mientras que se reconocen los problemas causados por la falta de integración se buscan soluciones rápidas para evitar nuevos conflictos.

La primera reacción de la ministra holandesa de Asuntos Extranjeros e Integración, Rita Verdonk, es aplicar una política más severa contra los extranjeros. Los futuros inmigrantes deberán someterse a una estricta prueba, que decidirá si son aptos para vivir en Holanda.

En Holanda mueren 11 inmigrantes que iban a ser deportados.

Los ministros de Justicia e Inmigración holandeses, Piet Hein Donner y Rita Verdonk enfrentan acusaciones de "descuido en trato de ciudadanos ilegales", prisioneros en aeropuerto de Amsterdam
Tras visitar el lugar del siniestro, una cárcel dependiente del aeropuerto de Schiphol, en Amsterdam, Donner aseguró que "el personal de la prisión hizo, lo más rápidamente posible, todo cuanto estaba en sus manos para poner a salvo a los detenidos".

Sin sistema de desalojo en emergencia

La alcaldía de Harlemermeer, localidad a la que pertenece el distrito de Schiphol, ha abierto una investigación paralela de carácter independiente.

Asimismo denunciaron que, en caso de incendio, el centro penitenciario carecía de un sistema de apertura automática de las celdas, gran parte de las cuales estaban ocupadas por dos presos y tuvieron que ser abiertas una a una a mano durante la evacuación.

"Camellos" entre los afectados

Los detenidos que sobrevivieron a las llamas fueron trasladados durante la mañana a diferentes centros penitenciarios del país. Entre los detenidos se encuentran inmigrantes ilegales y transportadores de estupefacientes, llamados "camellos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.