Seguidores

4.6.09

Obama, el equilibrista


«Temo que Obama pueda prometer demasiado y al final se retracte»
Obama, el equilibrista


Ayman Nur hablando ante los medios de comunicación poco después de su liberación.

EL CAIRO. Ayman Nur enseña las cicatrices que para siempre le han dejado en los tobillos las cadenas que le incrustaban cada noche durante los más de tres años que ha estado en prisión. Las fotos que trae de su despacho muestran lo demás, las señales de torturas y palizas como aquella que le propinaron el 12 de mayo de 2005 por publicar un artículo titulado «Qué pasará cuando Mubarak muera».

Considerado el más prominente de los disidentes pro-democráticos encarcelados en Egipto, Ayman Nur -el hombre que aspiró a la Presidencia del país del Nilo desafiando al omnipotente Hosni Mubarak-, era liberado el pasado 18 de febrero en lo que se interpretó como un gesto de acercamiento del régimen de El Cairo al presidente estadounidense, Barack Obama.

Un golpe de efecto maestro: antes de ser elegido candidato a la Casa Blanca, Obama había exigido en su web oficial justicia para el preso condenado a cinco años por, presuntamente, haber falsificado firmas para la creación de su partido secular y liberal Al-Ghad (que significa «mañana»), y denunciado que Nur estaba «pagando el precio de esa libertad de que nosotros disfrutamos en Estados Unidos».

Pero, abatido todavía, aunque firme, Nur ha decidido que no quiere ser un símbolo de la falsa fachada de democracia del Gobierno egipcio.

-¿Se prepara ya para las elecciones de 2011, a riesgo de acabar otra vez entre rejas?

- Sí, me voy a presentar. Pero, mire, mi libertad es sólo física, porque yo hoy no tengo derechos. No puedo abrir cuentas bancarias, ni ejercer como abogado, ni seguir mi carrera política. Por eso he presentado una solicitud al juez pidiendo volver a la cárcel para cumplir los cuatro meses que me faltan en prisión y recuperar esos derechos. No tengo miedo porque no tengo nada que perder, pero no voy a permitir que este Gobierno se haga un lavado de imagen a mi costa.

-En 2005 el partido que lidera obtuvo un 7 por ciento de los votos, en unas elecciones tachadas de fraudulentas. ¿Teme que se amañen de nuevo?

-Sólo con que sean limpias a medias, ganaremos. Soy la única opción frente al extremismo religioso. Por eso el sistema está tan asustado conmigo. Mubarak quiere imponernos la sucesión con su hijo Gamal y la gente está manifestando su rechazo, inclinándose hacia grupos como los Hermanos Musulmanes. Frente a ellos, represento la única alternativa: el liberalismo, la democracia, los Derechos Humanos...todo lo que este sistema desprecia. La gente me compara con Obama porque ambos somos capaces de cumplir las esperanzas de cambio.

-¿Qué espera de su discurso de hoy y de que haya elegido Egipto con Mubarak como anfitrión para pronunciarlo?

-Egipto no es Mubarak y Mubarak y su familia no son Egipto. La visita es un regalo para nosotros como pueblo, pero no va a borrar la página negra que sufre este país. Obama tiene que cumplir la agenda de libertad y de rechazo a las dictaduras que prometió en su programa. Pero tengo miedo de que prometa demasiado y al final se retracte, como hizo con nosotros hace 90 años el presidente norteamericano Woodrow Wilson, que luego acabó aceptando la ocupación británica. Wilson murió solo y deprimido.

-Usted pertenece a una plataforma, Kefaya, que recoge firmas para finiquitar el acuerdo de Camp David. ¿No cree en el proceso de paz con Israel, en la iniciativa árabe?

-La gran mentira de los países árabes es hablar de ese proceso cuando ellos mismos son dictaduras. Con ese eslogan de la paz llevan 50 años consiguiendo que su voz sea más alta que el ruido de la batalla que se libra dentro de sus países en busca de democracias que no acaban de llegar. Yo creo en la solución de dos Estados. Querer acabar con el acuerdo de paz de 1979 con Israel es estúpido. Ha llegado la hora de la reconciliación, para prevenir el extremismo y el odio.

El tipo es listo y cae muy bien. Lo que no está tan claro es que Barack Obama tenga un plan en política exterior y sepa como ejecutarlo. Me refiero a una visión global, novedosa y rompedora sobre los grandes problemas del planeta.

La gira que inició ayer en Arabia Saudí, como su visita a Europa hace dos meses, será intensa y deslumbrante. La duda es si tendrá resultados concretos y Obama logrará impulsar un acuerdo de fondo entre palestinos e israelíes, abrir una nueva era de relaciones de Estados Unidos con el mundo islámico y atraer a Irán a la senda de la cordura.
No quisiera parecer cenizo, pero tengo la impresión de que casi todo se quedará en bellas palabras, emotivas fotos y solemnes declaraciones.

En política internacional, lo complicado es pasar de la poesía a las matemáticas. A Obama no le bastarán su carisma, apellidarse Hussein y sonreír para tener éxito donde fracasaron predecesores tan bienintencionados como Carter, tan decididos como Reagan o tan mediáticos como Clinton.
Tratando de granjearse de entrada la simpatía de las masas musulmanas, ha excluido en su visita a la región la preceptiva escala en Israel y elude la mínima sombra de amenaza en sus mensajes a los ayatolás iraníes. Tender la mano a un gobierno que diariamente califica a EE.UU. de «Gran Satán» y apretarle las tuercas a un fiel y vital aliado, suena innovador y garantiza titulares elogiosos, pero entraña riesgos.

Uno, el principal, es que jeques, sátrapas y dictadores tomen la matrícula cambiada al presidente norteamericano. El momento cenital de la visita es el discurso que pronunciará en la Universidad de El Cairo.
No hay que ser un lince para adivinar como interpretarán algunos líderes musulmanes sus palabras, si Obama evita formular demandas concretas sobre democratización, derechos humanos, libertad religiosa y justicia, «para no interferir en la búsqueda de una solución al conflicto palestino-israelí».

Laura L. Caro
Enviada especial a Egipto
ABC.es 04-06-09

El presidente Mubarak [24 años en el poder] no es ni querido, ni deseado, por el pueblo. Los casos de corrupción, sentencias de muerte pendientes de ejecución, encarcelamiento de opositores políticos, se suceden en el Gobierno de Hosni Mubarakes, así es facil ganar las elecciones democráticamente ya que es la única opción, [exceptuando los Hermanos Musulmanes que poco tienen que hacer ya que las aspiraciones de los egipcios distan mucho de ser gobernados por los fundamentalistas y el fanatismo religioso] es de suponer que los contrincantes quedan fuera de juego, en un país tomado por la policía, como nos explica el propio Ayman Nur.

De las riquezas del propio Mubarak mejor no comentar… solo un detalle significativo, del aeropuerto a la ciudad se pasa por un pequeño túnel que linda con la mansión de Mubarak, pues bien este túnel esta construido con todo lujo de cerámicas e insonorizado, comprendo que esto no es llamativo para los lectores europeos, pero es indigno en una ciudad como el Cairo donde habitan miles de familias en la más absoluta miseria y suciedad debajo de los puentes y rodeados de animales, la miseria esta lejos de las Murallas y las Esfinges, pero no por ello deja de ser evidente para cualquier turista que contrate un taxi deseoso de conocer más allá de lo estrictamente civilizado.

Egipto recibe millones de & y € dependen de los subsidios estadounidenses, pero las ayudas no se utilizan ni para modernizar la anárquica y ruinosa ciudad llena de chabolas y edificios en ruinas (al lado de los más lujosos hoteles en las orillas del Nilo) ni para ayudar a erradicar la miseria que padecen sus ciudadanos, y mucho menos para dar educación a los niños callejeros que se vuelven locos por un caramelo y felices con un simple bolígrafo. Los egipcios están hartos de Mubarak y su gobierno, los nuevos amigos de Obama.
¿Dónde van a parar las ayudas que reciben de Occidente?

Próximo capitulo:

De Egipto Obama continuará su viaje a Dresde, en Alemania, donde se reunirá con la canciller Angela Merkel, para hablar, entre otros temas del conflicto de Cercano Oriente. ¿Que artilugios utilizara ahora para embelesar a Merkel? Seguira…


Para Llorar

Y mientras Obama se pasea y pronuncia discursos a petición de las demandas de sus respectivos oyentes contentando a propios y extraños, su homologo ZP agradece al presidente que citara la Alianza de Civilizaciones, a pesar que Obama lo ignoró totalmente concediendo el liderazgo de la Alianza a Turquía.
En el Video podeis comprobar el grado de inteligencia de este Sr. que gobierna España



.

.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.