Seguidores

21.9.08

Sarajevo solo para musulmanes, fin de multiculturalismo

Ramadán lleva religión a la esfera pública en Los Balcanes

SARAJEVO (Reuters) - Mela Softic dejó de beber alcohol hace un mes como parte de sus preparativos para el ayuno del mes sagrado musulmán del Ramadán, que comenzó a inicios de este mes.

"Este es el único feriado religioso en el que observo todas las reglas," dijo Softic, una joven gerente de marketing de 24 años, bromeando con que era una "Musulmana a pilas" ya que recién se empezó a comportar como una verdadera creyente hace un año.

Softic pertenece a una nueva generación de musulmanes bosnios que se han volcado a su fe durante y después del conflicto de entre 1992 y 1995, en el que la comunidad islámica fue la que más bajas sufrió.

Ellos provienen de familias de musulmanes moderados, la mayoría de los cuales eran seculares durante la era socialista, cuando Bosnia era parte de la ex Yugoslavia.

Obedeciendo un mandato islámico, muchos no comen cerdo, que rara vez se ve en las carnicerías de Sarajevo o en los menús de los restaurantes. Sin embargo, la mayoría bebe alcohol fuera del Ramadán.

"Todos mis amigos musulmanes están ayunando," sostuvo la mujer de ojos azules, con una toca cuidadosamente arreglada y un elegante atuendo de negocios.

En el transcurso de los últimos cinco siglos, Sarajevo, la capital bosnia, había sido conocida por la pacífica coexistencia entre musulmanes, católicos romanos y cristianos ortodoxos y judíos.

Pero desde el conflicto se ha convertido en una ciudad predominantemente musulmana. El retorno a la fe islámica puede sentirse en todas las esferas de la vida, sobre todo porque los políticos y clérigos musulmanes han promovido los valores de su religión.

"La identificación religiosa se ha vuelto mucho más fuerte desde la década de 1990, y algunos estudios han indicado que casi el 90 por ciento de la población en Bosnia se identifica con su respectiva religión," dijo Zilka Spahic-Siljak, coordinadora de estudios religiosos de la Universidad de Sarajevo.

La académica dijo que entre las razones de esta tendencia se consideraban en parte el conflicto en Los Balcanes y además el nuevo sistema sociopolítico que empezó a regir a partir de la separación de Yugoslavia.

Antes de la guerra, los musulmanes en zonas urbanas limitaban la religión a sus hogares como parte de su tradición familiar y cultural, pero rara vez se observaban las costumbres religiosas.

"La religión había sido sacada de la esfera pública antes de la década de 1990 y luego llegó la libertad y la gente optó por expresar públicamente su identidad religiosa," señaló Spahic-Siljak.

Softic indicó que todos los estudiantes musulmanes en su escuela ayunaban durante Ramadán y que ellos se asemejaba a una tendencia que los estudiantes de otras religiones respetaban.

"Conozco a muchas personas de otras religiones que realmente respetan a Ramadán, y a mí me parece genial. Tengo amigos católicos y ortodoxos que no beben alcohol durante Ramadán," afirmó Softic.

TOMANDO CERVEZA EN KOSOVO


En la vecina Albania, donde la religión había sido virtualmente erradicada bajo la dictadura comunista de Enver Hoxha, la población mayoritariamente musulmana todavía es muy secular, pero los imanes y los eruditos islámicos dicen que hay más jóvenes que van a las mezquitas.

"En los 10 años que llevo aquí, veo a más gente venir los viernes y viene aún más gente durante Ramadán," contó Ahmed Kalaja, el imán de una mezquita del centro de Tirana donde creyentes jóvenes y de mediana edad rezaban o conversaban después de las oraciones.

El erudito musulmán y periodista albano Agim Baci asegura que incluso la gente que no reza regularmente observa Ramadán.

"Hace 11 años que respeto Ramadán y he visto el número de observantes aumentar. He visto a jóvenes venir en masa. Ellos son ingenieros, periodistas, profesores," explicó Baci.

Sostuvo que la mayoría de las personas sólo ayuna durante la noche de Kader, que cae sobre fines de Ramadán y conmemora "cuando el Corán vino a nuestro cielo. En Albania incluso los cristianos lo observan por buena suerte porque se cree que esa noche es más importante que 1.000 meses (de oración)."

La excepción a la tendencia es Kosovo, una provincia que declaró la independencia de Serbia en febrero después de ser un protectorado de Naciones Unidas durante nueve años.

La mayoría de los albano kosovares son musulmanes seculares y es común ver gente bebiendo cerveza durante Ramadán en los bares de la capital, Pristina.

El profesor de sociología Ismail Hasani afirman que no existían cifras confiables del número de creyentes en Kosovo, pero agregó que no había percibido ningún aumento en el fervor religioso.

Hace unos pocos días, Enver Bajrami era el único en hacer ayuno de un grupo de seis personas que estaba tomando café y fumando en una cafetería de Pristina.

"Todo el mundo en mi familia está haciendo ayuno excepto mi hija de dos años. Esto es un asunto privado. Yo respeto las decisiones de otras personas. Nunca le he preguntado a nadie lo que come o bebe durante Ramadán," aseguró Bajrami.

En Bosnia, la organización de cenas con iftar durante el ocaso se ha convertido en una cuestión de prestigio entre los políticos musulmanes y comerciantes por igual, y un acontecimiento social para los musulmanes comunes.

Los comerciantes deben prepararse para el mes de ayuno y tienen que ajustar sus dietas: menos alcohol y cigarrillos, más frutas secas y azúcar, nueces, almendras, avellanas e ingredientes para hornear tortas orientales, como las baclavas.

"Hay grandes fluctuaciones en la venta de algunos productos. Nosotros vendemos sólo una decenas de paquetes de dátiles al año y durante Ramadán las vendemos al por mayor," aseveró Zilha Zornic, el gerente de un gran centro comercial en Sarajevo.

Los musulmanes tradicionalmente rompen su día de ayuno con dátiles antes de iniciar la cena al caer la noche.

Durante las 15 horas del ayuno, del crepúsculo al amanecer, los musulmanes no comen, beben o fuman. De modo que cuando rompen su ayuno toman alimentos de fácil digestión como sopas, platos en base a lácteos y fruta en compota.

"Ramadán es un mes realmente especial para mí, yo lo asocio con una especial bondad de parte de las personas. Siento que sólo entonces todos nosotros nos respetamos mutuamente," indicó Softic.

Por Daria Sito-Sucic
(Editado en español por Marion Giraldo)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.