24.5.07

Chirac de Arabia, (la historia te juzga)

El verdadero rostro de Jacques Chirac y su anticristianismo virulento; la necesidad de un diálogo sobre la relación fe y razón con el islam, con vistas a su conversión.

EN CUANTO A RELIGIÓN

“En 1980 el alcalde de la capital de un País europeo va a Roma, de visita al Papa recientemente elegido, Juan Pablo II, para tratar de explicarle dónde sería mejor que fuera – y no fuera – en el transcurso de su próxima visita en aquél País.
No obteniendo satisfacción por parte de Papa Wojtyla, que – que como se descubrirá durante los años siguientes – es todo menos aquél polaco ingenuo y manipulable que una cierta prensa en aquéllos años describe, el alcalde declara que ha llegado la hora de “vomitar la civilización romana que nos ha despojado de nuestra identidad y de nuestra alma celta”. “[...] El cristianismo – prosigue el hombre político, que ya había sido primer ministro de su País (pero que entonces ya no lo era) – no tiene ni la antigüedad, ni la tolerancia ni la verdadera profundidad mística de las grandes religiones asiáticas. Nuestras raíces no se encuentran ciertamente aquí en Roma, y es una impostura pretender que nosotros hayamos nacido de Roma y de Atenas”.

“El personaje en cuestión se llama Jacques Chirac, y el hecho que un hombre con ideas semejantes haya dominado la política europea por más de un cuarto de siglo dice mucho acerca de la actual trágica condición de Europa.
En cuanto a los Estados Unidos, una vez elegido presidente de la República francesa, Chirac declarará: “Tengo un principio sencillo en política exterior. Miro lo que hacen los americanos y hago lo contrario. Es entonces cuando estoy seguro que tengo razón”. Un colaborador suyo asegura que “el anti-americanismo entendido como rechazo de Occidente (...) forma parte del núcleo duro de sus convicciones”.

“Son algunas perlas de Chirac d’Arabie, un libro harto esperado en Francia y recién publicado por la editorial Grasset, donde dos periodistas del diario Libération (con un pasado trotzskista y un presente socialista), Christophe Boltanski y Eric Aeschimann, narran la larga historia de las relaciones entre el presidente y los Países islámicos. A pesar de los prejuicios políticos de los autores, el libro es de gran interés.

Asoma el retrato de un hombre significado por su rechazo de Occidente. Bajo el influjo de una cierta cultura "tradicionalista"
– que por otra parte los autores del libro conocen poco, privándonos de tal modo de referencias más precisas, que hubiera sido en cambio de extremo interés conocer -, a catorce años el bachiller Chirac estudia el sánscrito y proclama que la verdadera Tradición sobrevive solamente en Oriente y en particular en las doctrinas de India.

HUSSEIN, HITLER & aledaños

“Militar en Argelia – donde, según cuanto él mismo refiere, da importancia a tener su primera experiencia sexual de manera asimismo “no occidental”, en un burdel de la casbah de Argel -, se convence que la Tradición no vive sólo en India, sino también y sobre todo en el islam. El filo-islamismo de Chirac procede por tanto de una confusa aproximación a un cierto tradicionalismo no católico, y es distinto del tradicional filoislamismo de la diplomacia francesa influida por el estudioso católico del islam Louis Massignon. Este último era de hecho filochií, mientras Chirac ha siempre desconfiado de los chiíes prefiriendo a los sunníes, de aquí la plurianual amistad (y los negocios) con el libanés Rafic Hariri y los anatemas tras el asesinato de Hariri en 2005 contra el régimen alauita (esto es, adherido a un cisma chií) sirio, un régimen a su tiempo substancialmente inventado por una diplomacia francesa ampliamente inspirada por Massignon.

“Pero para Boltanski y Aeschimann se trata de un “exotismo” de aficionado, que no ahonda en las tradiciones que dice amar y que – transformado en política – se traduce en una predilección por “el islam de los jefes” (preferentemente déspotas) respecto del “islam de los pueblos”. De aquí los aspectos más incómodos para Chirac del libro, entre los cuales sobresale la cordial relación con Sadam Hussein, surgida cuando Sadam era el jefe de los servicios secretos iraquíes y alimentado por el común amor por el lujo (que en otras épocas también ha unido Chirac a tantos déspotas africanos).

Aviones especiales iraquíes llevaban a Chirac a París las exquisitas carpas del Tigris, recién pescadas, mientras Sadam llegaba en incógnito a Provenza para asistir a falsas corridas organizadas por el amigo presidente. Puesto que los autores pertenecen a una Izquierda francesa antiamericana, para ellos Chirac sobre la última guerra en Iraq ha dicho cosas acertadas, pero por la razón equivocada: la defensa del régimen de Sadam, que a su tiempo había denominado nada menos que “el De Gaulle de Oriente Medio” y con el cual, según el ex embajador de Iraq en la ONU Amir Alanbari, el presidente francés, al menos hasta la invasión de Kuwait, mantenía “una relación cordial que iba más allá de la que normalmente existe ente dirigentes políticos de distintos países”.

“Ni se trata únicamente de simpatía humana – ya de por sí inexplicable para con un criminal habitualmente descrito como arrogante y maleducado como Sadam – ya que no falta un elemento ideológico. Frente a la ideología baathista del partido de Sadam, Chirac se entusiasma y comenta que ella conjuga “el nacionalismo en el mejor sentido del término y el socialismo como forma de movilizar las energías y de organizar la sociedad del mañana, ambos sentimientos muy próximos al corazón de los franceses”. Nacionalismo más socialismo dan como resultado nacional-socialismo, pero Chirac no se da cuenta. ¿O quizás sí?

Entre sus colaboradores, sostienen los autores de Chirac d’Arabie, “cuando Sadam usa el gas contra la población curda de su País, algunos no dudan en afirmar que a fin de cuentas es algo que se puede comparar a la lucha de los Bleus [que en este caso no son los jugadores de la selección francesa de fútbol, sino los feroces soldados de la represión jacobina durante el Terror] contra los Vendeanos”. Resulta inútil matizar que las simpatías de Chirac no van dirigidas a los Vendeanos (Antiguos guerreros de la región del Loira).

“El balance final de un libro que, pese a estar demasiado volcado en los negocios sospechosos, en las maletas de euros y dólares que llegan de los déspotas árabes a París, como por otra parte es típico de autores de cierta escuela periodística de la izquierda francesa, ofrece sin embargo importantes elementos ideológicos” (1).

En efecto, el más importante de estos elementos ideológicos es el arcaismo de Chirac con respecto al islam. Mantener el orden público en los países islámicos apoyando preferentemente déspotas laicistas y criminales, y oponiéndose a toda evolución
“democrática” (que no tiene porque ser “liberal” y “relativista”, sino respetuosa del derecho de la sociedad a participar libremente en la res pública respetando el derecho a la libertad religiosa – también de las mayorías islámicas junto con el de las minorías religiosas – y demás derechos fundamentales de la persona) sólo porque se considera “algo americano”, es algo que ya no funciona.

Uno tras otro, los déspotas muerden polvo, y los pueblos no perdonan a quienes los habían apoyado. El fracaso de Chirac debería enseñar mucho a Zapatero y a su gobieno, pero también a cierta derecha (incluidos algunos católicos), que se engañan creyendo que las dictaduras militares en los países islámicos puedan constituir todavía por mucho tiempo una alternativa al terrorismo y al fundamentalismo. En realidad, el presente y el futuro del islam es y será religioso.

Por lo tanto, es en el diálogo con un islam religioso dispuesto a dialogar acerca de la relación existente entre fe y razón (como bien nos ha ilustrado Benedicto XVI en su lección magistral de Ratisbona [2]), y que no tenga reparos a la hora de condenar todo tipo de terrorismo (no sólo a Ben Laden, sino también a los terroristas de Hamas y Hizbolá), donde se pueden echar las bases para una coexistencia que desarme, en la medida de lo posible, una confrontación destinada a un conflicto de dimensiones apocalípticas y para el que no estamos preparados.

Diálogo, por otra parte, que si bien tiene como objetivo el reconocimiento por parte del islam de una ley natural universal (la “gramática escrita en el corazón del hombre por su divino Creador”, como bien nos recuerda una vez más Benedicto XVI) y, por ende, el reconocimiento de los derechos fundamentales de la persona (in primis, el derecho a profesar y practicar libremente su propia fe, como también el de cambiar libremente de religión), no debería perder jamás de vista su fin último: la conversión de los musulmanes a la única y verdadera religión, Una, Santa, Católica y Apostólica.

Publicado por Ángel Expósito Correa el 12-02-2007


RESUMEN DEL LIBRO

Ha llegado el momento de hacer un análisis a Jacques Chirac.
Para muchos franceses, sigue siendo el hombre que dijo no a la guerra en Irak. El hombre del diálogo y la mano tendida. En resumen el amigo de los árabes. La realidad no es tan simple, ni tampoco tan aduladora.

Los autores de “Chirac de Arabia”, después de una investigación exhaustiva, nos ofrecen el retrato de un Jefe de Estado, de un hombre que no le gusta Occidente y que el Este le cautiva.

Después de su servicio militar en Argelia hasta la posición que adopto sobre el Líbano, el Presidente duda entre la prudencia estratégica, el coraje de fachada, y el carisma colonial.
Este libro sin concesiones abre el inventario de nuestra Política Exterior: contratos armamentistas y consejos paternalistas, relaciones personales e intermedias.

¿Chirac a sabiendas vendió la tecnología nuclear a Saddam Hussein?
¿Hizo retrasar la liberación de los rehenes franceses en el Líbano?
¿Por qué se mostró tan complaciente hacia los líderes autócratas, desde Hafez EL-Assad a la familia real saudí, de Mohamed VI a Bouteflika?
¿Tomó partido con Arafat contra Israel?
¿Cómo explicar su apoyo indefectible al clan Hariri?
¿La política árabe en Francia, emblema nacional, está simplemente en curso de desaparición?

Monmar

4 comentarios:

  1. Chirac ha sido ( y lo hubiese seguido siendo eternamente ) el mamporrero de mahoma en occidente, es un perfecto lacayo, una persona que hubiese sido, con sumo gusto,jefe de tribu,maniqueador totalitario y lamedor de oro, lo único que se lo ha impedido, y no del todo, ha sido estar controlado por la oposición francesa. Es de los personajes políticos europeos de estos 25 últimos años el más reptil de todos ellos, la sanguijuela perfecta. Servidor de gentes cuanto más aculturizadas mejor, más se veía él sobresalir sobre esa medianía cuando no,directamente, morralla. Un perfecto tirano si hubiese tenido esa oportunidad, por eso se llevó tan bien con ellos, con los que sí pudieron. Un miserable.Eso ha ganado Francia perdiendolo de vista.

    ResponderEliminar
  2. En general hemos ganado los europeos, bueno, con algunas destacadas excepciones que utilizan los mismos métodos, los que proclaman libertades a bombo y platillo, pero apoyan a los regimenes totalitarios, los que predican el laicismo y con todo el cinismo subvencionan el Islam y las clases de religión “Coran”, para que los musulmanes se integren en Europa.

    Quedan varios enemigos de Europa sueltos, entre ellos destacan Solana y Moratinos, falta saber si con el cambio de poderes en Europa, Sarkozy y Angela Merkel, se quedan aislados y marginados y obligan a España a dar un vuelco en su política exterior, esperemos que se haga realidad.
    De todas las maneras la gran satisfacción personal que me queda para la posteridad, aunque no compensa con el daño que han hecho estos aprendices a occidente, me satisface pensar en las horas de sueño que les ha quitado Aznar, sobre todo cuando vieron que no nos podían manipular como simples marionetas, doblegados a los dictámenes de Chirac y Schröder, y es que Aznar les salio rebelde.

    Lo que deberían hacer es darnos una alegría comprarse un palacio en Afganistán y marchar al lado de los talibanes, así puede que sepan en propia piel, como vive el pueblo con ese totalitarismo que ellos miserablemente por intereses económicos han apoyado.
    Espero que la historia haga justicia y los deje en el lugar que les corresponde como los grandes ¡¡¡Traidores de Europa!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿recordais cuando nuestros progres sacaban la foto de Chirac en sus manifestaciones pacifistas?
    Yo no sería demasiado optimista en cuanto a que en España cambien las cosas.
    Excelente artículo. Con tu permiso voy a reproducirlo en mi blog

    ResponderEliminar
  4. perejil español28/5/07

    chirac antiespañol

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.