15.7.06

"Estabilidad" de Oriente Medio

CNN: Equidistante entre la democracia y el totalitarismo

La mitad de los colegas dentro del área metropolitana de Washington D.C. han tenido "planes de paz" de Oriente Medio bautizados en su honor. Bush voló en persona hace un año o dos para anunciar su "hoja de ruta". Antes fue Cheney, que llegó volando para anunciar el Plan Cheney, que era un plan para abrir una hoja de ruta hasta el último plan, lo que nos llevaría de vuelta a "Tenet", lo que nos llevaría de vuelta a "Mitchell", lo que nos llevaría de vuelta a "Wye River", lo que nos devolvería a "Oslo", lo cual nos llevaría a Kansas. Y ninguna de estas reuniones de Grandes Hombres con otros Grandes Hombres nos llevó a ninguna parte.


Me encontraba de viaje la otra noche y acabé viendo la cobertura de la CNN de Israel, el Líbano, Gaza, etc. Era "Larry King Live", y fue uno de esos programas en los que Larry entrevista a grandes hombres acerca de lo que necesita hacerse y todos los grandes hombres se muestran de acuerdo en que lo que necesita hacerse es que el presidente necesita involucrar a otros grandes hombres para "arbitrar" un "acuerdo".

El Senador Chuck Hagel proponía que Bush nombrase a Colin Powell o a Jim Baker como su Enviado Especial; la Senadora Barbara Boxer proponía que Bush nombrase a Madeleine Albright como su Enviado Aún Más Especial. El Senador George Mitchell, que sirvió en persona como Enviado Súper Ultra Mega Especial hace unos cuantos años, proponía que Bush involucrarse a la Unión Europea.

Y alguien más proponía al G-8. Y Larry proponía a Putin. Oh, y algún practicante pedante de apología vestido con traje de raya diplomática proponía a Chirac, porque Bush y él habían estado de acuerdo en una resolución de la ONU acerca de algo hará un año o dos.

Pero la idea es que Larry y su enfoque de Club de la Comedia a la geopolítica es casi tan irrelevante para lo que sucede allí como puede imaginarse, a falta del Senador Hagel proponiendo a Heather Mills como su Enviada Especial, lo que puede ser exactamente lo que se merecen Hamas y Hezbolá.

Desplazar a un tío con traje por vía aérea a celebrar una reunión es fácil. La mitad de los colegas dentro del área metropolitana de Washington D.C. han tenido "planes de paz" de Oriente Medio bautizados en su honor.

Bush voló en persona hace un año o dos para anunciar su "hoja de ruta".
Antes fue Cheney, que llegó volando para anunciar el Plan Cheney, que era un plan para abrir una hoja de ruta hasta el último plan, lo que nos llevaría de vuelta a "Tenet", lo que nos llevaría de vuelta a "Mitchell", lo que nos llevaría de vuelta a "Wye River", lo que nos devolvería a "Oslo", lo cual nos llevaría a Kansas.

Y ninguna de estas reuniones de Grandes Hombres con otros Grandes Hombres nos llevó a ninguna parte. Algunos de los Grandes Hombres no pueden hablar en nombre de sus pueblos (Mubarak) o de sus legislaturas (Abbás).

Y un montón de los Grandes Hombres ni siquiera pueden hablar por ellos mismos: desde el difunto Yasser Arafat hasta el Rey Abdalá de Arabia Saudí, dicen una cosa en las reuniones con emisarios occidentales y algo completamente distinto a sus compatriotas.

Y algunos de los Grandes Hombres que enviamos a negociar no son grandes en absoluto: el miserable Mohammed El Baradei, jefe de la Autoridad Internacional de la Energía Atómica es, en realidad un bufón de los mulás nucleares.

Por reproducir una de mis posturas favoritas iraníes de negociación de todos los tiempos, recordemos el perfecto destilado de aquello a lo que se reduce la diplomacia del Gran Hombre en Oriente Medio, tal como se informaba hace exactamente un año en el New York Times: "Irán reanudará el enriquecimiento de uranio si la Unión Europea no reconoce su derecho a hacerlo, declararon dos negociadores nucleares iraníes en una entrevista publicada el jueves".

Si no dejamos que Irán sea nuclear, se hará nuclear.

Negocia eso, Chuck Hagel. Las fuerzas en juego en Oriente Medio están mucho más allá del Club de la Comedia Geopolítica.

La edad media en Gaza es de 15,8 años. ¿Cuán probable es que cualquiera de esos palestinos "moderados" a medida que han tenido durante 30 años asientos permanentes en los paneles de debate de la CNN o de la BBC sobre Oriente Medio tengan algo útil que decir acerca de una población de adolescentes en paro sin educación criados por un culto a la muerte?

Israel se retiró de Gaza y, en lugar de obtener un estado palestino prototípico, Hamas convirtió el territorio en un campamento islamista.

Israel se retiró del Líbano por completo en el 2000, pero Hezbolá lanza hoy misiles contra Haifa. ¿Por qué? Porque en ambos casos, estos territorios son hoy en la práctica las fronteras de Irán con la Entidad Sionista.

Son "territorios ocupados", pero no son los judíos los que están ocupando. De modo que usted tiene que elegir entre hablar con las sucursales, o acudir a la fuente: Teherán.

Y, como han demostrado las conversaciones sin fin con la UE, los ayatolás utilizan las negociaciones con el mundo civilizado como vía de escape humorística.

En la televisión iraní, ellos no reciben las salvas de Larry King a los Red Buttons, o a Don Knotts, de modo que entrar en conversaciones con el ministro de exteriores francés es el modo de los mulás de reírse a carcajada limpia.

Uno de los rasgos interesantes de la presente escalada es la prudencia de los vecinos árabes de Israel.
Hace mucho, mucho tiempo, habría sido Egipto o Jordania los que amenazasen a los usurpadores sionistas. Pero estos países han sido, militarmente, un gran fraude frente a la Entidad Sionista desde que el Rey Hussein despidiese a Sir John Glubb como jefe de la Legión Árabe.

De modo que después del '73, invierten su dinero en terrorismo y terroristas suicida escolares femeninas -- el tipo de "resistencia popular" que te granjea publicidad en los salones de Occidente.

Y un resultado ha sido alejar el pseudo-"nacionalismo" palestino de la influencia árabe y echarlo de bruces a las manos islamistas iraníes.

Es Irán el que quiere guerra, no Egipto o Jordania. De modo que desplazar a Jim Baker a darse la mano con, digamos, el Rey Abdalá de Jordania es perder el tiempo, porque el Rey Abdalá no puede influir en el escenario de ninguna manera útil.

Durante todo el tiempo que los Grandes Hombres han estado volando de aquí para allá ha tenido lugar una especie de globalización tóxica: el "movimiento" palestino (en cuanto a que nunca fue un movimiento nacionalista genuino) se contagió y con el tiempo fue anexionado por el islamismo duro, y las técnicas más depravadas del terror palestino fueron exportadas hasta los confines del mundo.

Puedes construir una "barrera de seguridad" en la región, pero lo que podríamos llamar Palestinismo ha erigido una barrera psicológica en las comunidades fundamentalistas musulmanas de todo el mundo: no son sólo los palestinos, sino los de Yorkshire, los que hoy se inmolan por los aires en el transporte público.

Lo que sucede en Gaza, en el Líbano, en Siria y por todas partes es que las debilidades de esos politicastros han sido explotadas por Irán y por los demás a través de diversos grupos clientes y una potente ideología que en realidad es un virus.

Eso es una estrategia mucho más aguda y eficaz que enviar a un colega de traje a redactar un plan en su nombre. Tenemos que aprender de los iraníes.

Tenemos que emprender la guerra contra la ideología, porque hasta que lo hagamos, la realidad es que la fétida "estabilidad" de Oriente Medio, su demografía, su nuclearización incondicional y su militarización a distancia, todo favorece a los enemigos de Israel, que son los nuestros.

Por Mark Steyn: uno de los columnistas más difundidos de la prensa angloparlante. De origen canadiense, sus columnas se publican semanalmente en algunos de los más prestigiosos periódicos de EE.UU., Canadá, Gran Bretaña e Irlanda. De un estilo desenfadado y sarcástico, Steyn es un brillante analista de la actualidad mundial y su columna es leída regularmente por millones de lectores.

Terrorismo islámico

No hay comentarios: