8.5.09

Los musulmanes reclaman más Mezquitas en Murcia


La plegaria de Alá es clandestina en Murcia

La comunidad musulmana de la Región no cuenta con un gran templo pese a que el Ayuntamiento de la capital rechazó dos proyectos saudíes para su construcción.

La comunidad musulmana de Murcia, con cerca de 70.000 miembros, es la minoría religiosa más numerosa y con mayor arraigo de las que viven en la Región. Sin embargo, siguen sintiéndose ciudadanos de segunda,(1) entre otras cosas, en lo que a religión se refiere: en todo el territorio murciano no existe un solo templo adonde los mahometanos puedan acudir para cumplir con sus obligaciones religiosas.(2)

Mezquita del Carmen, Murcia

Y a falta de pan, las mezquitas del siglo XXI en Murcia no son más que pequeños locales, muchos de ellos en los bajos de los edificios o en domicilios, sótanos, naves o garajes. Estos precarios e improvisados oratorios son auténticos guetos en los que se masca una sensación de rechazo y discriminación que podría ser el mejor caldo de cultivo para el integrismo.

La capital cuenta con dos de estos locales que congregan a diario a cientos de fieles: la más antigua y amplia -unos 200 metros cuadrados en los bajos de un inmueble- se encuentra en el barrio del Carmen, muy cerca de la estación de trenes; la otra está en San Andrés, en un pequeño local de unos cien metros cuadrados junto a la estación de autobuses.

Cinco veces al día, como marca el Corán, los súbditos de Alá se arrodillan en dirección a La Meca, casi de forma clandestina, en estos espacios -unos 40 en la Región- decorados con ornamentación islámica pero muy lejos de parecerse a la más austera de las mezquitas. Y para que el rizo quede bien rizado, la historia recuerda, no sin ironía, que en estas tierras hubo un tiempo en el que las oraciones de los muecines se escuchaban desde los minaretes en pueblos y ciudades a lo ancho y largo de la geografía murciana. Aunque tras la Reconquista todas esas huellas quedaron borradas.

Otras ciudades españolas tuvieron mayor suerte y algunos de los templos que dejaron atrás los perdedores de la contienda son hoy señas de identidad y motivo de orgullo para los ciudadanos de urbes como Córdoba, Almonaster la Real (Huelva) o Toledo.

Nuevas Mezquitas

Otros municipios y zonas de la Península con importantes comunidades musulmanas han edificado santuarios en los últimos tiempos; es el caso de Madrid (1992), Granada (2003), o Málaga, que inauguró en el 2006 la mezquita de Al-Andalus y en cuya provincia los adoradores de Mahoma pueden rezar en las dos de Marbella, Torre del Mar, Torremolinos, Fuengirola o Benalmádena, también con dos. El templo de Fuengirola fue financiado con dinero procedente de Arabia Saudí, y la más suntuosa de las marbellíes, con capacidad para 800 practicantes, fue levantada en 1981 por el príncipe Salman, gobernador de Riad, la capital saudí.

El país arábigo también está detrás de la de Fuengirola y de la más reciente erigida en la capital malagueña. La de Granada, ciudad que ha permanecido los últimos 500 desprovista de templos musulmanes, se edificó con subvenciones del rey Mohamed VI de Marruecos, Libia, Malasia y el emirato de Sharya, y es gestionada por la Comunidad Islámica de España.

En Madrid -la capital tiene más de 60 y la comunidad autónoma más de 200-, la conocida popularmente como mezquita de la M-30 fue costeada por el desaparecido rey Fahd de Arabia Saudí, quien la inauguró en 1992 acompañado por el rey Juan Carlos.

Sin embargo, en Murcia otro gallo ha cantado: durante la década de los noventa, la Unión de Comunidades Islámicas (UCIDE) puso 60 millones de euros sobre la mesa de la Alcaldía -nunca se supo con certeza de dónde salía el dinero, aunque todas las miradas apuntaban a los saudíes- y solicitó unos terrenos en La Fica para construir una mezquita. La respuesta del Consistorio fue negativa.

En el 2006, la Asociación Assalam, ubicada en la mezquita del Carmen, volvió a la carga y ofreció 10.000 euros por un solar municipal de 2.500 metros cuadrados frente al Carrefour del Zaraiche para cumplir el sueño que la congregación musulmana perseguía ya de antiguo. Segundo intento y segunda negativa de los regidores municipales. María José Velasco, por entonces concejal de Patrimonio, alegó que la propuesta era «una barbaridad jurídica porque el suelo municipal estaba dedicado a equipamiento». Por su parte, Francisco Porto, actual titular de Presidencia, aclara que «desde que estoy al frente de la Concejalía ninguna organización islámica ha planteado un proyecto para levantar una mezquita».

En Archena, la comunidad musulmana estrenó recientemente un templo e invitó a todos los vecinos del municipio a una jornada de puertas abiertas donde degustaron recetas típicas de la gastronomía magrebí. Según cuenta Mounir Benjaloum El Andaloussi, vicepresidente de la Federación Islámica de la Región de Murcia (FIRM), invitaron al alcalde y demás miembros de la corporación municipal, pero ningún representante político apareció por allí.

Licencia de apertura

Manuel Marcos Sánchez, regidor del municipio, dice que nadie del Consistorio acudió porque «se trata de una agrupación que oficialmente no existe, ya que no tiene licencia de apertura; no forman un colectivo legal y hasta que no realicen los trámites pertinentes no serán tratados como tal. Miembros de la inspección técnica acudieron al local días antes de la inauguración, pero este tipo de trámites llevan un tiempo y cuando el proceso concluya serán reconocidos y obtendrán la licencia».

Sobre la posible presencia de integristas en las mezquitas, Mohamed Reda El Qady, secretario de la Unión de Comunidades Islámicas en la Región (UCIDE), afirma que «no es más que una excusa barata: en las iglesias católicas no piden el carné de identidad para entrar, y no se puede controlar quién entra y quién sale. Nosotros vigilamos en la medida de nuestras posibilidades, pero eso es tarea de la Policía.

He intentado hablar con los políticos municipales para exponerles el proyecto, pero sólo dicen que los posibles terrenos están ocupados y que no hay suelo para edificar nuestro lugar de culto». «Las autoridades nos discriminan en todos los aspectos: dicen que nuestros locales son ruidosos, como si fueran discotecas, pero no hay más alboroto que en una iglesia».

El Ministerio de Justicia encargó el pasado año un informe a la Universidad de Murcia para conocer el número de mezquitas de la Región. Frente a la situación actual -decenas de pequeños oratorios sin control- se pretende crear puentes con la comunidad musulmana y favorecer a los imanes moderados, siguiendo el modelo de países como Francia. Toda Europa se enfrenta a la misma disyuntiva: condenar a los musulmanes al ostracismo o ayudarles a construir un Islam compatible con la democracia y los derechos humanos.

DE) puso 60 millones de euros sobre la mesa de la Alcaldía -nunca se supo con certeza de dónde salía ese dinero, aunque todas las miradas apuntaban a los saudíes- y solicitó unos terrenos en La Fica para construir una mezquita. La respuesta del Consistorio fue negativa. En el 2006 volvieron a la carga con los billetes por delante y solicitaron un solar municipal frente al Carrefour del Zaraiche para cumplir el sueño que perseguían ya de antiguo. Segundo intento y segunda negativa de los regidores municipales.

***Porto: "Desde que yo estoy al frente de la Concejalía ninguna organización islámica de Murcia se ha dirigido a nosotros con el argumento de construir una mezquita; por el contrario, los cristianos sí han hecho alguna petición parecida o de otra índole. No obstante, tendría que revisar los archivos para afirmarlo con rotundidad, pero no me consta que los musulmanes que viven en la Región hayan planteado este asunto en los últimos tiempos".

La comunidad musulmana de Archena inauguró recientemente una mezquita en la localidad. El día de apertura organizaron una pequeña recepción para dar a conocer a los vecinos el centro religioso y les agasajaron con platos típicos de la gastronomía magrebí. Según cuenta Mounir Benjaloum El Andaloussi, vicepresidente de la Federación Islámica de la Región de Murcia (FIRM), invitaron al alcalde y demás miembros de la corporación municipal, pero ningún representante político apareció por allí.

Manuel Marcos Sánchez, regidor del municipio, dice que nadie del Consistorio acudió porque "se trata de una agrupación que oficialmente no existe, ya que no tiene licencia de apertura; no forman un colectivo legal y hasta que no realicen los trámites pertinentes no serán tratados como tal. Miembros de la inspección técnica acudieron al local días antes de la inauguración, pero este tipo de trámites llevan un tiempo y cuando el proceso concluya serán reconocidos y obtendrán la licencia".

Por su parte, Benjaloum afirma que siempre que organizan cualquier acto, cultural, religioso, social, invitan a todo el que quiera, "pero no les interesa y sólo nos critican, dicen barbaridades de nosotros y no conocen nada de lo que hacemos ni de nuestra cultura. Existe odio al musulmán y muchos piensan que las mezquitas son nidos de grupos extremistas; los propios vecinos incitan a la Policía para que nos vigilen y nos sentimos acorralados".

"Cuando abrimos la mezquita de Cieza ocurrió lo mismo: el rechazo fue total; pero no hay que generalizar porque en Beniaján muchos vecinos acudieron a nuestra llamada y realizamos una jornada de puertas abiertas para que descubrieran cómo es el interior de nuestro centro y la relación entre nosotros es de tolerancia y respeto. Se interesan por nuestra gastronomía e incluso algunos niños están tomando clases de árabe", dice Benjaloum.

Por su parte, Mohamed Reda El Qady, secretario de la Unión de Comunidades Islámicas en la Región (UCIDE), asegura que el veto impuesto por el Ayuntamiento para la construcción de la mezquita tiene "tintes políticos porque quién financia el proyecto es Arabia Saudí, y muchos creen que es un país extremista, una fábrica de terroristas, dentro del Islam. Pero en la Región de Murcia no existen los grupos radicales.

Esto no es más que una excusa barata: en las iglesias católicas no piden el carné de identidad para entrar, y no se puede controlar quién entra y quién sale. No obstante, nosotros comprobamos en la medida en la que podemos, pero eso es tarea de la Policía. He intentado hablar con los políticos municipales para exponerles el proyecto, pero sólo dicen que los posibles terrenos están ocupados y que no hay suelo para edificar nuestra rábida.

Las autoridades -políticos y policías- nos discriminan en todos los aspectos: nos acusan de que nuestros locales son ruidosos, como si fueran discotecas, pero no hacemos más alboroto que en una iglesia católica; además, casi nunca somos bien recibidos por los vecinos de los barrios donde nos instalamos. Parece que les entra el miedo de vernos por sus calles y plazas y nos acusan de formar nidos de terroristas; incluso llaman a los municipales para que nos acosen; no hay duda de que en España existe el odio al musulmán y nadie nos mira ni nos habla por la calle; es más, nos evitan. Por otro lado, la sociedad murciana está acostumbrada a la cultura autóctona y la nuestra la desprecia, aunque, afortunadamente, no todo el mundo piensa igual".

DANIEL LEGUINA| MURCIA

NOTICIAS RELACIONADAS

(1) Persecucuón de Cristianos en los Países Musulmanes

(2) Una mezquita en cada pueblo de España (Murcia)

Lo que se predica en las mezquitas

Integristas en la Región de Murcia.

Murcia financia a los radicales islamistas de "Justicia y Espiritualidad"

Los Tabligh crecen en Murcia con la ayuda de la UCIDE

Mezquitas ilegales y escuelas coránicas en Cartagena


MADRID
1992: El rey Fahd de Arabia Saudí donó veinte millones de dólares para su edificación.
MÁLAGA
2006: Dinero llegado desde Arabia Saudí sirvió para levantar la mezquita Al-Ándalus de la capital malagueña.
La comunidad musulmana de la Región de Murcia cuenta con unos 70.000 miembros.
Disponen de unas cuarenta mezquitas improvisadas en locales, naves industriales y hasta domicilios particulares.
GRANADA
2003:
MARBELLA
1981: El príncipe saudí Salman, gobernador de Riad, la erigió con capacidad para 800 fieles.
FUENGIROLA
1990: La familia real saudí financió la edificación del santuario musulmán de la localidad malagueña.
MURCIA
En el barrio del Carmen, en el bajo de un edificio, se encuentra la mayor mezquita de la capital murciana.

.

2 comentarios:

  1. Anónimo10/5/09

    Si no me equivoco, la mezquita de la foto es la de Madrid. Le llaman también Centro Cultural Islámico (sic).

    ResponderEliminar
  2. Gracias por avisar, yo también creo que es la mezquita de Madrid, sin embargo en esta página dicen lo contrario: http://www.laverdad.es/murcia/20090510/region/plegaria-clandestina-murcia-20090510.html

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.