7.6.09

La tolerancia del califato cordobés, se distinguió por su ensañamiento con los cristianos


Como afirmó en Notre Dame y ratificó en El Cairo, la doctrina del presidente norteamericano consiste en reconciliar lo irreconciliable, es decir, en entronizar la incoherencia. ZP y Obama se parecen como dos gotas de agua, especialmente en su manipulación de la historia, en su demagogia y en su obsesión por mantenerse en el cargo.

Las lenguas viperinas del Partido Popular -no demasiadas, si calculamos que cada militante sólo tiene una- aseguran que, por mucho que se empeñe la Premio Nobel Pajín y el Príncipe de Asturias Pepiño, Rodríguez Zapatero y Barack Husein Obama no se parecen ni en el blanco de los ojos.

Falso. La similitud es asombrosa. Por ejemplo, en ambos se demuestra que la ignorancia es lo más atrevido que hay.


Así, aprovechándose de la manipulación habitual en la historia islámica, Obama alabó la tolerancia reinante en el califato de Córdoba, capital de la España musulmana en los tiempos de la Inquisición. Vamos, que, por si no lo habían cogido, los malos éramos los cristianos hispanos de la época. Muchas gracias, Mr. President.

Sus asesores, todos ellos especialistas en historia de la península, no repararon en que el poder de Al Andalus, cuando Córdoba era, en efecto, la capital más importante del mundo, ocurría unos cuatro-cinco siglos antes de que antes de que naciera la Inquisición (1478).

Mi tocayo San Eulogio, autor de Las crónicas de los Mártires, documento del siglo IX que nos ha llegado en perfecto estado, se cabrería un poco -tenía muy mal genio, mi tocayo- si escuchase a Obama hablar de la tolerancia de los abderramanes. A él sólo le torturaron, asesinaron y trocearon, por lo que no sufrió mucho, pero el califato -y emirato- cordobés, el de la tolerancia, se distinguió por su ensañamiento con los cristianos, sus torturas, descuartizamientos y, en el mejor de los casos, su marginación de los creyentes en el Hijo de María, su condena a la miseria -expoliados por los sobreimpuestos que tenían que pagar- y su posición de esclavos de hecho a manos de la hermandad de los creyentes en Alá, una situación de sometimiento insoportable que San Eulogio supo narrar con realismo periodístico. ¡Toma Tolerancia!

La guinda: el Islam siempre ha perseguido a los cristianos o ha creado la doble sociedad que luego copiaría el nazismo con los judíos en su primera época, antes de decretar la solución final -que también sería practicada por los tolerantes musulmanes de Al Andalus durante algunos periodos- la sociedad de los elegidos, la comunidad de los creyentes (Umma) o la raza aria, frente a los otros, cristianos o judíos, lo misma da. Es cierto, Obama muestra rasgos similares, no ya con ZP, sino con las ministras del Gobierno Zapatero.

Dicen los sesudos analistas de la prensa derechosa que la mención a Al Andalus puede resultar peligrosa, en cuanto España es tierra reclamada por Ben Laden para el Islam, desde Tarifa a los Pirineos. Pero no: lo más peligroso de las palabras arrojadas por el pacificador Obama radica en su absoluta falsedad.

Más similitudes: de la misma forma que ZP pretendía pasar a la historia de España como el pacificador del País Vasco, el hombre que iba a terminar con ETA mediante el diálogo y la negociación, Obama quiere pasar a la historia del mundo como el pacificador del universo, el hombre que terminó con la guerra del siglo XXI, la guerra terrorista. Obama acierta al comprender que el error de Bush consistió en matar moscas a cañonazos. En emplear ejércitos regulados y bombardeos aéreos contra un enemigo sutil, el terrorista, que se esconde detrás de la sociedad civil y que no se combate con marines sino con servicios de información, con espías, porque lo importante es identificarle y lo fácil vencerle: no tiene media torta. Pero fracasa cuando pretende tenderle la mano a quien no está dispuesta a estrecharla y a quien aprovecha cualquier retroceso para avanzar.

No entiende Obama que el Corán es excluyente. El Islam es una religión de fe, no de esperanza -judaísmo- ni de caridad -cristianismo-. Para un musulmán sólo existe la fe, no el amor, y su fraternidad con el próximo, también con el miembro de la Umma, consiste en la defensa de una misma fe. Por eso el mayor pecado para un mahometano no es el orgullo, ni el rencor, ni el egoísmo, sino la apostasía. Por eso, el Islam. Y respecto a Alá lo mismo: existe sumisión pero el musulmán considera una falta grave llamar ‘padre’ a Alá. En el Islam no hay redención ni hay filiación. Cuando el hombre de la Casa Blanca distingue entre musulmanes buenos -los de Irak, Palestina o Irán- y malos -los talibanes de Afganistán- está incurriendo en una ambigüedad calculada. No, son todos iguales. Simplemente los talibanes son más coherentes, los iraquíes más laxos. Y aún resulta más cínico la mirada amistosa hacia Arabia: los árabes de Riad no son sino talibanes ricos.

Cervantes aseguraba que el moro era taimado. Más bien era un creyente coherente con los postulados del Corán. En minoría siempre buscará el acuerdo, pero cuando alcance la mayoría o sea más fuerte que el adversario su propio credo le lleva a imponer sus convicciones por las buenas o por las malas. Y si no, estará siendo un pésimo musulmán. Por eso, la traición al cristianismo es doble: primero, porque no es un pacto, es una rendición del Occidente cristiano y libre ante la tiranía musulmana, y segundo, porque Obama reniega para ese pacto, no ya del Cristianismo que dice profesar, sino de la historia. Como diría Alfonso Guerra, siempre en lucha con la ‘transitividad’, el señor Obama “miente la historia”.

El alabado presidente norteamericano llegó al paroxismo durante su lamentable visita y entronizamiento en la Universidad católica de Notre Dame, cuando habló de la necesidad de “reconciliar lo irreconciliable”. Es decir, de entronizar la incoherencia. Si se hubiera referido a la necesidad de que personas de doctrinas irreconciliables se respetaran o conciliaran sus posturas todos aplaudiríamos. Pero si de lo que se trata es de decir que lo negro es blanco y lo blanco es negro, entonces que Obama cuente conmigo. Pero da la sensación de que el pacificador Obama sólo pretende lo mismo que el pacificador ZP: una paz sin justicia que sólo presagia una violencia de grado superior y/o la rendición de Occidente a la tiranía islámica. Eso sí, la paz sin justicia es muy aprovechable políticamente, al menos, mientras no estalle la guerra que propician con su actitud o mientras Occidente acepte la precitada esclavitud frente a los nuevos tiranos.

Y ojo, porque los islámicos, al menos, creen en algo. Pero está el Oriente Medio está el Lejano Oriente, el mundo panteísta, traducido por el progresismo occidental en ‘new age’. Ese es más peligroso y violento aún, porque sencillamente se cree en nada, salvo en el dinero y en el poder que con él se obtiene.

Eulogio López

.

4 comentarios:

  1. Anónimo8/6/09

    "Al menos los islámicos creen en algo" Esa es la razón por la cual algunos obispos católicos se sienten contentos con la invasión islámica porque ha "revitalizado el protagonismo de dios", algo estúpido pues mientras los moros creen en matar a todos los no musulmanes y en matar a los moros que no practican a pie juntillas el maldito corán, hasta ahora no he sabido de ni un caso de panteístas, wiccans o new agers matando por su religión, así que no seas estúpido. Y según sé la progresía se caracteriza por su ateísmo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/6/09

    "porque sencillamente se cree en nada, salvo en el dinero y en el poder que con él se obtiene"

    Los chinos comunistas creen en la doctrina de Marx aquella santurrona en la teoría "igualdad de clases, de cada quien según su habilidad para cada quien según su necesidad" pero que resulta una pesadilla asesina en la práctica

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/6/09

    Por cierto, en el no tan lejano oriente, India, los hindúes (fíjate que ellos sí creen en algo, o más bien, en miles de dioses, han de ser súper que mejores que los cristianos) los hindúes compiten con los moros en matar cristianos

    aquí te van los links:

    http://www.timesonline.co.uk/tol/news/world/asia/article5186703.ece

    http://www.guardian.co.uk/world/2008/oct/19/orissa-violence-india-christianity-hinduism

    http://www.usatoday.com/news/world/2008-08-27-India-clashes_N.htm

    ResponderEliminar
  4. En sentido contrario, san Eulogio López, se puede decir y es totalmente cierto que el Cristianismo es excluyente. Aún hoy se escandalizan por las nuevas mezquitas, por la existencia de asociaciones y partidos musulmanes aunque sean legales, por la promoción de personas musulmanas a cargos de responsabilidad civil y cargan la sospecha de terrorismo a todo lo que huela a moro ¿no es eso intolerancia? El Cristianismo montó media docena de cruzadas y no paró hasta destruir el último estado musulmán de España, es cierto que rompió todos los tratados de paz con los musulmanes, que Cisneros quemó públicamente miles de manuscritos árabes -actitud copiada por los nazis como copiaron el Concilio de Elvira antisemita-, que la reina Juana la Loca torturaba personalmente a sus servidoras moras hasta desfigurarlas por celos, que el Cristianismo no paró hasta que, finalmente, expulsó a todos los musulmanes de España hace ahora 400 años, en mucho mayor número y virulencia que la expulsión de sefarditas, otros a quienes también odiaban profundamente los buenos cristianos. Y sí, es cierto, así los cristianos se quedaron con todos los bienes inmuebles, joyas y dinero de sefarditas y moriscos, sólo por el gran pecado que ni eran cristianos ni querían serlo. No sólo eso, a partir de mediados s. XIX la cristianísima España inició la invasión de Marruecos que se perpetuó un siglo como prolongación de la Reconquista santurrona y supremacista. Un gran ejemplo de la 'tolerancia cristiana': el beato Ramón Llull compró un esclavo moro al que trató tan mal que el pobre desgraciado se ahorcó por no sufrirlo más. Si esto hizo un santo varón cristiano ¿qué no harían los cristianos menos espirituales y cultivados?

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.