11.11.08

El mundo islámico celebra el triunfo de Obama

Foto: Sacrificio y celebración. El pueblo turco de Gurbulak celebro ayer la elección de Obama con el sacrificio de 44 carneros, en los carteles se lee: "Obama eres un héroe real. Cambiaras el destino del mundo.
Obama crea esperanzas dispares

MALENTENDIDOS. Un asesor de Obama desmiente que diera garantías a Polonia sobre los antimisiles

INTERPRETACIONES. La insurgencia iraquí se atribuye parte del triunfo del senador demócrata

Las crisis dentro y fuera de EE. UU. ponen a prueba al presidente electo

Washington - La victoria de Barack Obama crea tantas expectativas, dentro y fuera de Estados Unidos, que hace inevitables la impaciencia y el choque de interpretaciones a veces contradictorias. El presidente electo, que mostró excelentes cualidades para ganar la elección, debe practicar ahora un difícil equilibrio entre comenzar a satisfacer la enorme demanda de cambio y, a la vez, dejar claro lo obvio, que no asumirá el poder hasta el próximo 20 de enero.

Los analistas coincidieron ayer en la prudencia de Obama, el viernes, al comparecer por primera vez ante la prensa en una jornada que arrojó nuevos datos económicos muy graves, entre ellos el peligro de quiebra del gigante automovilístico General Motors. Obama tiene que moverse en el espacio incómodo de quien debe dar esperanza pero no puede tomar aún medidas.

"Obama comprendió que se había convertido en una pantalla gigante sobre la que los estadounidenses proyectan sus esperanzas y sus miedos, sus sueños y sus frustraciones - escribió el semanario Newsweek-.Quizá esta persona nunca ha existido, no podía existir, pero la gente quería a un salvador de todas formas".

El choque de deseos tras la victoria de Obama lo pone a prueba ante los desafíos nacionales y las crisis internacionales. Valga como ejemplo la reacción del presidente George W. Bush y la de uno de los dirigentes islámicos radicales de Iraq, Abu Omar al Bagdadi.

En su discurso radiofónico de ayer, Bush dijo que los norteamericanos "tienen razones para sentirse orgullosos de su democracia" porque han elegido a un presidente "que representa el triunfo de la historia estadounidense" y "un testamento del trabajo duro, el optimismo y la fe en la promesa duradera de la nación norteamericana", además de prometerle toda su cooperación en el periodo de traspaso de poderes. Bush recordó que esta transición será la primera en cuarenta años - desde la de Lyndon Johnson a Richard Nixon en 1968- que se produce en tiempo de guerra. Y advirtió: "Estamos en una lucha contra extremistas violentos decididos a atacarnos, y nada les gustaría tanto como explotar este periodo de cambio para hacer daño al pueblo estadounidense".
Desde Dubai, un personaje muy distinto también se felicitó por el resultado de las elecciones norteamericanas, aunque por razones muy distintas. Al Bagdadi, al frente del Estado Islámico de Iraq - un grupo que engloba a diversos grupos yihadistas con vínculos con Al Qaeda-, aseguró que la victoria de Barack Obama es también una victoria para las organizaciones radicales que han combatido a los estadounidenses desde la invasión de Iraq.

La reacción de Al Bagdadi no pasó inadvertida en EE. UU. The New York Times abrió ayer con esta noticia su sección internacional, tal vez para prevenir a sus lectores sobre un optimismo exagerado ante la acogida que tendrá su próximo presidente. La interpretación del líder islámico iraquí es compartida por movimientos afines en el mundo árabe y musulmán, según reflejan las webs fundamentalistas. Eso supone un reto para Obama. Si cumple su promesa de retirar las tropas de Iraq, Al Qaeda proclamará su triunfo y lo usará como argumento para reclutar militantes.

Un comentarista del diario panárabe Al Quds Al Arabi,editado en Londres, escribió el pasado miércoles: "No sería una exageración decir que nosotros los árabes y los musulmanes fuimos los principales votantes invisibles que decidimos el desenlace de estas elecciones".

Otro ejemplo de choque de expectativas fue la diferente interpretación polaca de charla telefónica que mantuvo Obama con el presidente Lech Kaczynski, a propósito de los planes para instalar un sistema de defensa antimisiles. Un consejero para política exterior del presidente electo, Denis McDonough, dijo ayer que Obama había mantenido una "buena conversación" con Kaczynski y que este había planteado el tema de la defensa antimisiles, pero que el senador no se había comprometido a seguir con los planes de Bush, tal como había indicado el interlocutor polaco.

Obama y su familia pasan el fin de semana en su residencia de Chicago para intentar reponerse del cansancio y la tensión de los últimos días de campaña. El lunes visitarán la Casa Blanca. El presidente Bush y su esposa, Laura, les mostrarán el que será su nuevo hogar.

Las especulaciones sobre el nombramiento de los principales cargos del futuro gabinete continuaban ayer. Parecía ganar puntos un nuevo nombre para la secretaria de Estado, Tom Daschle, ex senador por Dakota del Norte y ex líder de los demócratas en la Cámara Alta. Daschle apostó pronto por Obama y le cedió el personal de su oficina cuando él perdió el escaño en el 2004.

Corresponsal Eusebio Val
La Vanguardia


Una pregunta tan ignorada como inevitable y que sin duda es una incógnita sin respuesta , ¿Qué esperan los árabes y los musulmanes de Obama? ¿Qué ocultos motivos puede justificar tantos festejos por el triunfo de un presidente que ha expresado públicamente que no tiene intención de cambiar, al menos de forma inmediata, la política del actual presidente?
Confiemos que todos estos signos victoriosos solo correspondan a un efecto ilusorio, y que nada tengan que ver con la elección del pueblo americano.

Es asombroso que cuando gano ZP las elecciones, por cierto en unos momentos muy amargos para los españoles (no precisamente por la repentina caída de la economía) por un atentado sanguinario, también pudimos contemplar los festejos y muestras de alegría en algunos barrios habitados por la comunidad musulmana, hoy establecida con derecho propio bajo el paraguas de la Alianza de Civilizaciones.
Simples coincidencias en tiempos de elecciones.

.

1 comentario:

  1. jejeje me temo que con Obama se van a llevar una buena leche...de momento ha puesto a Rhambo de jefe de gabinete. Ya veremos por dónde sale Obama...sigue siendo una incógnita. Aunque los muslim se van a llevar un batacazo, me temo.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.