Seguidores

26.11.08

NO al crucifijo, SI al velo

Símbolos religiosos, ¿sí o no?

Los socialistas de Castilla y León no quieren crucifijos en las escuelas.

La portavoz del grupo pide a la Junta que la sentencia que ordena la retirada de los símbolos religiosos en un colegio de Valladolid se extienda a toda la comunidad

El Grupo Socialista de las Cortes de Castilla y León ha exigido este domingo a la Junta que los efectos de la sentencia que obliga a un colegio de Valladolid a retirar sus símbolos religiosos se extiendan, de oficio, a todos los centros públicos de la Comunidad Autónoma. "Esta es la única forma de que se tutelen los derechos de las familias que no profesan la religión católica", ha dicho la portavoz del grupo, Ana Redondo.

Redondo ha asegurado que su grupo ha recibido quejas sobre este asunto sobre todo del medio rural, "donde nos consta que se mantienen los símbolos religiosos en los centros públicos". Asimismo, ha destacado que la resolución judicial está en pleno acuerdo con la Constitución.

La portavoz ha aplaudido que la Junta acate la sentencia, pero ha lamentado el periplo procesal que ha atravesado este asunto por la decisión que tomó en su día el Gobierno regional de dejar el tema en manos del consejo escolar del colegio en cuestión.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Valladolid ha dictado una sentencia que obliga al colegio público Macías Picavea a retirar los crucifijos de sus aulas y espacios comunes, presentes desde 1930. Esta es la primera sentencia que entra en el fondo de la cuestión reivindicada por la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid. Dicha asociación presentó el pasado mes de marzo un recurso contencioso administrativo contra el Consejo Escolar del centro educativo, que se decantó por mantener los símbolos religiosos en el centro educativo.

EFE - Valladolid - 23/11/2008

Doble rasero

La islamización de Europa

Un colegio público zaragozano, decidido a hacer ver la utilidad de su Consejo Escolar, ha excluido los actos navideños de su programación anual por "haber alumnos de varios credos y culturas". Además, los villancicos de contenido religioso se han sustituido por canciones navideñas y poemas y se ha suspendido el tradicional reparto de regalos.

En Francia, algunas piscinas públicas han introducido horarios con segregación por sexo a petición de los musulmanes, igual que en Seattle, donde hay turnos sólo para musulmanes. En Massachussets los tribunales obligaron a servir camello a un preso musulmán, en el Reino Unido un juez permitió expulsar a judíos e hindúes de un jurado porque el acusado, musulmán, argumentó que no emitirían un veredicto justo.

También en el Reino Unido las cárceles están trasladando sus lavabos para que no apunten a La Meca y en un colegio británico se prohibió el cuento de "Los tres cerditos" para no ofender a los musulmanes, que no pueden comer cerdo, motivo por el cual Australia excluyó la carne de este animal de los menús de sus hospitales. Por no hablar del despido del director del France Soir que publicó las caricaturas de Mahoma, de la autocensura de una ópera en Alemania o del asesinato de Theo Van Gogh.

En España la escuela suprime villancicos, retira crucifijos y permite a las niñas musulmanas ir a clase tapadas por un velo, mientras el Gobierno financia libros de texto islámicos, lo que no hace con ninguna otra religión, y muchos Ayuntamientos censuran las fiestas de moros y cristianos, ahora fiestas de cristianos. Y aquí Arabia Saudí construye colegios y mezquitas y sólo a una organización de estudiantes liberales fanáticos se le ocurre plantear que hay una ley en España que exige reciprocidad. Porque si no hay reciprocidad, lo que hay es colonización.

Y a pesar de todo, nunca había habido tantos conflictos con los musulmanes en Europa como ahora. Estamos viendo como la idea de respetar al Islam nos lleva directamente a asumir sus normas y prohibiciones. Quitar el cuento de los tres cerditos en una escuela no es hacerla más abierta, sino más cerrada. Permitir el velo no es hacerla más aséptica en lo religioso, sino sencillamente más islámica. Permitir que una niña no haga gimnasia por ser musulmana no es secularización de la escuela pública. Es justificar, amparar y aplicar la discriminación de la mujer. Es islamizar el sistema educativo.

Nuestra identidad cultural judeocristiana es la más abierta y la más secular del mundo. Pero del mismo modo que el Islam exige el velo, nuestra cultura exige el respeto a las normas de la mayoría y a los derechos de los individuos, aunque ello implique piscinas mixtas, niñas destapadas o cuentos de cerditos. Renunciar a esa identidad cultural no es hacer más fácil la integración, sino negarla, creando un vacío que identidades como el islamismo o los nacionalismos étnicos pueden llenar.

Una escuela que permite el burka, que no da gimnasia a las niñas, que permite rezar a La Meca cinco veces al día, que no tiene símbolos de la cultura nacional como un árbol de Navidad o una bandera de España, aquella en que se estudia la lengua y cultura árabes y la religión islámica, es decir, una escuela perfectamente multicultural se parece mucho a una escuela perfectamente islámica.

La ONU llama a los estados a impedir la denigración del Islam.

¿Que hace la ONU en defensa de los cristianos perseguidos, amenazados, asesinados vejados de todo derecho como personas por el único crimen de no someterse al Islam?.
La callada como respuesta, sin embargo si abogan en defensa del Islam, una religión fundamentalista y antidemocrática.

El dictamen de la ONU es tan sorprendente como infame, negar que en los países Islámicos, los islamitas, no violan los derechos humanos es una falsedad inaceptable.

Una comisión de la ONU adoptó una resolución que pide a los estados que impidan, incluso por ley, la denigración de las religiones, afirmando que el Islam a menudo se asocia falsamente a violaciones de los derechos humanos y al terrorismo.

La Asamblea está "profundamente preocupada porque el Islam es a menudo falsamente asociado a violaciones de derechos humanos y al terrorismo", y "exhorta a los estados a aplicar y, si es necesario, reforzar las leyes existentes" para combatir la xenofobia y la intolerancia.

La resolución no vinculante, patrocinada por los países islámicos con el apoyo de Belarús y Venezuela, fue adoptada el lunes por 85 votos contra 50 y 42 abstenciones, por la comisión de derechos humanos de la Asamblea General de la ONU.

Los países occidentales, que ven en este texto un intento de limitar la libertad de expresión, votaron en contra, mientras los países musulmanes más China, Cuba y Rusia votaron a favor.

.

10 comentarios :

  1. Parece que no hace falta ir muy lejos para encontrar a nuestros enemigos... los peores los tenemos en casa.

    ResponderEliminar
  2. Se hace de noche no porque se ponga el sol, sino porque los gilipollas salen a volar a la vez. Es INCREIBLE.

    ResponderEliminar
  3. La 3ª guerra mundial cada vez mas cerca...
    Cuando todo estalle tendremos lo que merecemos por tontos, luego no vale lamentarse. Hay que actuar YA!

    ResponderEliminar
  4. Lo lleváis todo al extremo. No es un pulso entre el velo y el crucifijo, lo que se alegó fue que España era un país laico, por lo que no tenía por qué haber crucifijos en las escuelas. Ahora bien, si un alumno quisiera ir a clase con un crucifijo colgándole del cuello o con uno bien grande en la mochila, así como si una niña quiere ir a clase con un velo está en su derecho porque cada uno es libre de profesar la creencia que desee (Libertad de expresión).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que yo sepa España no es un país laico, sino aconfesional. Al menos eso indica nuestra Constitucion.
      En cuanto a la libertad de expresión, permíteme decirte que en algunos países europeos ya no permiten que una persona porte al cuello una cruz, como suelen hacer muchas, en su trabajo para "no ofender" a los musulmanes, que parece ser se ofenden. Y en ciertas líneas aéreas sucede más de lo mismo. Entonces la libertad de expresión ¿Para quién?

      Eliminar
  5. Anónimo1/8/12

    Y dale con lo mismo, la crucecita en el cuello. ¡Que manía! ¡Que Jesucristo no fue crucificado! ¿A quien adoras a Judas? Si ya se nota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A quien adoras tú?. Otra respuesta estúpida.
      No hace falta que respondas, la respuesta es clara y se nota un montón.

      Eliminar
    2. Anónimo2/8/12

      Pues no preguntes.

      Eliminar
  6. Anónimo1/8/12

    La idea de Francia de poner horarios para las piscinas, me parece buenisima. Asi todos tienen derecho a disfrutar de los baños en piscina. Y yo que no estoy muy a favor de la ONU, creo que aplaudo su postura. Ya que tiene toda la razón del mundo. Si vemos un musulmán por la calle, ya lo tachamos de ser un violador, un extremista, un lapidador, y todas esas burradas que sueltan los fundamentalistas de derecha.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.