3.4.09

Otro chantaje islamista


Aprobada la polémica resolución propuesta por los países musulmanes, que estipula que la "difamación de las religiones constituye un grave atentado contra la dignidad humana, lleva a restricción de la libertad religiosa, a la incitación al odio religioso y a la violencia".



Otro chantaje islamista

Así se expresa desde New York Rebeca Levy Directora de Información de Gentiuno, habla claro y analiza las consecuencias que puede tener la aprobación de esta resolución para los paises democraticos, y como se puede ver afectada la libertad en occidente.

Leyendo un trabajo periodístico del analista Yvan Eisenbach para Guysen International News sólo atino a reír frente a la indigna sumisión que una humanidad resignada muestra ante las pretensiones de los islamistas que han decidido que a ellos ni con el pétalo de una rosa…

Así refiere Eisenbach en su análisis titulado ¿Ofensa al Islam = violación de los derechos Humanos? Que el miércoles 11 de marzo Pakistán con sus refugios de terroristas con sus asesinos impunes, con sus madrasas generadoras de monstruos de terror y muerte, ha presentado a nombre de los países musulmanes miembros de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), un proyecto de Resolución en el 10º Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que busca impedir todo cuestionamiento al dogma islámico, y que hacerlo represente una violación a los derechos humanos… ¿Qué tal?

Resulta que estos bárbaros que se jactan de desear destruir estados completos, borrar la cultura judeocristiana, la civilización occidental, ahora en un cuchitril donde conviven los representantes de las peores tiranías, autocracias y déspotas y que pomposamente dan a llamar Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, llevan un texto cuyo único proposito es silenciar las voces, opiniones y reclamos de los que no podemos sino disentir y oponernos a que nos borren cultura, credo, leyes y nos impongan esa bárbara ley islamista conocida como Shaarya, y se nos silencie con el mote inaceptable de difamadores del Islam.

Taimados y ladinos como son, los musulmanes pakistaníes, esos que asesinaron a Benazir Butto, los que financian y protegen al Talibán y a Al Qaeda, pretenden que aceptemos calladitos y temblando, eso que califican de “Proyecto” y que titulan “Combatir la difamación de las religiones” pero que sólo contempla la “Difamación” al Islam… En lo que por años fue el cuchitril de Ginebra, donde Cuba era (Y sigue siéndolo) emblema de respeto a los Derechos Humanos el proyecto de Resolución sólo menciona al Islam y textual pretende hacer aprobar que cualquier crítica será “Una difamación del Islam” y constituye “una grave afrenta a la dignidad humana” que puede “incitar al odio religioso y a la violencia”. Estos demoníacos sembradores de muerte, que cultivan un odio patológico hacia los judíos y hacia todo lo que no sea musulmán tienen el descaro de asegurar en la pretendida resolución que criticar o disentir del Islam representa “graves implicaciones de islamofobia”.

Los fundamentalistas pakistaníes igualmente aprovechan su fulana búsqueda de una inaceptable condena con aval de Naciones Unidas a todo señalamiento, crítica o análisis del Islam para asegurar que Occidente lo que desea es “la intensificación de una campaña general de difamación” cuyo objetivo es que el Islam sea “asociado, siempre y según los “Inocentes corderillos” sin ningún motivo, a “violaciones de los derechos humanos y al terrorismo” así como la difusión “de imágenes negativas de algunas religiones en los medios de comunicación”.

Yvan Eisenbach muy acucioso en su reflexión hace una regresión hasta lo que califica como “el clima vivido tras el 11 de septiembre” y resalta que en la pretendida resolución los rechazos y condenas a tan brutales actos terroristas cometidos por islamistas, sean tratados como “control selectivo de una base étnica o religiosa de las minorías musulmanes”, mientras que el atropello contra humoristas, periodistas y grafistas que generaron las caricaturas de Mahoma en el año 2005 si sea válido, ya que dichas caricaturas son fuente “de preocupación” para los musulmanes.

Eisenbach igualmente cita lo dicho por Hillel Neuer, Director ejecutivo de “UN Watch”, una ONG basada en Ginebra, y fundada para garantizar que la ONU cumpla con las obligaciones que le incumben en cuanto a los derechos humanos.
Dice Neuer que “la Resolución amenaza peligrosamente la libertad de expresión en todas partes, aunque no es jurídicamente vinculante”. Agregando además que “si es adoptada, se rechazaría cualquier ofensa hecha a las sensibilidades islámicas por el motivo previamente mencionado de “grave afrenta a la dignidad humana” y “violación de la libertad de religión”.

Hillel Neuer joven luchados por los verdaderos Derechos Humanos y por la democracia y la libertad, expresa igualmente que “Los estados miembros de la ONU podrían ver entonces, a corto o a largo plazo, terminar con la libertad de expresión presente en su propio sistema legal y constitucional”.

La denuncia es directa: “Se trata de un texto que desvirtúa incluso el sentido de los derechos humanos, de la libertad de expresión, la libertad de religión, y señala un retroceso colosal de la libertad y la democracia en el mundo. Los primeros en sufrir serán los musulmanes moderados en los países que estarán bajo el yugo de esta Resolución, a saber Irán, Arabia Saudí, Egipto y Pakistán, donde las leyes del Estado reprimen la libertad religiosa y proscriben las conversiones de musulmanes a otra religión. Los próximos en la lista serán los escritores y los periodistas del occidente democrático puesto que la Resolución va dirigida a los medios de comunicación que según el texto ".

Concluye Neuer que “…el concepto mismo de derechos humanos aplicados a los individuos está en juego. Los autores de esta Resolución no pretenden proteger a los individuos de todo perjuicio, sino proteger a un conjunto específico de creencias de cualquier cuestión, cualquier debate y cualquier investigación crítica. La expresión misma de “difamación de la religión es una deformación” y no caben dudas ni para Hillel Neuer, ni para cualquiera con dos dedos de frente y una posición clara sobre las inaceptables pretensiones islamistas que “el concepto legal de difamación protege el nombre de los individuos, no de las creencias y requiere también un examen de la veracidad o la inexactitud de las observaciones. Nadie, y más concretamente la ONU, puede pronunciarse o comprometerse acerca de cualquier religión”.
Este adefesio jurídico está previsto que sea presentado para su aprobación e imposición los días 26 y el 27 de marzo, o sea justo el penúltimo y último día de la 10º sesión del Consejo de los derechos humanos de la ONU.

Atentos pues a lo que le impongan al resto de la humanidad y sus credos los 47 Estados miembros del Consejo de los Derechos Humanos de Naciones Unidas donde los países islámicos dominan casi absolutamente dicho organismo que además no se sonroja de tener dentro de sus miembros, países violadores sistemáticos y descarados de libertades y derechos como lo son Rusia, China y Cuba.

Atentos pues, porque como resaltan los entendidos, adoptar esta Resolución será trágicamente inevitable. Vamos a Ver qué hace Eurabia y esa Latinoamérica donde diablos autóctonos se han hermanado a los demonios del Islam terrorista. Vamos a ver si ese cuchitril de Ginebra les aprueba el adefesio mientras nada dicen de la satanización del Judaísmo, del irrespeto y amenazas al Sumo Pontífice católico, de los crímenes contra cristianos... En fin, vamos a ver si se le sigue pavimentando de conformismo la calle donde transita nuestro Apocalipsis

Desde New York Rebeca Levy.


El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó el texto gracias al voto mayoritario de los países musulmanes, -23 votos a favor de las naciones musulmanas y las que integran el grupo de Países No Alineados-, 11 en contra -de los países europeos, Canadá y Chile- y 13 abstenciones, entre ellas la de India.
Asimismo, señala que "el Islam se relaciona frecuentemente de forma errónea a la violación de los derechos humanos y del terrorismo", y pide a los miembros de la ONU que "combatan la difamación de las religiones y la incitación al odio religioso en general".

Ver noticia relacionada: El Islam intocable

.

2 comentarios:

  1. Anónimo4/4/09

    Un líder talibán paquistaní se atribuye la responsabilidad del tiroteo ocurrido en Nueva York:

    http://www.elpais.com/articulo/internacional/lider/taliban/paqustani/atribuye/responsabilidad/tiroteo/ocurrido/Nueva/York/elpepuint/20090404elpepuint_5/Tes

    Lo de siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo, el número de votos impone barbaridades, ¿hasta cuando?

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.