28.5.08

L’ANDALUS Patria Musulmana



Aunque nosotros hayamos olvidado que Tarik, en el año 711, desembarcó en Gibraltar, ellos no lo han olvidado. Lo ha demostrado Ben Laden: “No consentiré que ningún musulmán vuelva a sufrir la humillación del Al Andalus”.

El Islam es uno de los temas más popularizados en la actualidad por razones obvias. Según el grupo mediático que esté detrás que, normalmente, suele obedecer a alguna agenda política, el Islam puede ser tratado como idea a la que más o menos se puede justificar, o también puede ser considerado como un problema. Nosotros pensamos que es sinónimo de atraso, primitivismo e intolerancia

El Islam es una palabra árabe que, como ya se sabe, significa “entrega a Dios o sumisión a su voluntad”. Pero el Islam no es solamente una religión, ya que se define a sí mismo como una ideología que aglutina sociedad, política y religión, basada en el Corán. Es, por tanto, un proyecto sociopolítico basado en la religión que intenta organizar la sociedad musulmana con un sin fin de reglas sociales tarea, por otra parte, a la que se dedicó Mahoma durante 10 años (622 al 632).
Dicha tarea y la de expandir el máximo el Islam, son las prioridades de todo gobierno musulmán. Hay que islamizarlo todo: escuelas, periódicos, televisión, etc. Esta islamización incluye, como es notorio y palmario, la brutal marginación y desprecio de la mujer.

A pesar de que el Islam tuvo un potencial creativo en aquellos siglos al Occidente cristiano, hoy día el panorama cultural e intelectual del mundo árabe-musulmán es desolador: su superioridad sólo se manifiesta en la producción de materias primas (petróleo fundamentalmente) que, en vez de generar riqueza para los pueblos, lo único que ha creado son unas corruptas monarquías feudales y unos regímenes dictatoriales, que amasan ingentes fortunas por la explotación de esos recursos, mientras las masas empobrecidas y desesperadas, son aprovechadas para lanzarlas como turbinas contra Occidente el cual, según los pseudointelectuales de izquierda, algún que otro tardomarxista y los defensores de la causa árabe, es el culpable de todos los males del mundo en general, y los del mundo árabe-musulmán en particular. Conviene recordar que a pesar de la inmensa riqueza generada por el petróleo, el 60% de la población musulmana inferior a 20 años está desocupada.

No obstante, para muchos fundamentalistas, los problemas actuales del mundo árabe-musulmán son debidos a la pérdida de la fe en el Islam: el atraso y la pobreza son un exponente de ello. Los pobrecitos y míseros jeques, príncipes, monarcas, emires, dictadores, dinastías, líderes árabes, etc, no tienen culpa de nada. Hay que recuperar la fe para volver al paraíso perdido. No importa que estos personajes sean inmensamente ricos.

De ese empobrecimiento y desesperación de las masas, se aprovechan los de la internacional de la mentira, del rencor, del odio, del resentimiento, de la venganza, de la furia y de la inquina para justificar todo tipo de reivindicaciones del pueblo musulmán, incluidas las religiosas.
Recordemos que el inefable e ínclito Santiago Carrillo defendió por televisión el acercamiento ¡¡entre el Islam y el comunismo!! con motivo de que los colectivos musulmanes pudieran utilizar la catedral de Córdoba como mezquita.

Si bien es cierto que dentro del mundo islámico hay diversas tendencias, incluso antagónicas, sin embargo existen preceptos y dogmas inmutables. A saber:

Primero..- La imposibilidad de que un musulmán pueda cambiar de religión.

Segundo..- La imposibilidad de que existan sindicatos para la defensa de los trabajadores.

Tercero..- La imposibilidad de que una mujer musulmana pueda contraer matrimonio con un no musulmán.


Aparte de todo esto, existen otros aspectos monstruosos como la pena de muerte por apostasía o la aceptación de los castigos corporales. Y por si fuera poco, también se contemplan tres desigualdades intocables: la superioridad del musulmán sobre el no musulmán; la superioridad del hombre sobre la mujer y la superioridad del amo sobre el esclavo.

Además de esta situación de miseria y pobreza, el pueblo musulmán se encuentra despreciado por los gobernantes antes mencionados que manipulan a los habitantes apelando al fanatismo, con lo que se consigue llenar más el depósito con el combustible del odio. A dichos gobernantes les interesa que el pueblo siga sumido en la ignorancia y el fanatismo.

En Iraq, país que sólo en teoría es laico, se creyó que el eclipse de Luna del 2.004 se produjo porque Alá estaba enfadado.

Una de las preocupaciones de estos gobiernos, si es que se les puede llamar así, es la creación de “madrazas” o escuelas coránicas, con la intención de adoctrinar, preparar y desarrollar fanáticos. A tal fin dedican verdaderas fortunas, que mejor se emplearían en proporcionar cultura, educación, etc, a la población.

Otro asunto del que casi nadie habla, es el de la penetración del Islam en el mundo Occidental en general y en España en particular. En el último libro de Oriana Fallaci intitulado "La fuerza de la razón", se puede leer lo siguiente:

“Hoy, el barrio del Albaicin es, en todos los sentidos de la palabra, un Estado dentro del Estado. Un feudo islámico que vive con sus leyes e instituciones. Su hospital. Su matadero. Su periódico, “La hora del Islam”. Sus casas, sus bibliotecas, sus escuelas (que enseñan exclusivamente a aprender de memoria El Corán). Sus tiendas, mercados, talleres de artesanía y bancos. E, incluso, su divisa, puesto que allí se compra y se vende con moneda de oro y plata acuñadas sobre el modelo del “dirham” usado en tiempos de Boabdil, el señor de la antigua Granada. (Estas monedas son acuñadas en una ceca de la calle de San Gregorio que, por las conocidas razones de “orden público”, el Ministerio español de Hacienda finge ignorar”.

El diario "El Mundo" publicó no hace mucho las fotografías de dicha moneda con el nombre traducido de “dinar”. Sobre esta “divisa”, el presidente en España de la Comunidad Islámica (¿existe su homólogo cristiano en algún país musulmán?) y director de la mezquita de Granada, Sidi Ruíz, dice que este sistema monetario es más fiable que el que sostiene al dólar o al euro, monedas estas que “acabarán por desaparecer por no estar respaldadas por depósitos de riqueza reales”.

¿Por qué no pregunta este pintoresco personaje a los jeques y demás dictaduras islámicas si el petróleo es una riqueza real o irreal? También les puede preguntar por qué amasan sus fortunas en dólares y no en dinares granadinos.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, se podría preguntar al Ministerio de Hacienda por qué autoriza la acuñación de tal moneda.

Aunque nosotros hayamos olvidado que Tarik, en el año 711, desembarcó en Gibraltar (llamado así en honor de este militar musulmán Gib Al Tarik, la roca de Tarik), ellos no lo han olvidado.

Lo ha demostrado Ben Laden: “No consentiré que ningún musulmán vuelva a sufrir la humillación del Al Andalus”.

Por: Luis David Bernaldo de Quirós Arias, columnista y analista político.
Diario de América



¿Cuando serán capaces de reconocer la verdadera intención de los musulmanes, Zapatero, Moratinos, progresistas, comunistas, y toda la ralea de mandamases [que no solo promueven el Islam, también lo subvencionan con dinero de nuestros impuestos], de que la islamización de España es incuestionable, y actuar en consecuencia?.
Cuando se van a enterar que los musulmanes pretenden una sola cosa: el restablecimiento del califato, la reislamización del mundo árabe y, finalmente, la conversión del decadente mundo occidental al Islam.

.

4 comentarios:

  1. Respecto a tu última pregunta te digo que se darán cuenta cuando ya sean conversos musulmanes, porque en ese momento seguirán en sus puestos de privilegio, serán musulmanes porque eso les permitirá estar en el poder y entonces serán más papistas que el papa.La dejación de funciones que hacen es notoriamente perceptible, dejan que las cosas sucedan y ese paso ya está dado, luego viene el siguiente y el otro..y así... Hasta el final.
    Creo, y no lo digo en broma, que la gente que estamos viendo lo que llega tenemos una función vital de movilización de esta sociedad amorfa que se deja llevar de esos ineptos políticos que tiene con tal de seguir teniendo las comodidades que ahora disfruta importándoles nada el concepto de libertad. A las mujeres les llegan tiempos duros. Nos va quedando menos para comprobarlo. En Granada te aseguro que el tema musulmán es un tema muy, muy serio y te lo dice alguien que conoce cerca el asunto, no sólo la capital, en los pueblos las cosas se ponen espesas. Se están abriendo mezquitas sin que en el islam permitan ni de broma abrir una iglesia, sinagoga o templo budista, por poner caso en ningún país de su dominio. En la Puebla de D. Fadrique, Granada, pero en el límite con Murcia y Albacete, en medio de una finca que he podido visitar, enorme, se inauguró con dinero de los Emiratos Árabes, inauguración a la que asistí por medio de un amigo interesado,y que inauguró el presidente o quizá Jeque de esos emiratos, decía que se inauguró un centro de interpretación islámico, un centro de relax, de estudios islámicos y un foco de conversiones, que estando perdido,y sin que aparentemente sea noticia,es un punto de reuniones de musulmanes de todo el mundo, generalmente de alto poder adquisitivo, aunque dan becas. Supongo que la policía tendrá control de eso, pero si no es así, como, por otro lado podría ser, no quiero ni pensar todo lo que potencialmente genera ese centro.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Iojanan, creo que nuestra función vital esta llegando a su fín, todo lo que sucede huele muy mal, huele a trampa , huele a planificación, huele a tomadura de pelo, y ante esta situación y sin el apoyo de los ciudadanos [que nos ven más como unos intolerantes que como ciudadanos preocupadas y que además pasan del tema olímpicamente] poco o nada podemos hacer.

    Por nuestro bien deberíamos ignorar las noticias y dejar de luchar por las causas perdidas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Monmar, soy como un gato, me encrespo contra las adversidades, si no me dejan salir me tiro a los ojos. Ese atajo de ignorantes no podrá contra la razón, son necios, como es necia esta sociedad que los ha uniformado como borregos que son, no es cuestión de dinero sino de clase y educación.
    Me reconforta saber que hay gente como tú, que mira más allá del Gran Hermano, de Los Hombres de Paco, de las Escenas de un Matrimonio, alimento apestoso con el que engordan a esta sociedad que toca fondo y me reconforma ver que personas como tú tiene inteligencia y capacidad personal para dedicar su tiempo a intentar hacer comprender a esa morralla ciega, de movimientos animales, y por tanto, imprevistos, que hay luz detrás de tanta ignorancia.
    No decaigas, porque contigo están muchas personas y esas SI valoran lo que haces y el esfuerzo que dedicas a difundir una verdad que le es incómoda a un gobierno que rezuma miseria. Enhorabuena y adelante..!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo14/1/09

    En Granada la situación es muy preocupante, por la penetración sibilina que les está llevando a instalarse en barrios como el Albaicín, donde se ha adueñado de calles enteras, comercios, proliferan mezquitas y escuelas coránicas. No suelen dar problemas porque saben que en Granada hay una contestación enérgica, especialmente evidente cuando todos los años al llegar el día 2 de enero, fecha en la que se conmemora la Toma de la ciudad por los Reyes Católicos. En la prensa local se enfentran los conversos empeñados en que se suprima la celebración, conscientes del alto valor simbólico de una conmemoración mantendia durante más de 500 años y que tiene en varios escritores locales valientes defensores de la misma.
    Y todo en medio de una miopía política de tirios y troyanos realmente desesperante. Es mucho lo que tenemos en juego en Andalucía, España y Europa.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.