22.4.08

Hamas, la cultura de la muerte

La identidad de Hamas está dada por su aversión a Israel, los judíos y a Occidente



Golda Meir presagió: "podremos hacer la paz con los árabes cuando ellos amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros". Ella sabía de qué hablaba, pues la incitación al odio y la violencia constituye un patrón de Hamas, tangible en el régimen educativo y en los medios de comunicación que controlan, donde repiten mensajes que exaltan el terrorismo.

Con la intención de adoctrinar a adolescentes y niños en la prédica del Islam radical, radio Al Aksa retransmite sermones de imanes que usan versículos del Corán que denigran a los judíos, mezclándolos con distorsiones de situaciones actuales.

Los programas infantiles de televisión exhortan a sacrificar la vida en nombre de Alá, no sólo contra Israel, sino también contra el mundo "infiel", a través de herramientas propias de Occidente como las comiquitas:

Farfur, similar al ratón Mickey, anima a los niños a asentar "los cimientos de un mundo gobernado por islámicos";
Nahoul, afín a la abeja Maya, se convierte en mártir;
Assud, el conejo evocación de Bugs Bunny, promete "terminar con los judíos".

Hamás también cuenta con una fracción juvenil llamada «Al Fatah» —«El Conquistador»— que dispone de un órgano de expresión dirigido a los «jóvenes constructores del futuro».

Hamas confirma que el martirio es parte integral de la política oficial de educación. Por ello, los textos escolares enaltecen la muerte en acciones brutales. El año pasado, la televisión de Hamas mostró a niños de un parvulario de Gaza, en formación militar, portando ametralladoras y jurando convertirse en jihadistas. Publican fotos de bebés disfrazados de suicidas, con cinturones explosivos.

La identidad de Hamas está dada por su aversión a Israel, los judíos y el mundo Occidental; en el desdén a la democracia y al sistema de libertades. Forman las mentes de sus nuevas generaciones en la glorificación de la muerte; así los incapacita para establecer una sociedad equilibrada, donde tendrían una vida mejor.

4 comentarios:

  1. Cuando habla uno de niños tiende a crear un grupo humano a parte del resto. Un infante deja de serlo en el momento de hacerse adulto y comprender plenamente el resultado de sus decisiones y actos. Pero entoces ¿cuándo uno deja de ser niño?. Hay infinidad de personas en este mundo que merecerían la misma protección que se le da de un modo instintivo a la infancia. ¿Somos conscientes de que esos niños no forman un grupo distinto al de sus mayores?. ¿Alguién se dejaría matar por, por ejemplo, un niño de 12 años sólo porque es "inocente"?. Hay que asumir que pasado cierto umbral, hayan dejado de ser niños o no, esos seres humanos ya habrán quedado atrapados. Entonces qué sería adecuado, ¿raptarlos para reeducarlos, encerrar a los familiares y "amigos" que los adoctrinan, aceptar que es un derecho que sean educados así, qué?. Nosotros no entendemos la infancia como lo hacen en el islam lo mismo que éste no hace distingos entre religión y política. Según yo lo veo sus mayores ya han condenado a esos niños de por vida. Ellos son los que los asesinan y abandonan incluso antes de nacer. ¡Que diferentes son nuestras lágrimas de las de los islámicos!. Yo reformularía la frase:"podremos hacer la paz con los árabes cuando ellos dejen de odiar a sus hijos tanto como nos odian a nosotros".

    ResponderEliminar
  2. Magnífico análisis gravedadcuantica. Certero y enfocado desde un lugar muy poco habitual. Lo firmaría ahora mismo y si tú y Monmar lo teneis a bien os lo copio para mi blog. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Para la mentalidad occidental es totalmente incompresible la actitud de madres como Mariam Farhat, una madre que desea la muerte de sus propios hijos y de los hijos de otras. El New York Times la identificaba recientemente como "la madre de tres seguidores de Hamas abatidos por los israelíes".
    El Times añadía lo siguiente:
    "Despidió a uno de sus hijos con un vídeo casero antes de que éste irrumpiera en un asentamiento israelí y matara a cinco personas antes de ser abatido. Más tarde dijo, en una cita muy difundida, que querría haber tenido cien hijos para sacrificarlos de esa manera.
    El verdadero problema es que en nuestro mundo tutelado por los derechos humanos, la democracia y el respeto a las personas, no vemos o no queremos ver la cruenta realidad de lo que se maquina sin disimulos en nuestro entorno, un aspecto crucial para tener éxito en esta cruzada es aleccionar a los niños utilizando todos los medios, en la revista infantil Al-Fateh, rama juvenil de Hamás, podemos leer textos como este:
    Bien, Constantinopla fue conquistada, y la segunda parte de la profecía, es decir la conquista de Roma. Esto quiere decir que el Islam volverá a Europa. El Islam entró en Europa dos veces y se volvió a marchar… Quizás la siguiente conquista, si Alá lo dispone, será mediante la predicación y la ideología.
    La conquista necesariamente no tiene que ser por la espada… Quizás conquistaremos estas tierras sin ejércitos.
    Queremos un ejército de predicadores y profesores que presentarán el Islam en todas las lenguas y en todos los dialectos… el Islam volverá a Europa y los europeos se convertirán al Islam.
    Van por buen camino, occidente no obstaculiza sus proyectos, todo lo contrario les facilita los medios para llevar a cabo sus malévolas intenciones.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda Monmar, sin duda que la conquista de occidente ya no será vía militar, de hecho, está siendo una conquista en toda regla,aparentemente similar aunque distinta a la del imperio romano que lo fue por inmersión, Roma se diluyó entre los bárbaros,que al fín adoptaron su propia vida y sus propias leyes, con las excepciones lógicas; no es el caso occidental que no se diluye, sencillamente cede el paso con el pretexto de una democracia mal entendida y que como un alien devorará a la criatura. Al tiempo.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.