15.12.08

Camino hacia Europeistán


La retirada de crucifijos en los colegios españoles enfrenta al Ministerio de Educación y el PSOE

La sentencia que obliga a retirar los crucifijos de una escuela de Valladolid ha vuelto a abrir el debate sobre los símbolos religiosos en los colegios.

El Gobierno prepara una nueva ofensiva laicista que equipare el Islam con el Catolicismo

La Junta exige la retirada "inmediata" de los símbolos religiosos en los colegios

La polémica surgida en torno a la sentencia que obliga a retirar los crucifijos de un colegio de Valladolid ha puesto de manifiesto las discrepancias existentes entre el Ministerio de Educación y el PSOE en esta cuestión, tal y como informa La Razón.
Mercedes Cabrera prefiere que sean los centros, juntos con los padres, los que decidan la retirada o no de los símbolos religiosos. Sin embargo, el vicesecretario general de los socialistas, José Blanco, dijo que no deben existir crucifijos en las escuelas.

En este sentido, existen importantes diferencias de criterio entre Educación y la formación política que gobierna en España. De hecho, la propia ministra aseguró que "hay que respetar la autonomía de cada centro para decidir sobre la presencia o retirada de los símbolos religiosos de los colegios públicos, puesto que son los que mejor conocen qué tipo de alumnos tienen y qué piensan los padres".

Esto contrasta con las palabras de José Blanco. El dirigente socialista indicó que "en los colegios públicos, yo comparto la decisión del juez, no debe haber crucifijos. Y se lo dice un creyente". De hecho, animó a todas las administraciones a que hagan lo mismo.

Por su parte, en el Partido Popular no ha habido una opinión unánime ante esta cuestión y no hay ninguna opinión oficial al respecto. En un primer momento, la Junta de Castilla y León anunció que no recurriría la sentencia y luego se desdijo e informó de la posibilidad de recurrir. Igualmente, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aseguró que "respeto la sentencia, pero un crucifijo no ofende a nadie" mientras que el senador Pio García Escudero subrayó que "no veo la necesidad de retirar los crucifijos de una escuela".

El padre que solicitó la retirada de los símbolos religiosos de esta escuela, Fernando Pastor, es además presidente de la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid y se ha quejado del "ambiente de crispación" creado. Pero los otros padres del colegio le critican por llevar a cabo esta iniciativa mientras que permite que su hija actúe de Virgen en la función navideña.

El Gobierno socialista pretende ampliar su ofensiva laicista bajo el disfraz de la "pluralidad" introduciéndolo en un plan de derechos humanos. Su objetivo es crear un "observatorio sobre prácticas religiosas" que equipare el Islam con el Catolicismo eliminando todos los símbolos cristianos.

El Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero pretende continuar con su ofensiva laicista disfrazando su objetivo final bajo un plan de Derechos Humanos, coincidiendo con el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tal y como informa ABC.

La vicepresidenta De la Vega anunció este jueves un programa de 172 medidas conformado por reformas de todo tipo y que esconde entre ellas la modificación de la Ley Orgánica de la Libertad Religiosa, muy citada durante la pasada campaña electoral por el PSOE y con la que amenazó a la Conferencia Episcopal por sus críticas a las políticas laicistas del Ejecutivo.

El objetivo del Gobierno es crear "un observatorio sobre el pluralismo religioso o un estudio completo sobre la gestión pública de la diversidad religiosa en los ámbitos local, autonómico y estatal". Para ello, presentan como una de sus medidas estrella la "formación y enseñanza de los distintos agentes públicos (policías, militares, facultativos, etc) en materia de libertad religiosa", aunque siempre "desde el consenso", como suelen afirmar desde el Ejecutivo.

El pretexto utilizado para esta reforma es la "modernización y actualización" de una ley que data desde 1980 pero que su funcionamiento no había levantado polémicas hasta la ofensiva laicista de Rodríguez Zapatero. Creen que es necesaria esta modificación porque "en la sociedad hay más pluralidad".

"Se trata de que en todos los ámbitos se tenga acceso a otras confesiones religiosas y todos los seres humanos puedan ejercer su derecho". Y para ello apuestan por equiparar la religión católica con la musulmana siendo necesario para ello sacar de la vida pública los símbolos religiosos cristianos, algo que se está haciendo ya con los crucifijos en las escuelas.

Mientras tanto, el popular Federico Trillo ya ha avanzado que su grupo no apoyará esta medida que "es una regresión y manipulación del Gobierno" ya que "confunden acciones válidas, como las exteriores, con intromisiones estremecedoras en las libertades individuales y colectivas".

Trillo indicó que el Gobierno pretende "reducir la religión a un tema asociativo civil para equiparar a las confesiones religiosas con movimientos esotéricos". "No queremos que nadie observe las prácticas religiosas de los españoles". Y para concluir, el popular sentenció que "bajo la capa de la pluralidad, la disolución del hecho religioso, y bajo la capa de laicidad, someter a la Conferencia Episcopal".

Esperemos que el velo como signo religioso también este prohibido en el ámbito publique por todo lo que representa, aislamiento y sumisión de la mujer entre otras muchas cosas.

Libertad Digital)



¿Ha puesto ya su Belén en casa?

VAMOS a suponer que usted es ateo. Eso no quiere decir nada ya que hay muchas clases de ateos, porque se deja de creer, o te educan para que no creas, en relación con un dios concreto o por razones peculiares. Veamos, pues.

En una primera clase están todos aquellos que los que lo son por comodidad o pereza, «me da igual que haya o que no haya Dios». Dan que pensar en términos de ciudadanía, pues si por comodidad no se plantean un problema importante como es el de la naturaleza del Hombre, ¿por qué les va a interesar su convivencia conmigo?

Me contaron que un buen comerciante musulmán se negaba a tratar con un hombre de negocios oficialmente cristiano. Le preguntaron la razón y dijo «porque no va a misa». Sonrisas y «a ti qué te importa...» Y el moro: «si no cumple con su dios, ¿por qué va a cumplir conmigo?». Pero, bueno, te dejan vivir.

Luego están los que sí han pensado y han concluido que no existe ningún dios. Llegan a estar tan contentos con el descubrimiento que el peligro que tienen es que nos den la taba para convencernos, haciéndose misioneros de una religión de un dios que es «no-Dios». Un mero cambio de nombre. Pero, salvo en las ceremonias religiosas, claro está, sus vidas se desarrollan dentro de la cultura en la que se criaron. Quiero decir, en la cultura que les permite manifestarse como ateos, que no son todas.

Mi última clase es la de los que son ateos por el poder o por rencor. Un «misionero» de los anteriores puede predicar su ateísmo dando razones porque participa de una cultura que le permite serlo, expresarlo y vivir.

Pero los de esta última clase no son así: son dictadores que quieren imponer su criterio, por odio o interés, sin siquiera intentar convencer. «Stalin», pensarán, pero los hay más sutiles: suprimen los crucifijos (un hombre pobre condenado por las instituciones), los belenes (un niño pobre amenazado por un dictador que quería seguir en su poltrona) y, sobre todo, el amor al prójimo como a ti mismo.
No ha habido otra religión que lo predique más que la cristiana. El Budismo enseñó introspección y aniquilamiento de la persona, todo en solitario; el Islam, sumisión y conversión o muerte del infiel. No, no ha habido otra más que la cristiana.

Destruyen símbolos, pero eso no importaría: cuatro siglos estuvieron los primeros cristianos sin símbolos públicos y no se extinguieron.
Pero no quieren ser iguales y van a por las creencias, a borrar el límite entre el bien y el mal, a extirpar la conciencia, a que se deje de pensar y se comience a ser sumiso... con ellos.

Y ahora pensarán: «el título está equivocado». Pues no. Lo dicho está dicho para que, incluso si usted es un ateo de las primeras clases, ponga un sencillo belén en su casa en reconocimiento de la cultura que le permite ser como es y no como algunos quieren que sea. Para que le estén agradecidos al nacimiento de un niño que dio origen a una cultura que les permite razonar y, por tanto, ser personas. Si no lo han hecho ya, no dejen pasar ni un día más y pongan su belén. Y cuando lo vean, no sean ni melifluos ni beatos: simplemente, siéntanse partícipes de la Cultura que más ha hecho por el Hombre.

ABC.es
Lunes, 15-12-08

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.