5.5.06

Ceuta y Melilla territorios ocupados

«La prensa marroquí lleva semanas animando a no defender la frontera»

"Consideran que Ceuta y Melilla son territorios ocupados". Y por eso, explica Carla Fibla, corresponsal en el Magreb para la cadena Ser y el diario La Vanguardia, la prensa marroquí lleva semanas publicando editoriales y artículos de opinión en los que animan a las autoridades a la inacción ante la avalancha de inmigrantes subsaharianos hacia la frontera hispano-marroquí.


Sobre las relaciones, precisamente, entre los dos países, esta periodista valenciana ha publicado recientemente 'España-Marruecos desde la orilla sur' (Icaria).

Fibla reconoce que, después de lo que está ocurriendo en la frontera está muy preocupada: "queda mucho por hacer".

¿Cómo está viendo la cobertura que hacen los medios españoles de lo que llega de Marruecos?

En el tema de las relaciones entre España y Marruecos, el problema es que se profundiza muy poco. Es la gran deficiencia que tenemos los periodistas españoles en prensa radio y televisión. Cuando tenemos oportunidad, como ahora, de dar diferentes puntos de vista, no sólo que ha habido avalanchas, es muy raro ver a alguien inmediatamente en Marruecos.
Hay muy poco interés en buscar el origen de las cosas, que es lo que yo he comprobado escribiendo este libro. Cuando hablas con los marroquíes te das cuenta de que les escuchamos muy poco y por eso no acabamos de resolver muchos problemas que podrían estar ya resueltos.

Parece desde aquí que la cobertura informativa de los asaltos a la valla fronteriza acaban precisamente en esa valla, no va más allá...
Hay falta de interés por el prójimo. Lo que hemos visto estos últimos años, yo llevó cuatro años en Marruecos, es que no ha habido un trato de igual a igual. Ahora ha cambiado un poco con la llegada de Zapatero. Es verdad que hay una situación de confianza absoluta, lo que es importante porque se había recurrido a los medios para hacer una guerra absurda que no llevaba a ningún lado.

Aún así no acaba de haber interés por otras cosas: cultura, historia... Pero también le pasa a los marroquíes con otros países del Magreb. Le corresponde al Gobierno cambiar de actitud. Parte del territorio marroquí fue protectorado durante un tiempo y luego ha habido un abandono absoluto.

¿Cómo están informando los medios marroquíes de lo que pasa en la frontera?

En los medios de comunicación marroquíes hay muy poca información, hay sobre todo opinión. Existe una serie de medios oficialista o gubernamentales y otros de partidos políticos. Tampoco hay mucha gente que lea la prensa.

Lo que sí hay es un interés por generar un debate sobre aquellas cosas que se quedan fuera de la discusión diplomática, como la soberanía de Ceuta y Melilla. En este asunto, incluso España rechaza crear una célula de reflexión como planeó Hassan II en los 80.
El gobierno marroquí ha adoptado una actitud muy dirigida para mantener ese optimismo que nos trasladan desde ambos Gobiernos.

Ahora, en el tema de inmigración, la prensa marroquí lleva semanas sacando editoriales y articulos de opinión en los que anima a las autoridades marroquíes que no se esfuercen más en defender una pseudofrontera como la de Ceuta y Melilla porque considera que son territorios ocupados.

¿Animan a la inacción?

Claro, para ellos esos subsaharianos siguen estando en territorio marroquí. Además les viene muy bien que se hable de Ceuta y Melilla para recordar su reivindicación. Aparece en todos los medios internacionales como en la BBC y la CNN esta mañana.

¿Son pocos los periodistas en suelo marroquí? Claro, para ellos esos subsaharianos siguen estando en territorio marroquí. Además les viene muy bien que se hable de Ceuta y Melilla para recordar su reivindicación. Aparece en todos los medios internacionales como en la BBC y la CNN esta mañana.

¿Son pocos los periodistas en suelo marroquí?

No son pocos. Somos más los corresponsales o freelance españoles que los franceses, por ejemplo. Los franceses conocen mucho mejor Marruecos porque han estado más encima. Pero creo que periodistas españoles hay bastantes, somos unos diez medios. Lo que pasa es que hay que plantearse la capacidad de implicarse más allá de las relaciones bilaterales o las visitas de Estado que no aportan nada. Sí ayudan al diálogo, pero llevamos una año y medio y vemos pocos resultados. Queda mucho por hacer.

¿Cómo está viendo la cobertura que hacen los medios españoles de lo que llega de Marruecos?

En el tema de las relaciones entre España y Marruecos, el problema es que se profundiza muy poco. Es la gran deficiencia que tenemos los periodistas españoles en prensa radio y televisión. Cuando tenemos oportunidad, como ahora, de dar diferentes puntos de vista, no sólo que ha habido avalanchas, es muy raro ver a alguien inmediatamente en Marruecos.
Hay muy poco interés en buscar el origen de las cosas, que es lo que yo he comprobado escribiendo este libro. Cuando hablas con los marroquíes te das cuenta de que les escuchamos muy poco y por eso no acabamos de resolver muchos problemas que podrían estar ya resueltos.

Por Carla Fibla, corresponsal en el Magreb para la Ser y La Vanguardia

MEDALLAS PARA MOHAMED

DESDE EL TALANTE DE RODRÍGUEZ Y LA ALTEZA DE D. JUAN CARLOS

El gobierno de su Majestad presidido por Rodríguez condecora el mérito de ser déspota y tiránico sultán moro. Otorga a diestro y siniestro las más altas distinciones al régimen que, con mano firme, impone su férula a las gentes que viven, pasando Algeciras, al otro lado del Estrecho, sean sus súbditos por derecho real o, a la fuerza, como los desamparados saharuis.

Los viajes privados de González, el estadista, y Slim, el magnate, como preámbulo al reciente viaje de Estado, iluminan el rastro de formidables negocios en los que pringar.

Turbios trapicheos de González y Polanco.Sin embargo, sin excluir lo anterior, cabe descubrir la existencia de un proyecto de más amplio calado. El núcleo dirigente del complejo PRISA-PSOE, con González a la cabeza, conoce con precisión lo que a España podría deparar el porvenir, precisamente, por ser ese núcleo el diseñador de un programa de fractura nacional.

Difícilmente puede infundir confianza a las inversiones y estabilidad económica un escenario que no se sabe si mañana seguirá siendo Estado nacional unitario con un injerto autonómico, como hasta ahora o, por el contrario, con tanta “comunidad nacional” y ”relación bilateral amable” que traen las reformas estatutarias alentadas por la “España plural” del PSOE, acabará como sujeto no identificado del derecho internacional.

Amplios sectores del empresariado están acojonados y no hay mejor forma de tranquilizarlos que ponerles ante los ojos una imagen en boga: “deslocalización”. Es opción estratégica de PRISA-PSOE designar a Marruecos como “país objetivo”. Hay que convencer a las altas finanzas y empresariado español de que nadie es profeta en su tierra.

Tanta murga con la Europa ampliada de los 25 y tanto lazo con Iberoamérica y resulta que “El Dorado” se halla cruzando el Estrecho.

Entre otros argumentos, se señala que la presencia española en Marruecos facilitará “nuestra” penetración en el mercado norteamericano, dada la condición privilegiada marroquí de socio preferente de USA. Pero tanta concesión exigirá contrapartida: ceder en la cuestión del Sahara y, por qué no, de Ceuta y Melilla.

Desde el ascenso al gobierno del PRISA-PSOE, tras el 11-M, se sucede de modo incesante una campaña de lavado de cara del régimen magrebí. En sintonía con las “infinitas ansias de paz” y la “alianza de civilizaciones” de Zapatero se nos trata de hacer olvidar las infinitas ansias de gresca y razia del vecino norteafricano.

Las oportunidades y excelencias de un Marruecos amigo, modernizador, aperturista y democrático en no se sabe qué, son ensalzadas día a día por los medios afines a PSOE, tanto en el ámbito empresarial, como en el
conjunto de la sociedad española. Lo demás ya es conocido.


Después de los vítores y honores a la monarquía alaui rendidos por el gobierno de los trenes, ha seguido el viaje de su presidente, Rodríguez,


acompañándose por el Rey Juan Carlos y una nutrida representación empresarial, en visita de Estado a quien gustosamente es calificado por el Borbón como su “hermano pequeño” y a quien los discursos regios han reconocido fraternalmente los más insignes mèritos.

Por nuestra parte, sólo nos cabe ampliar la lísta de méritos que sin duda adornan a Mohamed VI:

Conquistador, frustrado, de Perejil;

Adalid y Gran Timonel de la patera del éxodo juvenil;

Señor ilegítimo, por derecho de conquista, de los saharauis;

Irredentista Sultán y Califa de Ceuta, Melilla, las Chafarinas, Canarias y Al-Andalus;

Protector e Imán, fuera de sus dominios, del Islam radical salazista-wahabi;

Gran Patrón del comercio y el tráfico de las rutas chocolateras y subsaharianas;

Generoso Emir que concede explotaciones en el mar territorial de otros;


Cadí parcial de los derechos civiles de su pueblo...

Secretaría General del PNR

1 comentario:

  1. Anónimo23/5/10

    Ceuta y Melilla, se le conquistaron a los moros arabes (no marroquies, que no existian), tras echarlos a patadas en el culo de una vez de la peninsula iberica mietras que su rey ese gay, boabdil? lloraba como una mujer.

    Ceuta y melilla, se conquistaron para darlos de ostias antes de que crucen a ensuciar, a donde hemos llegado......

    No se lo vamos a dar ni de coña, de todos modos ningun moro o cristiano por supuesto, quiere que ceuta o mellila se transformµe en un basurero, como los ciudades del otro lado o sea las marroquies, o sea que tranquilos los moros reivindicativos, que va a ser que no, faltaria mas.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.