24.7.05

Sajida Mubarak, la patología de una mente islámica

La mujer iraquí que quería ser una terrorista suicida, Sajida Mubarak Atrous al-Rishawi

Cuán fácilmente las palabras salían de su boca. La mujer iraquí que quería ser una terrorista suicida, Sajida Mubarak Atrous al-Rishawi, dijo tan simplemente que ella vio que el salón estaba lleno de mujeres y niños.
A pesar del hecho de que ella sabía que podría matar a niños inocentes, Sajida intentó detonar su chaleco bomba. Sajida dijo: "había un casamiento en el hotel, con niños, mujeres y hombres adentro". Parecía que estaba hablando del tiempo.

Se reportó que Sajida parecía nerviosa en frente de las cámaras. ¿Estaba nerviosa al admitir que ella no tuvo culpa o reflexiones acerca de lo que trató de hacer? ¿Estaba ella excusándose a sí misma echándole la culpa a su marido? "Mi marido lo planeó" dijo.
Ella estaba preparada, haciendo lo que se le había dicho que hiciera. ¿Significa esto que las mujeres musulmanas no tienen una mente propia? Su estricta obediencia a sus maridos, ¿las absuelve de sus pecados?

Las palabras de Sajida Mubarak Atrous al-Rishawi, una musulmana, una mujer y una esposa, demuestra los defectos inherentes del Islam.
La absoluta obediencia al marido invalida el instinto primario de la mujer de proteger a los bebés y los niños de ser heridos.
Esos bebés y niños eran niños musulmanes. Ni siquiera eran los bebés del enemigo. Ellos eran bebés inocentes atrapados en el odio del Islam hacia quienes apoya a alguien o a cualquier cosa que el Islam vea como un peligro. Esta obediencia al Islam, borra el más básico sentido de lo correcto y lo equivocado? Aparentemente, lo hace.

Esta mente anormal es la mente de nuestro enemigo. Es la mente de una mujer que puede ponerse cerca de niños que juegan e intentar volarse a sí mismas y desintegrar sus cuerpos con una bomba con balines. Es la mente de un hombre que puede llevar un auto cargado de explosivos hasta una multitud de niños que están tomando helados con sus padres y matarlos. Los musulmanes dicen que esto debe ser hecho en el nombre de Alá para el avance del Islam.

Hay muchos musulmanes que no pueden comprender cómo una cosa así puede suceder. ¿Cómo pueden unos musulmanes matar a otros musulmanes de una manera tan brutal y sin sentido? Pero aún aquellas mentes islámicas que parecen normales en la superficie, están deformadas.

Como muchos musulmanes jordanos maldicen el nombre de Abu Musab al-Zarqawi, algunos prologan su odio con afirmaciones como: "No estoy avergonzado de lo que este grupo hace al combatir a la ocupación americana en Iraq, pero matar civiles, matar musulmanes aquí en Jordania es vergonzoso.
Ellos continúan diciendo implícitamente que matar a inocentes musulmanes iraquíes es correcto. El secuestro y decapitación de civiles es comprensible, y la masacre de la policía iraquí es justo y razonable, pero... ¿traer esta carnicería a Jordania? Eso no es aceptable. La policía iraquí y los miembros de la Guardia Nacional, ¿son miembros de una "fuerza ocupante"? Son los niños iraquíes que juegan en las calles una "fuerza ocupante"? Aún así, muchos jordanos sienten que no hay nada erróneo en lo que al-Zarqawi estuvo haciendo en Iraq. Allí, él era un héroe.

Las mentes musulmanas están deformadas por el Islam a fin de ignorar lo obvio, aceptar lo inaceptable y creer que lo malo es bueno porque algún mullah o clérigo así les dijo.

Otra clase de mente islámica deformada es aquella que se rehúsa a creer que fueron realmente los musulmanes quienes realizan ataques como este de Amman.
El imam de la mezquita de Maktoum les dijo a sus oyentes que aquellos que llevaron a cabo los ataques en Amman no podían ser musulmanes, no importando ´cómo se llamaran ellos a sí mismos. En las calles, luego del servicio, la mayoría estaba de acuerdo con el imam. No, no eran musulmanes de ningún modo, murmullaban, tienen que ser judíos. Incluso hay una versión errónea que luego fue retractada acerca de cómo la policía jordana escoltó a todos los judíos hasta afuera del hotel justo antes de las explosiones.

Para esos musulmanes, esto fue una prueba de que fueron los judíos. Esos musulmanes creen que, tal como antes del ataque del 9/11, los judíos fueron alertados y ningungo fue a trabajar al World Trade Center. Para los musulmanes, esta fue la prueba de que fueron los judíos los que atacaron América, no los musulmanes.
Por supuesto, ese reporte también fue falso, pero una vez que escuchan algo, los musulmanes nunca aceptan una retractación. Sí - acordaron los asistentes de la mezquita - deben haber sido agentes israelíes y no musulmanes quiente atacaron a su gente, y así, sus afligidas y deformadas mentes fueron aliviadas.

Aún después del ataque al Hilton Hotel en Taba, Egipto, donde prácticamente todas las víctimas fueron israelíes, el General Fouad Allam, ex director de seguridad del estado en Egipto, hizo la afirmación de que el ataque fue "tan sofisticado" que no pudo ser llevado a cabo ningún otro más que agentes israelíes.
El Islam, como siempre, era inocente, proclamó el General Allam.

Esas mentes deformadas son incapaces de aceptar que el Islam es el responsable de las bombas y las masacres.
Siempre poniendo la culpa dondequiera que sea por todos los crímenes y problemas del Islam, los musulmanes aceptan en forma entusiasta cualquier y todas las excusas por los pecados del Islam, no importando cuán ilógicas esas excusas puedan ser.

Si sus mentes deformadas no pueden aceptar el hecho de que su "religión de paz" es culpable, la culpa se dirige hacia los judíos, o justificado clamando que el Islam fue el primero en ser atacado.

Dentro del Islam, el asesinato de musulmanes en otros países no es un crimen si esos musulmanes se comportan de manera "no islámica". Si el gobierno de ese país tiene contacto de cualquier clase con Occidente, es considerado "no islámico". Solamente matar musulmanes en su propio país es un crimen.
Esos musulmanes se convencen a sí mismos que sus compañeros musulmanes no harían semejante cosa, así que apuntan sus dedos acusadores hacia Israel. Esos deformados musulmanes creen que el Islam siempre es inocente. No importa cuán obvia sea la evidencia que muestra lo contrario, el Islam es inocente. Debe ser así. Tiene que ser así. Sus retorcidas mentes islámicas no pueden aceptar nada menos que eso.

Tristemente, esto es lo que ocurre a la mente humana cuando es distorsionada y corrompida a fin de aceptar lo irrazonable. La mente musulmana es distorsionada temprano en la vida y mientras haya esperanzas de que pueda recomponerse, aquellos que se recobran deben estar dispuestos a abandonar amigos y familiares porque ellos ya jamás serán bienvenidos.

Los que tienen suerte escapan a la locura, y para ellos es como nacer de nuevo. Sus mentes ahora despejadas de las enloquecedoras nubes oscuras del Islam, intentan comenzar una nueva vida lejos del Islam. Ellos deben mudarse lejos del Islam - muy lejos - porque el Islam los cazará, y si ellos se rehúsan a distorsionar de nuevo sus mentes a fin de ajustarse al Islam, serán asesinados.

Solamente en el Islam la mente anormal es aceptada y la mente normal es asesinada.

Por Barbara J. Stock - Galaxio.com