14.5.06

La espada del profeta


"Porque no estamos luchando cuerpo a cuerpo, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes." (Efesios 6:12)

Parece ser que la idea preponderante de aquellos que se hallan en las altas esferas de nuestros gobiernos, es que la religión Islámica puede separarse del terrorismo Islámico.

Esta idea ignora por completo la historia del Islam y su guerra con el Cristianismo tanto en Oriente como en Occidente. Asume que las declaraciones políticas hechas por los jefes de estado en las naciones Islámicas reflejan los sentimientos del pueblo de esa nación.

Asume que la religión es un asunto "desapasionado" en el mundo Islámico, de la misma manera que se ha vuelto un asunto "desapasionado" en el mundo Occidental.
Asume que la mayor parte de Musulmanes ven a los terroristas como "herejes" de la fe Islámica verdadera.


Supone que los Musulmanes "Occidentalizados" han reflexionado profundamente en la verdadera fe Islámica. Todas estas suposiciones en última instancia, revelarán ser falsas, pero solo después que hayamos pagado un tremendo precio.

Recomiendo a mis lectores el libro de Serge Trifkovic "La Espada del Profeta". Se ha hecho referencia a este libro como "La Guía Políticamente Incorrecta hacia el Islam." Examina la historia, teología e impacto del Islam en el mundo.
Si creen ustedes que el Islam tradicional histórico y ortodoxo ha sido mal representado por Osama Bin Laden, necesitan leer este libro.

Creo que esta cita de la contraportada del libro describe la situación en que nos enfrentamos aquí en los Estados Unidos.
"Escuchamos decir: 'El 11 de Septiembre cambió América para siempre.' Con menos frecuencia oímos una explicación coherente de qué es lo que exactamente cambió. Lo que cambió, de hecho, fue que por primera vez en la historia Americana hemos sido forzados a confrontar la militancia Islámica tal y como ellos han arremetido contra el resto el mundo por casi 14 siglos."


Contrariamente a la idea que a menudo se presenta de la fe Islámica Osama Bin Laden, es representativa de la mayor parte del mundo Musulmán.

Pensar que Bin Laden solo representa una pequeña minoría dentro de las naciones Islámicas ignora buena parte de la evidencia del contrario. Las encuestas indican que un gran porcentaje de personas en Arabia Saudita y Pakistán apoya a Bin Laden.

Numerosas mezquitas en países Islámicos exhiben la foto de Bin Laden como héroe de la fe. Desde los eventos del 11 de Septiembre el nombre Osama ha conseguido un status favorable entre los nombres para los varones recién nacidos en los estados Musulmanes. Todo esto es un indicativo de la perspectiva que la mayor parte de Musulmanes tienen, excepto aquellos que se han Occidentalizado, de los terroristas Islámicos.

Ellos no son vistos - por parte de la mayoría - como una aberración de la fe, sino como fieles seguidores del Corán. Esto se hará bastante obvio con el curso del tiempo.

La historia del Islam, comenzando con Mahoma, revela que se ha diseminado principalmente, aunque no exclusivamente, por medio de la espada. Ignorar esta verdad es ponernos en peligro en el mundo Occidental.

El concepto de la "Jihad" se halla profundamente engranado en la cosmovisión Islámica. Son portadores de un mandamiento por parte de Alá de poner al mundo sumiso ante Él, sea por la persuasión o por coerción.

Las exhortaciones del Corán para los creyentes de aniquilar a los infieles, confiscar su tierra y su propiedad, tomar sus mujeres y esclavizar a sus hijos son bastante explícitas (Corán 5:33; 9:5).

Trifkovic hace este comentario: "El Islam no debiese ser culpado por lo que es, ni debiesen sus partidarios ser condenados por mantener sus tradiciones. No debiésemos odiarlo ni prohibirlo. Sin embargo, debiésemos culparnos nosotros mismos por
negarnos a reconocer los hechos del caso y de no hacer una evaluación de nuestras opciones.

La gente no tomó en serio a Mein Kampf, para su propio riesgo."
Mientras nosotros, en el Occidente "Cristianizado," nos hemos secularizado y alejado de nuestras raíces, el mundo Islámico está viendo un renacer de la fe. Están rechazando los intentos del mundo Occidental de secularizarles y están regresando a las enseñanzas del Corán.

Los así llamados "Musulmanes militantes radicales" son en realidad aquellos que están tomando su fe con pasión y con seriedad. Es interesante, pero esto ha sido una causa de atractivo para algunos occidentales.

Ha habido una ola de conversiones al Islam en el mundo Occidental desde el 11 de Septiembre, especialmente entre los jóvenes blancos adinerados. El hecho de que Bin Laden y otros como él están dedicados a una causa más grande en la vida que visitar el centro comercial, comprar un coche nuevo y mirar televisión soporífera, parece tener una atracción.

La decadencia del Cristianismo en Occidente ha dejado un vacío que el Islam ha estado más que dispuesto a llenar. Esto nos recuerda lo que ocurrió en los años 1960's, con el surgimiento del Marxismo en nuestras universidades.

Como conclusión, permítanme citar de la introducción de “La Espada del Profeta”.
"La tragedia del 11 de Septiembre del 2001 y sus secuelas han mostrado, una vez más, que las creencias tienen consecuencias; es imposible negar la posición central del Islam en los ataques. Sin embargo, nuestros especiañistas de opinión, inflexibles en sus suposiciones ideológicas seculares y liberales, lo niegan.

Ellos no toman la religión seriamente. En lugar de considerar el complejo problema de la relación entre el Islam, occidente y el resto, nos aseguran que no existen problemas 'religiosos'...

Sus afirmaciones sobre la supuesta distinción entre el 'verdadero Islam' y sus violentas aberraciones eran rudimentariamente ideológicas, basadas en su simple convicción de que todas las creencias - teniendo iguales privilegios legales - deben, en algún sentido, ser igualmente buenas, 'verdaderas' y, por lo tanto, capaces de elogiarse las unas a las otras en el espíritu de la tolerancia.

Tales afirmaciones no pueden cambiar la realidad. Existe un problema. El Islam no es solamente una doctrina religiosa; es también una perspectiva auto-contenida del mundo, y
una manera de vivir que afirma la alianza esencial de todos aquellos que se llaman a sí mismos "Musulmanes."

Por Don Walker

No hay comentarios: