7.10.06

Los islamistas de "Justicia y Espiritualidad" en busca del Al Ándalus perdido.

El multiculturalismo sobre todo musulmán aumenta en España a un ritmo tan frenético, que los partidos políticos marroquíes legalizados, o no, hacen acto de presencia en nuestro país, con el fin de recaudar adeptos a sus filas, tal es el caso de “Justicia y Espiritualidad” en Murcia.

De seguir aumentando la inmigración a semejante ritmo, en vez de convivir en una Europa multicultural, nos veremos inmersos y obligados a aceptar las leyes y la forma de vida de los musulmanes con todas las desventajas que representa en cuanto a la libertad y la democracia.

Ya somos muchos los que hemos dejado de pensar que es una mera casualidad la entrada de ilegales que se esta originando cotidianamente, ante una Europa impotente y rendida, sobre todo teniendo en cuenta que no buscan una plena integración, y no admiten nuestra forma de vida, lo que conlleva a solicitar continuas reivindicaciones como la construcción de mezquitas, cuando en sus países esta prohibido la construcción de iglesias.

Por si fuera poco tienen la idea preconcebida de instalar sus propias leyes la Shariah, dentro de Europa, la prueba de esta realidad la percatamos sobre todo cuando oímos alarmados como tienen la desfachatez de pedir que se acepte la “poligamia”, muy preocupante esta ultima exigencia teniendo en cuenta que en algunos de sus propios países como Túnez y Turquía esta totalmente prohibida por sus gobiernos, que no permiten poseer mas de una esposa.

Todo esto nos lleva a desconfiar de sus buenas intenciones y prepararnos para un futuro muy diferente “una Europa musulmana” una España sin fronteras adherida a Marruecos, Ceuta, Melilla, Granada y Canarias las pioneras.

Nuestro futuro solo tiene un camino, y para prepararnos lo mejor es aprender el árabe, convertirnos al Islam y olvidar nuestra propia identidad, un futuro poco halagüeño, después de saborear la libertad la democracia y el respeto por el ser humano.



Los islamistas de Justicia y Espiritualidad quieren poner pie en España, y buscan apoyos.


El movimiento islamista marroquí Justicia y Espiritualidad, de gran implantación en Marruecos pero que no goza de estatus o reconocimiento alguno dentro del régimen político marroquí, está buscando apoyos en España, según medios de prensa españoles, citados por el semanario marroquí Al Masaa.

Según esta fuente, Justicia y Espiritualidad puede que esté buscando un terreno allí como una primera etapa para recuperar el Al Ándalus perdido.

El grupo islámico habría nombrado a su portavoz en Murcia, llamado Said Mehdi, residente en Cartagena, colocándole en la presidencia de la Federación Islámica de Murcia, tras una intervención personal de Mohamed Abbadi, miembro del consejo de predicación del grupo, cuyo nombre ha cobrado mucha más fama que el fundador Abdeslam Yasin a raíz de los últimos enfrentamiento de Justicia y Espiritualidad con el Estado.

El grupo islámico representado por Abbadi ,que realizó hace unos meses una visita a varias ciudades españolas, como Barcelona, Madrid, Murcia, Valencia, y las Islas Baleares, ofreció un generoso apoyo financiero y político para que consiga la presidencia de la citada asociación, eliminando así a sus rivales, según las citadas fuentes.

Sin embargo, un conflicto entre el ayuntamiento de Murcia y Said Mehdi quizás le impidan acceder a la presidencia de la Federación Islámica de Murcia. Mehdi acusó a dos policías de pegarle.

Las autoridades españolas en Murcia temen que el grupo logre la captación de cerca de 50 mil musulmanes residentes en Murcia, y en segundo lugar, intentar «unificar a los musulmanes» contra el Estado.

Dichas fuentes afirman que la manifestación organizada frente a la embajada marroquí en Madrid el 3 del pasado julio, en la que participaron más de 800 personas, incluyó un gran número de los seguidores de Justicia y Espiritualidad que coreaban «no a la represión contra Justicia y Espiritualidad».

El presidente de la Junta Islámica en Cataluña, Mansur Abdeslam Escudero, un español que se convirtió al islam desde hace 20 años, pidió el mes pasado una licencia para que Justicia y Espiritualidad forme un partido político, durante una gira de Nadia Yasin (en la foto superior) a España y a algunos países europeos.

La existencia de Justicia y Espiritualidad en territorio español fue debatida tras los atentados del 11-M.
A partir de entonces, las autoridades españolas vienen temiendo la posibilidad de extensión del poder del grupo en España.

En Marruecos el islamismo como fenómeno político de envergadura toma cuerpo.
En una reciente encuesta publicada por una institución norteamericana, el Instituto Republicano Internacional (IRI) de Washington, cercana al partido republicano, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), que participa en la vida política del país a diferencia del movimiento Justicia y Espiritualidad, lograría la mayoría absoluta en las elecciones generales que se celebrarán en el próximo año 2007, sobrepasando un 45% de los votos totales.

La entrada de los islamistas en el gobierno es una de las grandes incógnitas que genera la vida política marroquí y de su ensamble exitoso o no en el régimen político imperante dependerá parcialmente la viabilidad del mismo y su evolución futura.

(Información redactada parcialmente con artículo publicado en el diario Al Masaa, traducido por Boletín de Prensa Magrebí. (24/09/06)

Justicia y Espiritualidad se prepara para el 2006 desde Cartagena. Las autoridades españolas preocupadas por la captación de 50 mil musulmanes de Murcia por parte del grupo
de Abdeslam Yasin.

Los españoles, o algunos por los menos, comparten estos días con los marroquíes una parte de sus preocupaciones. Les han llegado las noticias sobre la profecía del 2006 difundida últimamente entre los miembros de Justicia y Espiritualidad. Aunque no falta mucho para que acabe este año, parece que algunos españoles acabaron por creérsela.

Los periodistas españoles dicen que Justicia y Espiritualidad, «el partido político que trabaja al margen de la ley y quiere elevar el nivel de vida de la gente al nivel del de países europeos», puede que esté buscando un terreno allí como una primera etapa para recuperar el Al Ándalus perdido.

Según dichas fuentes, el grupo islámico nombró a su portavoz en Murcia, llamado Said Mehdi, residente en Cartagena, colocándole en la presidencia de la Federación Islámica de Murcia, tras una intervención personal de Mohamed Abbadi, miembro del consejo de predicación del grupo, cuyo nombre ha cobrado mucha más fama que el fundador Abdeslam Yasin a raíz de los últimos enfrentamiento de Justicia y Espiritualidad con el Estado.

El grupo islámico representado por Abbadi que realizó hace unos meses una visita a varias ciudades españolas, como Barcelona, Madrid, Murcia, Valencia, y las Islas Baleares, ofreció un generoso apoyo financiero y político para que consiga la presidencia de la citada asociación, eliminando así a sus rivales, según las citadas fuentes.

Sin embargo, un conflicto entre el ayuntamiento de Murcia y Said Mehdi quizás le impidan accederse con la presidencia de la Federación Islámica de Murcia. A raíz de esto, Mehdi acusó a dos policías de pegarle.
Las autoridades españolas en Murcia, según las citadas fuentes, temen que el grupo logre, en primer lugar, la captación de cerca de 50 mil musulmanes residentes en Murcia, y en segundo lugar, intentar «unificar a los musulmanes» contra el Estado.

Dichas fuentes afirman que la manifestación organizada frente a la embajada marroquí en Madrid el 3 del pasado julio, en la que participaron más de 800 personas, incluyó un gran número de los seguidores de Justicia y Espiritualidad que coreaban «no a la represión contra Justicia y Espiritualidad».
El presidente de la Junta Islámica en Cataluña, Mansur Abdeslam Escudero, un español que se convirtió al islam desde hace 20 años, pidió el mes pasado una licencia para que Justicia y Espiritualidad forme un partido político, durante una gira de Nadia Yasin a España y a algunos países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.