10.12.07

Para ser políticamente correcto, hace falta ser etnomasoquista



Entrevista a Guillaume Faye:"Para ser políticamente correcto, es necesario ser etnomasoquista"
Français d'abord entrevista al escritor y periodista Guillaume Faye, el escritor en sus respuestas concluyentes analiza la situación europea y lanza nuevos dardos ideológicos que corren el peligro de hacer diana en todos los intentos.

—Français d'abord: ¿Podría darnos una definición de lo políticamente correcto y explicar como funciona?

—Guillaume Faye: Lo "políticamente correcto" es, antes de nada, una censura social del pensamiento y del lenguaje impuesto en los Estados Unidos por los medios liberal-radicales, los grupos feministas, homosexuales, y por ciertas minorías étnicas, con el fin de paralizar la expresión de la derecha republicana.
Pero en Francia, lo "políticamente correcto", adquiere un perfil más severo que en los Estados Unidos, es una vieja historia. Lleva al ostracismo a los que no siguen la línea y los discursos oficiales de la ideología hegemónica.
En la universidad de los años 60 y 70, el antimarxismo era políticamente incorrecto y sus detractores diabolizados como "fascistas".
Lo políticamente correcto es la condición sine qua non para acceder a los grandes medios de comunicación y no ser socialmente satanizado. Es lo "políticamente chip".
Decid "jóvenes salvajes" en lugar de magrebíes amotinados.
Hablad de incidentes y no de "razzia".
Evocad los "efectos colaterales" de las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Serbia, pero evitad sobre todo el tema incorrecto de los bombardeos de los barrios del norte de Belgrado. Decid "fractura social" en vez de "pauperización" y, sobre todo, esforzaos, si queréis ser admitidos a cenar en la planta baja de Casa Lipp, Boulevard Saint Germain, de dejar entender que detestáis a los "franchutes".

Para ser políticamente correcto, hace falta ser etnomasoquista, es indispensable.

—¿Cuál es entonces el lugar de los que tienen cosas que decir y verdaderas preguntas que hacer?

—Sobre todo no es necesario que se autocensuren y edulcoren sus discursos. Para forzar la barrera de lo políticamente correcto yo preconizo el pensamiento radical; es decir, el pensamiento verdadero y afirmativo, del que hablaba Nietzsche en su "Como se filosofa a martillazos".
Frente al sistema es necesario aparecer como un verdadero enemigo, y no como un falso amigo. Como ha escrito Solzhenitsin, sólo siendo radical el discurso disidente podrá desafiar la censura y alcanzar el oído del pueblo.

—¿Por qué la extrema izquierda no representa una alternativa?

—Porque sus ideas y sus hombres, los del trotskismo internacionalista y cosmopolita, están ya en el poder. Porque su discurso social está obsoleto y recentrado sobre la inmigración y la xenofobia, sin tener en cuenta la defensa y la protección del verdadero pueblo francés.

—¿Qué es lo que le permite afirmar que el librecambismo caerá en breve?

—Mis posiciones son las de Maurice Allais, premio Nobel de economía. El mundialismo librecambista no es viable a medio plazo pues descuida las diferencias de factores de producción entre las distintas zonas y suprime las regulaciones económicas. Es un semi-remolque con el conductor dormido. Ahora bien, en una autopista, una cosa es segura: siempre hay una curva en alguna parte.
Para ser breve, yo soy favorable a la teoría de la autarquía de los grandes espacios: un espacio europeo de economía de mercado, sin fiscalismo ni estatismo, pero operando contingentemente sobre las importaciones exteriores, sobre todos los flujos, ya sean financieros, materiales o humanos.

—Usted ha puesto en evidencia los peligros del ascenso del integrismo religioso, ¿no cree que pueda existir una forma moderada de Islam?

—No, el Islam laico y moderado no existe. El Islam es una civilización teocrática donde la fe se confunde con la ley. Cuando el Islam es mayoritario sobre un territorio, los cristianos y los judíos tienen un estatus de inferioridad. El Islam no conoce ni la tolerancia, ni la reciprocidad, ni la caridad hacia el no musulmán, excluida la umma (comunidad de creyentes del Islam). A este respecto la ingenuidad de los políticos y de los prelados es anestesiante.

—Para usted, la inmigración no es una invasión, sino una colonización poblacional. ¿No estamos ante una diferencia puramente semántica?


—Francia, en su historia, ha sufrido invasiones totales o parciales por parte de alemanes, ingleses, rusos, etc. Sin embargo, ha seguido siendo ella misma. Una invasión tiene carácter militar y la suerte de las armas puede cambiar.

La inmigración actual es una colonización poblacional, con frecuencia consciente y vivida como una revancha contra la civilización europea. Se pretende además definitiva. La colonización de las maternidades, como subrayaba el general Bibeard, es mucho más importante que la de las fronteras porosas.

—Regresemos, si usted quiere, a la política. ¿Cómo explica los ataques que el Frente Nacional viene sufriendo desde hace quince años?


—Como decía Jean Baudrillard en 1997, en Libération, si mi memoria no me engaña (lo que ha servido para ser satanizado por el terrorismo intelectual de sus colegas), "el Frente Nacional es el único partido que hace política, allí donde los otros hacen marketing electoral".

Ahora bien, el sistema detesta a los que hacen política, y a los que tienen ideas o proyectos de sociedad alternativos. Por otro lado, el Frente Nacional se parece a un médico que osa decir a su paciente que tiene cáncer y que debe hacerse operar.
Es siempre desagradable de entender.

La acusación neutralizadora de "racismo" y "fascismo" (en otro tiempo lanzada contra Raymond Aron, allá por 1968, porque no era estalinista ni marxista) no son ni siquiera presa seria para los que las profieren. Son anatemas para-religiosos, excomulgaciones lanzadas contra todo grupo constituido que conteste los dogmas oficiales de la clase intelo-político-mediática en el poder.

Si le entiendo bien, ¿los partidos del gobierno formarían entonces una suerte de partido único al que podríamos llamar también Frente republicano?

—Vivimos dentro de un régimen totalitario a la occidental, más sutil, pero emparentado con los regímenes soviético o iraní. La mayoría y la oposición oficiales no discuten más que de puntos de doctrina secundarios, pero siguen perteneciendo a la misma ideología, la única autorizada. Difieren algo sobre los medios, pero no sobre los fines.
Dicho "Frente republicano" (que en realidad ha usurpado escandalosamente este bello vocablo romano de res publica, igual que el concepto griego de demokratia) incluye varios frentes.

Sobre las opciones generales, están todos de acuerdo. En la actualidad, y empleo para ello personajes de Hergé, el señor Chirac se asemeja al capitán Haddock, el comandante ebrio y sin poder a cargo del Karaboudjian que transporta el opio, y el señor Jospin al teniente Allen, que es el verdadero jefe a bordo. ¡Que llegue pronto Tintín!

—El Frente Nacional sería entonces la única novedad política después de 50 años...


—Eso son los historiadores del año 2050 los que lo dirán. Nosotros hemos llegado a un punto en el que, como he tratado de explicar en mi ensayo L'archéofuturisme, hemos vivido una convergencia de catástrofes.

Por primera vez desde el hundimiento del Imperio Romano, nuestra civilización está globalmente amenazada (étnica, demográfica, cultural, ecológica, económicamente...). Es el "caso de urgencia", la Ernstfall de la que hablaba Carl Schmitt.

Vivimos unos tiempos y unas apuestas más cruciales que, por ejemplo, la derrota de 1940. Se trata de salvar un pueblo y una civilización. En este sentido, la misión y la ambición de movimientos como el suyo debe ser de orden histórico más que político. Se trata de "Gran Política" en sentido nietzscheano.


En estos tiempos crepusculares, un movimiento político no puede tener futuro si no se afirma como el único defensor de un proyecto revolucionario, que se reivindica (como fue la genial táctica de Charles de Gaulle en 1940) como el último recurso.

Lo esencial no está en ser una "novedad política", lo esencial es, de verdad, imponerse como una novedad "histórica".

[Entrevista realizada por François Delancourt para Français d'abord. Traducción: Alfonso Jaular Llama]

2 comentarios:

  1. bueno es verdad que los musulmanes estan invadiendo francia, y esto no se debe permitir, pero en parte tambien francia es culpable por que la gente no tiene hijos en ese caso la solucion seria promober la inmigracion latinoamericana, y de chinos que se acoplan mas facil, a las culturas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/8/12

    ¿Es tan necesario y urgente invitar a "nuevos europeos" para que colonicen el continente, mientras esta situación para nada sucede a la inversa?.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.