Seguidores

29.11.08

El calificativo de "islamófobo" aplicado a toda crítica del Islam


De Granada a Bombay

En una reunión auspiciada esta misma semana en Granada por la Comisión Europea, el enviado de la Alianza de Civilizaciones, señor Kattan, nos informó acerca de los logros de dicha Alianza.
Las caricaturas danesas debían ser el acontecimiento crucial de los últimos tiempos, ya que todo se centró en las eficaces respuestas dadas a partir de las mismas a otros intentos de maltrato al islam, como un par de películas, y de la labor, dirigida por el propio Moratinos, de que la educación dé un tratamiento favorable de las religiones, el islam lógicamente en primer plano.

Ante semejante exposición me permití preguntar si para la Alianza no era más importante que una película la situación del profesor Robert Redeker en Francia, condenado a la privación efectiva de libertad ante las amenazas de muerte islamistas por un artículo en Le Figaro y si no preocupaba el antisemitismo -cosa bien distinta de la condena de la política israelí- en los países musulmanes.
Kattan guardó silencio y desapareció luego del congreso. Le hizo el quite, brutalmente, desde la mesa, Armez Maluz, profesor en Beirut, quien dijo que la verdadera preocupación para todos debía ser el odio europeo al islam, y que Europa apoyaba al "Estado judío cuya Constitución era la Tora" (sic). Nadie respondió a semejante barbaridad, ni entre las decenas de asistentes, ni desde la presidencia española del acto.

En los grupos de trabajo, con una mayoría de musulmanes, se vio confirmada la sensación de que existe una patente de corso para toda condena de "Occidente", por rutinaria que sea, y que buen número de intelectuales europeos asumen un masoquismo reverencial.
El tema de la conferencia era el terrorismo, pero es que ni Hamás ni Hezbolá eran organizaciones terroristas para nuestros demócratas islámicos.
En Egipto, el asesinato de Sadat habría sido una simple respuesta a su política represiva y los atentados posteriores, consecuencia de la opresión económica, para nada fruto de organizaciones e ideas terroristas.
Ante pruebas físicas de radical antisemitismo en publicaciones islamistas, ningún participante de país árabe aceptó siquiera mirarlas. No se discute sobre lo propio con el infiel.

Hay que preguntarse entonces si la Alianza de Civilizaciones, versión Moratinos, va más allá de una operación de propaganda, muy costosa además, según acaba de probar el episodio de la decoración pictórica de un edificio en Ginebra, con unos 20 millones de euros gastados con tal de que el nombre de la sala lleve "Alianza de Civilizaciones". El arte no tendrá precio, pero la publicidad sí lo tiene.
Es más, por el discurso del portavoz en Granada, su acción concreta se ajusta a un peligroso síndrome de culpa ya visible en las reacciones ante el 11-M. En vez de centrarse en un análisis de las causas y de los modos del atentado megaterrorista, seguido de una actuación en profundidad respecto de la cultura de la violencia en medios musulmanes, lo políticamente correcto fue descalificar a quien se preguntara por las bases doctrinales del terror.
La acertada pretensión de cerrar el paso a toda deriva hacia la xenofobia y la discriminación religiosa se convirtió así en la condena de toda expresión crítica, aplicándola el calificativo de "islamófoba".
Para cerrar el círculo, nuestro Gobierno aprovechó la ocasión convirtiéndose en paladín de una Alianza -no de un necesario diálogo-, que con el pretexto de acercar a las religiones se dedica a fomentar esa actitud reverencial hacia el islam (de hecho hacia el islamismo), donde no cabe aproximación alguna a la realidad y sí el visto bueno al anti-occidentalismo. Por eso, a Moratinos le sobran los asuntos incómodos, tales como el caso Redeker, el antisemitismo, o la indeseada visita a España de Ayaan Hirshi Ali.

No cuentan ni el avance de las ideas integristas, observable en cualquier visita a librerías islámicas, ni el del mal menor, la propuesta neofundamentalista de Tariq Ramadan para constituir en Europa una "comunidad de destino" musulmana, filtrando cuanto proceda de "Occidente" ("Freud también escribió cosas no falsas").
En el lenguaje islamista, yahiliyya es la ignorancia primordial, la de los mequíes antes de Mahoma y la de los occidentales hoy. El término resulta aplicable a quienes aquí y ahora practican y fomentan la ceguera voluntaria, cerrando el paso a una integración efectiva de los musulmanes y abriéndoselo a quienes promueven la resistencia, bien pacífica, bien mediante el terror.

¿Por qué preocuparse si los atentados de Bombay llevan la marca de fábrica de Lashkar-e Taiba, la organización islamista con referente en Cachemira, emanada del grupo puritano Ahl-e Hadith, cuyos muyahidin siguen literalmente los hadices del Profeta y tienen por lema la yihad hasta el fin propuesta en el versículo 2, 193 del Corán?

ANTONIO ELORZA
El País.

.

8 comentarios :

  1. Vaya gracia, los islamistas desde siempre han sido "CRISTIANOFOBOS" y ahora nos acusan a nostros de ello.

    Pues sintiendolo mucho por ellos pero yo me declaro abiertamente ISLAMOFOBA. Ni ellos ni nadie me va a convercer de la maldad que tiene ese religion hacia las personas que no son como ellos.

    El peor terrorismo es el que esta ejerciendo nsutro gobierno empujandonos a admitir una religion que NO NOS GUSTA, mientras por otra parte no para de criticar la iglesia catolica.

    Esto es una verguenza.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Merci: una vergüenza

    ResponderEliminar
  3. Anónimo30/11/08

    pos bueno si es asi! cuando critiquen a la iglesia o se metan con crucifijos o tambien en exposiciones q hacen algunos llamandolo arte , con imagenes de jesus y de maria en pelotas ect ect ect , entonces nos enfadaremos y nos pondremos de mala ostia!

    vale?

    saludos david

    ResponderEliminar
  4. Anónimo30/11/08

    Un profesor argelino exige al Rey que pida perdón a los musulmanes

    escrito por Alianza de civilimamones, 30.11.2008, 13:41

    POR SU EXPULSIÓN DE AL ANDALUS

    Un profesor argelino exige al Rey que pida perdón a los musulmanes

    Un profesor argelino ha pedido al Rey la identificación y condena de quienes expulsaron a los musulmanes de Al-Andalus, según recoge ABC. También llama a regresar a Andalucía y exige un parte de los ingresos por visitas a mezquitas. Su influencia en la Universidad preocupa al Gobierno.

    (Libertad Digital) Tal y como publica ABC, Jammal Ben Ammar Al-Ahmar reclama desde su página web el regreso de los descendientes de los expulsados de España en el siglo XV al tiempo que exige la condena de los culpables. Autoproclamado descendiente de la dinastía de Bania Al Ahmar, exige en forma de carta al Rey Don Juan Carlos, la recuperación de dicho territorio.

    No obstante, los responsables del Gobierno advierten de un elemento de preocupación adicional: Jamal Ben Ammar adoctrina a diario a estudiantes desde su cátedra de profesor en la Universidad Farahan Abbas de Sétif, en Argelia. También forma parte de las delegaciones culturales del país magrebí en el extranjero.

    Uno de los pretextos habituales de Al Quaida a la hora de amenazar a nuestro país, dice ABC, es la reivindicación de Al-Andalus, además de la presencia de tropas españolas en Afganistán. Ahora, Ben Ammar insta a una "completa investigación legal e histórica de los crímenes de guerra que tuvieron lugar en Andalucía por las cruzadas papales, francesas, inglesas y europeas, cuya víctima fue nuestro miserable pobre pueblo, tras la caída de la regla islámica en Andalucía".

    La carta afirma que "la injusticia infligida sobre el pueblo musulmán de Andalucía que todavía sufre la diáspora en el exilio desde el año 897, según el calendario musulmán, y 1492 después de Cristo. Dicho esto, el profesor insta al monarca español a pedir perdón "en nombre de sus antepasados" y que asuma la "responsabilidad de las consecuencias" que esto acarree.

    Es por ello que el profesor considera necesario "identificar a los criminales, condenarlos retrospectivamente, mientras se identifica y compensa a las víctimas por sus calamidades y se restauran sus títulos". Una especie de investigación de Memoria Histórica a la manera de Garzón, según ABC, que tal y como dice en su carta llevaría a "emitir un decreto que permita a los inmigrantes regresar a sus hogares andaluces, garantizándoles la concesión del pleno de derecho de ciudadanía", y restaurar todas sus propiedades.

    También considera necesario un "buen trato a la comunidad musulmana que vive en España y que siente que su orgullo ha sido desdeñado, tras la inspección de tribunales", algo que se debe aplicar, dice, a los sin papeles, cuyos antepasados fueron expulsados, y a las negociaciones de España con grupos internacionales políticos y religiosos (donde ABC especula con la posibilidad de que se refiera a la Alianza de Civilizaciones).

    También reivindica la independencia de Ceuta y Melilla, y que se pida perdón a los musulmanes. Esto incluye que un tercio de los beneficios por las visitas a mezquitas deben ser destinados a representantes legales de Al-Andalus.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/12/08

    Mientras España gasta millones en conferencias como la Alianza de Civilizaciones, para apoyar a los ultra-fascistas de la sharia, los jueces dedican su tiempo a eliminar todo crucifijo de las escuelas publicas, escuelas donde en un cercano futuro habra una elevada proporcion de niñas con el velo musulman....

    Esta es la realidad de nuestra nueva Europa...ver para creer.

    Cada dia, nuestros periodicos dan coba a oportunistas y charlatanes que insultan a Israel alimentando ese anti-semitismo, cada dia aparecen mas celulas integristas por Europa, y nuestros gobiernos solo saben hablar de tolerancia con el Islam...

    En un lejano futuro (si llegamos a el) los libros de historia tendran un borron vergonzoso, una mancha suicida de la patetica mentalidad europea de finales de siglo XX y comienzo del XXI....o mejor dicho, el siglo de la estupidez...

    como digo, si llegamos a ese lejano futuro.

    Saludos a todos, y felicidades a Mónmar por este inteligente y acertadisimo Blog

    ResponderEliminar
  6. Monmar:
    Copio tu excelente nota en mi blog ''Palestina no existe'',con tu permiso

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4/12/08

    la verdad q esta claro el islam es una religion de odio terror y guerras, violando los derechos humanos, pero desgraciadamente el vaticano: lean lean se pone a la misma altura q estos paises musulmanes

    El posicionamiento contrario a la despenalización de la homosexualidad sitúa al Vaticano frente a los derechos humanos
    h1 Escrito el 02-12-2008 por

    La Confederación Española COLEGAS de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales muestra su estupor ante el posicionamiento del Vaticano en la ONU contra una propuesta de la Unión Europea para despenalizar la homosexualidad en el mundo. Según la representación vaticana en la ONU la aprobación de la despenalización supondría presiones y chantajes a los países que aún se posicionan contra la unión de personas homosexuales.

    “Es completamente inaudito que en pleno s. XXI, la Iglesia Católica se posicione claramente en contra de los derechos humanos. Posicionarse en contra de esta despenalización, dado que aún existen más de 70 países donde las relaciones homosexuales son castigadas con penas de cárcel o incluso en 8 países del mundo con pena de muerte, es de una injusticia manifiesta”, ha declarado, Rafael Salazar, presidente de COLEGAS.

    “Una vez más la Iglesia Católica es capaz de mirar a otra parte o seguir con una venda en los ojos ante una conculcación de derechos fundamentales, incluyendo el asesinato, con la excusa de no dar un paso atrás en su ideología, lo que no tiene nada que ver con el verdadero mensaje del Evangelio o la publicitada caridad cristiana de la que tanto hacen gala”, ha concluido Rafael Salazar

    ResponderEliminar
  8. Alain1/5/09

    La islamofobia es un término carente de sentido. Su invención semántica y su puesta en circulación han sido ideadas por algunos ideólogos como Tarik Ramadán, un islamista muy simpático y moderado a carta cabal como les gusta a nuestros progres de encefalógrama plano, que en su día pidió una moratoria para la lapidación en aquellos países donde se aplica este bárbaro castigo prescrito por la sharia. El citado Tarik es nieto de Hassan Al Bana, el fundador de los célebres Hermanos Musulmanes.

    ¿Qué es una fobia? Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es 1/ una aversión obsesiva a alguien o algo y 2/ un temor irracional compulsivo. Es decir un miedo angustiante e injustificado de una cosa o una situación. Quien padece de agarofobia siente un temor irracional compulsivo, una aversión obsesiva y angustiante a los espacios abiertos. A la inversa, el que padece de claustrofobia se siente obsesivamente angustiado, presa de un temor irracional y por lo tanto injustificado ante el hecho o la sóla idea de estar en un lugar cerrado.

    Ahora bien, la aversión que sentimos muchos ante el islam, ante sus enunciados teóricos y las prácticas que se derivan de estos, están muy lejos de ser irracionales o estar injustificados. Muy por el contrario, la angustia y el temor que nos provoca esa nefasta ideología que consideramos criminal y bárbara están fundados sobre elementos objetivos totalmente observables y justificados por los textos coránicos y los actos de los practicantes estrictos de esa creencia.

    Nunca nadie fue "comunistófobo" o "nazífobo". La aversión a esas ideologías no tiene nada de patológico, o sea nada de injustificado e irracional. Esa repulsión está basada en la experiencia y la observación de esas ideas y de las prácticas consiguientes. Se es antinazi o anticomunista, de la misma manera que otros somos antiislámicos; lo que es un derecho en nuestra democracia (mientras Zapatero y su abuelo no decidan lo contrario en consejo de Ministros).

    No estamos enfermos u obsesionados. Alarmados y vigilantes si, y con sobrados motivos. El antiislámismo no es ninguna enfermedad, pero tampoco es racismo, pues el islam no es una raza ni un pueblo, y diremos que ni siquiera es una religión en el sentido clásico que le damos entre occidentales. Es en realidad un sistema político totalitario basado en un pretexto religioso. Es el equivalente a otras ideologías y sistemas totalitarios, como el nazismo y el comunismo ya citados. Y es por consiguiente totalmente incompatible con el principio de la democracia reivindicado y practicado por las naciones europeas.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.