1.6.09

Lo que se enseña a los niños en las mezquitas

Hicham Kabil, vestido como imán, esta semana en su casa de Lugo

«Soy imán, pero me casaré y tendré hijos porque el Corán nos permite tener familia»

Con 26 años, el guía espiritual de los musulmanes lucenses dedica su vida a la mezquita y a las clases de árabe para niños


Hicham Kabil, de 26 años, enseña el Corán y la palabra del profeta Mahoma a sus fieles de Lugo. «Se dice Mohamed», aclara respetuoso.

Hicham nació en Beni Mellal, una pequeña ciudad del centro de Marruecos, y se formó en un centro islámico. La vida lo trajo a Lugo, donde trabajó como peón de albañil hasta que, hace aproximadamente un año, dejó la construcción y se convirtió en imán de la mezquita de A Milagrosa, una de las 17 de Galicia y la segunda de la provincia lucense, donde Foz cuenta con otro lugar de oración.

-¿Cómo es un día normal en la vida de un guía espiritual musulmán en Lugo?

-Mi trabajo es dedicarme a la mezquita. Cada día tengo cinco rezos y los viernes, nuestro día santo, dirijo la Jomoa , que sería como la misa de los católicos. Acuden cerca de doscientas personas. También rezo por la curación de los enfermos y aconsejo a quien se dirige a mí en la mezquita. A las casas solo voy si hay un día especial y me invitan. Además, los sábados y los domingos por la tarde doy clases a niños, de árabe y de educación islámica.

-¿Cuántos críos acuden?

-Alrededor de 30. Hay niños y hay niñas, mitad y mitad más o menos. Tienen de 6 a 12 años y son hijos de familias marroquíes que viven en Lugo, pero que quieren conservar sus raíces. Lo más importante es enseñarles el idioma árabe. La mayoría lo entienden porque en casa se lo hablan, pero no conocen las letras, no saben leerlo... En la escuela no se lo enseñan y es importante que lo aprendan para cuando vayan a Marruecos.

-Además de la doctrina, ¿qué otros aspectos diferencian a un imán musulmán de un cura católico?

-Yo estoy soltero, todavía no tengo novia, pero algún día me casaré y tendré hijos porque el Corán nos permite tener familia, a diferencia de lo que ocurre con los sacerdotes de la Iglesia católica.

-Sin embargo, las mujeres musulmanas de Lugo no pueden ir a la mezquita...

-En Marruecos las mujeres van a las mezquitas porque estas son grandes y hay espacio para que mujeres y hombres recen por separado. Aquí rezan en sus casas porque la mezquita que tenemos en A Milagrosa es pequeña, no hay sitio y la hora de orar es siempre la misma. En la mezquita las mujeres y los hombres tienen que estar separados, es cuestión de respeto, para que no haya miradas..., pero en casa un hombre puede rezar con su madre, con su mujer, con su hija...

-¿Por qué están obligadas ellas a ponerse velo?

-El islam manda que la mujer lleve velo cuando sale de casa. Es un respeto hacia su belleza, para que no la enseñe fuera, ya que es de su marido. La hiyab [vestimenta que únicamente deja al aire el rostro y las manos] es una especie de límite. Si una mujer tiene necesidad de vivir de su trabajo para sacar adelante a su familia y en el trabajo no le dejan poner el velo, puede prescindir de él. Pero si no se ve necesitada, si su marido tiene un buen trabajo, y en el suyo no le dejan poner el velo, que lo deje y busque otro.

-¿Cómo hacen con las horas de rezo quienes trabajan?

-Hay cinco al día, que van variando según el mes. Ahora son a las 04.50, a las 14.30, a las 18.30, a las 22.00 y a las 23.55 horas. Y cuando llegan, hay que rezar entre cinco y diez minutos. No hay excusas. Lo dicta el Corán.

-¿Está la comunidad musulmana integrada en la ciudad de Lugo?


-Creo que sí, aunque la religión nos obliga a respetar muchas tradiciones. No podemos comer cerdo ni tomar alcohol, tampoco bailar o cantar. Cuando hay fiestas, en A Milagrosa por ejemplo, la religión solo permite llevar a los niños a las atracciones, pero no hacer fiesta.

Lucía Rey
La Voz de Galicia 30/5/2009


Ponga un Imán en su vida que le de clases para bien integrarse en Europa. ¿O las clases son para dejar claro a las mujeres que aunque vivan en Europa no deben olvidar ser sumisas a los hombres y que sus derechos continúan siendo nulos?
Tanto que lucharon las feministas por los derechos de las mujeres, y tan poco tienen que decir con los hábitos de esta cultura retrograda que insolentemente siguen practicando en Europa, con el beneplácito de políticos y gentes que presumen de progresistas, lastima que lo único que contemplamos es retroceso en vez de progreso.


.

7 comentarios:

  1. Anónimo3/6/09

    Hola, me parece que trata los temas de una forma muy superficial. Le recomiendo que investigue, quizás se sorprenda de lo que encuentre.
    Soy mujer, y no soy musulmana.
    El Islam tendrá cosas que no gusten, pero sin duda, ha sido pionero en plocramar los derechos de la mujer. Hace 1400 años nace una religión que defiende el derecho de la mujer al divorcio, a la herencia, a tener un trabajo y un sueldo propio (en el Corán se habla por igual del creyente y de la creyente con los mismos derechos y deberes)... cuando en el resto del mundo el cristianismo y el judaísmo sostenían la creencia de que la mujer era un animal sin alma, propiedad de su marido (la famosa Eva la pecadora y tentadora).
    Con respecto al velo, no sé si se ha fijado, pero lo llevan tanto casadas como solteras (también hay casadas que no lo llevan, conocí a algunas de ellas en Marruecos), y no es más que un símbolo de respeto y que las identifica como creyentes.
    Sin duda es una cultura que pasa por una mala época, y parece que ya se nos olvidó nuestro pasado ligado a los musulmanes (cuando se encontraban en todo su esplendor); es como si no fuéramos capaces de relacionar a unos con los otros... pero son el mismo pueblo.
    Es una religión muy rica que no tiene nada que ver con lo que entedemos por religión en Occidente, es una forma de vida ligada a la creencia en Dios único.
    Desde aquí animo a todos los lectores a investigar un poco, intentar conocer sus costumbres... y a que no se queden en lo superficial (hay demasiada mala propaganda), y si les sigue sin gustar, al menos habrán aprendido algo.
    Un saludo a todos!

    ResponderEliminar
  2. Que bonitas palabras y que discurso tan profundo.
    Un consejo gratuito, viaja a cualquier país de occidente y luego nos explicas... nada mejor que experimentar in situ de la maravillosa libertad que disfrutan las mujeres.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/6/09

    ¿No te has equivocado aqui Monmar al decirle a esta gran defensora de los derechos del Islam que viaje a cualquier pais de OCCIDENTE?
    Lo que esta señora necesita es una temporadita en Arabia Saudí, en Afghanistan, en Iran, bueno y no hace falta ir tan lejos, unos cuantos años en el Marruecos que ella defiende con un buen marido musulman y a ver si luego habla igual de los derechos de la mujer en el Islam.
    ¡Que ignorancia por Dios!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/6/09

    Oh, si! El islam defiende a la mujer y la iglesia católica la discrimina, pero eso sucedía en la edad media y sin embargo el islam se ha quedado ahí, atascado en esa época mientras que los demás hemos evolucionado. Vaya cantidad de simplezas que hay que leer.
    Señora D.

    ResponderEliminar
  5. Si que me he equivocado, como tu bien dices no es necesario ir tan lejos, con unos meses en Marruecos viviendo con la familia de su marido y con las dos o tres esposas seria suficiente para saborear la inmensa libertad que gozan las mujeres musulmanas.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12/6/09

    Anónimo dijo...

    qué mujer tan tonta, ni siquiera ha leido el corán donde dice que la mujer vale la mitad que el hombre o sobre el divorcio musulmán que el marido puede divorciarse de la mujer diciendo "talaq talaq talaq"

    Para que lea la tonta esa:

    Británica en prisión emiratí por estar a solas con el jefe
    Para los sarracenos una mujer no puede estar a solas con un hombre que no sea de su familia o que haya amamantado o sino la latiguean por adúltera o la matan a pedradas. Hay un clérigo que lanzó una fatwa (ordenanza religiosa) que decía que para que las mujeres puedan trabajar en una oficina donde también trabajen hombres la mujer tiene que amamantarlos y ya! solucionado el asunto. Las mujeres no pueden juntarse con los hombres ni en las mezquitas, la segregación de género obliga a los varones sarracenos a hacerse homosexuales y a las mujeres lesbianas. Así que tontita, A LEER!

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.