5.6.09

Obama cita a Andalucía y Córdoba? ejemplo de tolerancia

Temerario guiño de Obama al islamismo: Al Andalus, ejemplo de tolerancia

EL ISLAM TIENE UNA ORGULLOSA TRADICIÓN DE TOLERANCIA.
LO VEMOS EN LA HISTORIA DE ANDALUCÍA Y CÓRDOBA DURANTE LA INQUISICIÓN
H. Obama.
El Cairo a 4 de Junio de 2009.

Mostrando una ignorancia histórica impropia de su cargo, el presidente de EEUU pronunció un discurso en El Cairo destinado exclusivamente a agradar al islamismo. No dudó en mencionar Al Andalus como ejemplo de "libertad religiosa". Consiguió lo que quería: fue aclamado.



# Hamas da la bienvenida a la región a Obama y le invita a visitar Gaza
# Israel advierte de que mantendrá su política de asentamientos en Cisjordania

LD (Agencias) Leire Pajín anticipó un "acontecimiento planetario". Sólo un día después, el presidente de EEUU, Barack Obama pronunció un discurso en El Cairo dirigido a "todos los musulmanes". Obama, en su afán por granjearse la simpatía del mundo islámico, se refirió a Al Andalus como un ejemplo de libertad religiosa. Un ejemplo poco afortunado, ya que la administración estadounidense conoce perfectamente que la islamización de España es una reivindicación permanente del islamismo radical. Además de imprudencia, Obama hizo gala de un desconocimiento oceánico sobre la historia de España. En concreto habló de Andalucía y Córdoba, como si fuesen realidades independientes, y lo mezcló con la Inquisición que, obviamente, no tenía mucha presencia en Al Andalus.

El presidente estadounidense aseguró este jueves que su país "no va a dar la espalda a las aspiraciones legítimas" de los palestinos a tener un Estado propio y prometió que el trabajará "personalmente" en ello con "la paciencia y dedicación" que requiere.

En su esperado mensaje a los musulmanes desde El Cairo, Obama calificó de "situación intolerable" la actual de los palestinos que bajo la "ocupación" han sufrido "humillaciones diarias". Por ello, "Estados Unidos no va a dar la espalda a las aspiraciones legítimas de los palestinos de tener la oportunidad de contar con un Estado propio".

Según el presidente estadounidenses, la solución de dos Estados que vivan "en paz y seguridad", beneficia "a Israel, a los palestinos, a Estados Unidos y a todo el mundo". En este sentido, dijo que "quiero conseguir este resultado personalmente con toda la paciencia y dedicación" que sea necesaria.

Asimismo, Obama reconoció que el pueblo judío también ha sufrido y ha sido "perseguido" e hizo mención especial al Holocausto, asegurando que quien lo niega es "ignorante y está lleno de odio", en una aparente mención al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

Por ello, advirtió de que "los palestinos tienen que acabar con la violencia" porque, dijo "no lleva a ninguna parte". Al hilo de esto, reconoció que Hamás "tiene apoyo" pero también tiene que asumir "responsabilidades" y "reconocer el derecho de Israel a existir".
"Andalucía y Córdoba", ejemplo de "libertad religiosa"

El mandatario estadounidense defendió la necesidad de que exista "libertad religiosa", ya que, según él, es un factor "central" para la convivencia. En este sentido, aseguró que el Islam tiene una tradición de "tolerancia" y puso como ejemplo de ello a Al Andalus.

"Las personas de todos los países deberían ser libres de elegir y vivir su fe", afirmó Obama en su esperado discurso dirigido a los musulmanes de todo el mundo desde El Cairo. "La libertad religiosa es central para la capacidad de las personas de convivir", opinó el presidente estadounidense.

En el caso concreto del Islam, subrayó que "tiene una orgullosa tradición de tolerancia". "Lo vemos en la historia de Andalucía y Córdoba durante la Inquisición", afirmó, para a continuación lamentar que "algunos musulmanes tienen la tendencia de medir su propia fe por su rechazo de la de los demás".

El historiador García de Cortázar critica la "idílica" visión de Al Andalus de Obama

El historiador Fernando García de Cortázar consideró que las declaraciones del presidente de EEUU sobre Al Andalus responden a una "visión idílica" de aquel periodo histórico, subrayando que tanto musulmanes heterodoxos como cristianos y judíos sufrieron "la implacable acción intolerante del Islam".

L D (Europa Press) "Me parece que sus declaraciones obedecen a una visión demasiado idílica de lo que fue el Islam en los siglos del Al Andalus", afirmó en referencia a las afirmaciones de Obama en en las que defendía la "libertad religiosa" y ponía como ejemplo del Islam tolerante a Al Andalus.

García de Cortázar aseveró en este sentido que "el Islam tolerante del que habla Obama no existió más que en breves momentos", apuntando que "aquel no fue ese modelo de fraternidad que a veces describen los historiadores".

"Es claro que el Islam reprimió a grandes figuras propias y ajenas y que tanto musulmanes heterodoxos como cristianos y judíos sufrieron la implacable acción intolerante del Islam", aseveró el historiador García de Cortázar.

Por otro lado, indicó que si bien la Iglesia Católica "en buena medida" secularizó su discurso -"y de ahí la obra de Santo Tomás incorporando la filosofía de Aristóteles"-, este fenómeno de secularización "no se produjo ni en el Islam ni en el mundo judío".

Obama destacó en El Cairo que el Islam "tiene una orgullosa tradición de tolerancia". "Lo vemos en la historia de Andalucía y Córdoba durante la Inquisición", afirmó el presidente de EEUU en un discruso en el que pidió a "los países occidentales que eviten impedir que los musulmanes practiquen su religión".

Florentino Portero desde Libertad Digital analiza el discurso de Obama:

Temerario guiño de Obama al islamismo: Al Andalus, ejemplo de tolerancia.

Obama no va a calmar las aguas, sólo va a conseguir convencer a muchos de que el "tigre de papel" es vulnerable, de que Estados Unidos pasa por un período de debilidad que conviene aprovechar.


Una de las iniciativas de la nueva Presidencia americana, fuera quien fuese el presidente, debía ser el tratar de establecer unas coordenadas en las relaciones con los Estados musulmanes. La "Guerra contra el terror" y el "Eje del Mal", unidos a las guerras de Afganistán e Irak y las amenazas del uso de la fuerza contra Irán habían permitido a formaciones políticas y grupos mediáticos presentar a Estados Unidos como un enemigo del Islam dispuesto a lanzar una nueva cruzada. El propio Tariq Ramadán, el más insigne islamista europeo, lo recordaba recientemente desde uno de los think tanks norteamericanos más próximos al Partido Demócrata. Era por lo tanto previsible que Obama buscara una oportunidad para tratar de revertir la situación.

El senador Obama fue el más izquierdista de la Cámara Alta, el breve tiempo que trabajó en ella. Sus amistades particulares y el ámbito en el que desarrolló su actividad política confirmaban su opción radical. Sin embargo, durante la campaña electoral optó por la ambigüedad y el infantil reclamo del derecho a la utopía y cuando llegó a la Casa Blanca se rodeó de veteranos poco dados a experimentos radicales: Jones, Blair, Clinton o Gates. Todo parecía indicar que durante su primer mandato quería centrarse en la crisis económica y en las grandes reformas sociales, dejando para el segundo, si se hacía realidad, una nueva acción exterior.

Desde estas coordenadas se esperaba un discurso en El Cairo abierto al diálogo, positivo en su valoración del islam, pero firme en los principios fundamentales. No ha sido así. Del mismo modo que la cabra siempre tira al monte, el progre que hay en Obama se ha impuesto al frío y calculador político que es. Su discurso en la Universidad de El Cairo es el primero realmente suyo, el que mejor refleja su visión, el que mejor expone esa mala conciencia occidental que caracteriza a la izquierda norteamericana.

"La asociación entre América y el islam debe basarse sobre lo que el islam es, no sobre lo que no es". Esta es la clave, éste debe ser el cimiento de una estrategia y esto es lo que Obama ha evitado. Su intervención se fundamenta en un conjunto de falsedades que le permiten montar un discurso irreal de fácil cooperación entre ambos mundos. Afirmar que el islam "preparó el camino" para el Renacimiento y la Ilustración es una ambigüedad que esconde una falsedad. El redactor cuidó el no afirmar categóricamente lo que se da a entender, pero aún así es evidente lo excesivo de la afirmación.

El islam nos puso en contacto con la ciencia india o con el pasado clásico, pero sus aportaciones son limitadas. Afirmar que la historia demuestra hasta qué punto el islam es tolerante es otro exceso perfectamente injustificado. Si algo demuestra es que los no creyentes eran sometidos a un trato discriminatorio, privados de parte de sus derechos. Marruecos fue la primera nación que reconoció a Estados Unidos y la Berbería la primera guerra que la nueva nación libró. ¿Por qué valora lo primero y oculta lo segundo? Su referencia a España es directamente surrealista. Cita Andalucía y Córdoba durante la Inquisición como ejemplo de tolerancia islámica, como si Córdoba no fuera parte de Andalucía y como si la Inquisición hubiera sido aplicada bajo dominio musulmán. La Inquisición castellana fue establecida en 1478 muy poco tiempo antes de que desapareciera el último reino musulmán, el de Granada, en 1492. La Inquisición persiguió a los falsos conversos en los reinos cristianos, mientras que en los musulmanes los cristianos padecían un estatuto vejatorio.

Por mucha imaginación que le eche, la historia no es la herramienta más apropiada para mostrar un islam abierto y respetuoso. Hay Estados de mayoría musulmana donde la igualdad entre credos es real, son Estados en los que la ley civil se ha impuesto a la Sharia. Naturalmente que puede haber un entendimiento y convivencia con el mundo musulmán, siempre y cuando se abandonen viejos usos tal como ocurrió en el cristianismo y el judaísmo.

El problema fundamental del texto es que se plantea desde la tensión islam vs. Occidente, cuando esto no es lo relevante. El hecho histórico fundamental es el conflicto civil entre islamistas y nacionalistas y Obama no aporta nada relevante a este hecho. Su sentimiento de culpa le lleva a establecer un discurso desnortado para tratar de salvar la imagen de su país.

Por lo demás, el eje del discurso de Obama es, en sus grandes trazos, el de cualquier otro presidente norteamericano, incluido Bush. Hay excesos de mea culpas y ausencias de responsabilidades en el campo contrario. El problema, y esto es algo que a los progres norteamericanos les cuesta entender, es que este discurso será interpretado por las masas islamistas como otro ejemplo de injerencia imperialista, pero esta vez desde la debilidad. Obama no va a calmar las aguas, sólo va a conseguir convencer a muchos de que el "tigre de papel" es vulnerable, de que Estados Unidos pasa por un período de debilidad que conviene aprovechar.


Washington ve «prioritario» que Obama venga a Córdoba entre enero y junio de 2010Washington ve «prioritario» que Obama venga a Córdoba entre enero y junio de 2010


El «acontecimiento planetario» del que ha hablado esta semana la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, puede que tenga algún episodio en Córdoba. La Embajada de EE.UU. en Madrid aseguró ayer a ABC que «la visita de nuestro presidente, Barack Obama, a Córdoba es una prioridad, por lo que la invitación que le ha cursado el alcalde es bienvenida». El regidor, Andrés Ocaña, envió hace dos días una carta al mandatario norteamericano con el ofrecimiento de que conociera la ciudad, y ello después de que Obama citara a Córdoba en un discurso en El Cairo dirigido al mundo musulmán.

«Es muy posible»

El portavoz de la legación norteamericana, Willian A. Ostick, añadió que «todavía no hay constancia de un viaje de nuestro presidente a España pero, cuando la tengamos, una de las cosas que serán prioritarias es que vaya a Córdoba». Aunque Ostick recordó que la agenda del inquilino de la Casa Blanca es muy apretada, «es muy posible que acuda a Córdoba si se cierra un encuentro entre él y José Luis Rodríguez Zapatero durante la presidencia española de la Unión Europea».

Esta cita -que es la que Leire Pajín calificó de «acontecimiento planetario»- [si es más pueblerina se muere] podría producirse entre enero y junio de 2010, periodo en el que el jefe del Ejecutivo español asume la máxima responsabilidad de la UE. El portavoz de la Embajada no descartó, no obstante, que EE.UU. y España se pongan de acuerdo para que el viaje de Obama a Madrid sea antes de enero de 2010.

«El propio Zapatero -recordó el portavoz de la legación estadounidense- ha mostrado su interés porque [la cumbre bilateral] se celebre con antelación a la Presidencia de la UE».
Cuando este periódico contactó con la Embajada norteamérica, la carta de Andrés Ocaña no se había recibido aún en la sede diplomática. Ostick informó de que «en cuanto esté en nuestra posesión la enviaremos a la Casa Blanca, de manera que llegará directamente al despacho del presidente».

La citada fuente agregó que el jueves fue «la primera vez que Barack Obama cita a Córdoba en una intervención pública, pero él tiene presente que la ciudad es una referencia importante desde el punto de vista histórico». «Él la mencionó -apostilló William A. Ostick- porque el periodo del Califato es una época en la que hubo coexistencia pacífica entre musulmanes, cristianos y judíos y sabe que Córdoba significa para todo el mundo musulmán que el Islam puede y sabe ser tolerante y puede haber libre expresión de creencias y culto».

En el caso de que Barack Obama se decidiera a pisar suelo cordobés, sería el primer presidente de EE.UU. que lo hace durante el ejercicio de sus funciones. El único que consta que lo ha hecho es Jimmy Carter, y la visitó después de dejar su cargo (1981) y en una estancia privada.
De otro lado, el presidente del PP, José Antonio Nieto, señaló ayer que su partido también ha tramitado y solicitado una visita de Obama a Córdoba para que «la conozca bien y que sepa lo que representa». Por su parte, Andrés Ocaña volvió ayer a mostrar su agradecimiento por la cita del mandatario demócrata.

.

2 comentarios:

  1. Anónimo5/6/09

    La paz mundial es una utopía,a EEUU no le conviene cortar nunca con Israel y tiene que tenerlo como aliado( y nosotros tratarlo mas justamente.),tanto uno como otro estado tienen el mismo derecho a vivir en paz,está claro que Palestina sin Hamás sería otra historia,porque a estos ultimos les encanta lanzar cohetes en las treguas.Ojalá (y digo ojalá porque es todo tan complicado),esto sea el inicio de una mejor relación con el mundo musulman y que sirva para aislar a los terroristas, puesto que ellos son el origen de todos los males.Eso si, si han confundido estas palabras con una bajada de pantalones del tio Sam mal vamos...Tambien es cierto que dar un discurso ante miles de musulmanes despues de recibir amenazas tiene que asustar "un poquillo".Nadie ha dicho que esto fuera facil.

    ResponderEliminar
  2. Buen post. En la Facultad de Historia había hasta coñas con el mito de las "3 culturas" conviviendo en paz, armonía y amor en Al-Andalus.....

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.