4.4.08

Los Hermanos Musulmanes a la conquista de Europa

Desde su fundación en 1928, Los Hermanos Musulmanes (Hizb al-Ikwan al-Muslimum) ha ejercido una profunda influencia en la vida política del Medio Oriente. Su lema es:

Alá es nuestra meta. 
El Profeta es nuestro líder. 
El Corán es nuestra ley. 
La yijad nuestra senda. 
Morir en la senda de Alá nuestra mayor aspiración."


Aunque las ideas radicales de la Hermandad han moldeado las creencias de generaciones de islamistas, en las dos últimas décadas, aquella ha perdido parte de su poder y capacidad de convocatoria en el Oriente Medio, aplastada por la dura represión ejercida sobre ella por los regímenes de la región y desairada por las generaciones más jóvenes de islamistas que ha menudo han mostrado su preferencia por organizaciones más radicales.

Pero el Oriente Medio es solo una parte del mundo musulmán. Europa se ha convertido en una incubadora para el pensamiento islamista y su desarrollo político. Desde los primeros años sesenta, los miembros y simpatizantes de Los Hermanos Musulmanes se trasladaron a Europa y de forma lenta pero firme establecieron una amplia y bien organizada red de mezquitas, centros de caridad y organizaciones islámicas.

A diferencia de la comunidad islámica en sentido amplio, la meta última de la Hermandad no será simplemente "ayudar a los musulmanes a ser los mejores ciudadanos que sea posible" sino más bien el extender la ley islámica por toda Europa y los Estados Unidos.

Cuatro décadas de enseñanza y siembra de doctrina han dado su fruto. Los estudiantes refugiados que emigraron desde el Oriente Medio cuarenta años atrás y sus descendientes ahora lideran organizaciones que representan a las comunidades musulmanas de rango local que mantienen compromisos con las elites políticas europeas. Fundadas gracias a la generosidad de contribuyentes del Golfo Pérsico, aquellos dominan una centralizada red que abarca la casi totalidad de los países europeos.

Estas organizaciones se presentan a si mismas como pertenecientes a la corriente mayoritaria, pese a que continúan compartiendo los extremistas puntos de vista de la Hermandad y mantienen vínculos con terroristas.
Con una oratoria moderada y un buen dominio del alemán, el holandés o el francés, han ganando aceptación por parte de los gobiernos europeos e instancias similares. Políticos de todo el espectro político corren a buscar un compromiso con ellos en cuanto una cuestión referida a los musulmanes salta a la palestra o, más palmariamente, cuando van detrás del voto de la floreciente comunidad musulmana.

Pero cuando aquellos se ponen a hablar en árabe o turco con otros musulmanes, entonces se quitan la careta y abrazan de nuevo el discurso radical. Mientras que sus representantes hablan en la televisión de diálogo interreligioso y de integración, sus mezquitas predican el odio y previenen a sus fieles contra los males de la sociedad occidental. Mientras en público condenan el asesinato de los viajeros del tren en Madrid y las de los niños de la escuela en Rusia, continúan enviando dinero a Hamas y a otras organizaciones terroristas.
Los europeos, ansiosos de establecer un diálogo con su cada vez más desafecta minoría musulmana, pasan por alto esta duplicidad. Esta situación es particularmente visible en Alemania, que tiene un papel de singular importancia en Europa, no solo por su ubicación en el corazón de la misma, sino porque recibió la primera gran ola migratoria de miembros de la Hermandad Musulmana y hace de anfitriona de los miembros más representativos de la Hermandad.

La actitud del gobierno alemán es también instructiva aunque solo sea para mostrar los peligros de aceptar la retórica de la Hermandad Musulmana por el mero valor de sus palabras y sin echar un vistazo panorámico a las actividades que desempeña.

Los Hermanos Musulmanes

La situación en Alemania es particularmente expresiva. Más que en ningún otro lugar en Europa, los Hermanos Musulmanes han obtenido en Alemania un poder y aceptación políticos bastante significativos.

Durante las décadas de los cincuenta y los sesenta miles de estudiantes salieron del Medio Oriente para ir a estudiar a las universidades alemanas, movidos no solo por la buena reputación de sus estudios tecnológicos, sino también por el deseo de escapar de sus regímenes represivos. El régimen del dirigente egipcio Gamal Abdel Nasser fue especialmente enérgico en sus intentos de extirpar la oposición islamista. Ya en 1954, varios miembros de la Hermandad huyeron de Egipto a fin de escapar del arresto o el asesinato.

Alemania occidental les proporcionó un refugio acogedor. Las motivaciones de Bonn no eran puramente altruistas. Tal como lo explica el experto en terrorismo Khalid Durán en sus estudios sobre la yihad en Europa, el gobierno de Alemania occidental había decidido cortar sus relaciones diplomáticas con países que reconocieran a la Alemania oriental. Cuando Egipto y Siria establecieron relaciones diplomáticas con el gobierno comunista, Bonn decidió dar la bienvenida a los refugiados políticos sirios y egipcios. Con frecuencia estos disidentes eran islamistas.

Muchos miembros de la Hermandad Musulmana conocían ya bastante bien Alemania. Varios habían cooperado con los nazis con anterioridad a la segunda guerra mundial. Algunos otros, según algunas fuentes, habían incluso luchado en la infame división Bosnian Handschar de la Schutzstaffel (SS).

Uno de los miembros de la Hermandad Musulmana pionero en llegar a Alemania fue Said Ramadan, secretario personal de su fundador Hassan al-Banna.
Ramadan, un egipcio que había liderado las fuerzas irregulares de la Hermandad en Palestina en 1948, se trasladó a Ginebra en 1958 y se inscribió en la facultad de derecho de Colonia. En Alemania, fundó la que se ha convertido en una de las tres principales organizaciones musulmanas, the Islamische Gemeinschaft Deutschland, IGD, (Sociedad Islámica de Alemania), la cual prresidió desde 1958 hasta 1968.

Ramadán fue así mismo cofundador de la Muslim World League o Liga Musulmana Mundial, una organización con una sólida base que los saudíes usan para esparcir su interpretación radical del islam a través del mundo.
El gobierno de los Estados Unidos hace un seguimiento muy directo de las actividades de la Liga Musulmana Mundial, a la que acusa de terrorismo.

En marzo de 2002, el departamento del tesoro de EEUU envió un destacamento a inspeccionar las oficinas del grupo en el Norte de Virginia en busca de documentos que relacionaran al mismo con Al-Qaeda, Hamas y la Yihad Islámica Palestina. En enero de 2004, la comisión de finanzas del senado solicitó al Servicio de Finanzas Internas sus archivos sobre la Liga Musulmana Mundial "como parte de una investigación sobre posibles vínculos entre organizaciones no gubernamentales y redes de financiación del terrorismo."
Esta privilegiada relación con el reino enriquecido por el petróleo garantizó a Ramadán un flujo de dinero, que usó para financiar el Centro Islámico de Ginebra y para proveerse con suficientes fondos para llevar a cabo algunas actividades financieras y religiosas. Hani Ramadan, el hijo de Said, es el actual director del Centro Islámico.

Dentro de los restantes miembros de la dirección del mismo se encuentra el otro hijo de Said, Tariq Ramadan, que recientemente ocupó las portadas de los diarios americanos cuando el Departamento de Seguridad interior revocó su visado para dar clases en la Universidad de Notre Dame. El caso de Said Ramadan no es un caso aislado.

Tras los diez años de presidencia de la IGD por Said Ramadan, la organización fue liderada durante un breve periodo por el pakistaní Fazal Yazdani, antes de que el sirio de nacionalidad italiana, Ghaleb Himmat, se hiciera cargo de la misma.
Durante su larga permanencia en el cargo (1973-2002), Himmat se desplazó a menudo a Italia, Austria, Alemania, Suiza y los Estados Unidos. Las conexiones terroristas de Himmat fueron ampliamente investigadas por agencias de inteligencia de todo el mundo. El es uno de los fundadores de Bank al-Taqwa, un poderoso conglomerado apodado por la inteligencia italiana el "Banco de los Hermanos Musulmanes", y que ha financiado a grupos terroristas desde 1990 si no antes.

Himmat ayudó a Youssef Nada, uno de los cerebros financieros de la Hermandad, a dirigir Al-Taqwa y una maraña de compañías con sede en lugares tales como Suiza, Liechtenstein y Las Bahamas, en los que existen escasas reglamentaciones sobre le origen o el destino del dinero. Según ciertas fuentes, tanto Himmat como Nada canalizaron grandes sumas de dinero hacia grupos tales como Hamas y el Frente Islámico de Salvación argelino y establecieron una línea de crédito secreta a favor de un socio principal de Osama bin Laden.

En noviembre de 2001, el departamento del tesoro americano designó a los dos, Himmat y Nada, como terroristas financieros. Según una agencia de inteligencia italiana, la red de Al-Taqwa también financió diversos centros islámicos por toda Europa y muchas publicaciones islamistas, incluyendo Risalatul Ikhwan, la revista oficial de Los Hermanos Musulmanes. Después la designación efectuada por el departamento del tesoro, Himmat dimitió de la presidencia de la IGD. Le sucedió Ibrahim el-Zayat, un carismático líder de numerosas organizaciones estudiantiles, de origen egipcio y de treinta y seis años de edad.

El hecho de que tanto Ramadan como Himmat, ambos líderes de IGD, se encuentren entre los prominentes miembros de Los Hermanos Musulmanes de los últimos cincuenta años sugiere la existencia de vínculos entre la IGD y la Ikhwan. Es más, informes realizados por agencias de inteligencia de varios estados alemanes califican abiertamente a la IGD de sucursal de la Hermandad Musulmana. En particular, uno de esos informes considera que la rama egipcia de los Hermanos Musulmanes ha dominado la IGD desde sus orígenes.

La Hermandad Musulmana -liderada por Ramadan y Himmat- patrocinó la construcción del imponente Centro Islámico de Munich en 1960, con la ayuda de las generosas donaciones procedentes de caudillos de Oriente Medio tales como el Rey Fahd de Arabia Saudita quien, según un artículo del Süddeutsche Zeitung de 1967, donó 80.000 marcos. El Ministro del Interior de Nordrhein Westfalen afirma que el Centro Islámico de Munich ha sido uno de cuarteles generales de la Hermandad en Europa desde su fundación. El Centro publica una revista, Al-Islam, cuyo mantenimiento (a tenor de lo expuesto en un informe de inteligencia italiano), está financiado por el Banco al-Taqwa. Según el Ministro del Inteirior de Baden-Württemberg, Al_Islam muestra de manera explícita como los Hermanos Musulmanes rechazan el concepto de estado secular. Así por ejemplo, en el número correspondiente a febrero de 2002, se afirma:

A largo plazo los musulmanes no pueden conformarse con la aceptación del las leyes alemanas concernientes a la familia, la propiedad o la regulación de los procesos...Los musulmanes deben aspirar a conseguir un acuerdo con el estado alemán que otorgue una jurisdicción independiente para los musulmanes.

La IGD, de la que el Centro Islámico de Munich es uno de los miembros más importantes, representa la principal sucursal de la hermandad egipcia en Alemania. Pero la IGD es así mismo el más claro ejemplo de como Los Hermanos Musulmanes han ganado poder en Europa. La IGD ha crecido de manera significativa a través de los años, y ahora se ha incorporado a ella docenas de organizaciones islámicas de todo el país. Centros Islámicos de más treinta ciudades alemanas se han congregado bajo su paraguas. Hoy día, la fuerza real de la IGD reside en su cooperación y patrocinio de numerosas organizaciones juveniles y estudiantiles islámicas de toda Alemania.

Esta focalización en las organizaciones juveniles se produjo tras el nombramiento como presidente de Zayat. Este comprendió la importancia de centrar los esfuerzos en la joven generación de musulmanes e inició una campaña de reclutamiento dirigida a conseguir involucrar a jóvenes musulmanes en las organizaciones islámicas. Pero un informe de la policía de Meckenheim sobre el bien trajeado Zayat reveló además alarmantes conexiones.

Esos informes lo vinculan también con the World Assembly of Muslim Youth o WAMY (Asamblea Mundial de los Jóvenes Musulmanes), una organización no gubernamental saudí que tiene como meta la propagación del wahhabismo, la intolerante y radical interpretación del islam que hacen los saudíes, por todo el mundo a través de su producción literaria y de sus escuelas. WAMY, que se sitúa bajo el paraguas de la Liga Musulmana Mundial, tiene el objetivo declarado de "armar a la juventud musulmana con la plena confianza de la supremacía del sistema islámico sobre todos los demás sistemas."
Se trata de la mayor organización de jóvenes musulmanes existente en el mundo y puede disponer de enormes recursos. En 1991 WAMY publicó un libro titulado Tawjihat Islamiya (Perspectiva Islámica) que afirmaba, "Enseñar a nuestros niños el amor por la venganza contra los judíos y opresores, y enseñarles que nuestros jóvenes liberarán Palestina y Al-Quds (Jerusalén) cuando regresen al islam y hagan la yihad en el nombre de Alá". Los sentimientos expresados en Tawjihat Islamiya son la regla más que la excepción. Muchas otras publicaciones de WAMY están plagadas de esta retórica antijudía y anticristiana.

La policía de Meckenheim también vincula a Zayat con el Institut Européen des Sciences Humaines, una escuela francesa que prepara a los imanes europeos. Varios clérigos radicales imparten clases en esa escuela y algunas agencias europeas de inteligencia la acusan de sembrar el odio religioso.
Las autoridades alemanas también resaltan el hecho de que aquel está implicado en diversas investigaciones de lavado de dinero. Zayat no ha sido nunca acusado de actividad terrorista, pero sus fuentes de financiación tienen un origen sospechoso y mantiene relaciones asociativas con muchas organizaciones que siembran el odio religioso. La IGD puede haber cambiado de líder tras la designación como terrorista de Himmat por el Departamento del Tesoro americano, pero eso no variado el sentido de su dirección.

Mientras que la rama egipcia de la Hermandad Musulmana ha elegido Munich como su base de operaciones en Alemania, su rama siria ha instalado su cuartel general en Aachen, una ciudad alemana próxima a la frontera holandesa.
La antigua capital carolingia, con su famosa universidad, es ahora el hogar de una amplia población de origen musulmán, incluida la importante familia siria Al-Attar. El primer Attar que se instaló en Aachen fue Issam, que huyó de la persecución de que era objeto en su país natal en los años cincuenta, cuando era el líder de la rama siria de los Hermanos Musulmanes.

Otros miembros de la Hermandad en Siria rápidamente le siguieron. Con el tiempo, islamistas de otras procedencias tomaron la mezquita Bilal, de Attar, en Aachen como su base de operaciones. Tanto por actuar de anfitrión de terroristas argelinos exiliados como por las operaciones de caridad que ahí se llevan a cabo, calificadas por el Departamento del Tesoro americano como un entramado financiero de Hamas, Aachen es bien conocido por las agencias de inteligencia de todo el mundo.

La rama siria de la Hermandad con base en Aachen mantuvo estrecha relación con su equivalente egipcia. Por ejemplo, el hijo de Issam al-Attar contrajo matrimonio con el dueño del banco Al-Taqwa, Youssef Nada. Sin embargo los vínculos entre las dos ramas de la Hermandad van más allá de un matrimonio en concreto. Según algunas fuentes, el Centro Islámico de Aachen recibió fondos de Al-Taqwa. Sus directivos han circulado por los Centros Islámicos de Aachen y Munich. Por ejemplo, Ahmed von Denffer, editor de la revista del Centro Islámico de Munich, Al-Islam, llegó a Munich procedente de Aachen. A pesar de ello sigue existiendo cierta distancia entre ellas. La rama siria de la Hermandad nunca se ha integrado en la IGD, y ha preferido mantener una cierta independencia.

Milli Görüs

De todas las actividades financieras de Zayat la que ha levantado las mayores sospechas de las autoridades alemanas ha sido su asociación con oficiales de Milli Görüs (Espíritu Nacional, en turco). Mili Görüs, que cuenta con 30.000 miembros y alrededor de 100.000 simpatizantes, afirma defender los derechos de los inmigrantes alemanes en Turquía, prestándoles una voz en la contienda política democrática al mismo tiempo que "hace que se preserve su identidad islámica".
Pero Milli Görüs tiene otros planes. Mientras que públicamente declara su interés en el debate democrático y su voluntad de lograr la integración de los inmigrantes turcos en las sociedades europeas, ciertos líderes han expresado su malestar con la democracia y los valores occidentales.

La agencia alemana de inteligencia interior, el Bundesverfassungsschufz, viene alertando sobre las actividades de Milli Görüs, describiendo a este grupo en su informe anual como "una organización extremista extranjera". La agencia también ha informado de que "aunque Milli Görüs, en declaraciones públicas, finge adherencia a los principios básicos de las democracias occidentales, la abolición del sistema de gobierno laico de Turquía y el establecimiento de un sistema social y un estado islámicos son, como siempre, sus metas."

La misma historia de Milli Görüs nos indica porqué el grupo debe ser considerado radical. El anterior primer ministro turco Nehmettin Erbakan, cuyo partido Refah fue declarado ilegal por el tribunal constitucional turco en enero de 1988 por "actividades contrarias al régimen laico del país", es todavía el líder indiscutido de Milli Görüs, aun si su sobrino, Mehmet Sabri Erbakan es su presidente.
La reunión anual del Milli Görüs del año 2002 que tuvo lugar en la ciudad holandesa de Arhem, y en la que Nehmettin Erbakan fue el principal orador, nos permite vislumbrar la ideología de Milli Görüs. Tras una diatriba contra los males de la política de integración que se sigue en los países occidentales y EEUU, Erbakan declaró que "tras la caída del muro, occidente ha encontrado un enemigo en el islam". Un informe del Bundesverfassungsschufz revela las aspiraciones reales de Milli Görüs:

Aunque recientemente Milli Görüs ha insistido reiteradamente en que sus miembros están preparados para integrarse en la sociedad alemana y afirma su fidelidad a las leyes básicas, tales declaraciones contienen más un cálculo táctico que un cambio real dentro de la organización.

Milli Görüs tiene un programa similar al de la IGD, aunque sus objetivos sean más limitados. Sin embargo, tanto Milli Görüs como IGD colaboran con múltiples iniciativas. Hay también una conexión familiar. Zayat se casó con Sabiha Erbakan, la hermana de Mehmet Sabri Erbakan. La madre de ambos está también involucrada en política y dirige una importante organización femenina islámica en Alemania. La familia de Zayat también es bastante activa. El padre de Ibrahim el-Zayat es el imam de la mezquita de Marburg; otros miembros de la familia pertenecen a organizaciones islámicas.
Como señala el profesor ciencia política y contraespionaje de la Universidad de Lueneburg, Udo Ulfkotte, experto en terrorismo, los Erbakans y los Zayats lideran redes de organizaciones que tienen por meta la radicalización, respectivamente, de las comunidades turca y árabe de Alemania.

IGD y Milli Görüs se muestran activas en su esfuerzo por incrementar su influencia política y por convertirse en los representantes oficiales de la comunidad musulmana en Alemania. Con bien provistos presupuestos, sus mezquitas proporcionan servicios sociales, organizan conferencias y distribuyen publicaciones por toda la nación. Como señala la Oficina para la Protección de la Constitución(Landesverfassungsschutz) en Hessen:

La amenaza del islamismo para Alemania está planteada... en primer lugar por Milli Görüs y otros grupos afiliados a este. Estos tratan de esparcir la doctrina islamista dentro de los límites de la ley. Hecho esto intentan establecer...para todos los musulmanes de Alemania una estricta
interpretación del Corán y la Sharía...Su público apoyo a la tolerancia y a la libertad religiosa debe ser considerado con cautela.


Es un problema que los políticos y los servicios de seguridad en Alemania tengan una visión tan diferente de la IGD y de Milli Görüs. Pero, tal como Ulfkotte decía en su libro sobre Zayat,
Der krieg in unseren Staedten (La guerra en nuestras ciudades), "políticos de todos los colores y partidos tratan de acercarse a ellos." Por ejemplo, la prestigiosa Academia Católica Berlín invitó a Zayat para representar el punto de vista musulmán en un encuentro interreligioso organizado por la Academia en octubre de 2002.
Los políticos alemanes y las instituciones cristianas acompañan con cierta regularidad a Milli Görüs en distintas iniciativas. Milli Gazette, el diario oficial de Milli Görüs, declaró en una ocasión que "Milli Görüs es un escudo para proteger a nuestros conciudadanos de la asimilación con la bárbara Europa".

A pesar de ello, los políticos alemanes se encuentran regularmente con los miembros de Milli Görüs para debatir sobre cuestiones relativas a inmigración e integración. El hecho de que Ahmed al-Khalifah, secretario general de la IGD, represente al Islam ante los miembros del parlamento que están debatiendo la tolerancia religiosa, pone de relieve el éxito de los esfuerzos de las organizaciones vinculadas a la Hermandad para ganarse la designación como portavoces de los musulmanes alemanes. La oficina para la protección de la Constitución describe muy bien estos esfuerzos, diciendo que Milli Görüs (y la IGD) "se esfuerzan por dominar las federaciones de ámbito regional o nacional y organizaciones aglutinadoras de los musulmanes que están ganando importancia de manera creciente como interlocutores ante las autoridades estatales o eclesiásticas, y de este modo ampliar su influencia dentro de la sociedad."

Zentralrat, el paraguas organizativo islamista

En 1989, bajo los auspicios de Abdullah at-Turki, el poderoso decano de la Universidad Ben Saud de Riad, los saudíes crearon el Islamische Konzil Deutchsland (Consejo Islámico de Alemania). Turki asumió la presidencia, correspondiendo otros puestos relevantes a Ibrahim el-Zayat, Hassan Özdögan, un importante dirigente de Milli Görüs, y Ahmad Khalifa, un miembro del Centro Islámico de Munich. Por ello cuando el Consejo Islámico se describe "como una organización suní más" por un informe oficial del parlamento alemán, tal conceptuación indica una peligrosa incomprensión de la relación de los saudíes con los islamistas alemanes.

La tendencia a consolidarse subió un peldaño más en 1994 cuando los islamistas alemanes se dieron cuenta de que una coalición unida se traducía en un incremento de la relevancia y la influencia política. Diecinueve organizaciones, incluida la IGD, el Centro Islámico de Munich, y el Centro Islámico de Aachen, crearon una organización paraguas, la Zentralrat der Muslime.

Según un alto funcionario de la inteligencia alemana, al menos nueve de esas diecinueve organizaciones pertenecen a los Hermanos Musulmanes. La prensa alemana ha investigado recientemente al presidente de la Zentralrat, Nadeen Elyas, un médico saudí educado en Alemania y miembro del Centro Islámico de Aachen.
Die Welt vinculó a Elyas con Christian Ganczarski, un activista de Al-Qaeda, actualmente en prisión por haber sido uno de los cerebros del ataque a una sinagoga en Túnez en el año 2002.

Ganczarski, un alemán de origen polaco convertido al islam, dijo a las autoridades que Al-Qaeda lo reclutó en la Universidad Islámica de Medina a donde Elyas fue enviado para cursar estudios. Elyas dijo que no recordaba haberse encontrado con él, pero no negó la posibilidad de que Ganczarski, que no terminó el bachillerato, pudiera haber sido alguno de los muchos hombres enviados por él durante años a escuelas radicales en Arabia Saudí. Los gastos de Ganczarski fueron pagados por donantes saudíes. Elyas admitió haber mandado a cientos de musulmanes alemanes a estudiar a una de las más radicales universidades de Arabia Saudí.

La Zentralrat, que se retrata a si misma como la organización que da cobijo a todas las organizaciones de musulmanes en Alemania, se ha convertido junto con la IGD y Milli Görüs, en la representante de facto de tres millones de musulmanes alemanes.
Aun cuando la IGD es miembro de Zentralrat, las dos organizaciones operan a menudo con independencia. Su aparente independencia está planificada. Con muchas organizaciones operando bajo diferentes nombres, los Hermanos Musulmanes engañan a los políticos alemanes que creen que oyendo todo un espectro de opiniones. Los medios buscan a los responsables de Zentralrat cuando quieren el punto de vista musulmán sobre cualquier cosa, desde la admisibilidad del hijab (el velo) en la escuela pública hasta la guerra de Irak, y así todo.

Los políticos buscan el respaldo de la Zentralrat cuando quieren acercarse a la comunidad musulmana. Muchos políticos alemanes tienen una visión uniforme del islam y no entienden que la visión e interpretación del islam que Zentralrat expresa, tal como hacen también IGD o Milli Görüs, es la de los Hermanos Musulmanes y no la del islam tradicional.
En consecuencia, la Zentralrat expresa su total oposición a la prohibición del hijab, apoya la educación islámica de influencia wahabí en las escuelas., y apoya posicionamientos radicales en el conflicto de Oriente Medio. Aun cuando muchos musulmanes no apoyan estos puntos de vista, el problema es que Zentralrat no representa ni tolera a aquellos con distintos puntos de vista.

Los musulmanes moderados de Alemania carecen de la financiación y organización de los grupos vinculados con los Hermanos Musulmanes. En términos numéricos, de influencia sobre la comunidad musulamana y de relevancia política, la Zentralrat y sus dos principales partidos miembros, la IGD y Milli Görüs, dominan la escena. Con una amplia financiación de origen saudí, la Hermandad Musulmana se las ha arreglado para convertirse en la voz de los musulmanes de Alemania.

Recientemente, la población alemana se sintió conmocionada al enterarse de lo que se predicaba dentro de las mezquitas y escuelas financiadas con dinero saudí. En el otoño de 2003 un periodista de la televisión alemana ARD, equipado con una cámara oculta, se infiltró en la Academia King Fahd de Bonn, construida con dinero saudí, y grabó lo que se enseñaba a los niños musulmanes. Un profesor hizo una llamada a la yihad contra los infieles. Aunque la imagen produjo el rechazo de los políticos alemanes, el más bien estéril debate sobre la influencia saudí en los musulmanes alemanes no ha producido ningún cambio apreciable en la cuestión. Dirigentes y organizaciones no gubernamentales saudíes continúan tomando bajo su cuidado las organizaciones de la Hermandad Musulmana.

Primero Alemania, luego Europa

Durante todo el tiempo que la Hermandad Musulmana y sus financieros saudíes han trabajado para cimentar la influencia islamista sobre la comunidad musulmana alemana, no han frenado su infiltración en Europa. Gracias a los generosos fondos procedentes del extranjero, una meticulosa organización, y la ingenuidad de las elites europeas, organizaciones vinculadas a los Hermanos Musulmanes han ganado un lugar preeminente por toda Europa.

En Francia, la extremista Union des Organisations Islamiques de France (Unión Islámicas de Francia) se ha convertido en la organización predominante en el gobierno del consejo islámico.

En Italia. La extremista Unione delle Comunita' ed Organizzazioni Islamiche in Italia (Unión de las Comunidades y Organizaciones Islámicas de Italia) es el principal copartícipe del gobierno el diálogo sobre las cuestiones islámicas en Italia.

En paralelo a los esfuerzos de integración de la Unión Europea, la Hermandad Musulmana está tratando también de integrar a sus diversas redes europeas. Durante los últimos quince años, la Hermandad ha creado una serie de organizaciones paneuropeas tales como la Federación de Organizaciones Islámicas de Europa, en la que representantes de organizaciones nacionales pueden encontrarse y planear iniciativas.
Tal vez la de mayor impacto, dentro de las organizaciones paneuropeas de la Hermandad, ha sido, como en el caso de la Islamische Gemeinschaft Deutschland, su organización juvenil.

En junio de 1996, organizaciones juveniles musulmanas de Suecia, Francia e Inglaterra unieron sus fuerzas con la Federación de Organizaciones Islámicas de Europa y la World Assembly of Muslim Youth para crear una organización juvenil islámica a nivel europeo.
Tres meses más tarde, treinta y cinco delegados de once países se encontraron en Leicester y formalmente crearon el Forum of European Muslim Youth and Student Organization, FEMYSO (Foro de la Juventud Musulmana Europea y de las Organizaciones Estudiantiles) que sigue teniendo su cuartel general en Bruselas.

Según sus publicaciones oficiales FEMYSO es "una red de 42 organizaciones nacionales e internacionales que entre todas aportan jóvenes de 26 países diferentes". FEMYSO declaraba orgullosamente en 2003 que durante los cuatro años anteriores se había convertido en el portavoz de facto de la juventud musulmana de Europa. Es consultada regularmente sobre cuestiones atinentes a los musulmanes europeos en Europa. Ha desarrollado también prácticos vínculos con: el Parlamento europeo, el Consejo de Europa, las Naciones Unidas, el Foro de la Juventud europea, y numerosas y relevantes ONG a nivel europeo.


Ibrahim el-Zayat, que ostentó su presidencia hasta que sus compromisos en Alemania le forzaron a abandonarla, usó incluso la FEMYSO como percha para dirigirse al Parlamento Europeo. Dado que los Hermanos Musulmanes aportan la mayoría de los miembros de la FEMYSO, aquellos proporcionan "la voz efectiva de los jóvenes musulmanes en Europa." Pese a que la FEMYSO afirma que "su compromiso es el de luchar contra los prejuicios a todos los niveles, de manera que el futuro de Europa sea multicultural, inclusivo y respetuoso", tal afirmación suena falsa a la vista del punto de vista que mantiene alguno de sus patrocinadores como la Asamblea Mundial de los Jóvenes Musulmanes, que cree que "los judíos son enemigos de la fe, Dios y los ángeles; los judíos son enemigos de la humanidad,...Cada tragedia que aflige a los musulmanes está causada por los judíos."


Los cuantiosos medios materiales y organizativos con los que cuenta la Hermandad Musulmana han contribuido a su éxito en Europa. Pero su aceptación por la corriente mayoritaria de la sociedad y su indiscutida ascensión al poder no hubiera sido posible si las elites europeas hubieran sido más vigilantes, hubieran dado más valor a los hechos que a las palabras, y hubieran entendido las motivaciones de los que financiaban y orquestaban esas organizaciones islamistas. 

¿Por qué han sido los europeos tan ingenuos? Bassan Tibi, un profesor alemán de origen sirio y experto en el Islam en Europa, piensa que los europeos -y los alemanes en particular- temen la acusación de racismo. Extremistas con piel de cordero han aprendido que pueden callar la boca a casi todo el mundo con la acusación de xenofobia. Cualquier crítica a las organizaciones vinculadas con los Hermanos Musulmanes se ve seguida por protestas sobre racismo y persecución antimusulmana.

Los periodistas que no se sienten intimidados por estos apelativos se ven inundados con demandas, sin ninguna base ni fundamento, pero que les suponen altos costes judiciales.

En algunos casos, los políticos simplemente fallan en la comprobación del historial de aquellos que pretenden ser los legítimos representantes de la comunidad musulmana. Como en los Estados Unidos, los representantes autoproclamados de la comunidad musulmana son mucho más radicales que la población a la que representan. En otros casos, ciertos políticos se percatan de que esas organizaciones no son los interlocutores ideales para un diálogo constructivo pero tampoco se toman la molestia de buscar otras organizaciones menos visibles pero más moderadas, de las que existen algunas únicamente a nivel de base, asfixiadas por restricciones financieras.

Lo que la mayor parte de los políticos europeos no llega a comprender que, manteniendo contacto con organizaciones radicales, les dan poder y reafirman la legitimidad de los "Hermanos Musulmanes". Cada nueva reunión supone un respaldo implícito para aquellos, especialmente cuando esos mismos políticos hacen caso omiso de otras voces moderadas que no tienen acceso a la generosa financiación saudí.
Esto crea un ciclo de radicalización, que se perpetúa indefinidamente, porque cuanto más se insiste en la política de legitimación de los "Hermanos Musulmanes", mayor es la posibilidad de que ellos o sus afiliados ganen influencia y radicalicen a las diversas comunidades musulmanas europeas. La ironía final es que el fundador de los "Hermanos Musulmanes", Hassan al-Banna, soñaba con expandir el Islamismo a través de Egipto por todo el mundo musulmán. El no hubiera imaginado nunca que su sueño podría convertirse también en una realidad en Europa.

Lorenzo Vidino es director adjunto del Investigative Project, un instituto de investigación antiterrorista con base en Washington D.C.
The Muslim Brotherhood's Conquest of Europe

.

3 comentarios:

  1. Anónimo14/5/09

    Aqui, en este blog se encuentra una parte de la verdad, y aqui: http://lacomunidad.elpais.com/dr-akbaricus/posts otra.
    No hay mas comentarios

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/2/11

    Como toda palabra repetitiva y sin fundamento, este articulo se habra copy & paste de otro que a su vez copy paste de otro y de aqui habra otro intelectual que copy paste a su blog, pero ninguno de ellos en su vida se ha cruzado con un hermano musulman, ha dialogado con el, ha escuchado lo que dice, ni sabe que piensa ni nada de nada, esto es una verborrea aptas solo para gente que cada dia lee mas basura y desaprende mas gracias a sus lideres desintelectuales.

    Una pena, pero no se os puede pedir mas.

    ResponderEliminar
  3. Lo que tu digas, no se puede debatir con los que pretenden ignorar la realidad, y menos con los que piensan que con mentiras nos pueden convencer de las buenas intenciones de los hermanos musulmanes, cuando todos sabemos de lo que son capaces estos fundamentalistas y ademas se jactan de serlo.

    http://alianzacivilizaciones.blogspot.com/search/label/Hermanos%20Musulmanes

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.