30.4.08

Piratas musulmanes y pateras

Mario Gaviria - Sociólogo. Premio Nacional de Medio Ambiente, revela en este interesante artículo que los ataques en el Índico van destinados a desestabilizar e islamizar cada vez más el océano. Es una estrategia geopolítica, paralela, geográficamente distante, que tiene en común la yihad islámica en un caso basada en la lucha armada y en otra en la inmigración.

Los ataques en el Índico van destinados a desestabilizar e islamizar cada vez más el océano, los piratas musulmanes y pateras forman parte de una estrategia geopolítica, paralela, geográficamente distante, un fenómeno expansionista que tiene en común la yihad islámica, en un caso basada en la lucha armada y en otra en la inmigración.

Resumiendo el articulo es viable llegar a la conclusión que nada es casual y todo esta programado, lo inquietante es desconocer hasta donde Europa esta decidida a ignorar y ocultar la realidad del peligro que nos acecha a los indefensos ciudadanos por “Tierra, Mar y Aire” amparándose en la tolerancia, y las absurdas “Alianzas” con nuestros enemigos.


SECUESTROS EN EL MAR - Piratas musulmanes y pateras.

Los ataques en el Índico van destinados a desestabilizar e islamizar cada vez más el océano.

El pesquero español secuestrado en el océano Índico o las pateras que llegan a Europa forman parte del mismo fenómeno expansivo musulmán con características diferentes. Es una estrategia geopolítica, paralela, geográficamente distante, que tiene en común la yihad islámica en un caso basada en la lucha armada y en otra en la inmigración. Lo que varían son las formas no violentas en el caso de la llegada de las pateras a las costas europeas.
Por el contrario, los ataques de comandos y piratas musulmanes en el Índico van destinados a desestabilizar, controlar, e islamizar cada vez más el océano, prolongación del canal de Suez y el mar Rojo en una reclamación de soberanía islamista frente a la esquilmación pesquera, el desarrollo turístico o la ruta del petróleo.

El abordaje de un pesquero muestra las limitaciones de la globalización que no consigue localizar a Osama Bin Laden ni impedir las pateras ni los secuestros de pesqueros (todavía los musulmanes no consiguen secuestrar grandes cruceros o petroleros).
El islam y los islamistas avanzan en el control del Índico convertido cada vez más en un mar musulmán: el atentado del barco estadounidense US Cole, la expulsión de los norteamericanos de Somalia y Arabia Saudí, el exterminio de africanos no islámicos por árabes islamistas en Darfur, la multiplicación de estados fallidos.

El gran historiador belga Henry Pirenne en su libro de 1938 Carlomagno y Mahoma señaló que el islam acabó con el Mediterráneo como mar romano unificado, y mar cristiano después, convirtiéndolo en un mar musulmán.
Los españoles y portugueses para ir a Oriente tuvieron que bordear el sur de África. Los misioneros del siglo XVI han sido sustituidos por los pesqueros en el océano Índico, un mar cada vez más musulmán.

Los piratas, siempre, a lo largo de la historia, han navegado en aguas confusas bajo la protección o tolerancia de los estados nodriza.
Los piratas y bucaneros británicos protegidos por la Corona en el Caribe saqueando los galeones españoles.
Los piratas turcos o berberiscos (bereberes musulmanes de Argelia que formaron parte del imperio Otomano) aterrorizaron el Mediterráneo hasta bien entrado el siglo XVIII. Apresaban barcos, invadían y saqueaban las costas españolas cristianas. Hasta Argel traían esclavos y caucásicos por los que cobraban rescate con la mediación de la orden religiosa de la Merced creada al efecto para liberar presos cristianos víctimas de los musulmanes y pagar rescates (Cervantes estuvo preso cinco años en Argel y no le conozco textos críticos contra el islam... aprendió la lección)

En el siglo XXI el islamismo va generando estados fallidos en los que la guerra es la profesión más fácil, como sucedía en los reinos de taifas en la España musulmana del siglo XI.
No son piratas sino guerreros.
No es piratería, sino misión armada, una razia, una forma bélica aparentemente incontrolada gestionada en la sombra por el imperialismo islamista que desborda el Derecho del Mar y el universalismo de los derechos humanos.

Están vaciando de no musulmanes todo el África subsahariana musulmana. Los estados subsaharianos musulmanes (no los animistas o cristianos) hacen la vista gorda ante la salida de pateras y cobran dinero por recibir a los supervivientes devueltos desde Europa.
De los estados fallidos, las nuevas taifas resultantes de la guerra de Somalia y de Sudán cobran por devolver a los occidentales secuestrados. Saben el valor de la persona en el capitalismo occidental.

Lo mejor es que el pesquero de Bermeo pague cuanto antes el rescate [el rescate ya se ha pagado, y los secuestrados están a salvo] y reconozcamos que el derecho internacional del mar, invento e imposición occidental de la época colonial, va perdiendo su universalidad y vigencia: los cruceros, los barcos mercantes, y la mayoría de los barcos pesqueros ya no aplican la ética del rescate a la vista de las pateras, el buque es cada vez menos un espacio extraterritorial español en alta mar.

La seguridad en el mar es, en los mares musulmanes del Índico y de Indonesia y Malasia algo cada vez más difícil de conseguir. La flota pesquera española, situada entre las cuatro mayores del mundo, es depredadora hiperactiva, extermina los recursos pesqueros de los siete mares.
Los barcos españoles han sido perseguidos en el Gran Sol, en Canadá, en Marruecos, en el banco sahariano y ahora en el Índico.

Las compañías navieras españolas, vascas y catalanas entre otras, que en su día participaron en el tráfico negrero, ahora tienen que pagar rescates para que consigamos seguir comiendo ventresca y proteínas de prestigio, a bajo precio.

Pretender que la Armada Española o la OTAN nos garanticen la ración de langostinos con fino andaluz se convierte en un consumo de alto riesgo, un conflicto light del choque de civilizaciones.

Por: Mario Gaviria
Fuente: La Vanguardia.

4 comentarios:

  1. Es imposible. Con un pueblo como el español que tanto ha hecho por mantener Europa libre del islam y no hay manera. ¿Cómo hemos llegado a ésto?. Un país como España que se burla de los norteamericanos porque pueden portar y usar armas de fuego (que su Constitución avala) y nosotros no podemos ni llevar encima un cuchillo de cocina. Nos encontramos en la misma situación en la que estábamos al final del Imperio romano, desarmados y acobardados. ¡Que hermoso sería que el "playa de Bakio" hubiese estado armado con una de 20 milímetros y un lanzagranadas!, ¡que hermoso un informe con la mitad de piratas muertos y el resto capturados!. Y yo digo ¡DESPERTA FERRO!.
    ¡VIVA ESPAÑA!, ¡muerte al moro!.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, eliges magníficamente tus escritos. Vuelvo a felicitarte y no me cansaré de hacerlo. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Muy hermoso… si nos sintiéramos la mitad de protegidos que los delincuentes, los criminales, los pederastas, los asesinos, los fundamentalistas, y para colmo los piratas
    ¿Cómo puede ser que los dejen escapar impunemente? ¿No es fácil y sencillo hacer explotar un barco, con los enemigos de la paz, y mandarlos a tomar aire fresco? Pues parece que no… que es mejor dejarlos y que puedan seguir extorsionando tranquilamente. ¡¡¡Es vergonzoso!!! Pronto tendremos que ignorar las leyes e ir por este mundo [de políticos vendidos a los enemigos de la paz], armados para defendernos individualmente, y que conste que tarde o temprano acabaremos defendiéndonos como podamos, tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Un saludo Monmar, hacía mucho que no te leía por problemas técnicos. Te incluyo inmediatamente en mi Reader.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.