9.7.08

Musulmanes Ahmadis en Occidente

El sábado 5 de julio de 2008, la comunidad musulmana Ahmadiyya inauguro la mayor mezquita de Canadá en Calgary.

Según el presidente de la comunidad Lal Khan Malik, "la apertura de esta mezquita es una ocasión histórica para que los musulmanes Ahmadi se integren en la sociedad canadiense, "la lealtad a tu patria (Canadá), es parte de tu fe". Los musulmanes Ahmadi están orgullosos del hecho de que allá donde vivan, se convierten en ciudadanos leales del país y fomentan la integración y la convivencia pacífica con cualquier otra fe, cultura y religión.
Invitamos a todo el mundo a utilizar la mezquita como lugar de reunión para construir armonía y respeto" la nueva mezquita será un símbolo de la paz y de la armonía social.

Pues bien hasta aquí la noticia, pero a petición de algunos lectores que están interesados en conocer más sobre esta comunidad, [la cual se autoproclama tolerante y respetuosa con el país de acogida, en este caso Canadá] he buscado en la red, y lo siguiente es parte de la información que he conseguido compilar sobre los musulmanes áhmadis, según parece esta comunidad es rechazada y perseguida en Oriente, a pesar de compartir la rama del Islam.
Algunas manifestaciones en los sermones del viernes no dejan de ser sorprendentes, no adelanto ningún párrafo, [lo dejo para la próximo post,] ya que todos me parecen dignos de leer, por que nos transmiten hasta donde llega la tolerancia que predican, y el verdadero fin de la comunidad áhmadis.

Pero antes de continuar quiero remarcar algo de suma importancia que es imprescindible tener en cuenta, sobre todo si se trata de valorar las diferencias existentes entre las distintas religiones. En el cristianismo también existen tres ramas principales: Catolicismo, Protestantismo e Iglesias Cristianas Orientales, las cuales a su vez agrupan numerosos grupos religiosos con distintos orígenes y tendencias.
(Católicos, griegos ortodoxos, armenios, coptos, anglicanos, presbiterianos, luteranos, bautistas, siríacos, grecocatólicos, etíopes, etc.) pues bien, al contrario que el Islam todas conviven pacíficamente en Occidente, sin persecuciones, sin vejaciones, y sin amenazas.

Al contrario que el cristianismo el Islam es una religión intolerante y fundamentalista, incapaz de convivir pacíficamente y menos tolerarse entre las diferentes ramas y lo que es peor, están en lucha permanente, principalmente los Sunnitas contra los Shiítas, y sus diferentes ramas.

¿Cómo podemos tener una perspectiva de paz conviviendo con los islamistas, si entre ellos la convivencia no existe y se simboliza en un odio permanente?

Los mandatarios europeos se están autoengañando, creando unas ilusiones infundadas a los ciudadanos, exigiéndonos la tolerancia con los intolerantes, creando expectativas falsas, sin tener en cuenta la historia del Islam, y su aspiración de conquista por la espada, ellos nunca se integraran en Europa, y su meta final es la reconquista, tanto de los territorios como de las almas.

Con todo no pretendo influenciar a nadie, mi intención es informar y contrarrestar las diversas publicaciones que nos hablan de un Islam pacifico y tolerante, a partir de las diferentes opiniones, con la información que disponemos, y con la actitud de unos y otros… cada cual que saque sus propias conclusiones.



LAS RAMAS DEL ISLAM

Dentro del contexto musulmán existen diferentes grupos islámicos, que son bien conocidos a través de la prensa y medios de comunicación. Estos grupos difieren entre ellos en la interpretación de algunas creencias islámicas y su práctica.
El desarrollo y proliferación de sectas dentro del Islam comenzó en la primera etapa de la historia islámica. Efectivamente, casi inmediatamente después del fallecimiento del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él) y la designación del primer Jalifa, Hazrat Abu Bakr, comenzaron a surgir discrepancias en la comunidad.
Estas diferencias y desacuerdos se acentuaron hasta el punto de amenazar la unidad islámica. De hecho, los seguidores del Islam se dividieron y se separaron en dos ramas diferentes al cabo de treinta años. Éstas son:

1. Los Sunnitas
Es el grupo principal de los musulmanes en la actualidad. Aproximadamente un 85% de los musulmanes son sunnitas. Aceptan la autoridad de los Jilafat Rashedin (los Jalifas justos), siguen fielmente la costumbre y práctica (sunnah) del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él) y se rigen por la Ley islámica (Sharia) tal como la interpretan los cuatro célebres juristas e Imames: Malik bin Anas, Abu Hanifa, Mohammad bin Idris y Ahmad bin Hanbal.

2.Los Shiítas
Los shiítas forman un grupo aislado cuyo origen se basa en la creencia de que sólo Hazrat Ali fue el legítimo sucesor del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él). Hazrat Alí fue primo y yerno del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él) y los shiítas creen que esta relación de sangre da derecho a Alí y sus descendientes a heredar el “manto” espiritual del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él). No creen en los otros tres Jilafat Rashedin.
El Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él) predijo tales divisiones entre sus seguidores. Efectivamente, en la actualidad existen setenta y tres grupos en el Islam. Algunos grupos importantes relacionadas con los dos grupos principales son:

Rama sunnita del Islam: Ahle Sunnat, Ahle Hadiz, Wahabis, Ahmadis
Rama shiíta del Islam: Zaydis, TwelversSeveners: Nizaris (Ismaelis), Mustalis (Bohras)

EL AHMADIAT

El Ahmadiat es un grupo del Islam y no una nueva religión. Es, en realidad, el renacimiento del Islam. Se trata de un movimiento dentro de la religión islámica fundado por Mirza Ghulam Ahmad de Qadián (India) en 1889, quien reclamó ser el Mesías y Mahdi, cuya venida fue profetizada por el Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él). Sus seguidores se llaman áhmadis musulmanes.
Los áhmadis musulmanes siguen estrictamente la religión ortodoxa del Islam y no han añadido ni suprimido ninguna de sus creencias fundamentales ni ritos de culto.
La distinción más importante entre los áhmadis y los demás musulmanes es la aceptación por parte de los áhmadis de Mirza Ghulam Ahmad (la paz sea con él) como Mesías Prometido, en su misión divina de revivir la fe en Al-lah, en el Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él) y en el Santo Corán.

Los áhmadis musulmanes poseen la misma devoción que los primeros seguidores del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él), y están consagrados al servicio del Islam y a la predicación de sus enseñanzas por todo el mundo.
Los áhmadis creen que la misión del Mesías Prometido ha sido purificar al Islam de los errores y hábitos supersticiosos que se incrustaron en él durante catorce siglos, y practican la religión del mismo modo en que se hacía en la época del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él).

Existen tres diferencias entre las creencias de los áhmadis musulmanes y los otros musulmanes sunnitas. Son las siguientes:

1.La interpretación de la finalidad del Profetazgo de Hazrat Mohammad

En el Santo Corán (véase 33:41), Dios concedió al Santo Profeta Mohammad (la paz y bendiciones de Dios sean con él) el título de “Jataman Nabiyyin” (el Sello de los Profetas). La interpretación que los no-ahmadis musulmanes hacen de este versículo es que no puede aparecer ningún profeta después del Santo Profeta Mohammad (la paz y bendiciones de Dios sean con él), que la puerta de la revelación se ha cerrado para siempre y que Dios nunca volverá a hablar directamente a Sus siervos.

Los áhmadis musulmanes, por el contrario, creen que Dios se manifiesta por Su revelación hablando a Sus criaturas y que seguirá haciéndolo hasta el final. Los áhmadis interpretan “Sello de los Profetas” como una señal de distinción, que significa la perfección del Profetazgo. Creen que el Profetazgo continuará, pero que no habrá ningún profeta portador de Ley después del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él).
Cualquier profeta que le suceda habrá de ser seguidor suyo y pertenecer a la religión islámica.

2. La ascensión de Jesucristo a los cielos

Las diferencias entre los áhmadis musulmanes y los no áhmadis musulmanes respecto a Jesús (la paz sea con él) son muy significativas.
Muchos no áhmadis creen que Jesús nunca fue crucificado sino que fue sustituido por alguien que se asemejaba a él. Según ellos, Jesús fue ascendido físicamente a los cielos donde está a la espera de su regreso a la tierra en su segunda venida.

Los áhmadis creen que Jesús fue crucificado pero no murió, sino que estaba inconsciente cuando le descendieron de la cruz, pues solamente había permanecido clavado a ella durante unas horas. Fue curado por sus compañeros más cercanos y después viajó al Este de Cachemira, una provincia al Norte de la India. Allí culminó el cumplimiento de su auténtica misión, que era predicar a las ovejas perdidas de la Casa de Israel. Murió de muerte natural a una edad muy avanzada y su tumba se encuentra en Sirinagar (Cachemira-India).

3. La venida del Mesías Prometido
Todos los musulmanes creen que en los últimos días aparecerá un Reformador (Mesías y Mahdi) que restituirá a la religión islámica su antigua gloria. Hay muchos Hadices que aluden a la venida del Reformador y presentan pruebas al respecto. El Hadiz otorga distintos títulos a este Reformador: “Mesías”, “Mahdi” y “Jesús, hijo de María”.

Los no áhmadis musulmanes creen que Jesús no murió, sino que ascendió físicamente a los cielos, y que regresará como Mesías de los últimos días del Islam. También dicen que el Mesías (a quienes consideran una persona diferente que pertenecerá a la religión islámica) propagará el Islam con la espada y emprenderá una guerra contra todos los incrédulos.

Los áhmadis musulmanes rechazan esta interpretación. Creen que Jesús murió como mortal y, por tanto, no puede resucitar. Interpretan, en términos espirituales, la venida de Jesús (la paz sea con él) equiparable a la segunda venida de Elías, como el mismo Jesús explicó. Así como apareció Juan el Bautista cumpliendo la profecía de la segunda venida de Elías, Mirza Ghulam Ahmad (la paz sea con él) ha venido para cumplir la segunda venida de Jesús.

Los áhmadis creen que el Mahdi y el Mesías son la misma persona y que tal persona es Mirza Ghulam Ahmad de Qadián, quien fue enviado para revivir la religión del Islam, siendo su espada su pluma, con la que corroboró la verdad y la superioridad del Islam.
Hazrat Ahmad (la paz sea con él) fue llamado “Jesús, hijo de María” por las múltiples similitudes en sus misiones: ninguno fue profeta portador de Ley; Jesús fue seguidor de Moisés después de 1400 años y apareció para revivir el judaísmo, mientras que la tarea de Hazrat Ahmad fue revivir las enseñanzas del Santo Profeta (la paz y bendiciones de Dios sean con él) después de 1400 años; ambos fueron rechazados por los juristas de su fe y ambos enfatizaron el “yamali”, es decir, los aspectos moderados de la religión.

Información complementaria

Los musulmanes ortodoxos de Pakistán consideran herejes a los ahmadis, aunque éstos se consideran a sí mismos musulmanes. La comunidad ahmadi fue declarada no musulmana en Pakistán en 1974, y posteriormente se promulgaron varias leyes que tipificaron como delito que los ahmadis profesaran, practicaran y predicaran su fe. Decenas de ahmadis han sido acusados formalmente de delitos religiosos, como llamar a la oración, predicar su fe o llamar "mezquita" a su lugar de culto. Varios han sido acusados de blasfemia, en aplicación del artículo 285C del Código Penal de Pakistán, que lleva aparejada preceptivamente la pena de muerte. Hasta ahora todas las condenas a muerte por blasfemia han sido anuladas por el tribunal superior.

Amnistía Internacional ha pedido a los sucesivos gobiernos de Pakistán la abolición de las leyes sobre delitos religiosos, que penalizan de hecho cualquier ejercicio del derecho a la libertad de religión por los ahmadis, así como la ley sobre blasfemias basada en el artículo 295C del Código Penal paquistaní.

En octubre del 2005 Amnistía Internacional declara publicamente que en Pakistán: Continúan los homicidios de ahmadis con impunidad.

La violencia a que continúa sometida la comunidad ahmadi en Pakistán ha quedado de manifiesto de nuevo con el ataque cometido el 7 de octubre de 2005 contra los fieles de una mezquita del pueblo de Mong, cerca de la ciudad de Mandi Behauddin, en la provincia de Punyab. Ocho personas perdieron la vida y al menos 18 resultaron heridas. La policía ha informado de que tres hombres enmascarados se acercaron a la mezquita en una motocicleta y luego entraron y dispararon contra las personas ahí reunidas para las oraciones del viernes.

El derecho a la libertad religiosa, previsto en la Constitución paquistaní y en las normas internacionales de derechos humanos, debe ser una realidad para todas las minorías religiosas de Pakistán.

A lo largo de los años Amnistía Internacional ha sido informada de numerosos homicidios selectivos de ahmadis, cometidos por lo general con impunidad. En algunos casos, los propios ahmadis objeto del ataque han sido acusados formalmente de delitos. En octubre del 2000, ocho ahmadis fueron asesinados en el pueblo de Ghatialian, distrito de Sialkot, en un incidente similar al ocurrido el 7 de octubre del 2005. En aquella ocasión, unos pistoleros abrieron fuego contra los ahmadis congregados en una mezquita para rezar.
Cinco ahmadis que presenciaron el ataque y lo denunciaron a la policía, junto con otros 21 ahmadis, fueron detenidos, y muchos de ellos siguen cumpliendo una condena de cadena perpetua por lo que Amnistía Internacional considera cargos falsos. Ninguno de los pistoleros fue detenido nunca ni ha comparecido ante la justicia.

Fuente: Amnistía Internacional

Foto:Nueve musulmanes áhmadis son asesinados y veintidós son heridos por extremistas en Mandi Bahauddin (Pakistán) el 7 de Octubre de 2005


BANGLADESH

Sede de la comunidad ahmadi Líderes islamistas han amenazado con atacar la sede de la comunidad religiosa Ahmadiyya Muslim Jamaat de la capital, Dacca. Afirman que "sitiarán" la sede el 27 de agosto a menos que el gobierno declare a la secta "no musulmana".
Éste el último de una serie de intentos de grupos islamistas para impedir que los ahmadis practiquen sin trabas sus creencias, y ha provocado incidentes de los grupos islamistas que tratan de cerrar centros ahmadis, colocan signos de incitación al odio en sus lugares de culto y confiscan su material religioso y sus libros de oración.

Amnistía Internacional creen que los ahmadis corren peligro de ser agredidos.

Según nuevos informes del 21 de agosto, los grupos islamistas organizaron una marcha en Dacca, afirmando una vez más que el 27 de agosto rodearían la sede de la comunidad ahmadi, impidiendo que nadie entre o salga, detendrían el culto y confiscarían los libros de oración. Al parecer, se produjeron enfrentamientos entre la policía y los asistentes a la marcha cuando éstos trataron de atacar un complejo ahmadi en la zona de Bakshibazar de la ciudad.

Al parecer, los activistas de derechos humanos piensan formar una cadena humana alrededor de la sede de Ahmaddiya Muslim Jamaat para impedir a los grupos islamistas "sitiar" el edificio.El gobierno no ha dicho que vaya a proteger el derecho de los ahmadis a la libertad de culto ni ha condenado la incitación a la violencia contra ellos.

INFORMACIÓN GENERAL

Parece que los grupos islamistas han hecho de la comunidad ahmadi blanco de sus iras para intentar obligar al gobierno a declarar la secta "no musulmana", lo cual los ayudaría a introducir la shari'a (ley islámica) en Bangladesh. Esperan conseguir el apoyo masivo de los sectores pobres y marginados de la sociedad, que se sienten dejados de lado por el gobierno y pueden ser influenciados apelando a sus creencias religiosas para conseguir que apoyen la creación de un Estado islámico.
En lo que va de año, Amnistía Internacional ha documentado abusos perpetrados por grupos contrarios a los ahmadis, como el homicidio de un clérigo de esta comunidad, la "excomunión" y el arresto domiciliario ilegal de ahmadis en pueblos, la prohibición de las publicaciones ahmadis, las marchas callejeras contra esta comunidad y la oleada en aumento de expresiones de apología del odio en concentraciones públicas en las que se incita a cometer actos de violencia contra los miembros de esta comunidad.

Si bien el gobierno ha actuado para impedir que las muchedumbres que apoyan a los grupos islamistas entren en las mezquitas ahmadis, no ha puesto en manos de la justicia a los que cometen abusos contra los derechos humanos de los miembros de esta comunidad.

.

1 comentario:

  1. Anónimo11/7/08

    lo que suceda Europa sera mas malo que nunca visto

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.