30.3.09

Nuestra bomba atómica son nuestros hijos


Tras los bombardeos de Gaza, miles de mujeres palestinas cumplen un deber que consideran patriótico: quedarse embarazadas.

Entrevista a Zeinab el Ghunaimi, abogada palestina en Gaza que asiste a mujeres sin recursos

Tengo 56 años y me siento más útil que nunca: ayudamos a muchísimas mujeres. Nací en Palestina y vivo en Gaza, hoy un campo de concentración. Sólo he tenido una hija, porque no quise tener más hijos que nacieran prisioneros. Colaboro con la Fundación Alfonso Comín

* "Nuestra bomba atómica son nuestros hijos"

* Por cada palestino muerto por las bombas israelíes, ellas tendrán dos hijos.

- No es un destino feliz el de esos niños.

Esa es nuestra bomba atómica: la demografía. Los israelíes tienen la suya, pero nuestras bombas son nuestros hijos.

- ¿Tiene cifras?

Nuestra tasa de maternidad es del 5,6, casi seis hijos por madre palestina, pero yo, que trabajo sobre el terreno en Gaza con cientos de mujeres palestinas, sé que ese porcentaje está aumentando tras la invasión israelí.

- Creo recordar que la natalidad de Israel es también elevada.

Es alta para tratarse de un país industrializado: los israelíes tienen un promedio de 2,7 hijos por familia.

- Pues usted sólo tiene una hija.

Porque, pese a ser de una familia de refugiados, escapé de la condena israelí al subdesarrollo y la ignorancia. Mi padre era maestro de escuela de la Unrwa, la organización de la ONU que ayuda a los refugiados palestinos y nos ayudó a llegar a la universidad.

- ¿Dónde fue a la universidad?

Yo pude ir a la Universidad de El Cairo, como mis tres hermanas, y estudié Derecho, y al volver a Gaza fui a la cárcel dos veces por colaborar en la resistencia contra la ocupación israelí, pero también vi mundo y estuve en la conferencia de paz de Suecia, y siempre que puedo salgo de Gaza.

- Ahora ha podido.

En realidad, no he podido: las autoridades israelíes no me han dado permiso para salir de Gaza y venir aquí a Barcelona para la Fundación Alfonso Comín, (Extraño viaje teniendo en cuenta que La Fundación Alfonso Comín denuncia la explotación infantil) pero he logrado burlar su control.

- ¿Cómo?

Comprenderá que no le dé detalles para que los publique y no pueda volver a salir.

- ¿Y qué descubrió en sus viajes?


Poco a poco me hice consciente de que no podía condenar a mis posibles hijos - seres humanos-a vivir en la ratonera que es hoy el campo de concentración de Gaza.

- ¿Hay más palestinos que piensen así?

Sí, y esa es una paradoja que pone en evidencia el cruel absurdo que vivimos. Los de la diáspora y los refugiados que, pese a todo, han podido acceder auna educación universitaria son los que tienen menos hijos.

- El hijo es el plan de pensiones del pobre.

Así que si Israel, en vez de encerrarnos en bantustanes, nos hubiera dado posibilidades de prosperar, hoy los palestinos no tendríamos esa bomba demográfica que turba el sueño de los israelíes.

- ¿No serían ahora muchos y encima mejor educados?

Yo le puedo hablar por mí misma y por los palestinos universitarios y con mejor nivel socioeconómico que conozco: todos están por debajo de la media de hijos por familia palestina: tienen uno, dos o tres como mucho.

- Arafat ya citaba los úteros como arma.

Era tradición cuando algún refugiado conseguía volver a Palestina que, para celebrarlo, la pareja tuviera un hijo.

- ¿Su hija piensa ser mamá numerosa?


Mi hija se casó en Dubái...

- Parece una buena boda, enhorabuena.

Gracias, pero las autoridades israelíes no me dejaron salir para ir a la ceremonia.

- ¿Qué tipo de problemas encuentra cuando asiste a las mujeres palestinas?

Divorcios, herencias, custodias, todo tipo de problemas legales.

- Los países árabes tienen fama de machismo contumaz y legalizado.


Es cierto que la sociedad patriarcal agraria árabe y su derecho tribal no daban a la mujer un trato igualitario, pero la sociedad palestina ha avanzado pese a la ocupación y estamos mejorando ese derecho.

- ¿No envidia la igualdad de las israelíes?

En las universidades palestinas somos mayoría las mujeres, y también en la universidad islámica de Hamas. Yo participé ya en el primer gobierno de la ANP y logramos introducir cuotas femeninas obligatorias en el gobierno. Hoy tenemos en Palestina mujeres jueces y altos cargos y ministras.

- ¡Qué corrupto era su gobierno de la ANP!

La corrupción existió - es cierto y lo admito-y pagamos un alto precio por ella. Esa corrupción con la complicidad israelí para dividirnos propició la aparición de Hamas, pero volveremos a estar unidos.

- Hace poco, ustedes los palestinos solucionaban sus diferencias a tiro limpio.


Estamos aprendiendo: cuando Israel invadió Gaza morían palestinos de Hamas y de Al Fatah, niños y mayores... Eso nos une.

- Israel les invadió para defenderse.


No soy partidaria de Hamas ni mucho menos, pero no admito que se tache de terrorismo a la resistencia contra la ocupación.

- Hamas aplica la charia: no parece muy progresista para las mujeres.

Es cierto que existe ese proyecto, que nos llevaría a retrocesos como que el castigo para un robo sea la amputación de las manos, pero estoy convencida de que evitaremos esos extremos con un gran pacto palestino.

- ¿Cómo es el divorcio en Palestina?


Para el hombre es suficiente con decir a su esposa: "Estás divorciada". La mujer necesita un proceso. Trabajamos para reformar esos extremos. He logrado, por ejemplo, que la policía obligara a un divorciado a pagar la manutención.

Zeinab, resistente veterana, sabe muy bien cuál es la tasa de natalidad exacta de los palestinos de Gaza: es su pasaporte de vuelta a la patria arrebatada. Y es el dato que obsesiona a los estadistas israelíes desde que existen. Esa fe en que el reloj demográfico corre a su favor hace que muchos palestinos no apuesten por un Estado propio. Así, aunque sea aceptando por ahora el apartheid israelí, cambiarían el concepto clásico de "lucha de resistencia a la ocupación extranjera" a la argelina por el sudafricano de "lucha para que todos los habitantes del país tengan derecho a voto". Esa fue la estrategia que dio la victoria a Mandela. El problema es que los palestinos no tienen ningún Mandela.

LLUÍS AMIGUET
La Vanguardia

Comentario

Si bien estas declaraciones tendrían que indignarnos nada de eso sucede por lo sobradamente conocidas, una forma de pensar indigna que en todo caso lo que suscitan es una inmensa lastima al comprobar que para los musulmanes traer hijos al mundo es comparable con la fabricación de una “bomba” y concebirlos con una idea predeterminada, que no es otra que su porterior utilización como carne de cañón dispuestos a explotar. ¡Triste destino!

Solo una mente enferma puede digerir semejantes declaraciones de lo que en realidad representa la natalidad, y el uso aterrador que se pretende hacer de los hijos.
No son las primeras declaraciones al respecto y tampoco serán las últimas, tengamos siempre presentes el eslogan atribuido al AKP de Turquía (Partido de la Justicia y el Desarrollo, es un partido conservador, de tendencia demócrata-musulmán), dice que la democracia es un autobús "donde viajar hasta nuestra estación", es decir, el Estado islámico. El AKP, además, comparte la creencia islamista de que Europa será conquistada debido al elevado índice de natalidad de sus habitantes musulmanes.

.

7 comentarios:

  1. Alvaro Linares30/3/09

    Me ha gustado la última frase de tu comentario, en el que mencionas a Turquía. Y queremos que esta gente entre en la Unión Europea..............no hay más ciego que el que no quiere ver.

    ResponderEliminar
  2. Yo afirmaría que somos muchos los que pensamos que Turquía no forma parte de Europa, por consiguiente el debate no es si nos gusta que se integren en Europa, o no.
    Lo grave de esta decisión es que la CEE ignora a los ciudadanos, de manera que aunque intenten convocar un referéndum de nada sirve nuestra opinión, ya sabes a que me refiero, cuando el resultado no es el que esperan o bien ignoran el resultado, o bien convocan otro al cabo de un tiempo, tiempo suficiente para manipular a los ciudadanos y conseguir lo que de antemano tenían planificado, este tema huele a putrefacto y esta más que zanjado, con o sin nuestra aprobación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me parece una locura lo que acabo de leer y esta mujer esta en Barcelona diciendo esas burradas sin que nadie la detenga? y encima "trabajando" para una fundacion contra la explotacion infantil? el mundo al reves

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/4/09

    Efectivamente, Europa ya esta demasiado poblada de musulmanes...por ello ahora a Turquia le toca entrar, segun la obligacion desde su yihad..sera el pais mas grande de Europa, el mas pobre y el que mas pasta recibira como ayudas, mientras nosotros: los "Dhimmis" seguiremos trabajando para ellos, lo mismo que pasa en Francia, en Holanda y Alemania...Solo ver quien trabaja, y quien vive de las ayudas sociales.

    Y asi ellos seguiran aumentando su poblacion, esta es la doble yihad:

    1°- Tener muchos hijos en Europa como sea, asi se lo dicen en las mezquitas y centros musulmanes. Por eso aparecen madres con 7 hijos, y cada varon musulman se puede casar a distancia con las mujeres que quiera, para asi traerlas y multiplicar mas hijos. Ademas por cada hijo nacido, el gobierno aleman te paga dinero y te mantiene el resto de tu vida, "venid sarracenos, os regalamos Europa".

    2°- Llega la fase violenta: robos, agresiones, insultos, ataques sexuales, etc. Los cristianos "Dhimmis" se mudan de sus barrios hartos de tanta basura...,el norte de Paris, Neukölln de Berlin, el barrio del este de Londres..todos esos barrios son territorio ganado por los musulmanes. Esa es su yihad.

    Stop Islam.

    ResponderEliminar
  5. Fundada por "democristianos" (en su gran mayoría) y reconociendo la herencia cristiana en la historia de Europa... solo con esto TURQUIA NUNCA PUEDE NI DEBE ENTRAR EN LA UE.

    Sinceramente, el islamismo ES EL GRAN PROBLEMA al que nos vamos a enfrentar en los próximos años y los actuales políticos "apaciguadores" no valen para solucionarlo.

    Vigen santa, y luego uno lee cosas de Blas Infante y seguidores y no sabe si reír o llorar.

    Como dijo aquél, España es una país que está "pa salir de gira"

    ResponderEliminar
  6. Me parece increíble que tanta gente se alteres y se vea afectada por la política del terror que los medios occidentales impregnan por doquier. En primer lugar que esta mujer explique la situáción tan cruda en palestina no representa que estñe a favor de ello, sino todo lo contrario, detesta la utilización de la mujer como arma, arma frente a un enemigo, no deja sin embargo de situar una realidad política que si es de conflicto y ante un conflicto cada parte se defiende en sus medios. De todos modos Zeinab describe la lacra que para las mujeres representa un conflicto sin resolver, nada más. No está ni a favor de dar a luz a hijos que sirvan de escudo ni nada por el estilo. Hay que leer más allá Por favor. Y respecto a Turquía, veeenga, venga con el terro de que nos van a invadir, pero como se puede ser tan ignorante por favor, como se puede tener tanto odio, tanta xenofobia, cómo invadirnos, sólo hace falta mirar losnúmeros, que idea del mundo tenéis. Soy Gallego, sin ningun origen musulman y renegado de un cristianismo que practicó cruzadas, odios, quemas de brujas, y ahora represión del todo tipo de seres perversos. Que horror el Islam, no?, por favor....

    ResponderEliminar
  7. Alain14/4/09

    Xabi

    El testimonio de esta mujer palestina es interesante en cuanto desvela por una parte el abismo cultural y moral que separa Occidente del mundo islámico, y por la otra la utilización conciente de la demografía como arma de guerra en este caso concreto, y en el marco general del expansionismo islámico como arma de conquista de los países actualmente sometidos a una inmigración/invasión masiva proveniente de los cuatro puntos cardinales del orbe mahometano.

    Que el uso de esa arma sea considerado legítimo o no dependerá del bando en que nos encontremos en un determinado conflicto. Los palestinos en particular, en su larga lucha contra los israelíes, han entendido desde hace mucho la importancia de una vigorosa natalidad como instrumento para sobrevivir y tal vez a la postre vencer, o cuanto menos lograr algunos de sus objetivos. Los israelíes también han entendido que la lucha se sitúa igualmente en el terreno demográfico, y por ello el promedio de hijos por pareja está (cito de memoría) en algo así como 2,5 hijos entre el elemento, digamos, laico, y de 5 o 6 hijos en las familias ultrordodoxas (que constituyen un segmento de población importante y en crecimiento).

    Por supuesto que a nosotros los occidentales nos es ajeno y chocante concebir (en los dos acepciones del término) a nuestros hijos como armas de guerra, tal vez como niños-bomba (circulan por internet bastantes fotos o vídeos de niños musulmanes con cinturones de dinamita o posando con fúsiles de asalto dos veces más grandes que ellos, y todo con la misma naturalidad que nuestros retoños se retratan de marineros de primera comunión. Otros mundos, otras mentalidades: es la diversidad).

    Lo que debemos retener de este testimonio es esto: los musulmanes han tomado conciencia de la fuerza del arma demográfica. En su expansión sobre Occidente cuentan con su elevada natalidad para submergirnos, tarea facilitada por los bajísimos indíces reproductivos de los europeos. El excedente demográfico del mundo islámico se derrama sobre Occidente y la población musulmana ya presente entre nosotros se reproduce desaforadamente. Crecen los que ya están dentro y llegan en masas desde afuera. Ese doble movimiento trastocará irreversiblemente la composición étnica, racial y cultural de las naciones europeas en un plazo muy corto. Pronto tendremos en Europa ciudades de población mayoritariamente musulmana y después serán países enteros. Eso significa ni más ni menos la desaparición de nuestra cultura, de nuestra forma de vida, de nuestros valores, el fin de toda forma de vida civilizada, el fin de la libertad, el fin del progreso. Se impondrá la sharia, las mujeres irán por las calles cubiertas por un toldo, y los verracos de sus maridos berrearán cinco veces al día culo en popa a la llamada del muecín a mayor gloria de Alá, el Compasivo, el Misericordioso.

    Te aconsejo que te busques otro nombre (Xabi es un nombre algo maricón), por ejemplo Habimullah.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.