Seguidores

9.6.04

El corán: todo ser humano es musulmán

En el pensamiento islamista, todos los personajes y profetas de la Biblia han sido siempre musulmanes

El Corán se desarrolla de la misma manera. Baste citar: Surate 30.30 en la que se dice que el Islam es efectivamente una religión natural del hombre.

El hombre nace ya como musulmán, incluso aunque no lo sepa. Dios intenta revelarse a todo aquel que sea musulmán. Así, Adán era musulmán, Noé era también musulmán... Mahoma ha reislamizado toda la historia de las religiones. Comenzó por leer toda la historia del mundo partiendo de una comprensión islamista.
Y luego dijo: ”Escuchad, lo que yo recibí no era otra cosa que la revelación de la religión original y verdadera de Dios, y es el Islam”.

Entonces dijo:”Dios ha elegido a los judíos para traer el Islam al mundo, pero han fracasado en su misión, han matado a los profetas y los han perseguido. Dios los ha rechazado”. Y los musulmanes os dirán: Ahora debemos comprender según Surate 2 y 4 que Abrahám y todos los patriarcas no son judíos, sino musulmanes. ¿Cómo afirmar que Abrahám era judío? Está escrito en el Corán que es musulmán. ¿Cómo podéis afirmar que Isaac, Jacob, Moisés, David, Salomón son judíos? Son musulmanes.

En el pensamiento islamista, todos los personajes y profetas de la Biblia no lo son. Según el pensamiento islamista han sido siempre musulmanes. Así, el país en el que nos encontramos se dio por un tiempo a los judíos, pero, al no cumplir con su misión y ser rechazados por Dios y condenados, Dios se lo ha entregado a los herederos originales, los musulmanes.

En la Surate 3:110 veis escrito que Dios dijo a la sociedad islamista: ”Sois la mejor sociedad que Dios ha creado porque os ha dado el juicio y, por tanto, el poder de gobernar sobre todo lo que no esté bajo la ley de Dios”.

De este modo, Mahoma desarrolló una comprensión del Islam que tuvo por fin arrebatar a los judíos la herencia y la relación privilegiada de Dios con Israel. Mahoma expuso muy claramente que ahora Dios ha devuelto a Ismael lo que se le había quitado.

Es muy importante para nosotros que comprendamos esto hoy día: no hablamos de una situación política aquí en Israel. El problema no es político. Tampoco tenemos un conflicto étnico entre árabes y judíos. No es éste el origen de los problemas. Si hubiera solamente un problema étnico y político, podríamos tomar compromisos, pero no podemos hacer eso.

Jerusalén

1) En la comprensión islamista no hay ningún medio para abandonar Jerusalén. No debemos olvidar que Jerusalén fue tomada por el Islam 18 años después del establecimiento de la sociedad islamista en Medina por el Califa Omar. Sólo 18 años más tarde, la primera y pequeña mezquita se construyó en el monte del Templo. ¿Sabéis cómo fue construida esta pequeña mezquita?

Es importante para la Iglesia darse cuenta de esto. De nuevo, la Iglesia abrió sus puertas. Cuando el Califa Omar vino a Jerusalén, pidió al obispo de esta época:“¿Dónde puedo tener un lugar de adoración? Y porque el obispo no quería verlo adorar al lado de una iglesia, lo llevó al monte del Templo que, en ese tiempo, era un lugar de descarga pública, ya que habían tomado al pie de la letra la palabra:”Tu lugar será destruido y lleno de detritus”.

En aquel tiempo, colocaban todos los cubos de basura en el monte del Templo. De hecho, el obispo quería molestar al Califa Omar. Por eso lo colocó en este lugar de detritus. Y le dijo:” Escucha, puedes construir tu mezquita en este lugar porque, como sabes, este lugar pertenecía a los judíos.
Tenían aquí su Templo y sabemos que tú puedes reconstruir este lugar en el que habrá poder”.

De la comprensión islamista- e incluso en la de la Iglesia antigua- el monte del Templo era el lugar del poder, una puerta entre los cielos y la tierra, aunque exista hoy una tradición islamista según la cual no tendrá lugar el fin de los tiempos según el Islam en el monte del Templo.

Porque es en el monte del Templo donde el ángel debe descender y tocar la trompeta que abrirá el Juicio final. Es en el monte del Templo donde el Mesías islamista, que se llama Yeshua, descenderá para quebrantar todo el poder de los Cristianos y de los Judíos.
Será en el monte del Templo donde tendrá lugar el Juicio final. El monte del Templo era de tal modo importante para los primeros musulmanes y para Mahoma, que incluso éste debía ser tomado en Jerusalén para subir desde el monte del Templo a los cielos para encontrarse con Moisés y Jesús y todos los profetas.
Si comprendemos eso, sabemos que Jerusalén es la clave de la identidad islamista.

2) Jerusalén es la clave de identidad judía.

Desde hace 2000 años, los judíos dispersos por el mundo dicen:” El año próximo a Jerusalén”. ¡Cómo puede imaginarse que abandonen Jerusalén! Los judíos pueden abandonar algunos territorios, pero jamás Jerusalén y su Templo.Jerusalén debe tener en cuenta la identidad de los judíos y del Islam. No hay escapatoria.
No debemos olvidar que para la identidad islamista, no hay mayor amenaza que el establecimiento del Estado de Israel.¿Por qué? Hace 52 años. Dios decidió restaurar a Israel con el fin de dar cumplimiento al último capítulo de su plan de redención. Con el establecimiento del Estado de Israel, la historia del Islam ha sido desafiada por vez primera.

El Islam, por su naturaleza, piensa sólo en territorios, en poder. Incluso si el Islam dice que está centrado realmente en Dios, no es verdad.

El Islam, por su naturaleza, está centrado profundamente en el hombre. Centrado en el hombre en nombre de Dios, pero el hombre centrado en el poder del Islam, y éste lo ha visto siempre como poderoso con la espada.

El Islam debía ponerse ante el reto de la conquista de los territorios. No importa qué territorios, pero sí los de Tierra Santa, el territorio de los profetas.
Israel es el lugar de los profetas, de Jesús que es considerado como el segundo profeta junto con Mahoma y Moisés. En árabe se le llama “Cali Mullah”, el profeta que habla con Dios, un profeta islamista.

Ahora, los judíos que fueron rechazados y condenados como malditos por Dios, el último entre los pueblos de la tierra, han vuelto y se han establecido en un Estado en el corazón de la patria islamista.
Si el Islam no llega combatir y a destruir esta realidad que es Israel, su identidad será hecha pedazos porque, por definición del Corán, el Islám debe ser el vencedor. Si no tienes la victoria, Dios no está contigo.

En otros términos, si sois derrotados en la guerra, eso significa que Dios os ha abandonado, que Dios no está con vosotros. Por cualquier razón, Dios ha abandonado el mundo islamista. Este es el mensaje.

Para las naciones islamistas, nada más ha sacudido su fe en el Islam que esta realidad de Israel convertido en Estado en lo que es el corazón mismo de la tierra islamista.


Autor: P. Felipe Santos

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.