23.1.07

Córdoba, la Meca Europea.


Saudíes y conversos musulmanes planean la construcción de una macromezquita en Medina Azahara

Conversos españoles financiados por petrodólares saudíes buscan revivir el Califato Omeya construyendo una macromezquita en las inmediaciones de Medina Azahara, la ciudad fundada por el califa Abderramán III en el año 976, a pocos kilómetros de Córdoba.
En la última década, los intentos denodados de inversores saudíes y grupos islámicos españoles por convertir a Córdoba en «La Meca europea», rememorando el peso hegemónico del califato omeya en el siglo X, se han sucedido con más profusión de la que pudiera vislumbrarse.

La pretensión de construir esta gran mezquita que sirva de icono al islamismo de Europa (bajo la batuta de conversos españoles y financiación saudí), como desveló ayer ABC, en los últimos años, y según ha podido saber este periódico de fuentes de toda solvencia, ha habido dos propuestas sobre la mesa del Ayuntamiento de envergadura y ubicadas en las cercanías del conjunto arqueológico de Medina Azahara, entre otras cosas, considerada un hito de Al-Andalus.
Para los musulmanes, Córdoba es el símbolo del cenit del poder musulmán en Occidente. En la última década, varios inversores han contactado con Mansur Escudero es el presidente de la Junta Islámica española para gestionar la edificación de un espacio de culto musulmán.

Desde el año 2000 se han repetidos los intentos para construir una mezquita en las cercanías de Medina Azahara que sirva de catalizadora de la cultura musulmana en Europa y que incluiría un restaurante Halal, que serviría comidas siguiendo las directrices de la cultura islámica, y un centro documental.

Córdoba, la segunda Meca, o el intento de reislamizar España

El intento de convertir Córdoba en una segunda Meca reviste la máxima gravedad. Echando mano de los petrodólares saudíes, se promuve la versión más integrista del Islam.

Se pretende construir en Córdoba la segunda mezquita en dimensiones del mundo en terrenos próximos a Medina Zahara. Además, un complejo que se denominaría Medinat Assalam, que incluye mezquita, hotel, colegios, centros de congresos, biblioteca, residencia para estudiantes, zona de deportes y piscina. Por si fuera poco, se proyecta un parque temático ´Ciudad Al-Mansur´, en Almodóvar del Río, dentro de cuyas instalaciones habría también una mezquita.

En Córdoba hay actualmente mil musulmanes, de los que la mitad son practicantes. Resulta obvio que no se trata de satisfacer ninguna demanda religiosa sino de proceder a una islamización de Córdoba a golpe de petrodólares.

Según todos los indicios, la financiación procede de Arabia Saudí o de Emiratos Árabes Unidos o de Kuwait. Todo ese conjunto religioso se dedicaría a promover la línea más rigorista e integrista del islamismo, el conocido como wahabismo y su rama político-religiosa, el salafismo.

Es preciso recordar que Arabia Saudí es una de las naciones donde el respeto a la libertad religiosa es nulo. La consideración de tierra santa que se concede a toda la península arábiga hace que esté prohibida la construcción de ningún tipo de iglesia o templo de ninguna confesión, fuera de la musulmana. La conversión al cristianismo está penada con la muerte. Hay una policía religiosa que obliga al rezo público de las cinco oraciones.

Este intento de islamizar Andalucía para retornar a Al Andalus corre parejo a la petición de utilizar, según curiosos criterios ecuménicos, la catedral de Córdoba -antigua mezquita- por los musulmanes. Nadie ha pedido la devolución al culto ortodoxo de la catedral de Santa Sofía de constantinopla.

Los integristas islámicos no vienen de Marte sino de la religión musulmana y de sus mezquitas. Los terroristas del 11-M empezaron a organizarse en torno a la mezquita de la M-30. Las esotéricas, absurdas y ridículas teorías conspiracionales sobre el 11-M, con negación de la autoría islamista, están teniendo el efecto de desarmar a la sociedad española ante el riesgo de islamización.

También es preciso blindarse frente a ese chantaje de lo islámicamente correcto, por el que se nos dice que hemos de entregarnos a no sé qué musulmanes moderados o se nos repiten mentiras del tipo de que el Islam es la paz o que el Islam es tolerante. Ningún sentido tiene que los ayuntamientos estén cediendo terrenos gratis para que se construyan mezquitas en las que se predica el odio a los infieles -nosotros- y a los valores occidentales.


La reivindicación de Al Andalus por Ben Laden es de sobra conocida, por reiterada, pero no es monopolio de Al Qaeda. Toda tierra que haya sido gobernada por musulmanes forma parte de Dar-al-Islam, la tierra del Islam. Ninguna lógica tiene que desde el gobierno se esté subvencionando la islamización de España. La alianza de civilizaciones no es otra cosa que quintacolumnismo integrista.

.

5 comentarios:

  1. Es sorprendente que por un lado el estado restringe la intervención del cristianismo en la vida pública, y sin embargo permita la propagación de doctrinas totalitarias, que niegan a sus creyentes la apostasía y la elección libre de culto, incluido el laicismo.

    Existen unos limites jurídicos que ningún creyente sea de la religión que sea, puede infringir, la libertad de elección, y el acato a la Constitución, no lo puede negar ninguna practica religiosa, ni por mandato del mismísimo Alá.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo17/6/07

    Antes musulmana que nazi como tú neoliberalista de pacotilla.
    Patricia

    ResponderEliminar
  3. Musulmana ya eres, falta saber si también perteneces al gremio de los fundamentalistas.
    Entre fundamentalismo islamita y nazismo la diferencia es nula.
    Tus argumentos son insuperables.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo27/11/07

    Patricia, antes muerta que sencilla...

    A.P.D

    ResponderEliminar
  5. Anónimo29/12/07

    Lo curioso es que habiendo fracasado en sus sociedades teocráticas de origen,
    ahora vengan tan panchos a arruinar la nuestra.

    La responsabilidad de calderas y zapateros, y de otros, es histórica e imperdonable.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.