20.7.08

Movimiento Mundial Murabitún (MMM) en España

El objetivo del presente trabajo es analizar el Movimiento Mundial Murabitún (MMM). (1)
Para ello, se hace un análisis histórico, llevándolo hasta la actualidad a través de una descripción general de la comunidad islámica en España.

El análisis también se concentra en los fundamentos del MMM, los métodos de actuación, proyectos del moviendo aplicados a España, y las implicaciones desde la perspectiva de seguridad.

A todos los lectores que estén interesados en conocer, saber, sobre el Islam y sus actividades en España, les recomiendo que no dejen de leer este informe.

1. Descripción general del Movimiento Mundial Murabitún (MMM)

El nombre de “al-Murabitún” remite al menos a tres movimientos o grupos separados temporalmente aunque con un objetivo compartido: la lucha contra el infiel desviado del camino del Islam.

- El primer referente histórico lo constituyen los Murabitún de Al-Andalus (“hombres de la Ribat”), almorávides de la dinastía bereber – los más temidos guerreros de la época, por cierto– en los actuales Marruecos, Mauritania, Argelia Occidental y España entre 1056/1060 y 1147 d. C.

- El segundo, fundado por Ibrahim Qulaylaten 1972 fue una milicia en el oeste de Beirut desde el inicio de la guerra del Líbano (1975) hasta la guerra árabe-israelí de1982.

Este movimiento mantuvo una alianza con al-Fatah (Organización para la Liberación de Palestina, OLP), armándose a través del gobierno libanés.
La dispersión de la OLP y el desarme de los Murabitún por parte de Israel en 1982 debilitaron al movimiento paulatinamente.

- El tercero y último lo constituye el actual Movimiento Mundial Murabitún (MMM). Lo lidera Ian Dallas (Shaykh Abdalqadir Al-Murabit“as-Sufi” ad-Darqawy), convertido al Islam en 1963 (ó 1965, según las fuentes) y autoproclamado en 1968 sucesor de la Tariqah Darqawi del sur Marruecos, supuestamente tras recibir “autoridad espiritual” del Shaykh Muhammad Ibn Al-Habib, autoridad que también (supuestamente) recibió en 1976 en Benghazi (Libia) del Shaykh al-Fayturi.
Ambos extremos son cuestionados por una amplia mayoría de musulmanes. Según él mismo y sus biógrafos oficiales, es de origen escocés

2.Descripción general de la Comunidad Islámica en España ubicada en la ciudad de Granada y del Movimiento Murabitún en España

La Comunidad Islámica en España (en adelante, la Comunidad) es una entidad religiosa musulmana registrada el 19 de Septiembre de 1980 en la Sección Especial del Registro de Entidades Religiosas de la Dirección General de Asuntos Religiosos del Ministerio de Justicia (nº de inscripción: 6653-SE/A), no adscrita a ninguna de las dos federaciones que actualmente representan la pluralidad organizativa del Islam en España:
FEERI (Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas) y
UCIDE (Unión de Comunidades Islámicas de España), que integran la CIE (Comisión Islámicade España).

Se trata de una comunidad articulada en torno a la Fundación Mezquita de Granada, a la que pertenece la Mezquita Mayor de Granada, inaugurada en julio de 2003 tras veintidós años de disputas, y adscrita al MMM.

Se trata de una comunidad sui géneris que presenta una serie de notas características que dificultan su clasificación o categorización; está integrada por no más de 200 conversos, [ver apartado conversos al Islam] mayoritariamente de nacionalidad española, y el resto de otras nacionalidades (sobre todo europeas), y surgió de la división a mediados de los años 80 de la primitiva Sociedad para el Retorno al Islam en España, que se había asentado en la ciudad de Granada en 1980.

Aparte de la red generada en la comunidad autónoma andaluza en general, y en las ciudades de Granada y Sevilla en particular, el Movimiento tiene comunidades relativamente importantes en San Sebastián, Mallorca, Tarragona, Orense y Madrid.

El caso de Mallorca resulta bastante significativo, no tanto por el número de adeptos como por su escasa visibilidad social, ya que su actividad se circunscribe prácticamente a su propia mezquita y a la escuela coránica o madraza donde, hasta hace poco, se formaba a los jóvenes miembros de la comunidad, así como a jóvenes procedentes de otras regiones españolas, según proyectos educativos y de acogida “internos”; formación que, al tratarse de una comunidad relativamente desligada del centro neurálgico del Movimiento en España (Granada), también tiene lugar en instituciones vinculadas a la Universidad de las Islas Baleares.

3. Fines fundacionales del MMMV

-En primer lugar, la reinstauración del califato mundial y la vuelta al pasado, tomando como referente la ciudad de Medina en tiempos del profeta Mahoma, que representaría para ellos el modelo ideal de sociedad, de perfección islámica, que se ha de perseguir; y al que actualmente sólo se aproxima en alguna medida, según Ian Dallas, el Reino de Marruecos. Afirmación que resulta sorprendente dadas las particularidades de la monarquía alawí.

No obstante, y como medida transitoria, debido a la dificultad de conseguir tal objetivo en el medio plazo, el Movimiento aspira a la creación provisional de “Estados” musulmanes dentro de los Estados en los que tiene presencia.

-En segundo lugar, y derivado de lo anterior, prevé la institución de un alto mando militar musulmán que pilote las estrategias y operaciones militares para reinstaurar el califato.

-En tercer lugar el apartado económico, su programa consiste en organizar la economía como mercado libre islámico, evitar que los musulmanes utilicen las instituciones financieras capitalistas, y sustituir el papel moneda por el dinar de oro y el dirham de plata.

El movimiento ya ha puesto en circulación estos dos tipos de moneda en su comunidad de Granada, acuñándolas en una ceca de la Calle de San Gregorio de dicha ciudad. En su opinión siguen las líneas maestras para un programa de implementación:

Primero, emitir y acuñar Dinares y Dirhams de acuerdo con el patrón tradicional de pesas y medidas.
Segundo, total libertad de comprar y vender toda cantidad de Dinares y Dirhams dentro de la Ley Islámica.
Tercero, facilitar el transporte y transferencia de oro para el comercio internacional por medio de una red de agencias designadas a lo largo de todo el mundo.

Y, finalmente, cambiar todos los billetes por Dinares y Dirhams recién acuñados y abolir todos los privilegios del papel moneda. Según ellos, el papel moneda es el responsable de lo que consideran el gran mal del mundo: la usura, detrás de la cual está, literalmente, la “raza de siempre, la judía”, una acusación al judaísmo de naturaleza radicalmente xenófoba que, como vamos a ver inmediatamente, entronca con el mito del control del mundo por parte de los judíos y las teorías conspiratorias de todo tipo.

4. Métodos de actuación

La actuación de la Comunidad presenta determinados elementos contradictorios o disonantes, por cuanto no parece concatenar de manera lógico-racional los fines que dice perseguir y los medios para alcanzarlos.

A esa conclusión conduce la información disponible:
La primera contradicción consiste en que el movimiento desarrolla una actividad de proselitismo continuo y predicación de un discurso que puede resultar atractivo para potenciales conversos, al combinar el sufismo andalusí con antiquísimas prácticas marroquíes, pero a la vez promueve entre sus seguidores un profundo aislamiento no sólo ya con respecto a la sociedad granadina no musulmana, sino con respecto al resto de comunidades islámicas asentadas en la ciudad, en la provincia, en la comunidad autónoma y en el Estado.

Si, como el propio MMM señala, su objetivo principal es la reinstauración del califato mundial, parece claro que el primer y más sensato paso debería consistir en tender algún tipo de puente, por mínimo que fuese, hacia los propios musulmanes, independientemente de las diferencias religiosas existentes entre ellos.

Hemos de introducir aquí, por tanto, tres elementos distintivos del movimiento: por un lado, autenticidad, unido al elitismo; y por otro lado, el sectarismo.

En efecto, Ian Dallas –que ha adoptado diferentes nombres a lo largo del tiempo hasta llegar al actual Shaykh Dr. Abdalqadir As-Sufi– considera, o dice considerar, a sus seguidores como los auténticos musulmanes del mundo, los únicos capacitados para mejorar la situación del resto de musulmanes, todos los cuales, por otro lado, según él, se hallan en la senda equivocada al no formar parte de un movimiento que en Granada no supera los dos centenares de seguidores. De hecho, en su página Web personal se expresa en los siguientes términos:
Hace ochocientos años, los Morabitún fueron los más temidos guerreros de la floreciente civilización islámica. Partieron de un ‘ribat’ en las orillas del Níger, y barriendo hacia el Norte, a través del Magreb y hasta el sur de España, en una devastadora ola de conquista y destrucción de los débiles y corruptos pequeños reinos del momento, establecieron en la estela de su combate un glorioso periodo del Islam.

En las ascuas moribundas de una corrupta sociedad tecnológica, que casi ha destruido los fundamentos mismos de una vida humana saludable, los mares del cambio han transportado la misma ola de islam contra las orillas de Europa. A través de un Occidente pos-cristiano de oscuridad sin precedentes, los Morabitún están floreciendo como los dientes del dragón y han establecido comunidades centradas alrededor de ‘ribats’ opuestos de avanzada.

Nuestro poder, que amenaza a todos los que entran en contacto con nosotros, no procede de la ideología o la organización, sino de la completa sumisión al Divino Creador.

Como podemos observar, la retórica belicista y militarista y la palabra gruesa están muy presentes en su discurso, e incluso en su propia denominación:
“Murabitún”, que hace referencia a los mencionados guerreros medievales.
Obviamente cualquier movimiento u organización es libre de autodenominarse como crea conveniente, siempre y cuando la denominación respete la legalidad vigente. Pero el término “Murabitún” es tan inapropiado e invita tan poco al entendimiento como el de una hipotética organización que se denominase, por ejemplo, “Caballeros Cruzados por la implantación del Cristianismo en Arabia”.

El Movimiento está presente en algunos “puntos calientes” del planeta, como Chiapas (México), concretamente en San Cristóbal de las Casas. Allí ha conseguido la conformación de una comunidad (con sede en el barrio Ojo del Agua), integrada por indígenas tzotziles-chamulas, declarados en rebeldía contra el poder central mexicano.

El grupo se denomina la Comunidad Islámica en México. Su emir actual es el granadino Mohammed Nafia (Aureliano Pérez Yruela), el cual integra, junto a los españoles conversos – procedentes de la Comunidad en Granada – Esteban (Idris) López, Javier (Ibrahim) Coy, Javier (Suleiman) Lago, y el mexicano Luis García Miquel, la representación oficial del Movimiento Murabitún en Chiapas.

En 1995 Mohammed Nafia inició en esta zona el proceso de conversiones –principalmente de mujeres y líderes indígenas – por orden de Ian Dallas, quien ha logrado reproducir allí el proceso de consolidación comunitaria llevado a cabo en Granada en los años 80, incluyendo la compra de bienes inmuebles, la apertura de negocios, la difusión de la poligamia y la des-escolarización de los menores de edad (la comunidad se ocupa de su enseñanza de forma privada).

Gracias a la financiación de la fundación “Al Maktoum”, dirigida por el Shaykh Hamdan bin Rashid Al Maktoum – Ministro de Finanzas e Industria de los Emiratos Árabes Unidos (EAU)– y con sede precisamente en Escocia, la Comunidad Islámica en México cuenta con una mezquita y un colegio privado para los hijos.

También son frecuentes y contundentes las críticas vertidas por el MMM contra el cristianismo en general, y la Iglesia Católica en particular, a la que responsabiliza en buena medida de muchos de los padecimientos que sufren los musulmanes y la Humanidad.
Le reprocha, ante todo, su no reconocimiento del Profeta y del verdadero Dios, como refleja el siguiente fragmento aparecido en la página Web de la Comunidad:
Los católicos, por su rechazo a Medina al Munawwara, por su negativa a aceptar el triunfo del Islam y la victoria concedida al último de los Mensajeros y sello de los Profetas de Dios, están condenados a vivir bajo la opresión de los imperios.
Y, a veces, a crear ellos mismos imperios mundanos crueles, tiránicos que establecen la opresión, el abuso y la soberbia como principios de dominio.

La ortodoxia de la iglesia católica acepta el periodo de Meca como una misión profética verdadera (…) y, sin embargo, se niegan a admitir a Su Enviado (…)

Los cristianos no quieren reconocer que Allah le dio su ayuda [al Profeta] y que las cosas tomaron otro cariz.
Le reprocha, igualmente, su aceptación de la división entre Iglesia y Estado, entre religión y política, uno de los cimientos de las sociedades avanzadas: Eso es lo que los cristianos no quieren admitir, y al separar lo espiritual de lo mundano, la devoción a Dios del orden social, han vivido condenados a una práctica dualista fragmentada que le da a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César ¡Gloriaa Allah, a quien le pertenecen los Cielos y la Tierra y todo cuanto hay en ellos!.

Retomando la cuestión del aislamiento comunitario, buena prueba de ello lo constituye la mencionada no pertenencia de la Comunidad–aunque en eso no sea un caso excepcional en España – a ninguna de las dos federaciones nacionales, FEERI y UCIDE que integran la CIE.

Otra evidencia es el aumento en los últimos años del número de menores musulmanes que han dejado de asistir a las escuelas públicas o privadas, y que reciben su formación en viviendas particulares o en centros creados por la Comunidad para tal fin, muchos de ellos fuera de España (posteriormente realizan los exámenes oficiales que acreditan dichos estudios).

Aunque esta situación no es propiamente ilegal en términos jurídicos, sino más bien alegal, en nada favorece la integración social de estos menores.
Para los padres de la Comunidad, incorporar a sus hijos al sistema educativo español equivale a “ponerlos en manos del enemigo”, una muestra más de la interiorización de un lenguaje propio de escenarios de conflicto.
Tampoco resultan favorables para la integración las persistentes reticencias y obstáculos de los padres a someter a sus hijos a las pertinentes campañas de vacunación obligatorias según la legislación vigente.

Un segundo elemento disonante entre la teoría y la praxis de este movimiento viene constituido por la existencia de conexiones entre Ian Dallas y su entorno más cercano con determinadas redes nazis internacionales, conexiones que, aunque no parecen, por el momento y hasta donde podemos conocer, estar basadas más que en una serie de coincidencias que operan en el plano teórico-ideológico, no dejan de resultar potencialmente muy peligrosas, ya que demuestran la existencia de un profundo antijudaísmo, o, empleando la terminología actual, judeofobia; una alianza insostenible a largo plazo pero coyunturalmente fácil en la que Ian Dallas ha encontrado un importante punto de apoyo al unirse al principal enemigo histórico –el nazismo– del que considera su principal enemigo: el judaísmo; un desafortunado aliado con el que poco más que la judeofobia –el anti-capitalismo, a lo sumo, pero desde visiones muy dispares – puede compartir por el momento.

No obstante, se trata ésta de una alianza, entre movimientos u organizaciones islámicas rigoristas y de derecha extrema, de la que, por otro lado, se viene sospechando desde hace tiempo en determinados contextos.
De hecho, el uso de la lengua germana en el seno de la Comunidad, que resulta perfectamente verificable –y por supuesto legítimo–, es muy habitual, tanto que se sitúa incluso por encima del árabe, lo cual es llamativo y poco usual, teniendo encuenta la importancia de la misma para el Islam, para el cual fue elegida por Alá como medio de transmisión de su palabra.

Otra muestra es la germanofilia en general –legítima, repetimos, pero indicativa también de otra serie de aspectos preocupantes– demostrada por este movimiento, es su presencia en organizaciones como“Islamische Gemeinschaft in Deutschland/Weimar Institut e.V.” y “Muslim Lawyers e.V.”, así como el periódico/revista “Islamischer Zeitung”.
Además, el número de “Murabitún” en Alemania podemos situarlo hoy en torno a los 2.000, cuyo máximo responsable es Andreas (Abu Bakr) Rieger –relacionado simultáneamente con la extrema derecha antisemita – y cuya sede fue trasladada en el año 2000 a Postdam desde Weimar, que lo había sido desde 1996.
Un año antes (1995) Ian Dallas había emitido una fatua en reconocimiento póstumo del escritor romántico Goethe como musulmán.

Actualmente, el núcleo de la comunidad en Alemania está en Freiburg. La idea de desarrollar su política económica en Alemania, aparte de por cuestiones prácticas idiomáticas, radica en el sentimiento antisemita que profesa la comunidad. Según ellos, la influencia “sionista” en la actual economía Alemana, facilitada como “moneda de cambio” moral y económica, a raíz del derramamiento de sangre de la comunidad judía en la II Guerra Mundial.
Es decir, “luchar” contra el orden preestablecido en Alemania es luchar contra los judíos y, a su vez, análogo a “luchar” contra los cristianos católicos que expulsaron a sus antepasados de España.
Esta “lucha” hasta ahora está siendo sólo simbólica.

En 1991 un grupo de miembros (sólo hombres) de la Comunidad se manifestó a favor de la ocupación iraquí de Kuwait desfilando por la Gran Vía de Granada en formación paramilitar, uniformado con camisas de color verde, similares a las de color pardo de los nazis o azul de los falangistas, portando una pancarta explícita contra “El Estado Judío Mundial”.

Ha escrito Javier Valenzuela que Moisés (Musa) Gutiérrez, uno de los líderes de la Comunidad, trató en cierta ocasión, en presencia suya, de restar importancia a este hecho, que no negó en absoluto – entre otras razones porque resulta innegable–, asegurando que se trataba de (… ) una fase que tuvimos, pero que ya hemos superado.
Esa “fase”, por tanto, cuanto menos, ha existido. Puede que ya no exista, pero su mera existencia en el pasado resulta ya en símisma digna de preocupación y reflexión por nuestra parte.

¿Por qué existió? ¿Por qué, según Gutiérrez, ya no existe? ¿Realmente ya no existe?¿Cómo es posible que una comunidad renuncie a una parte de su ideología en unos pocos años? ¿Hasta qué punto entra dentro de la normalidad que un grupo de españoles conversos al Islam se manifieste emulando un desfile nazi para apoyar la invasión de un Estado por parte de otro y criticar a los judíos?

Además, en 1995 miembros de esta comunidad protagonizaron una nueva manifestación por la Gran Vía de Granada, esta vez a favor de la guerrilla de chechenia. No es descartable que este tipo de actuaciones obedezca al carácter extravagante y excéntrico de Ian Dallas, individuo escurridizo, impenetrable y enigmático que, junto a su entorno más próximo, ha sido relacionado con todo tipo de prácticas masónicas y esotéricas de naturaleza nazi, y sobre el cual existen literatura e informaciones de naturaleza extraordinaria y sorprendentemente dispar y contradictoria, hasta el punto de que son no pocos los que llegan a asegurar que se trata de un espía profesional adscrito al MI6 británico o al Mossad israelí, o a ambos simultáneamente.
Podría tratarse, asimismo, de actuaciones enmarcadas dentro de una estrategia realmente errática, pretendidamente errática o sólo aparentemente errática.

Como información relativamente accesoria para establecer el perfil de Ian Dallas podemos indicar que antes de su conversión al Islam fue diseñador gráfico, manager de The Beatles y gran amigo del director de cine Federico Fellini, en una de cuyas películas incluso tuvo un papel con el nombre de Maurice, pues estudió arte dramático en Londres); y de Eric Clapton, cuya canción Layla está inspirada en un libro que él mismo le prestó (“La historia de Layli y Majnun”).

El movimiento cuenta con miembros y/o sedes en lugares tan dispares como América del Norte, las Islas Bermudas, Sudáfrica (donde está fijada una de las residencias de Ian Dallas, que en 2006 inauguró en dicho país la Jumu’a Mosque of Cape Town y el Centre for the education of Muslim leaders), Nigeria, Francia, Dinamarca, Malasia, Australia y Turquía, país este último cuya entrada en la Unión Europea (UE) es fervorosamente apoyada por los “Murabitún” por su simbolismo en relación con el Califato.

Sin embargo, el círculo cercano de Ian Dallas está integrado fundamentalmente por ciudadanos británicos convertidos al Islam en los años 70, entre ellos ‘Umar Ibrahim Vadillo, “número dos” del MMM; Yasin Dutton, quizá el más erudito, profesor de estudios árabes e islámicos en la Universidad de Edimburgo; Asadullah Yate, doctorado por la Universidad de Cambridge; Abdul-Haqq (Rufus) Bewley, Aisha Bewley, Abdul-Aziz Redpath, MahmudLundh, Idris Mears, SalihBrandt, Isa Bryce y Abdusamad Clarke.

No obstante, la estructura de la organización no es propiamente jerárquica, sino concéntrica siempre en torno a la figura de Ian Dallas, líder cuya personalidad es objeto de culto y de ciega obediencia en el seno de la Comunidad y del MMM, lo que, junto a la intensa y profunda labor homogeneizante de que son objeto los fieles, los aproxima peligrosamente a las organizaciones sectarias y a las ideologías fascistas.

Efectivamente, Ian Dallas está totalmente fascinado por la figura de Hitler, de quien ha llegado a decir que fue, sin saberlo, el primer muyahidín de la historia y un genio visionario, lo que denota una postura extremadamente peligrosa y radical, que hace que esta organización haya de ser vigilada de cerca.

Financiación de la Comunidad

Fue la Libia de Gadafi la primera en financiar a la Comunidad en Granada, concretamente para la compra del solar situado junto a la Plaza de San Nicolás (en el alto Albaicín), sobre el que se construyó la actual Mezquita Mayor de Granada.

También lo han hecho otros Estados como Marruecos y Malasia, así como los
denominados “donantes particulares”, los cuales han aportado aproximadamente un millón y medio de euros a la Fundación Mezquita de Granada y a la propia Mezquita Mayor, cuya construcción pudo ser finalizada gracias a la entrada en escena en 1999 del emirato de Sharjah (Emiratos Árabes), que sorprendió a Arabia Saudí–que esperaba que la Comunidad le solicitase su financiación– al aportar los aproximadamente tres millones de euros que tal finalización requería, no sin antes imponer a la Comunidad una serie de requisitos internos, entre ellos la presencia en el órgano gestor de la mezquita y de la Fundación de un representante del emirato - Jamal Salem Al Turaifi-que garantizase el “buen uso” de los fondos invertidos.

La dotación íntegramente desembolsada para la constitución de la Fundación consistió en un millón de euros, valor de la finca descrita en la escritura de constitución y en la tasación incorporada a la rectificación, más 6.012 euros, montante sumado por la Comunidad en la entidad bancaria, haciendo un total de 1,006.012 euros.

Existe también, desde el principio, aunque ha ido perdiendo fuerza con el paso de los años, una vía de financiación propia basada en la explotación económica de teterías, reposterías, perfumerías, tiendas artesanales, etc.,

Proyectos del Movimiento Murabitún en España a corto plazo

Actualmente, se tiene conocimiento de dos, ambos en Andalucía: por un lado, la construcción de un gran centro de estudios árabes en el área metropolitana de la capital granadina, concretamente en el municipio de Jun.
Por otro lado, la construcción de una mezquita en el barrio de los Bermejales (Sevilla).
Finalmente la mezquita se construirá en la Isla de la Cartuja, donde el ayuntamiento [después de que los vecinos de los Bermejales rechazaran la abdicación en el barrio], les ha cedido los terrenos.

Respecto al primero, la inclusión de un amplio complejo deportivo de uso compartido entre los alumnos musulmanes del centro y los vecinos del municipio donde finalmente se instale es un reclamo atractivo desde el punto de vista de la política local. Los primeros contactos para su construcción se han llevado a cabo con el equipo de gobierno de Jun, municipio que dispone de una parcela de unos 800.000 metros cuadrados capaces de acoger la pretendida infraestructura comunitaria pero que, por el momento, no son urbanizables, sino protegidos, según el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Granada (POTAUG).

Al igual que sucedió con la Mezquita Mayor de Granada, la Comunidad ya prevé las fuentes de financiación.

En cuanto al segundo proyecto, fue real y viable hasta las elecciones autonómicas celebradas en mayo de 2007, tras las que el reelegido Alcalde de Sevilla decidió zanjar las constantes polémicas en torno a la ubicación de la mezquita y sus fuentes de financiación, que el Partido Andalucista (PA) situó directamente nada menos que en al-Qaida.

El proyecto, valorado en más de 6 millones de euros, de los que la comunidad asegura haber pagado más de 100.000 en concepto de tasas, licencias y canon por la cesión del suelo, iba a ser financiado, en palabras de la propia Comunidad Islámica en España, por donantes particulares de muy distintas nacionalidades, incluida la española, que tienen amor por esta ciudad, cuya identidad es ocultada por la comunidad.
La constitución de la Fundación Mezquita de Sevilla, inscrita el 21 de Abril de 2005 en la Subdirección General de Fundaciones y Mecenazgo del Ministerio de Cultura, se iba a constituir en el órgano gestor de la futura mezquita, auspiciado, en cualquier caso, por el presidente de la Comunidad Islámica en España, Miguel Ángel (Malik) Ruiz Callejas, Juan Antonio Jiménez Montes y José Manuel Espinosa Cia.

Implicaciones desde la óptica de la seguridad

La Comunidad Islámica en España y el MMM presentan un importante componente antisistema, a priori legítimo, que deja de serlo en el momento en que apelan ambiguamente al uso de la violencia para alcanzar objetivos y violentar el orden político-social legal y legítimamente constituido.

En 1990, Ian Dallas –que ha declarado como válido el modelo histórico de “conquista” de los Murabitún e invitó a los musulmanes ya en 1976 a seguir un Islam de base salafí– se expresaba en los siguientes términos:

El Islam aboga por la destrucción de los estados actuales y la emancipación de las comunidades natural esa aquéllos sometidos.

La Comunidad condenó los atentados del 11-S, pero de una manera ambigua, al señalar que aunque la política estadounidense produce el sufrimiento de muchos musulmanes en todo el mundo, el Islam prohíbe matar a los que “no combaten”.

Cabe preguntarse, por tanto, para esta comunidad quiénes se insertan en la categoría “combatientes” y si resulta legítimo actuar contra ellos.

Por otro lado, la Comunidad no condenó en un primer momento los atentados de Madrid, lo que resulta especialmente preocupante por tratarse de una comunidad compuesta mayoritariamente por ciudadanos españoles y por haber costado la vida estos atentados a numerosos musulmanes.
No tardó, sin embargo, demasiado, en condenarlos, por lo que parece que esta conducta obedecía definitivamente a una desafortunada estrategia tendente a levantar revuelo y provocar en un momento especialmente traumático para la sociedad española.

Para Ian Dallas –cuyo discurso no es nada usual en el seno del Islam, por decirlo de alguna manera– la organización terrorista al-Qaida no es sino una herramienta más al servicio de Estados Unidos, al que indirectamente “sigue el juego”, y el wahabismo un movimiento de traidores incultos que propagan una doctrina que ha sido definida por algunos ulemas de la India no ya como una secta desviada del islam, sino como una secta ortodoxa del judaísmo.
Se trata de consideraciones que producen perplejidad.

Para concluir, no existen evidencias que vinculen al MMM con el yihadismo.
Se trata ciertamente de un movimiento extravagante con una retórica radical, pero –salvo para sus propios seguidores– no puede concluirse que represente una amenaza para la seguridad de la sociedad.

Fuentes: Athena Intelligence Journal

Los Murabitum

(1) La palabra árabe muraabit deriva de una raíz que significa “vincular”, “atar”, “sujetar”, “prender” y “amarrar”; un morábito es por lo tanto un hombre sujeto, vinculado y amarrado a Dios.
El concepto está íntimamente ligado a la historia marroquí y a ciertos aspectos particulares del Islam que allí se desarrolló. Recordemos que el primero y más grande de los imperios bereberes, el que fundó Marraquesh y conquistó Andalucía en el siglo XI fue de hecho el de Al Murabitum, el de “los morábitos”, conocido en castellano como el imperio almorávide.

Los almorávides o murábitos “al-murabitum” (defensores del ribbat), lejos de ser sólo unos individuos piadosos, dedicados exclusivamente a la vida contemplativa, eran considerados una especie de santos-guerreros, defensores del rigorismo religioso y la guerra santa, fundamentalitas que habían logrado crear un imperio en le norte de África dirigidos por Yusuf-Ibn Tasufin y que pretendían conquistar toda la Península y extender la Jihad.

Los Almorávides dominarán la península del 1090 al 1172, imponiendo la intolerancia y el rechazo común de cristianos, judíos y musulmanes andalusíes hacia estos beréberes fanáticos y enemigos de la cultura. Solo un hombre resistirá el avance de la Jihad: Rodrigo Díaz de Vivar; El Cid Campeador.

6 comentarios:

  1. No tengo que decirte que las informaciones que aportas son extraordinarias para todo aquél que quiera saber de las raíces del problema del islam en España y en nuestra época. Esta información que recoges, Monmar, es fundamental para muchos y sobre todo para los que se visten con el traje del talante. Tu trabajo es fantástico..!

    ResponderEliminar
  2. Esta información deberíamos divulgarla todo lo posible, por lo menos en la red, para que todo el mundo se entere quienes son los traidores y regalan terrenos como si el país fuera su parcela particular y pudieran repartirla entre nuestros enemigos, invasores y asesinos. A saber a cambio de cuantos petro-dolares nos han vendido.

    ResponderEliminar
  3. Su informción sobre el tema es completísima. Debo agradecer a Iojanán que me puso en la pista de su blog.

    ResponderEliminar
  4. A través de Iojanan también conocí tu Blog, y me parece muy interesante.
    Aprovecho para pedirte la página Web del mundo, tengo interés en leer el articulo “Basta de mentiras periodísticas” y no puedo acceder, la página puede que ya no exista, sucede muy a menudo en la prensa, por esta razón casi siempre intento transcribir los artículos interesantes directamente al Blog.
    Bienvenido y gracias.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo19/5/11

    La teoria esta muy bien..pero no es usted objetivo y si muy crítico..se conoce que no ha bebido de las buenas fuentes...no tienen peso las afirmaciones que usted realiza...ni estan documentadas en absoluto....sólo son chismes de abuelas y de correveidiles...documentese un poco mejor a la hora de criticar a los demás...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, lo correcto sería que si no estás de acuerdo nos documentes tu.

    Todo lo demás es hablar por hablar.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.