9.11.06

"El velo es un problema de los hombres"

La ex diputada holandesa Hirsi Ali llama a los hombres de Occidente a educar a los islámicos.


El velo islámico no afecta sólo a las mujeres; su mensaje sexualmente moralista estigmatiza también a los hombres, pues les considera no responsables de sus impulsos sexuales, de modo que es responsabilidad de la mujer cubrirse si no quiere ser atacada". La ex parlamentaria holandesa de origen somalí Ayaan Hirsi Ali, que huyó de su familia y de un matrimonio forzado, volvía ayer, con la impecable incorrección política que la ha llevado a vivir amenazada, a denunciar la opresión que sufren las musulmanas. "Las mujeres formadas que deciden llevarlo a conciencia están diciendo a los hombres que no están disponibles, mientras que al resto de mujeres, las no cubiertas, les dicen que son putas. ¡Éste es el debate!

En España, recomendó, es necesario un profundo debate que implique también a los hombres: "Son ellos, los de la UE y EE. UU., quienes han de explicar a los inmigrados que el concepto de vergüenza y honor es distinto en Occidente, que lo honorable no es tapar la carne, sino precisamente no tocarla".

Convertida en referente ético e intelectual para muchos y en símbolo de lo neocon para otros, Hirsi Ali recaló en Barcelona para presentar su, ya best seller, Mi vida, mi libertad, una lúcida reflexión sobre su trayectoria. "Me crié en Somalia, Arabia Saudí y Kenia. Vine a Europa en 1992, cuando tenía 22 años y fui elegida para el Parlamento holandés. Hice una película con Theo van Gogh [ acribillado a balazos por un fundamentalista] y ahora convivo con guardaespaldas y circulo en coches blindados". Así resume el camino que la llevó a convertirse en escritora de éxito.

Tras abandonar su escaño y producirse el escándalo sobre su ciudadanía neerlandesa (la ministra de Inmigración reveló que había falsificado su nombre y su fecha de nacimiento al pedir en 1992 el asilo político) se trasladó a EE. UU., donde colabora con el American Enterprise Institute, un think tank liberal conservador. Dice sentirse menos limitada que en la política. "De los políticos no se esperan opiniones muy elaboradas, sólo el aquí está el problema y aquí la solución.En cambio, aquí sólo se me pide que sea coherente".

Esta coherencia, que incluye rotundas críticas a las políticas multiculturales - "El Estado holandés debía suspender de inmediato la subvención de las escuelas basadas en el Corán"-, la llevó a abandonar las filas del PvdA, el partido socialdemócrata holandés, para unirse al liberal... Las políticas progresistas europeas las ve cargadas de mala conciencia.

De hecho, a su juicio, el único debate serio sobre el velo se ha producido en Francia, con la prohibición de signos religiosos en la escuela. En cuanto a las políticas de inmigración, considera que, comparada con otros miembros de la UE, Holanda tiene una actitud "más positiva". "Más que Francia, pues se niega a reformar su economía para la inmigración - asegura-, mientras que España mira hacia otro lado, Gran Bretaña amaga un desinterés tras su política multicultural y Alemania está demasiado ocupada integrando al Este".

"Quiero dar el beneficio de la duda a la propuesta de Zapatero - dijo ayer en Barcelona-, pero no puede haber una alianza de civilizaciones si una de las partes no está civilizada, si una de las partes quiere dominar y destruir. Tendrán que ser conscientes los que van de buena fe de que el otro bando tiene un doble rasero y se dedica a cortar puños a los ladrones, a lapidar a mujeres, a someterlas a sumisión, a colgar a los condenados...", afirmó la que, según la revista Time,es una de las mujeres más influyentes del mundo.

"Las lecciones y la moralidad que me inculcaron de niña - dijo- eran compatibles con los valores de Occidente y de la democracia: caridad, generosidad, hospitalidad... todos iguales, todos criaturas de Alá. Pero esta moralidad positiva sólo se aplica con los fieles; es decir: hay unos otros". Hirsi Ali clama por el advenimiento de una época ilustrada en el islam. La reforma es posible, dice, cambiando la noción de que el Alto Corán no está escrito por la mano de Dios, sino por la de los hombres, y que puede cambiar y evolucionar. "Si se entendiera que el propio profeta dijo que él no era Dios, no se produciría todo este escándalo por las caricaturas danesas".

Maricel Chavarría
La Vanguardia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.