15.9.06

La escritora Oriana Fallaci ha muerto


La escritora italiana Oriana Fallaci, de 77 años, murió anoche en un hospital de la ciudad de Florencia tras luchar contra el cáncer que sufría desde hace varios años y que ha sido la causa final de su muerte en la noche de este jueves.

La escritora, nacida en Florencia y afincada en los Estados Unidos desde hacía años, vivió de cerca los atentados contra las Torres Gemelas, lo que supuso para ello un gran impacto. Como resultado de estos atentados, Fallaci escribió La rabia y el orgullo, un polémico artículo que luego se publicó en 2002 en forma de libro.
Muy pocos sabían que Fallaci había regresado a Italia de Estados Unidos donde permaneció recluida después de ser sentenciada a muerte «fatwa» por criticar el Islam.

Durante los últimos años. Fallaci se hizo famosa por sus entrevistas a líderes de todo el mundo, especialmente de países árabes.

En La fuerza de la razón, publicado en el 2004 la periodista advertía "de las aviesas intenciones del Islam" y dedicaba capítulos a cuestiones como los peligros del pacifismo, al derecho de voto de los extranjeros, la matanza de soldados italianos en Nasiriya o el Cristianismo.

Fallaci sacó a la venta agosto de 2004 un libro, titulado Oriana Fallaci entrevista a Oriana Fallaci, en el que analizaba el "cáncer moral que devora a Occidente" y su propia enfermedad. En aquel libro escribió que le acechaba la muerte y que tenía "algún anticuerpo en el cerebro, pero no mucho tiempo que vivir y sí muchas cosas todavía por contar". Fallaci aseguraba que no tenía miedo a la muerte y que lo que sentía era "una especie de melancolía. Me desagrada morir, sí, porque la vida es bella, incluso cuando es fea".

Fallaci ha sido una de las periodistas europeas más comprometidas de la historia. En 1973 conoció al poeta Alekos Panagulis, un resistente a la dictadura griega que había sido el autor de un atentado fallido contra Yorgos Papadopulos, jefe de la Junta de coroneles que en dirigía los destinos del país heleno, y con el que mantuvo una relación sentimental. A raíz del atentado, Panagulis fue detenido y condenado a muerte, pero finalmente solo permaneció cinco años en prisión. Sobre su vida, la autora italiana escribió la magnífica “Un hombre”
.
Enviada especial del Corriere della Sera en la guerra de Vietman, Oriana Fallaci fue testigo directo, y así lo contó después en Nada y así sea, de la barbarie de la guerra vista, tal vez por primera vez, desde ambos lados de las trincheras.

En 1977, fue condenada a cuatro meses de prisión condicional acusada de resistencia a la justicia por negarse a revelar al Tribunal de Menores el nombre de la persona que le informó de que en la muerte del cineasta Pier Paolo Passolini, habían intervenido varias personas.

El pasado julio Fallaci recibió el España el Premio Luca de Tena, aunque no pudo estar presente para recogerlo y en diciembre 2004 recibió en Italia la medalla de oro como "benemérita de la cultura".

La condena a muerte de Oriana Fallaci y de Salman Rushdie a finales de los ochenta suena hoy a prehistoria, pero nos muestra que el pasado siempre es susceptible de empeorar.

La amenaza islamista a las libertades humanas se actualiza cada día. La lista cada vez es más larga, pero recordemos algunos de sus miembros: la holandesa-somalí Ayaan Hirsi Ali, el danés Flemming Rose, editor del Jyllands-Posten o el francés Alain Finkielkraut, todos ellos tienen dos características en común: se han posicionado con firmeza frente a la ideología islamista que los amenaza de muerte y son atacados e insultados desde sus propios países por el pacifismo bienpensante. Algunos aún aguantan mal que bien en Europa. Otros ya han huido de sus hogares europeos rumbo a ese rancio y dictatorial país que es Estados Unidos.

Pues bien, ya tenemos a un español para engrosar las listas. Las amenazas de muerte recibidas por Arístegui debieran llamar a la reflexión, y con urgencia. Por un Ya están aquí. Podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que Arístegui es el primero pero no será el último que es situado en el punto de mira del islamismo criminal.

Más información sobre Oriana Fallaci:

'La Fuerza de la Razón "Oriana Fallaci"

La Rabia y el Orgullo (Oriana Fallaci)

.

3 comentarios:

  1. kinneret30/11/06

    Oriana Fallaci, ha muerto de madrugada en su casa de Florencia, ciudad a la que había regresado desde los EE.UU.

    No por ser esperado ese final, deja de ser menos doloroso.

    Su estilo periodísitco siempre fue polémico y no le amilanaba el peligro para meterse en la boca del lobo en más de una ocasión.

    Con ella se va la personificación de del espíritu de lucha, de quién es rebelde y se mantiene fiel a ella misma, a veces equivocada quizá, como todos, pero íntegra. Sin comerse las palabras ha sido capaz de decir lo que muchos pensamos desde hace tiempo y lo que muchos políticos, e intelectuales piensan pero no se atreven a decir.

    Espero que sigan apareciendo voces como la de ella, nuestra civilización las está necesitando con urgencia ante el peligro que nos acecha ya bien perfilada su sombra, y cuyo siguiente pasó será ver la figura sin velos ilusorios de quién la produce.

    Sí, hacen falta luchadores por la Libertad y la búsqueda de lo más parecido a la verdad, como Oriana.

    ResponderEliminar
  2. Es una gran perdida, pocos escritores hablan con tanta claridad, ahora veremos como infunde la noticia la prensa española.

    La mejor despedida son sus propias palabras. No hay que rendirse, no hay que resignarse. Se trata de no dejarse morir. Se trata ahora mismo en Occidente de sobrevivir. Y para eso hacen falta pasión y razón.

    Los islamitas estarán felices, al fin han conseguido tapar la boca a la “perra” como ellos (respetuosamente) la llamaban.

    Bienvenido por estos lares.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego. Tengo sus libros y ahora que no le perjudica y aprovechando los P2P quizás divulgue al menos un libro (que se joroben los muslines porque ha dejado huella imborrable).

    Y que se jorobe Il Corriere de La Sera que le hizo sus últimos días imposibles pese a sacarle unos buenos réditos.

    Abrazos
    _________________
    Y mientras escribo
    Crónicas de Solon
    Terrorismo islámico: Documentales, documentos, video-reportajes, etc.

    ResponderEliminar