2.3.09

El Islam en Cataluña (Barcelonislam)

Foto: Rambla de les flors
La división del islam catalán

España es el cuarto país de la Unión Europea en número de musulmanes, con más de un millón, la mayoría de ellos llegados en los últimos años como fruto del proceso migratorio. Una cuarta parte de ellos vive en Catalunya, lo que significa un número estimado entre 250.000 y 350.000, que incluye a inmigrantes procedentes de países donde el islam es la religión mayoritaria. Musulmanes nacidos aquí y conversos. Tienen más peso demográfico que muchas comunidades autónomas y sin embargo son los grandes desconocidos.

La preponderancia del catolicismo, la escasa cultura religiosa y los tópicos sobre el mundo árabe que han formado parte de la cultura española, pero también de la catalana, exigen un replanteamiento del significado del islam en Catalunya, tal como ahora lo ha intentado Abdennur Prado, actual presidente de la Junta Islàmica Catalana, un catalán convertido al islam.

Un trabajo pionero que ha tenido otros precedentes en los estudios de Jordi Moreras, Àlex Seglers, Dolors Bramon o el trabajo sobre las religiones dirigido por Joan Estruch.

En El retorn de l'islam a Catalunya, recién publicado, Abdennur Prado señala la complejidad del islam en Catalunya por la influencia de factores culturales, ideológicos, religiosos y políticos. Aboga por olvidar las separaciones típicas entre sufíes, suníes y chiíes, entre reformistas o conservadores, entre radicales o moderados, y ofrece un primer mapa de las principales organizaciones y corrientes islámicas presentes en Catalunya.

Justicia y espiritualidad.

Se trata del movimiento político-religioso marroquí Al Adl wa al Ihsan, fundado en los años 70 del siglo XX por Abdelsalam Yasin. Aboga por la islamización de la sociedad y por la desaparición de las desigualdades económicas. Por sus críticas a la monarquía, es un movimiento perseguido en Marruecos y bastante activo en Catalunya.
En Barcelona se reúnen en la mezquita Rahma, en el barrio de Sants. Muchos de sus miembros pertenecen a profesiones liberales.

El Minhaj pakistaní.

Movimiento religioso fundado por Mohamed Tahir ul Qadri en 1980, en Lahore (Pakistán). Es una organización pacifista, de corte reformista, aunque contraria a la teoría de la evolución y partidaria del diálogo interreligioso. Canaliza sus obras sociales a través de la Minhaj Welfare Foundation. Mantuvieron buenas relaciones con Benazir Hutto, aunque luego crearon un pequeño partido político.
La gran mayoría de los musulmanes de origen pakistaní de Barcelona, pero también de Badalona y otras zonas del área metropolitana, pertenecen a esa organización a través de la comunidad Camino de la Paz. Regentan dos mezquitas en Barcelona, en las calles Arc del Teatre y Erasme i Janer.

La mayoría de los comercios pakistaníes del Raval están vinculados al Minhaj ul Quran. Los Muridiya del Senegal. Según Prado, "mucha gente ni tan siquiera imagina que la mayoría de los subsaharianos en Catalunya son musulmanes". El núcleo más importante de subsaharianos procede de Senegal, que pese a ser un Estado laico cuenta con dos tendencias situadas dentro del sufismo que son los tiyanos y los murids.

Muchos de los trabajadores negros que venden objetos en las calles de las poblaciones catalanas son murids y tienen la intención de crear una federación de asociaciones y dotarse de un centro propio. Se trata de una cofradía creada a finales del siglo XIX por Amadou Bamba McBacké. Son muy disciplinados y se han adaptado al poder capitalista de Senegal. Crean sistemas de solidaridad y observan la disciplina de grupo. No tienen relación con las asociaciones saharauis, con una espiritualidad más personalizada y una actitud más política, vinculadas al Frente Polisario y enfrentadas al islam oficialista de Marruecos.

El wahhabismo saudí.

El apoyo del régimen de Arabia Saudí al wahhabismo (1) lo ha convertido en una corriente de gran proyección internacional. Movimiento ultrapuritano que considera a la mujer como un ser inferior y llega a prohibir el cine o a considerar las fotografías como pecaminosas.
En España controla las principales mezquitas como la M-30 de Madrid, la de Fuengirola, dos en Marbella y una en Valencia. En Catalunya tienen poca influencia pero ha financiado el Centre Islàmic de Barcelona, conocido como la mezquita de la Meridiana. Controla también el cementerio islámico de Collserola.

Salafismo

Es la corriente que ha experimentado un mayor auge en Catalunya durante los últimos años. El autor cita también a otro experto, Jordi Moreras, para señalar que podría llegar a ser dominante en Catalunya. Con un discurso simple, construido en oposición a los valores de la sociedad occidental, considerada siempre como corrupta, y enemiga, propone un islam rígido y dogmático, basado supuestamente en el islam puro de los antepasados.

Supone la aceptación ciega de las interpretaciones de determinadas autoridades religiosas y marginan a la mujer. Propagan su discurso a través de predicadores que acaban desplazando a los imanes y haciéndose con el control de las mezquitas, especialmente en poblaciones pequeñas.

Movimiento tablig

Un movimiento salafista diferenciado es el de los tablig, creado en India y extendido a Pakistán y Bangladesh. Aunque se ha vinculado con grupos radicales, se trata de un movimiento apolítico. Pero eso sí, llaman a mantener distancias con la sociedad occidental. Organizan a menudo retiros espirituales en los países de origen, lo cual llega a romper las familias. En Catalunya controlan varias mezquitas, entre ellas la Tariq bin Zyad, ya que el presidente del Consell Islàmic Cultural de Catalunya, Hassan Lahsen Saaou, es tablig.

Chiíes.

Se considera una rama del islam que siguen un 10% de los musulmanes del mundo. Hay varias asociaciones en el área metropolitana de Barcelona, siendo la pionera la hermandad Imán Rida que tiene la mezquita en la calle Sant Pere més Baix, de Barcelona, una de las pioneras en Catalunya. Se trata de una comunidad formada fundamentalmente por comerciantes, la mayoría procedentes de Iraq. Se hacen especialmente visibles el día de la Ashura la fiesta que conmemora el martirio del imán Husein. Las procesiones de Barcelona, con flagelaciones incluidas, han provocado las protestas de los vecinos.

Cofradías sufíes.

Pequeños grupos con sus propias prácticas y referencias. Representa la cara mística del islam, más conocida por sus manifestaciones artísticas y musicales. Entre sus miembros más activos hay también varios catalanes conversos, con sus asociaciones, en Barcelona y Girona.

Nuevos musulmanes.

Son los catalanes que se han convertido al islam, los conversos. Militan en diversos grupos, tanto salafistas, como tablig o sufíes. Una de las organizaciones más activas es la Junta Islàmica Catalana, que preside Abdennur Prado, con un número de militantes reducido. Ha organizado tres ediciones del Congreso Internacional de Feminismo Islámico. Otro grupo es el Movimiento Morabitum, que a nivel español ha contado con la figura de Mansur Escudero, y tiene una comunidad en Tarragona. También existen Insha Allah, de mujeres, y la Associació Catalana d´Estudis Islàmics.

Pese a esa dispersión de movimientos y tendencias, la mayoría de los musulmanes catalanes no están adscritos a ninguna corriente. Muchos se limitan a cumplir con el Ramadán, a celebrar la fiesta del Cordero o a acudir de vez en cuando a la mezquita. También de ellos se puede decir que se consideran musulmanes pero no practican.


(1) Una vertiente doctrinal extrema ultraestricta del Islam vigente en Arabia Saudí, cuna de Osama bin Laden, y a la que pertenecen todos los terroristas islámicos.

(2) Los chiíes jomeinistas tienen una visión conquistadora del islam y un plan para “liberar” a Occidente, que, según ellos, es malvado, materialista y de moral depravada.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.