3.11.07

Para Marruecos Ceuta y Melilla son territorios ocupados

Mohammed VI abre una crisis con España por la visita de los Reyes.
La medida diplomática será por un periodo indeterminado y responde al viaje real a Ceuta y Melilla.
La primera visita de los Reyes a Ceuta y Melilla, prevista para el próximo lunes, ha desatado una inesperada crisis diplomática entre España y Marruecos.

El Gobierno del país vecino decidió ayer llamar a consultas a su embajador en España, Omar Azziman, en señal de protesta por lo que considera una «lamentable iniciativa». La reacción cogió con el pie cambiado al Ejecutivo que, apenas unas horas antes, había manifestado a través de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, su convicción de que el episodio no enturbiaría la «extraordinaria» relación entre ambos.

Es la primera vez que José Luis Rodríguez Zapatero tiene que hacer frente a un problema de esta índole. El presidente del Gobierno ha puesto siempre un especial cuidado en no ofender a Marruecos porque considera que puede desempeñar un papel fundamental para la estabilidad político-económica del área mediterránea.

Su primer viaje internacional, nada más llegar a La Moncloa, estuvo de hecho encaminado a reconducir las maltrechas relaciones entre Rabat y Madrid, heredadas de José María Aznar. Ahora se abre una brecha de consecuencias indefinidas, con la que el Ejecutivo no contaba.

En su comunicado, el Gobierno de Marruecos señala que la sanción diplomática, ordenada por el propio Mohamed VI, se mantendrá por «un período de tiempo indeterminado».
La última vez que los marroquíes llamaron a consultas a su embajador fue en octubre del 2001.
El detonante fue el enfrentamiento surgido en la negociación del tratado de pesca con la UE, pero pasó casi un año y medio (con crisis de Perejil de por medio) hasta que las relaciones bilaterales se reanudaron.

La vicepresidenta señaló en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el viaje que tanto ha encendido los ánimos de Rabat, para quien Ceuta y Melilla es territorio ocupado, se enmarca en la «normalidad institucional» y responde a una «larga demanda» de las dos ciudades autónomas que esperan con anhelo la primera visita de don Juan Carlos y doña Sofía en su reinado.

Presidente del grupo de amistad entre la Cámara de Consejeros marroquí y el Senado de España, Yahya Yahya cree que «es la estupidez del Partido Popular la que lleva a Ceuta y Melilla de nuevo al desastre. Alfonso XIII visitó la colonia en 1926, justo después del desastre de Anual. Ahora parece que es al revés y el Rey piensa visitar la todavía colonia española antes del desastre».

Entrevista Yahya Yahaya

-¿A qué se refiere exactamentecuando habla de desastre? -Al desastre que está provocando el PP y del que serán víctimas miles de ceutíes y melillenses si no se suspende la visita de don Juan Carlos.

-¿Qué es lo que usted propone para anticiparse a esta catástrofe de la que habla?

-Propongo que los señores Vivas e Imbroda, presidentes de Ceuta y Melilla, llamen a la Zarzuela y digan al bueno de Juan Carlos que vuelva otro día, por ejemplo en el 2015, cuando ondeen banderas marroquíes en la futura plaza Mohamed VI, actualmente plaza de España.

-¿Y si esto no ocurre? ¿Si se mantiene la visita real a las ciudades autónomas?

-Entonces auguro que tendrán lugar enérgicas manifestaciones, como nunca antes se han visto.
Prometo que si el Rey de España viene, los marroquíes derramaremos hasta la última gota de sangre para defender nuestro legítimo territorio, para lo que he lanzado ya un llamamiento a los marroquíes, tanto del interior como de la diáspora.
Vamos a crear la asociación de Defensa de las víctimas de las autoridades coloniales españolas y por la integración marroquí del territorio.

Las reacciones airadas del reino alauí son una constante en la historia de las relaciones hispano-marroquíes. Dos países separados por una frágil valla y una estrecha franja marítima, pero que comparten su papel común de puente entre civilizaciones. 1397124194

6-11-1975. Comienza la Marcha Verde.

El momento más tenso de las relaciones hispano- marroquíes coincide con la agonía de Franco. El rey alauí moviliza a 250.000 ciudadanos y 25.000 soldados para presionar a España con el fin de anexionarse el Sáhara Occidental, entonces bajo soberanía española y sobre la que pesaba un acuerdo de la ONU, del 16 de octubre, en favor de la autodeterminación del pueblo saharahui.

La crisis concluye con los acuerdos de Madrid del 14 de noviembre, por los cuales España cede la administración, que no la soberanía, del Sáhara Occidental a Marruecos y Mauritania, en tanto se sustancia la autodeterminación de los saharauis.

Septiembre de 1994. Crisis por los Estatutos de Ceuta y Melilla.

El reino marroquí reacciona a la decisión del Gobierno de enviar a las Cortes los Estatutos de autonomía de Ceuta y Melilla solicitando ante la Asamblea General de la ONU la devolución de ambas ciudades.
Al fracaso diplomático respondió, en abril de 1995, con la ruptura, un año antes de que expirara, del convenio pesquero con la Unión Europea, lo que provocaría graves problemas socioeconómicos en la flota española. El convenio se renovaría a finalesde ese año. 27-10-2001 . Ruptura de relaciones.
La ruptura de las negociaciones para renovar el convenio pesquero y, muy especialmente, una campaña en la que 200 municipios andaluces celebran referendos simbólicos en favor de la autodeterminación del Sáhara desatan una airada respuesta de Rabat, que llama a consultas a su embajador en Madrid por tiempo indefinido y cancela la cumbre bilateral prevista para diciembre.

11-7-2002 . Marruecos ocupa Perejil.

En plena crisis diplomática entre ambos países, una decena de gendarmes ocupan Perejil, un islote deshabitado pero de soberanía española y situado a menos de diez kilómetros frente a la costa de Ceuta.
España convoca a su embajador en Rabat y, unas horas después, fuerzas militares recuperan el islote. 1397124194 30-1-2003 . La última reconciliación.
Los Gobiernos de ambos países anuncian el regreso de sus embajadores a sus respectivas legaciones. Se recobra así la relativa normalidad de las relaciones el 4 de julio de 1991.

Los Reyes, que los próximos días 5 y 6 viajarán a Ceuta y Melilla, los dos únicos territorios que aún no han visitado de manera oficial, ya estuvieron en ambas ciudades en 1970, cuando aún eran Príncipes de España, para presidir los actos de conmemoración del cincuentenario de la creación de La Legión.

La de la semana que viene es la primera visita Real en 80 años, desde que Alfonso XIII acudió en 1927, pero no es el primer viaje de Don Juan Carlos y Doña Sofía, quienes ya pasaron un día en cada ciudad hace 37 años.
Los Príncipes de Asturias, sin embargo, aún no han acudido de forma oficial a ninguna de las dos ciudades autónomas. Los periódicos de la época recogieron la visita de los entonces Príncipes de España, que se celebró los días 19 y 20 de septiembre de 1970, y destacaron la «cordial acogida»

- ABC -

Pincha AQUÍ para ver Los litigios perpetuos entre Marruecos y España.


1 comentario:

  1. Anónimo24/9/08

    Ceuta y Melilla seran españolas os guste o no viva el imperialismo ESPAÑOL abajo moros! xd españa lo vale :P "eso si pero no os olvideis quienes somos los españoles de pura cepa" peninsula baleares y canarias

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.