28.11.07

La Guerra que viene


Los acontecimientos de factura musulmana de los últimos tiempos (la "crisis del pañuelo islámico" en Francia, la "revuelta de los suburbios" también en el país vecino (ahora vivimos un nuevo rebrote), después el "asunto Mahoma" en medio mundo por unas caricaturas del Profeta, los atentados de Madrid y Londres, y algunos más abortados a tiempo, el asesinato de Theo Van Gogh, el creciente desafío iraní a Occidente, las continuas amenazas de Al-Qaeda a todos los infieles y renegados habidos y por haber, etc...) exponen claramente la verdadera naturaleza del problema que tiene Occidente con el Islam instalado en su propia casa, comportándose como en tierra conquistada y haciendo sus necesidades en nuestro patio.

El conflicto latente que existe entre dos mundos irreconciliables, entre dos universos antagónicos, el divorcio de dos mentalidades incompatibles, se manifiesta a diario cada vez con mayor acritud y agresividad, en un crescendo imparable que nos ha de llevar algún día no muy lejano a un clímax de violencia desatada, a un conflicto abierto, a una guerra inevitable.

Estamos asistiendo a las primeras escaramuzas de la gran deflagración por venir entre Occidente y el Islam. No se trata ya de especular sobre la posibilidad de un enfrentamiento que está en marcha, que ya tiene lugar, sino de saber cuanto tiempo falta para el desenlace de ese choque definitivo.El cielo amenaza agua: lloverá. Ignoramos cuando exactamente, la duración del aguacero y el resultado del temporal, pero sabemos que lloverá. A cántaros.

Tenemos en Europa unos veinte millones de musulmanes (sin contar Rusia ni los Balcanes): esta es la verdadera dimensión de la tormenta que se avecina. Y no es razonable esperar que las negras nubes que se ciernen sobre nuestras cabezas se vayan a desvanecer por un curioso e inédito capricho de la naturaleza o por un inmerecido regalo de la Providencia.

Este ejército de fanáticos, a la espera de una orden, pondrá en jaque a Occidente, incendiará Europa, la destrozará, la saqueará. Europa sólo se salvará si está dispuesta a ejercer, en el desempeño de su legítima defensa y de su inalienable derecho a la existencia, no ya la misma violencia que se va a desatar contra ella, sino una violencia superior, devastadora, inmisericorde, que erradique el cáncer islámico del continente europeo. Eso o desaparecer.

En Europa se empieza a registrar (sin duda lentamente todavía) un movimiento largamente esperado cuya gestación pronto dará los esperados frutos: la oposición activa al Islam, el rechazo organizado de esa monstruosa tiranía que quieren implantar en nuestro solar europeo esa legión de enardecidos sectarios de Mahoma dirigidos por imanes cortadores de cabezas y todo tipo de organizaciones integristas que actúan sin mayores obstáculos entre nosotros, arropados por una variopinta e infame colección de "compañeros de viaje" socialistas, comunistas, izquierdistas de distinto pelaje, demócratas de "toda la vida", liberales bien peinados, e incluso ... ¡feministas!, y el resto del elenco progre y bienpensante, artistas, medios de prensa, ONGs de toda laya e "intelectuales" a sueldo del régimen: la espuma de una sociedad que corre a su perdición.

Sólo España parece quedar, de momento, al margen de ese saludable movimiento, y declara muy ufana que prefiere convivir con la bestia que le corroe las entrañas a tener que hacer el esfuerzo de combatirla. Cuando la hiena nos salte al cuello, le ofreceremos una zanahoria. Aquí tenemos un Gobierno abanderado de la "Alianza de Civilizaciones" que ha hecho de España el nido favorito del integrismo islámico, regodeándose en el entreguismo más abyecto a los designios del Islam empeñado en la reedición de Al-Ándalus.

Mucho me temo que cuando la tensión degenere en enfrentamiento abierto y generalizado y el viento de la Historia se ponga a soplar en contra de la morisma, entonces recibiremos en España unos cuantos millones de refugiados musulmanes provenientes de una Europa justiciera que acometerá antes que nosotros la ineludible empresa de limpiar el continente de sus invasores, los cuales vendrán a acogerse en ese momento adverso a la hospitalidad de esta generosa tierra tan benéfica para el rebaño de Mahoma.

La guerra tendrá lugar, todo apunta en esa dirección, generará desplazamientos masivos de musulmanes que buscarán refugio, mientras arrecia la tormenta, la mayoría de ellos no en sus países de origen, sino en regiones de Europa menos hostiles para ellos, principalmente España.Es de prever para nuestro país una marea de moros provenientes de Francia, Bélgica, Holanda, los países escandinavos. Alemania, etc... para los próximos lustros, al ritmo creciente del movimiento antiislámico en la Europa transpirenaica.

De ocurrir así, de aquí a pocos años, entre la corriente del sur y el esperado aluvión del norte, más el prolífico producto de los vientres que ya están aquí en perpetua gestación, la población musulmana en España aumentará de forma vertiginosa y pronto hablaremos de millones de moros en nuestro país. Y habremos asistido, en menos de una generación, a la metamorfosis de España de "reserva espiritual de Occidente" a "corral mahometano" de Europa.La historia no está aún escrita, pero este es un escenario muy posible.

Todavía vamos a hablar mucho de todo esto; falta muy poco para que no se hable de otra cosa. Pero asimismo está cada vez más cerca el momento en que las palabras no alcancen para la solución de esta cuestión, y los análisis, los discursos y las proclamas dejen la delantera del escenario a los hechos "físicos" puros y duros, al desencadenamiento de una violencia necesaria y salutífera.

La hora se acerca en que nuestra libertad amenazada, nuestra cultura asediada, nuestras vidas en peligro nos exijan perentoriamente "facta, non verba" (hechos, no palabras).

Llegados al punto actual, en que el futuro no ofrece ya dudas, en que todos los velos de la incertidumbre se van cayendo uno a uno y se nos presenta la realidad en su total desnudez, libre de artificios y engaños, no debemos indignarnos ya más de la cuenta por el insolente desafío lanzado contra nuestra existencia y el brutal asalto a nuestra libertad por los salvajes y vociferantes enemigos de la civilización. Por el contrario, cuanto más nos rujan su odio, cuanto más nos presionen, cuanto más nos agredan, cuanto más nos ataquen, igualmente más cerca estará el momento de la reacción inevitable.

Debemos considerar, pues, con serenidad, la imparable subida de la tensión entre Occidente y el Islam, entre los europeos de antigua raza y esta bárbara legión de intrusos que empercuden nuestra casa. No nos queda más que desear que el desafío llegue pronto a un punto inasumible para nosotros, que la marabunta islámica traspase el umbral del no retorno y de las decisiones ineludibles. Cuanto antes reviente el abceso y fluya liberado el pus acumulado, más cerca estará la curación. Eso o morir de la pudrición.

Debemos saber que el problema que tenemos no podrá ser resuelto por medios pacíficos, y que nuestra equivocada mansedumbre no tendrá otro premio que un abominable yugo consentido de no reaccionar a tiempo y tener éxito en la empresa.
No cabe hacerse más ilusiones sobre una salida incruenta de este conflicto o hacer cálculos egoístas e irresponsables como suponer que el estallido está aún lejos en las décadas por venir.No, es cuestión de 5 o 10 años, tal vez 15, pero no muchos más.

La cuestión islámica tendrá que ser resuelta, aun con un baño de sangre que más que necesario se perfila como irremediable, sino Europa habrá llegado a su fin. Ha empezado la cuenta atrás. Esta guerra sólo puede tener dos salidas: la erradicación definitiva del Islam del suelo europeo o el fin de la civilización occidental en nuestro continente, un nuevo amanecer después de la pesadilla actual o las tinieblas de la interminable noche islámica.

Pronto llegará la hora decisiva en que nuestra desidia, nuestra cobardía, nuestra estupidez nos ponga ante la grave perspectiva de tener que optar por ser, como en los versos de Goethe, "yunque o martillo".(*)

Estamos al borde del abismo. Ellos o nosotros.

(*)("Debes elevarte o abismarte
debes dominar y ganar
o servir y perder
sufrir o triunfar
ser yunque o martillo")


A.P.D.
Monmar

2 comentarios:

  1. Coincido con lo que afirmas pero a la victoria de Europa le veo una pega. Lo que está sucediendo no es una catastrofe natural ya no es un secreto que esta invasión ha sido programada y sus consecuencias tambien, una resistencia civil no tendrá éxito porque quienes apoyan la destrucción de Europa tienen toda la maquinaria del poder en sus manos, ese fue el mensaje de la represión del 11.09. en Bruselas. Ellos tienen la posibilidad de reprimir y lo hacen en defensa de sus protegidos la inmigración musulmana, mira Srkozy suvbe porque promete mano dura y no hace mas que pactar con Nigeria para seguir mestizando Francia y ahora deja los disturbios en manos de unos desmoralizados policías.
    Mientras a quienes dirigen la política mundial les siga interesando destruir Europa, nuestro destino es la desaparición o la huida a algun punto del mundo en el que nos dejen en paz, tal como se ve en la novela "1984" de Orwells que o bien fue profetica o algunos se la estan copiando con puntos y comas.

    ResponderEliminar
  2. Por motivos diferentes lo cierto es que no existe un punto en el mundo donde podamos escapar en caso de necesidad, puedes escapar de un peligro, pero encontraras otro diferente, y puede que mas peligroso.

    El libro que comentas es muy interesante, personalmente me resultó muy complicado, espeso, me costo mucho acabarlo, prefiero “Un mundo feliz “ de Aldous Huxlei, quizás lo encuentro menos pesimista, al menos no nos preocupa con las negras preediciones de Orwell, (enemigos, enemigos invisibles, guerras…)

    Un mundo Feliz análogo a “1984” también es de ciencia ficción, el escritor predice una sociedad adelanta que por medio de la genética se preparará a los individuos todos “clonados”, (todos los niños son creados en probetas), [actualmente ya están en ello…] para que sean sumisos con el único fin de controlarlos, en esta sociedad futurista existirán cinco clases de individuos repartidas en categorías diferentes desde la mas inteligente a la mas baja que realizará los trabajos inferiores.

    Pero lo mas sorprendente del libro es cuando se refiere a la forma de vida que define como una “dictadura perfecta” con apariencia de democracia, una forma de esclavizar aceptada por “los individuos” que gracias al consumo y la diversión "botellón" "droga", los esclavos vivirán en un mundo Feliz.

    En esta página http://www.mentenebre.com/articulos.php?op=verarticle&artid=831" que esta entre mis favoritas, nos explica los métodos que están utilizando actualmente “los amos del mundo” para que la sociedad deje de ser un obstáculo en el futuro, todos alineados como borregos.

    -Apelar a las emociones antes que a la reflexión. Apelar a las emociones es una técnica clásica para cortocircuitar el análisis racional y, por lo tanto, el sentido crítico de los individuos. Además de eso, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para allí implantar ideas, antojos, miedos o comportamientos... Mantener al público en la ignorancia y en el disparate. Actuar de modo en que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. "La calidad de la educación dada a las clases inferiores debe ser de la especie más pobre, de tal modo que el foso de la ignorancia que aísla las clases inferiores de las clases superiores sea y permanezca incomprensible por las clases inferiores".

    - Incitar al público a complacerse en la mediocridad. Incitar al público a considerar como "normal" el hecho de ser idiota, vulgar e inculto...esto es casi una tradición española muy arraigada, de hecho se siguen emitiendo películas de finales de los 60 con cierta regularidad de Paco Martínez Soria como paleto vulgar, machista y gilipollas que despierta una sonrisa de complicidad en una gran mayoría de señores, o la abrumadora avalancha de artistas con problemas adolescentes muy propia de las radio formulas que aquí no mentaremos, que fomentan estas criaturas como iconos de juventud.

    --Sustituir la revuelta por la culpabilidad. Hacer creer al individuo que él es el único responsable por su infelicidad, debido a la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades o de sus esfuerzos. Así, en vez de protestar contra el sistema económico, el individuo se autodesvaloriza y se autoculpabiliza, lo que engendra un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de la acción. Y sin acción, ¡no hay revolución!...

    En resumen; Medios de comunicación: Mantener la atención del público adulto distraído, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivándolo con temas sin importancia real. Enseñanza: Mantener al público ignorante de las verdaderas matemáticas, de la verdadera economía, de la verdadera ley y de la verdadera historia.

    Espectáculos: Mantener el entretenimiento público debajo del nivel del sexto año de primaria.

    Trabajo: Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin tiempo para pensar, de vuelta a la granja con los demás animales.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.