18.7.08

Nueva mezquita para los radicales Murabitún en la Cartuja de Sevilla

Vista aérea de la esplendida isla sevillana de la Cartuja.

El alcalde de Sevilla regala suelo en la Cartuja para una mezquita de radicales

Los Murabitún, una secta islámica de corte extremista, promueven con petrodólares árabes la construcción de la mayor mezquita de Europa

En la isla de la Cartuja se alzará la mezquita más grande de Europa.



Podrá divisarse desde todos los puntos de la ciudad de Sevilla. Con ello lleva soñando hace tiempo la Comunidad Islámica en España, entidad que no representa a un islam español unívoco, sino a una secta concreta de corte extremista: los Morabitún.

Su fundador, Ian Dallas, es un converso al islam que se declara admirador de Hitler y su movimiento se vincula con grupos de ultraderecha de toda Europa. Su representante en España, Malik Ruiz, que proclama la vuelta al islam original conquistador de Al-Andalus, es el promotor de la mezquita sevillana que en un principio el ayuntamiento quería ubicar en Los Bermejales, lo cual resultó imposible debido a la fuerte oposición de los vecinos de la zona, que se asociaron para impedirlo.

Ante la creciente impopularidad del proyecto —y las municipales de 2007 por medio—, el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, decidió cambiar la ubicación y, tras negociar con los islamistas, finalmente se ha elegido una parcela de 6.000 metros cuadrados —la misma extensión del terreno adjudicado en Los Bermejales— en la Avenida Carlos III, en el parque tecnológico Cartuja 93. Allí tampoco la quieren los colectivos de empresarios sevillanos, pero el alcalde ha dicho que allí va a estar y punto.

Por adjudicación directa

La mezquita, financiada con petrodólares de los Emiratos Árabes, se beneficia de un modo de cesión de terreno directo y gratuito por parte del Ayuntamiento de Sevilla, según consta en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, número 178 de 10 de septiembre de 2004.

Desde ese momento, la Comunidad Islámica en España se hizo titular de un derecho de superficie en Los Bermejales que el ayuntamiento no podía revocar unilateralmente sin tener que retribuir a los promotores musulmanes una indemnización millonaria. Pero durante la negociación, éstos se avinieron a renunciar a la indemnización con tal de contar con una ubicación nueva que les satisficiera. Parece que la isla de la Cartuja sí les ha gustado, y ya están listos para planificar las obras sin asumir más coste económico que el derivado exclusivamente de la construcción, puesto que el suelo les ha salido gratis.
La construcción de la mezquita se estima en seis millones de euros y tendrá un minarete de 40 metros de altura.

Es cierto que la parcela tiene una calificación de equipamiento comunitario con finalidad dotacional, es decir, no lucrativo y de uso público. Cabe preguntarse, sin embargo, por qué Monteseirín decidió ceder sin concurso alguno y gratuitamente unos terrenos a una secta radical islámica, cuando sus compañeros de coalición PSOE-IU en Madrid instan habitualmente en los plenos municipales de la capital a la convocatoria de concursos libres de terrenos para que compitan en igualdad todas las confesiones religiosas, antes supuestos privilegios de la Iglesia católica.

¿Por qué lo que propone el Gobierno sevillano no vale para la oposición madrileña, tratándose de los mismos agentes? Por otro lado, la decisión del consistorio hispalense escapa del ámbito jurídico para entrar de lleno en el político o ideológico. ¿Es que el ideal laicista sólo se aplica en peticiones de suelo católicas? ¿Es acaso su granito de arena a la Alianza de Civilizaciones?

Los Bermejales, unido contra la mezquita

Para la Concejalía de Urbanismo de la corporación sevillana, el asunto de la mezquita se convirtió en un infierno desde el momento en que los vecinos de Los Bermejales decidieron que allí no se iba a construir un templo que pudiera acoger y propagar el fundamentalismo islamista. Constituyeron una asociación, Bermejales 2000, que planteó un conflicto jurídico con el ayuntamiento hispalense hasta lograr del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía una suspensión cautelar del proyecto en abril de 2006. En diciembre de 2007 interpusieron otro recurso —aún en trámite— por hallar aplicaciones retroactivas del Plan General de Ordenación Urbana, que es posterior a un acto administrativo relativo al uso de los centros de culto.

Denunciaron que el consistorio se estaba enfrentando a los intereses de los vecinos por los que tiene el deber de velar. Gracias a la tenacidad de estos conciudadanos, el alcalde, preocupado ante la impopularidad de un proyecto enquistado, anunció al fin su deseo de "revisar y redimensionar" la ubicación de la mezquita. Lograron su propósito.

J. B. Los Morabitún aspiran a realizar una gran obra religiosa en Sevilla que sea el emblema de su presencia y el símbolo de una vitalidad renovada. Aunque el proyecto habrá de diferir respecto de su planificación primera en Los Bermejales, la intención es que el resultado sea el más parecido posible a lo proyectado desde el principio. Aspectos irrenunciables para los promotores son la sala principal para la oración (de unos 600 metros cuadrados), la biblioteca, los patios, varios jardines y estancias de uso polivalente.

El proyecto incluye un minarete cuya altura máxima debe respetar los límites estipulados en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), pero a buen seguro apurará dichos límites hasta el máximo, porque la idea es que la construcción resulte lo más visible posible. Es una cuestión simbólica. Su orgullo islámico se mirará en la altura de la torre de la oración como en un espejo y reconocerá en ella la referencia de un lugar propio, familiar.

Habrá sevillanos a los que su visión, por el contrario, produzca inquietud más que excitar los deleites del multiculturalismo. Por ejemplo, a la Confederación de Empresarios de Sevilla y el Círculo de Empresarios de Cartuja 93, que tendrán a la mezquita por vecina. Sin embargo, a Alfredo Sánchez Monteseirín, alcalde de la capital hispalense, la actitud de sus conciudadanos empresarios le parece incomprensible, y en una entrevista a la agencia Efe explicaba sus razones para desechar tales reservas:
"Hay gente muy relevante a la que le cuesta el cambio, que ven las reformas como una amenaza, las novedades como un riesgo y los cambios como la posibilidad de perder su statu quo". Para completar el silogismo habrá que dilucidar si la apertura de un centro de culto islámico a cargo de una secta extremista que reivindica el islam primitivo de Almanzor y sus huestes, representa verdaderamente una innovación o bien una amenaza a secas.

El hecho es que el Ayuntamiento de Sevilla, molesto por la demora de varios años que arrastra el proyecto, desea agilizar al máximo los trámites —es la Administración autonómica quien debe cederle obligatoriamente el terreno para uso dotacional al consistorio—, con el objetivo de que antes fin de año comiencen las obras. La Concejalía de Urbanismo ya está en conversaciones para avanzar el proceso y Monteseirín ha declarado que "no habrá ningún problema", porque la mezquita cumple todos los requisitos recogidos en el PGOU.

Fuente: Jorge Bustos
La Gaceta.es

3 comentarios:

  1. Anónimo18/7/08

    Dejemos que se asienten en Andalucia, que construyan sus mezquitas, que vuelvan a conquistar el Al Andalus y toda España si quieren, o toda Europa. Como casi no nos importa el Cristianismo que mas da si los musulmanes vienen a conquistarnos otra vez, porque la verdad es que la gente no se da ni cuenta. Dhimmis, Europa está llena de dhimmis ignorantes que se dejan dominar y vamos a acabar mal, muy mal, que queremos, la Sharia como ley? .Y encima los hipócritas de Arabia Saudi organizan una conferencia aqui en Madrid para proclamar el diálogo y la tolerancia entre religiones cuando en su propio pais cualquier práctica religiosa no Islámica está PROHIBIDA. Alguien sabe que es lo en el Islam se denomina "taqiyah"? Pues os diré que es el arte de la mentira y la decepción que les está permitido usar con los "infieles" (cristianos, judios, etc..) ellos saben vivir con su doble moral perfectamente y los occidentales tan crédulos!!
    Porque no les pedimos a ver si nos dejan construir unas cuantas iglesias o catedrales cristianas en sus paises o predicar el evangelio cristiano sin persecución por sus territorios? Podria ser que pillaramos al Rey Abdullah de Arabia Saudi, ya que está aqui, de buena disposición y nos dijera que si, no? Si, podria ser, el dia que las vacas vuelen!! Que verguenza! Si alguien conoce alguna organización anti propagación del Islam a la que yo me pueda unir por favor escriban a la siguiente dirección de e mail, justicia_57@hotmail.com
    Gracias por publicar y leer mi comentario.

    ResponderEliminar
  2. Creo que estos textos merecerían su difusión en folletos para repartirlos en lasgrandes ciudades pretendidas por este islam preselitista y asesino de conciencias y personas.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo,no creo que haya nada constituido, pero ciertamente que no debería caer tu idea en saco roto.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.