Seguidores

22.2.09

En el paraíso de la Sharia "Ley Islámica"



La empanada mental del "multiculturalismo" ha engendrado, como diría Goya, muchos monstruos


Este fin de semana Shirin Ebadi ha visitado Barcelona.
Conocida como "la conciencia de Irán", Shirin fue la primera juez iraní, y la primera que fue obligada a dejar su cargo, cuando llegaron los ayatolás. Desde entonces, ha luchado incansablemente por los derechos humanos, y ha sufrido todo tipo de represiones.

Casa Asia la ha traído para que su voz musulmana libre se escuche, más allá del ruido de otras voces musulmanes que no hablan de libertad, sino de fanatismo. Hay muchos islam en el islam, y mientras unos alimentan el discurso totalitario, otros luchan por la libertad de su gente.

Shirin es el símbolo de miles de musulmanes que defienden sus derechos, a pesar de las dictaduras, del avance del yihadismo y de la represión brutal. No es casualidad que muchas de las voces valientes del islam sean mujeres emblemáticas, cuyo compromiso con la libertad las ha llevado a ser amenazadas de muerte.

La insistencia en recordar algunos de sus nombres, es una forma de homenaje, pero también de compromiso con el islam democrático: la escritora bengalí Taslima Nasreen, exiliada de su país por una fetua a muerte, y agredida en otros países, por islamistas fanáticos.

La siria Wafa Sultan, que acumula dos fetuas a muerte.

La somalí Ayaan Hirsi, amenazada y exiliada en Estados Unidos, después de ver como su amigo Theo van Gogh era asesinado.

La feminista palestina Samia Tamimi, que lucha enconadamente contra el integrismo de Hamas, y que también vive amenazada.
En cualquier lugar del mundo donde la siniestra mano del fundamentalismo islámico tiene poder, hay personas del islam que luchan por sus derechos, a menudo ninguneados por los solidarios de pacotilla que consideran islamofobia, cualquier crítica contra el islam integrista. Ciertamente, la empanada mental del multiculturalismo ha engendrado, como diría Goya, muchos monstruos.

Mientras Shirin y otros miles luchan por sus derechos, en un notorio avance de la resistencia, el islamofascismo también avanza, con éxitos notables. El último atentado en Pakistán dejaba el viernes más de 30 muertos en la ciudad de Dera Ismail Jan, y el domingo una joven francesa de 17 años moría en un atentado en El Cairo.

En Barcelona, el fiscal del Eurojust García Jabaloy nos avisaba de que "Barcelona tiene un problema grave con el terror islámico"…

Pero siendo terribles estas noticias, la peor de ellas nos ha llegado desde el norte del polvorín pakistaní, el valle de Swat, (1) conocido por los activistas pro derechos humanos, como "la plaza del matadero", no en vano los talibanes acumulan 1.200 muertos, medio millón de desplazados y la destrucción de 200 colegios femeninos.

El gobierno pakistaní ha tirado la toalla y ha cedido la soberanía del valle a los talibanes. Ello representa la inmediata aplicación de la charia, la matanza de opositores y el terror de las mujeres de la zona. Pero, sobre todo, significa un éxito político sin precedentes para los líderes tribales que, gracias al terror indiscriminado, y a la debilidad pakistaní, avanzan posiciones.

Y ese es el objetivo: no es sembrar el terror, sino usar el terror, para conseguir el poder, en un proceso de dominio planetario que está perfectamente teorizado en los miles de textos del islamofascismo.

Pakistán es un serio problema –"el gran peligro", según los expertos–, no sólo por la impunidad con que actúan los grupos fundamentalistas, sino porqué es un país con bomba atómica.

En esta tesitura de malas noticias, cabe destacar nuevamente una voz de mujer, en este caso de niña. Tuba Sahaab tiene 11 años, vive en Islamabad y sufre por los niños en manos de los talibanes. Escribe poesías que emite en la radio.
Uno de sus poemas dice: "Pequeñas gotas de lágrimas / sus rostros angelicales / lavados con sangre / duermen para siempre con ira". ¿Se puede gritar más fuerte?

Y, sin embargo, ¡qué sordos están los que más ruido hacen en las calles de nuestros países! De Shirin a Tuba, ¡qué grandes mujeres del islam! Quizás sean ellas, con su debilidad, las que tengan fuerza para acabar con la maldad enloquecida del islamofascismo. Quizás, si no las dejamos solas.

Pilar Rahola
La Vanguardia.es


(1) El gobierno paquistaní y dirigentes islamitas acuerdan imponer la sharia en el Valle del Swat
Foto Reuters: Enviados de Maulana Sufi Mohammad, líder religioso cercano al Talibán en el Swat, durante el encuentro con funcionarios del gobierno de Pakistán, ayer en Peshawar. Islamabad acordó aplicar la ley islámica (sharia) en el noroccidental y otrora turístico Valle del Swat, donde el ejército lucha contra los rebeldes desde 2007

Peshawar, 16 de febrero. El gobierno de Pakistán y líderes islámicos vinculados a la milicia de los talibanes en el Swat firmaron hoy un acuerdo para reforzar la sharia (ley islámica) en el noroccidental y otrora turístico Valle del Swat, donde el ejército lucha contra los rebeldes desde 2007, en lo que fue celebrado por multitudes en esa convulsionada región.

El acuerdo, suscrito ante el sostenido fortalecimiento del talibán, se concretó justo cuando un avión presuntamente estadunidense lanzó un bombardeo en la región tribal paquistaní de Kurram, fronteriza con Afganistán, con presencia talibán; autoridades locales reportaron la muerte de al menos 26 personas.

El gobierno paquistaní perdió hace tiempo el control sobre el Valle del Swat y la zona tribal, desde la que los talibán atacan objetivos en Afganistán.

Sin embargo, ni siquiera las ciudades de la potencia atómica no están seguras de la acción talibán, refirió Dpa.

El ministro de Información, Mian Iftikhar Hussain, anunció en Peshawar un acuerdo para implantar la sharia entre el gobierno provincial y el clérigo Maulana Sufi Mohammad, suegro de Maulana Fazlullah, el líder talibán del Valle del Swat.

Hussain destacó que todas las leyes que vayan en contra de la sharia serán suprimidas y que ésta se instaurará como sistema de justicia.

Agregó que el presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, viudo de la asesinada primera ministra Benazir Bhutto, ya había acordado en principio esta concesión a los dirigentes religiosos conservadores de la región.

Según algunos analistas, con el establecimiento de la sharia, Islamabad reconoce su derrota ante Fazlullah y sus guerrilleros.

El gobierno provincial anunció además que el convenio incluye el cese de las operaciones de las fuerzas de seguridad contra Fazlullah y sus combatientes, las cuales permanecerán "reactivas" en lugar de "proactivas" y sólo responderán a ataques.

Gobernador llama a la paz

El gobernador provincial, Amir Haidar Khan Hoti, apeló desesperadamente hoy en Peshawar a los insurgentes a que renuncien a la violencia tras "la decisión histórica" de instaurar tribunales que impartan justicia conforme a la sharia. "Ahora deben desempeñar su papel de restablecer la paz en Swat".

Tras el anuncio, multitudes salieron a las calles de áreas del Valle del Swat para celebrar el acuerdo.
"La paz volverá ahora y todos volverán a su vida normal", comentó un lugareño.

Otros, sin embargo, creen que esto podría animar a los milicianos a demandar la imposición de medidas similares en otros lugares del país.

Hasta ahora todos los acuerdos de paz con los insurgentes, en Swat o en otras regiones tribales, fracasaron, y luego de la ruptura de diversos acuerdos, los talibán siempre reaparecieron más fuertes que antes, recordó Dpa

Iqbal Haider, presidente de la Comisión de Derechos Humanos paquistaní condenó el convenio, el cual dijo, pone en peligro la aplicación de la ley y los derechos de las mujeres.

"Es ilegal e inconstitucional y es un acto de discriminación que en el futuro promoverá al fanatismo religioso en Pakistán", denunció.

En la mayor parte del antes idílico valle del Swat, a sólo unos 160 kilómetros al noroeste de Islamabad, las tropas de Fazlullah instauraron entre tanto un régimen de terror, que recuerda fatalmente al antiguo dominio talibán en Afganistán.

Supuestos espionajes, opositores de los talibán o "pecadores" son colgados o decapitados públicamente por los insurgentes, al amparo de la sharia.

Los talibán prohibieron la educación para las niñas, que impusieron con ataques a docenas de escuelas.

Además, se obligó al cierre de tiendas de discos compactos o devedés o directamente se las hizo saltar por los aires. A las peluquerías se les prohibió también afeitar a los hombres. Y en un campo en Peuchar, en la alta montaña, se sigue formando a combatientes extremistas.

En India, el enviado especial estadunidense para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, no criticó directamente la implementación de la sharia, pero señaló que el Valle del Swat es un recordatorio de que Estados Unidos, Pakistán e India enfrentan "un enemigo que representa una amenaza directa para nuestro liderazgo, nuestras capitales y nuestra gente".

Por otro lado, pese a las protestas de Islamabad, un misil esta-dunidense mató a al menos 26 personas, la mayoría talibanes afganos y paquistaníes, en la zona tribal de Kurram, según los servicios de seguridad paquistaníes.

27 muertos en Afganistán

En Afganistán, 27 personas, entre ellas nueve civiles y un soldado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte –cuya nacionalidad no se indicó– perdieron la vida en varios actos de violencia ocurridos en las últimas horas, informaron fuentes oficiales.

Fuente: La jornada

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.