Seguidores

30.8.09

El vertedero multiétnico de Son Gotleu - Palma Mallorca

Hace dos años, cuando ocurrieron las graves revueltas en determinadas barriadas de París, algunos fuimos calificados de alarmistas al avisar de la posibilidad de que tal tipo de conflictos pudiera darse en algunas de nuestras barriadas.

Las revueltas en Francia fueron consideradas de modo muy simple como "étnicas", al estar ocupados tales barrios principalmente por inmigrantes. Sin embargo, la mayoría de expertos, de instituciones y de agentes sociales implicados en el trabajo cotidiano en tal tipo de concentraciones urbanas, concluyen que tal conflictividad es el resultado previsible de barridas en proceso continuo de degradación urbana, y de marginación social y económica.

Lo que se podía constatar es que la rebeldía tenía como protagonistas también a franceses y a hijos y nietos de inmigrantes. Lo que ocurría es que, con frecuencia, la marginación social y económica se concentraba en buena parte en la población inmigrada. En consecuencia no era una simple revuelta de magrebís, que podía y debía solucionarse sólo con medidas policiales y con mayores restricciones a la inmigración. Eran precisas medidas de reconversión urbana, de propuestas eficaces de integración social y laboral de su población, especialmente los jóvenes. Hoy el problema no está resuelto en Francia ni en otros países. El singular Berlusconi intenta atajarlo considerando a todos los inmigrantes sin papeles como delincuentes, hayan cometido o no algún delito.

Tal diagnóstico, con matices, puede aplicarse a Son Gotleu. Esta barriada, en otras comienzan a intuirse síntomas, es protagonista de un proceso continuo de degradación urbana (calles, plazas, limpieza, viviendas, mobiliario y un largo etcétera). Tal proceso ha producido un cambio en su población. Los que pudieron se fueron trasladando a otras zonas de la ciudad, y lentamente se han ido sustituyendo por personas y familias de estamentos con dificultades socio-económicas, con situaciones laborales de paro y/o contratación a salto de mata. Y lógicamente por personas procedentes de la inmigración, que forman parte de los procesos de exclusión social y económica. Tal situación, de manera casi inevitable, conduce a la conflictividad social y de convivencia que de manera injusta algunos consideran sólo como un conflicto entre nativos, nigerianos, gitanos…. Otra realidad debe destacarse: en las barriadas en proceso de degradación suelen instalarse grupos dedicados al narcotráfico, utilizando como "camellos" a individuos marginados. A tales capos narcotraficantes, les interesa mantener un cierto nivel de conflictividad en la zona.

ANTONIO TARABINI





Noticias Relacionadas:


.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.