Seguidores

1.10.09

Musulmanes contra homosexuales

Foto: Pancarta reivindicativa del Paris Foot Gay durante la celebración del orgullo gay en Montpellier.

6 de octubre.- Anteayer se suspendió en la periferia capitalina el encuentro que iban a disputar el Paris Foot Gay contra el Créteil Bebel. No por la lluvia ni por imperativos logísticos. Más bien porque los visitantes, de mayoría musulmana, se negaron a mezclarse en el césped con los homosexuales del equipo contrario. Esgrimiendo sus valores y sus convicciones.

Un comunicado remitido al despacho del Paris Foot Gay razonaba el desplante. Y lo hacía con educación: "De acuerdo a los principios de nuestro equipo, formado por musulmanes practicantes y observantes del Corán, hemos decidido no disputar el encuentro. Nuestras convicciones son más importantes que un simple partido de fútbol. Lamentamos haberos prevenido de nuestra ausencia con poca antelación".

La liga donde militan ambas escuadras plantea emprender sanciones ejemplares contra el Créteil Bebel. No tanto por la espantada como por las connotaciones homófobas que implica el desafío verbal y el delirio religioso. ¿Cuáles son los valores que impiden jugar al fútbol contra un equipo de homosexuales? ¿Acaso el miedo al contagio? ¿Quizá el jaleo de las orgías que puedan organizarse en el humeante vestuario?

Hubiera sido peor la tentación de convertir el partido en un ajuste de cuentas. Es decir, exterminar a los rivales al grito de "maricones" y colgar en el vestuario los atributos genitales a modo de trofeo de guerra. Pero se ha impuesto la despiadada moderación verbal. Suficientemente engañosa y embarazosa como para que los jugadores del Paris Foot Gay hayan reivindicado su propia tolerancia: "Nuestro club ni es sectario ni limita la ficha a homosexuales. Aquí puede jugar quien quiera. Independientemente de su orientación sexual, etnia o religión".

La aclaración es innecesaria, condescendiente y hasta equívoca. La propia definición del club, Paris Foot Gay, demuestra el criterio de alistamiento. Igual que la observancia coránica arraigada en el Créteil Bebel se antoja inasequible a los futbolistas judíos o a los pateadores cristianos. El problema es que la respectiva identidad y las correspondientes restricciones, origen de los guetos, de las segregaciones y del pujante comunitarismo, han malogrado un partido de fútbol. No por culpa de los locales, sino por la intolerancia de los visitantes y porque se han caricaturizado a ellos mismos en nombre de viejos aforismos: "Amémonos, sí, pero entre nosotros".

Excluyen del campeonato al equipo que se negó a jugar contra homosexuales


EFE - 14/10/2009

PARÍS.- Los responsables del campeonato de aficionados gestionado por la Commission Football Loisir (CFL) anunciaron la exclusión del equipo Créteil Bébel, formado por musulmanes practicantes, que se negó a jugar contra otro integrado por homosexuales.

"El equipo Créteil Bebel queda excluido de la CFL por rechazar un partido con declaraciones discriminatorias", anunció la comisión de jugadores aficionados en un comunicado en su página en internet. El Créteil Bébel se negó a principios de octubre a jugar contra otro creado hace seis años para combatir la homofobia en el fútbol, el París Foot Gay.

El presidente del París Foot Gay, Pascal Brethes, se mostró entonces sorprendido porque, explicó, nunca se habían encontrado con ese problema. Los organizadores del campeonato aficionado en que están los dos equipos comunicaron a los dirigentes del Créteil Bébel (club del extrarradio de la capital francesa) que podrían tener que abandonar la liga, decisión que ahora se ha conocido.

Todo empezó el sábado 3 de octubre, con un correo electrónico recibido por el club homosexual del que debía ser su contrincante al día siguiente. En él, Créteil Bébel decía: "Lo sentimos pero por lo que respecta al nombre de su equipo y conforme a los principios del nuestro, que es un equipo de musulmanes practicantes, no podemos jugar contra ustedes, ya que nuestras convicciones son, de lejos, más importantes que un simple partido de fútbol. Una vez más, perdón por haber avisado tan tarde".

Posteriormente, ese club de jugadores musulmanes reiteraron que no estaban de acuerdo en ser obligados a jugar un partido con otro que se presenta como "portaestandarte" de la causa homosexual, al tiempo en que insistieron en que "si hay alguien que se ha sentido vejado, pedimos disculpas".

Fuente: elmundo.es

.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.