Seguidores

15.2.11

Exodo bíblico o invasión programada de Europa

Ya son 4.000 los emigrantes tunecinos que han llegado a Lampedusa y se prevé la llegada de más

Hasta 4.000 emigrantes tunecinos han desembarcado en los últimos días en la isla italiana de Lampedusa, al sur de Sicilia, y los aviones y helicópteros que supervisan la zona han avistado al menos diez embarcaciones más que podrían llegar en las próximas horas ante las frenéticas gestiones de las autoridades que ven cómo se han desbordado los mecanismos de acogida.

Los emigrantes pagan entre 1.000 y 1.500 euros por embarcarse en las costas de Túnez por un viaje peligroso que ya ha costado la vida de un joven tras hundirse la embarcación en la que viajaban ante las costas del país norteafricano. Otras diez personas han sido rescatadas por efectivos tunecinos, pero otra más se encuentra desaparecida.

Los traslados por mar y aire no logran aliviar la situación en la isla y cientos de personas han pasado la noche del viernes al sábado a la intemperie en las inmediaciones del puerto y el aeropuerto de Lampedusa sólo aliviados por el trabajo de los funcionarios del centro de acogida de la isla y de los voluntarios y vecinos de la zona.

El centro de acogida de Lampedusa, preparado para albergar a unas 800 personas, permanece, sin embargo, cerrado por orden del ministro del Interior, Roberto Maroni, a pesar de que el Consejo de Ministros ha aprobado la declaración del estado de emergencia humanitaria.

"La grave crisis social y política de los países del Magreb genera el riesgo de un auténtica emergencia humanitaria. Existe un riesgo real de emergencia humanitaria porque cientos de personas están llegando a las costas italianas, huyendo de esos países", ha afirmado Maroni. "El problema es que el acuerdo bilateral que tenemos con Túnez y que permitió hasta el momento abordar con eficacia la lucha contra la inmigración ilegal no es aplicado por las autoridades tunecinas a causa de la crisis", dijo.

Italia pide 100 millones de euros a la UE para afrontar la emergencia de la inmigración

El Ministro del Interior, Roberto Maroni, ha anunciado que Italia ha pedido un crédito de 100 millones de euros a la Unión Europea para afrontar la "emergencia humanitaria" declarada en la isla italiana de Lampedusa, a la que han llegado más de 5.000 inmigrantes tunecinos en los últimos días.

Además, Maroni ha anunciado que estará en Sicilia este martes junto al primer ministro, Silvio Berlusconi, para analizar una estructura "que podría acoger a los inmigrantes tunecinos que han llegado estos días a Lampedusa".

Por otra parte, el ministro ha declarado que "la crisis que se desarrolla en los países del Mediterráneo" como Túnez o Egipto "pone en peligro la seguridad de las costas" porque "con la llegada de los refugiados de las costas africanas pueden infiltrarse terroristas" y ha asegurado de que la Policía italiana "tiene la certeza de que, entre los clandestinos que han desembarcado en Lampedusa, se encuentran también algunos presos fugados de las cárceles tunecinas".

Por ello, Maroni ha pedido a la Agencia Europea FRONTEX, que controla los desembarcos en el Mediterráneo, se ocupe también de las llegadas, los centros de identificación y las repatriaciones en Europa, según informa el diario 'Corriere della Sera'.

La isla de Lampedusa se encuentra al límite de su capacidad, ante la llegada de más de 5.000 inmigrantes tunecinos en las últimas semanas, un éxodo impulsado por las protestas que consiguieron la caída del régimen del presidente de Túnez, Zine el Abidine Ben Alí.


Italia pide a la UE que tome acciones urgentes contra la inmigración

* Merkel: 'No todos los tunecinos pueden venir ahora a Europa'
* Las buenas condiciones en el canal de Sicilia han propiciado la inmigración

El ministro del Interior italiano, Roberto Maroni, ha pedido este lunes una "convocatoria urgente" del Consejo Europeo de la Unión Europea (UE) para "lograr una estrategia" en la lucha contra la inmigración en el Mediterráneo, tras la llegada masiva a las costas italianas de inmigrantes procedentes del norte de África en los últimos días.

Una petición que llega en una jornada marcada por la polémica entre Roma y Bruselas, después de que el titular de Interior negara haber rechazado un ofrecimiento de ayuda de la Comisión Europea para afrontar la ola de inmigrantes, como sostenía la comisaría europea de Interior, Cecilia Malmstrom.

También la canciller alemana, Angela Merkel, ha subrayado este lunes la importancia de reinstaurar el Estado de derecho en Túnez para impedir la emigración masiva de sus ciudadanos a Europa en busca de un futuro mejor.

"Naturalmente, no todos los que no quieren vivir en Túnez pueden venir ahora a Europa", dijo la canciller tras recibir en Berlín al presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma.

"Nuestro objetivo es resolver los problemas en los países de origen para ofrecer perspectivas a la gente y una posibilidad e vivir en su propio país", añadió Merkel.

Incluso el ministro de Ecteriores italiano, Franco Frattini, ha viajado este lunes a Túnez para dicutir el éxodo masivo de inmigrantes ilegales a Italia con el primer ministro tunecino Mohamed Ghannouchi.

Maroni, por su parte, quiso zanjar la polémica en una rueda de prensa ofrecida este lunes en Roma, en la que aseguró que "ha habido un error de comunicación".

El titular de Interior explicó que Italia ha preparado una petición en la que solicita a la Comisión Europea que se destinen 100 millones de euros para afrontar la emergencia y un nuevo papel operativo del Frontex, la agencia europea de las fronteras, para que disponga de medios propios para controlar los límites fronterizos.

Asimismo, señaló que solicitan que se defina un sistema único de asilo a nivel europeo antes de 2012 y que se diseñen programas regionales de asistencia con la colaboración del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

A nivel italiano, Maroni explicó que ha pedido al Ejecutivo que se destinen 200 militares más a las tareas de control de las instalaciones donde se ha alojado a los 5.278 inmigrantes irregulares, la mayoría de ellos tunecinos, llegados a las costas italianas el último mes.

Las buenas condiciones marítimas en el canal de Sicilia y la tensión política que se vive en algunos países del Magreb, así como en Egipto, han propiciado que muchos africanos se embarquen en peligrosas travesías para llegar a las costas italianas.
Lampedusa en estado de emergencia

La isla de Lampedusa, situada a un centenar de kilómetros de Túnez, se encuentra en estado de emergencia puesto que es la zona que ha recibido una mayor afluencia de irregulares debido a su proximidad con las costas africanas.

Maroni afirmó también que este martes viajará a la isla de Sicilia junto al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para inspeccionar diferentes infraestructuras que podrían utilizarse para albergar a los inmigrantes llegados a Lampedusa.

El ministro advirtió también de que existe el riesgo de que "miles de personas" se encuentren a la espera de salir de Túnez y subrayó que la "emergencia migratoria de estos días no tiene precedentes".

"En 2008, cuando se registró el pico más alto de llegadas, fueron 38.000 irregulares los que desembarcaron en Italia en todo el año, ahora en un mes han llegado 5.000. Si seguimos así se llegará a los 80.000", afirmó Maroni.

El ministro hizo hincapié que entre los inmigrantes llegados a Italia han sido identificados algunos presos que se escaparon de la cárcel en Túnez durante las revueltas de enero que vivió el país magrebí, aunque se trata de arrestos por delitos comunes.

A este respecto, Maroni reiteró que, aprovechando la llegada masiva de inmigrantes, organizaciones terroristas como Al Qaeda pueden introducir a algunos de sus miembros en Europa.

Ante la emergencia que supone esta oleada de inmigrantes, el Parlamento Europeo debatirá este martes una respuesta conjunta de la UE.

Mientras, en Túnez las tropas del Ejército tratan de frenar las salidas tras una llamamiento de Italia, dado que el país africano ha considerado que el envío de agentes italianos era "inaceptable".

Fuentes: El Mundo.es

¿UNA INVASIÓN PROGRAMADA Y CONSENTIDA POR LOS POLÍTICOS EUROPEOS?:

Todos conocemos el libro del Periodista, escritor, polemista, productor de radio, guionista, Guillaume Faye,
LA COLONIZACIÓN DE EUROPA
En su interesante lectura el autor nos advierte del peligro de la inmigración en Europa, entre otras cosas cita como cómplices a los políticos de izquierdas: 

Esta nueva izquierda, convertida al capitalismo, defiende con garras un socialismo virtual y un inmigracionismo real. En este cocktail, es difícil adivinar la parte de imbecilidad, de altruismo alucinatorio, de snobismo antirracista, de etnomasoquismo y de (peor todavía) cálculo político. El sentimiento que domina entre los colaboradores es el mismo que atrapó a las élites declinantes romanas en el siglo III: la ruindad y la cobardía, (…) y un egoísmo indiferente hacia su propio pueblo y hacia sus generaciones futuras.


La historia retendrá que los europeos, y concretamente sus burguesías declinantes, fueron los primeros responsables de la colonización de Europa y de su submersión demográfica. Los inmigrantes del Tercer Mundo, que yo considero como el enemigo principal, desde su punto de vista tienen perfecta razón para invadirnos. Ellos rellenan un vacío, al igual que los americanos rellenan un vacío ante la ausencia de los europeos en los planes geopolíticos y estratégicos.

Pero no solo Guillaume Faye nos advierte de la invasión que está padeciendo Europa, entre otros muchos libros que nos hablan del éxodo no podemos olvidar "Rios de Sangre" Enoch Powell

“Ríos de Sangre”


En un discurso que pronuncio en Birmingham en abril de 1968, Powell tuvo la desfachatez de pedir el cese inmediato de la política de acogida de inmigrantes procedentes de la Commonwealth, que había sustituido al imperio como una agrupación de las colonias.

En 15 o 20 años, de continuar la actual tendencia, en este país habra tres millones y medio de inmigrantes de la Commonwealth junto con sus descendientes. Y esta no es una cifra que me haya inventado yo. Es una cifra oficial ofrecida al parlamento por el representante de la Oficina General del Registro Civil. No hay una cifra oficial para el año 2000, pero seguramente pueda ser de entre 5 y 7 millones de inmigrantes, aproximadamente un 10% del total de la población, lo que equivaldría a la población total del Gran Londres. Por supuesto no se distribuirán por todo el país desde Margate a Aberystwyth, y desde Penzance a Aberdeen. Areas enteras, ciudades y partes de ciudades a lo largo de Inglaterra serán ocupadas por población inmigrante y descendiente de inmigrantes.


Según vaya pasando el tiempo, la proporción sobre el total de los que son descendientes de inmigrantes, los que nacieron en Inglaterra, crecerá rápidamente. Aun en 1985 los descendientes de nativos ingleses constituirán la mayoría. Este factor es lo que crea la extrema urgencia de actuar ahora, de llevar a cabo ese tipo de acción que es más difícil de llevar a cabo por los políticos; una acción cuyas dificultades radican en el presente, pero los males futuros que deben ser prevenidos o minimizados radican en los parlamentarios situados por delante de mi.

La realidad es que tanto Guillaume Faye,como Enoch Powell se han quedado cortos en sus predicciones, y desde luego nuestros políticos ciegos y sordos se han convertido en los enemigos de Europa y los europeos, con la falsedad de una esperada integración de los inmigrantes que nunca llega, todo les vale para destruir nuestras raíces nuestra identidad y nuestra cultura, nosotros somos catalogados de racistas, los foráneos que no se integran tienen todos los derechos, nos guste o no así está la situación.

.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.