Seguidores

12.7.11

El alcalde de Salt propone limitar el número de inmigrantes en los municipios

La anterior alcaldesa de Salt la socialista Iolanda Pineda, a pesar de contradecir todas las informaciones sobre Salt, manifestaba por activa y pasiva que no había problemas con los musulmanes y que la convivencia pacifica en Salt era una realidad, sin embargo y a los hechos me remito, parece que tales afirmaciones solo fueron una forma de enmascarar el grave problema que sufre esta pequeña población debido a los robos y a las amenazas que padecen sus sufridos habitantes gracias a una inmigración reacia a integrarse y a convivir pacíficamente.

Por todas estas circunstancias el nuevo alcalde Jaume Torramadé (CiU), que no le intimida que la izquierda le critique por «populista y demagógico», aboga por fijar cuotas máximas de inmigrantes para facilitar la redistribución, por ello apunta que se podría determinar "un porcentaje máximo de recién llegados" en los municipios que tuvieran situaciones especiales, ya que está decidido a seguir dando fuelle a un debate que quiere llevar hasta la UE.

El problema es que su partido, Unió Democràtica, no le dio un respaldo sin matices, aunque tampoco le desautorizó. El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, admitió que es muy difícil materializar la propuesta de Torramadé de poner límites al porcentaje de inmigrantes porque existe libertad en la circulación de las personas. «Conozco la preocupación del alcalde de Salt. Es una persona que no tiene un pelo de racista o xenófoba. No es equiparable a otras voces», aseguró. El dirigente de Unió aprovechó para arremeter contra el «buenismo» de que ha practicado la izquierda, y también contra los precesos de regularización masiva que han practicado PP y PSOE.


El alcalde de Salt reabre el dilema de cómo gestionar la inmigración

En una entrevista, ha expuesto que su principal objetivo es corregir el rumbo que sigue su ciudad, que tiene 31.000 habitantes y un 45% de población inmigrante, un porcentaje que considera demasiado elevado, y ofrecer "un modelo de país" centrado en la sociedad catalana en el que puedan fijarse los inmigrantes recién llegados.

"No quiero poner un número máximo, pero sí que hay que tener en cuenta la media de país (en España es del 16%) y en los municipios que estuvieran muy por encima de esto establecer unos sistemas, un régimen especial con el objetivo de salir de este régimen", ha aclarado el alcalde.

El alcalde ha expuesto que si todos los municipios estuvieran en esta media no habría problemas o los problemas serían los mismos para todos.

Y es que en opinión de Torramadé "dejar la cosa a su natural evolución, no corrige el problema por si mismo", hay que mirar cada situación y reconocer que hay determinados municipios con una "presión excesiva".

"No estoy haciendo un discurso general, pido que se miren los casos reales, los municipios están en un nivel complicado", ha afirmado.

"No quiero más recursos para tener los mismos problemas, si quiero recursos es para poder cambiar la situación", ha afirmado Torramadé, quién ha insistido en que "no se trata de ir contra unos o contra otros, se trata de mostrar cual es la situación y en situaciones excepcionales ver qué medidas se toman".

Medidas para favorecer a los autóctonos

Con la intención de corregir esta situación, el alcalde ha dejado sobre la mesa diferentes propuestas; en primer lugar quiere conseguir que en el sector centro de Salt vuelvan a vivir autóctonos. Para ello propone que desde la oficina de vivienda se pongan medidas para que los pisos que el consistorio pueda comprar y poner en alquiler o a la venta, los ponga a la venta de gente autóctona para "conseguir reestablecer proporciones en las comunidades de vecinos".

Por ello quiere transformar el tema del Área de Reforma Urbana (ARU), y es que según su parecer ha sufrido un problema fundamental que es que "se ha vendido para buscar titulares y se ha expuesto solamente la parte de derribar pisos y no la de volver a conseguir la cohesión del barrio, que ha quedado en segundo término", y eso se consigue reestableciendo las proporciones del ecosistema.

"No trato que ir en contra de nadie, lo que digo es que se está viviendo una situación muy complicada y que o se ponen elementos de cambios para Salt o esto tenderá a una situación cada vez más complicada", ha manifestado.

En segundo lugar, el alcalde se ha preguntado porqué no se obliga a los municipios que construyen grandes polígonos industriales a edificar viviendas de protección oficial para la gente que va a trabajar a estos polígonos, "hay municipios muy pequeños en número de habitantes pero que son riquísimos y que no saben que es la palabra endeudamiento y es que la gente que va a trabajar allí pertenece a municipios como Salt", ha dicho. Esto provoca que el municipio dónde residen tenga que asumir todos los temas sociales, de convivencia o escolarización, que no van con el municipio dónde trabajan.

"Quizá sería mejor que lo compartiésemos todo un poco, porque seguramente si los mismos inmigrantes que hay estuvieran distribuidos de manera diferente no tendríamos problemas ninguno y todo sería más sencillo".

A su juicio, "si se hubieran facilitado las cosas para que el que trabaja en un municipio viva en él, seguramente estaríamos hablando de unos porcentajes de distribución de inmigración más razonables para todo el mundo".

Finalmente, Torramadé quiere recuperar una propuesta que ya manifestó hace años, y es que en las escuelas en las que el porcentaje de niños con necesidades educativas especiales sean muy elevados, sean los centros educativos vecinos los que acojan parte de este alumnado.

"Nosotros estamos a unos tres kilómetros de muchos municipios dónde el índice de niños inmigrantes es cero, ni aquel mundo es real ni el nuestro tampoco", por ello anima a buscar un horizonte diferente para la situación concreta de Salt, "no pretendamos aplicar las respuestas estándar a municipios y situaciones que son muy singulares", ha insistido.

"Solamente reclamo que haya alternativas para escuelas con porcentajes muy elevados, es decir, que en ningún caso haya más de un 20% de niños con necesidades educativas, procedentes de entornos complicados en ningún aula de Cataluña, y en los centros escolares dónde esto ocurra, que por distribución, los municipios, áreas o escuelas más cercanas, colaboren con una máximo también del 20%", ha propuesto.

Esto, ha dicho, es la Generalitat quien tiene que marcarlo, pero "la Generalitat prefiere un problema con un ayuntamiento o un alcalde, que tener una bronca con 35 que no estén de acuerdo", ha lamentado.

Asociación de municipios con altos índices de inmigración

De todos modos, ha admitido que una sola medida no lleva a ninguna parte y por ello ha recuperado la idea de crear una asociación de municipios con "alto índice de inmigración extracomunitaria pobre".

"Seguiré insistiendo en la idea porque sufrimos un conjunto de dificultades que solamente podremos resolver y abordar de manera conjunta, así nos harán caso las administraciones implicadas".

"No hay una sola medida, no la hay; primero hay que reconocer que municipios tienen esta situación y segundo marcar un conjunto de medidas para paliar y mejorar la situación con el objetivo de tender a normalizarla y ponerla al nivel de la media de Catalunya", ha expuesto.

20minutos.es

.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.