Seguidores

31.8.11

EL ISLAM NO FORMA PARTE DE NUESTRA CIVILIZACIÓN

Laura traduce y nos envía este interesante articulo editado Por Bill Warner, director del “Centro para el estudio del islam político”.

Durante la última cena de ruptura del ayuno de ramadán en la Casa Blanca, Obama dijo:
“Como muchas religiones, el islam ha sido siempre parte de nuestra gran familia americana, y los musulmanes estadounidenses contribuyen desde hace mucho tiempo a la fuerza y a las cualidades de nuestro país, en todos los niveles”.

Estas palabras no pueden apoyarse en ningún hecho real. El islam no es parte de nuestra civilización porque sus principios fundacionales son lo contrario de los nuestros. Nuestra civilización está fundada sobre el espíritu crítico (nuestra forma de pensar) y sobre la Regla de Oro (la ética). El islam está fundamentado en la sumisión (pensamiento autoritario) y dualismo ético.

Comparemos los principios de estos diferentes sistemas de pensamiento, comenzando por el pensamiento autoritario y el pensamiento crítico. El pensamiento crítico (también pensamiento analítico, pensamiento científico) es la base intelectual de nuestra cultura y democracia. El pensamiento crítico es objetivo: no importa quién haga el razonamiento, ya que obtendrá idénticos resultados. Es un razonamiento basado en los hechos, en la causa y el efecto, y es intelectual, no emocional. El pensamiento crítico tiene un fuerte vínculo con la moral, ya que no se puede engañar o mentir con hechos objetivos.

Miremos ahora al pensamiento autoritario. Este razonamiento se basa en opiniones de expertos que afirman su verdad por el poder. Es verdadero porque las autoridades dicen que es verdadero.
El corán de La Meca, el más antiguo, tiene una nueva idea: Mahoma es el profeta de Alá. (Las ideas en el corán derivan de este principio). La prueba del profetismo de Mahoma es la repetición de “Mahoma es el profeta” y de lo que sucede si no aceptas eso. El razonamiento es circular: Mahoma es el profeta de Alá porque Alá lo dice (en realidad, un arcángel).Y ¿cómo sabemos que Alá lo dice? Porque Mahoma nos dice lo que Alá dijo.

El corán de Medina, más tardío, contiene una nueva idea: si no crees que Mahoma es el profeta de Alá, puedes ser asesinado por la yihad. Si no estás convencido de esta verdad, puedes ser eliminado. Este es el pensamiento autoritario.
La sharia contiene numerosos ejemplos de este tipo de pensamiento. Dice que la apostasía (abandonar el islam) es un delito capital. Y ¿qué implica la apostasía?.
  • Ser sarcástico sobre Alá o sobre cualquier verso del corán
  • Negar el consenso de los eruditos islámicos
  • Negar que el islam debe ser la única religión del mundo
  • Ser sarcástico con la sharia
Y la gente dice que el islam sólo necesita ser reformado. Buena suerte en el intento de conciliar el pensamiento de autoridad con las reformas. No es que sea usted un hombre equivocado, es que es un hombre muerto equivocado. ¿Quieren más ejemplos de pensamiento autoritativo? Tomemos el caso de Salman Rushdie, el autor de los “Versos Satánicos”, una novela. La reacción del islam ante la novela fue una fatua de condena a muerte. O cuando se publicaron las caricaturas de Mahoma.
E incluso en América, si te desvías del pensamiento oficial sobre el islam, se te califica de sectario o de instigador al odio. Las autoridades, sin embargo, siguen tonteando con la idea de criminalizar el “discurso de odio”, definido cada vez de manera más amplia. El “discurso del odio”, sin embargo, es simplemente aquel que no gusta a las autoridades.

El pensamiento crítico no trata de castigos, sólo de causa y efecto aplicando la lógica aristoteliana. Si se pierde una discusión, se tiene una experiencia de aprendizaje en la vida, no una condena a muerte. Ni los insultos ni las amenazas tienen cabida en este pensamiento.
Vayamos ahora al tema de la ética. La Regla de Oro dice que debemos tratar a todos los demás como nos gustaría ser tratados. Es una ética unitaria, una regla para todas las personas. EL islam no lo ve de esa manera. El islam tiene una ética para los musulmanes y otra para los kafir (no musulmanes). Los hádices y el corán son muy claros en este punto: un msulmán es hermano de todos los musulmanes. Un musulmán es hermano de cualquier musulmán antes de que cualquier miembro de su propia familia de sangre si ésta es kafir.

Miremos la ética de Mahoma. Mahoma es el prototipo humano divino, el hombre perfecto, como se dice en 91 de los versos coránicos. ¿Cómo trataba Mahoma a sus vecions? En Medina dió a sus tribus vecinas la posibilidad de convertirse o someterse al islam, y si no, serían asesinados. Someterse o morir. No hay ética.
Mahoma repetía continuamente que los musulmanes debían mentir a los kafir si con eso el islam avanzaba. Pura ética dualista. Lo vemos en el ejemplo de este hadith (Bukhari 5,59,369)

Mahoma preguntó: “¿Quién va a matar a Ka´b, el enemigo de Alá y de Mahoma?”
Bin Maslama respondió: “¡Oh Mahoma! ¿Estarias contento si lo matara?”
Mahoma respondió:Si“.
Bin Maslama dijo entonces:Dame permiso para engañarlo con mentiras para que mi complot tenga éxito“.
Mahoma respondió:Puedes hablarle falsamente“.

Resumiendo: nuestra civilización está fundada sobre el pensamiento crítico y sobre los principios morales de la Regla de Oro. El islam se basa sobre el pensamiento de autoridad y sobre la ética dualista. No hay compromiso posible entre esos dos conceptos opuestos: o el principio de reciprocidad de la Regla de Oro o la moral dualista. No puede haber caminos comunes entre el pensamiento de autoridad y el pensamiento crítico. Los principios de sumisión inherentes al islam significan que únicamente una resistencia activa nos permitirá sobrevivir.

Tenemos una historia de 1400 años de interacción entre el islam y los países kafir (no musulmanes). Los hechos han confirmado la teoría.Cuando el islam conquista una cultura, la cultura huésped se ve aniquilada. No existe ninguna compatibilidad entre el islam y nosotros.
El islam no forma parte de nuestra civilización y nunca formará parte de ella.

El objetivo final del islam es aniquilar las civilizaciones de los infieles. La primera etapa de esa conquista en la que proclaman que “somos iguales a vosotros, sólo un poquito diferentes” debe ser considerada como lo que es: un ejercicio de disimulo y engaño para no levantar suspicacias ni provocar reacciones de rechazo en un momento de inferioridad. Ningún discurso de los apologistas del islam podrá nunca cambiar la doctrina política del islam ni su historia.

FUENTE: AQUÍ

.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.