Seguidores

2.11.11

Islam, marujas, putizorras y platós televisivos

El escritor Arturo Pérez-Reverte, pone otra pica en Flandes


Periodista Digital, 31 de octubre de 2011 - Es un genio y como esa condición va unida, desde siempre, a la imposiblidad de morderse la lengua, las suelta de aupa. No es Arturo Pérez-Reverte escritor que se procupe por lo políticamente correcto o calle calculando que le conviene más hacerlo.

En su artículo de XL Semanal de este 30 de octubre de 2011, Pérez-Reverte entra con espíritu crítico y mucho conocimiento personal del asunto en ciertos aspectos de la religión musulmana.

Carga el escritor, entre otros, contra los "radicales clérigos recomiendan a sus fieles machacar a las mujeres para que no se desmanden".

Y añade que estos clérigos musulmanes actúan con la complicidad de la "sociedad occidental demagoga, estúpida, desorientada".

Y esto lo hacen en lugar de expulsarlos del país o meterlos en la cárcel.

Se lamenta el escritor que, después de todo lo que se ha avanzado en materia de igualdad entre mujeres y hombres, para que "una niñata y cuatro fátimas de baratillo pretenden hacernos volver atrás".

Y manifiesta su desprecio por la "españolísima maruja quiere ver a su hija como putizorra de plató televisivo".

Por su indudable interés y la enorme polémica que está desatando, reproducimos la columna.
Se titula:

"Madres, burkas y marujas":


En 1991, mientras esperaba en Dahrán la ofensiva norteamericana para liberar Kuwait, presencié un suceso curioso. Frente al mercado Al Shula había un vehículo militar con una soldado norteamericana al volante.

En Arabia Saudí está prohibido que las mujeres conduzcan automóviles; así que una pareja de mutawas -especie de policía religiosa local- se detuvo a increpar a la conductora. Incluso uno de ellos le golpeó con una vara el brazo que, con la manga de camuflaje remangada, apoyaba en la ventanilla.

Tras lo cual, la conductora -una sargento de marines de aspecto nórdico- bajó con mucha calma del coche y le rompió dos costillas al de la vara.

Ésa fue la causa de que durante el resto de la guerra, a fin de evitar esa clase de incidentes, la Mutawa fuese retirada de las calles de Dahrán. Pensé en eso el otro día, al enterarme de un nuevo asunto de chica con problemas por negarse a ir a clase sin el pañuelo islámico llamado hiyab.

Y recuerdo la irritación inicial, instintiva, que sentí hacia ella. Mi íntimo malhumor cuando me cruzo en la calle con una mujer cubierta con velo, o cuando oigo a una joven musulmana afirmar que se cubre la cabeza en ejercicio de su libertad personal. Cómo no se dan cuenta, me digo.

Cómo no les escuece igual que ácido en la cara la sumisión, tan simbólica como real, a que se someten. Recuerdo, por ejemplo, que hace cuarenta años mi madre aún necesitaba la firma de su marido para sacar dinero del banco. Y me llevan los diablos. Tanto camino, me digo. Tanta lucha y esfuerzo de las mujeres para conseguir dignidad, y ahora una niñata y cuatro fátimas de baratillo -como las llamaría el capitán Haddock- pretenden hacernos volver atrás, imponiendo de nuevo, en la Europa del siglo XXI, la sumisión irracional al hombre y a las reglas hechas por el hombre.

Reclamando tolerancia o respeto para esa infamia. Pero no es tan simple, concluyo cuando me sereno. Incluso aunque digan actuar con libertad, esas mujeres siguen siendo víctimas de un mundo cuyas reglas fueron impuestas por los hombres para garantizarse el control de su virginidad, su fertilidad y su fidelidad.

Después de escucharnos decir lo libres de conducta que pueden y deben ser, esa muchacha o la señora del velo van a casa y se cruzan en la escalera con el imán de su mezquita, que vive en el quinto piso, o con el chivato hipócrita que a veces incluso luce una pasa en la frente -ese moratón de pegar cabezazos en el suelo al rezar, para que todos sepan lo buen musulmán que es uno-, que vive en el segundo.


Y con ellos, y con el padre, el marido o el abuelo que están en casa, esas mujeres tienen que convivir cada día, y casarse, y criar familia, y ser respetadas por una comunidad donde la religión suele estar por encima de las leyes civiles, o las inspira.

Una sociedad endogámica, especializada en marcar y marginar -cuando no encarcelar o ejecutar- a quienes discrepan o se rebelan; y cuyos más radicales clérigos, esos imanes fanáticos que recomiendan a sus fieles machacar a las mujeres para que no se desmanden, son tolerados y hasta amparados, de manera suicida, por una sociedad occidental demagoga, estúpida, desorientada, con el pretexto de unos derechos y libertades que ellos mismos niegan a sus feligreses.

Todo eso, en vez de ponerlos en la frontera en el acto, si son extranjeros, o meterlos en la cárcel, si son de aquí, cada vez que humillan o amenazan a la mujer en una prédica.

Una sociedad, la nuestra, incapaz de plantearse el verdadero nudo del problema: si una niña que durante catorce años fue a un colegio normal, entre chicos y chicas, resuelve de pronto ponerse un pañuelo en la cabeza, es que algo con ella estuvo mal hecho.

Que alguna cosa no funciona en el método; falto de una firmeza, una claridad de ideas y una persuasión que no tenemos. En todo caso, si a menudo es la mujer la que elige ser hembra sumisa en vez de sargento de marines, y con su pasividad o complicidad educa a los hijos en esclavitudes idénticas a las que ella sufrió, tampoco es justo que el Islam se lleve todas las bofetadas.

En materia de esclavitudes, sumisión y transmisión de costumbres a hijas y nietas, igual de infame es el espectáculo de esas españolísimas marujas presuntamente modernas, libres y respetables, que babean en programas de televisión aplaudiendo y diciendo te queremos y envidiamos, guapa, bonita, a fulanas que encarnan lo que, en el fondo y a menudo en la forma, a ellas les habría gustado ser, y desean para sus propias hijas: analfabetas sin otra aspiración en la vida que convertirse en putizorra de plató televisivo.

Y esos aplausos y admiración -hasta autógrafos les piden, las tontas de la pepitilla- me parecen tan indignos y envilecedores para las mujeres, tan turbios y reaccionarios, como un burka que las cubra de la cabeza a los pies.

6 comentarios :

  1. Que pocos tenemos como Arturo, claro que así se gana los odios africanos que se gana. Mira la que le liaron con lo de Trafalgar, al final los mando a la mierda claro.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Tauro2/11/11

    Grande Reverte a pesar de ser políticamente incorrecto

    ResponderEliminar
  3. BRAV0 (grito) por la sargento!!
    Pérez Reverte muy bueno, como siempre. Al pan, pan y al vino, vino.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo19/2/14

    lo que te voy a decir, antes de ablar de una religión hay ke conocerla primero. segundo el islam berdadero no el de hoy en dia habla del derecho de la mujer, de los esclavos y de los animales, kiero decir que el profeta Mahoma se caso con mujeres que no tienen la birginidad y el burca es para protejerse de los cazadores es decir si todos hicieramos lo que el islam dice no existiria la prostitucion.ni las enfermedades como el sida etc. profundizate en el islam que te aseguro ke te va a gusta igual que ami

    ResponderEliminar
  5. Anónimo19/2/14

    hay que utilizar un vocabulario propiado y estas mujeres tienen otros pensamientos ke vosotros desconoceis y me parece una falta de respeto. si ablais de la libertad estas mujeres son libres y diciden su religión. no hay ke ser tan duro hhh

    ResponderEliminar
  6. Anónimo19/2/14

    como quereis que no utelize insulto si el propio autor uteliza un lenguaje que no es el adecuado. me parece una falta de respeto y una falta de sabiduria sobre el islam

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.