Seguidores

15.12.11

Los ideólogos que patrocinan la sociedad multicultural y dan cobertura criminal a la islamización

La matanza de Bélgica se alimenta del discurso favorable a la sociedad multicultural

Alberto Granados Garmendia.- El horror de Bélgica nos alcanza a todos. Estamos ante un crimen de odio en su más bárbara expresión terrorista que la élite política y mediática se afana en ocultar y disimular. Una reacción sospechosamente inversa a la que habrían tenido en caso de que el autor de la masacre hubiera sido un loco de “extrema derecha”. Pero en este caso no ha sido realizado por un masón liberal anti-racista reconvertido en “fundamentalista neonazi” como el autor de los atentados de Oslo, ha sido realizado por un fanático islamista que ha hecho del odio a la sociedad occidental, a la población europea y al sistema legal democrático el motivo de su crimen masivo.

No es obra de un loco. Puede que sea un delincuente multirreincidente con antecedentes penales (que debería haber sido repatriado a su lugar de origen) pero ha ejecutado su matanza a partir de su fanatismo y odio religioso. Un fanatismo y un odio propiciado por numerosas entidades cuyo ideario favorable a la inmigración masiva y a la sociedad multicultural están provocando numerosos perjuicios a los ciudadanos de a pie. Un fanatismo y auto-odio que es proyectado a través de partidos progresistas y organizaciones de una nueva extrema izquierda que hacen de la endofobia (odio contra la civilización occidental), del racismo anti-europeo, de la fobia a las culturas autóctonas, y de la criminalización de las opciones que se oponen a esta deriva, especialmente de la “extrema derecha”, el “chivo expiatorio” de su utópica visión.

El asesino, al protagonizar su acción, siente que ha cumplido con su cometido observando el miedo y el horror que provoca en la sociedad que quiere destruir. Mujeres, niños de 20 meses… todo vale.

Hay muchos precedentes, no es la primera vez. Cada poco tiempo se detiene una nueva célula, una nueva trama terrorista vinculada directamente al integrismo en alguna ciudad belga, país cuya población musulmana alcanza ya el 25%. Hace tan solo 3 años, se detenía en Bruselas a 14 terroristas islámicos a pocas horas de cometer un nuevo crimen masivo: http://www.libertaddigital.com/mundo/detienen-en-belgica-a-14-terroristas-de-al-qaeda-que-preparaban-un-atentado-suicida-1276345851/ Aunque sus componentes fueron detenidos, el atentado frustrado dejó un terrorífico mensaje de sangre: podemos actuar en cualquier momento.

Elevados al santuario del yihadismo importado, los 14 integristas islámicos han cumplido con su palabra pasándole el testigo al suicida de ayer, en este y en otros asesinatos masivos. Existe una facilidad logística de alcance transnacional, alimentada por los impulsores del auto-odio, que encuentra cobertura ideológica en el discurso pro-inmigracionista, pero también encuentra cobertura material en el fácil acceso a las armas y explosivos en múltiples escenarios.

El esquema ultraprogresista atenúa los “daños colaterales” para justificar los medios según su finalidad

Para entender el alineamiento multicultural de la izquierda ultraprogresista es suficiente con interpretar adecuadamente el tratamiento empleado en su esquema mediático. Consta de cuatro puntos que se gradúan en función de la autoría del crimen:

A) Si es obra de un loco, empiezan a llamarle “facha” y a vincularlo con toda la “extrema derecha” en general (dá igual que existan polos diametralmente opuestos dentro de la misma). En sus titulares aparecerá la palabra “extrema derecha” y en el texto aparecerá una aparente “relación” ideológica con el criminal, aunque estas opciones de “extrema derecha” se opongan al multiculturalismo y a la inmigración masiva por medios legales y democráticos. El objetivo izquierdo-progre es criminalizar a su oposición política que, según ellos, habría dado “cobertura ideológica” al crimen por mostrar algún signo de contrariedad ante la deriva progresista, inmigracionista y multiculturalista.

B) Si es obra de islamistas, hacen ligeras menciones al respecto, respondiendo de forma tibia y destacando que se trata solo de la obra de unos locos aislados que no representan al resto de su comunidad y que se han equivocado al interpretar el corán. Y si pueden, intentan desvincularlo con algunas palabras de alguna autoridad política. Por supuesto la izquierda y la progresía, que han dado “cobertura ideológica” a la integración forzada y al descontrol migratorio con sus absurdas teorías internacionalistas, se lavan las manos como si ellos no tuvieran nada que ver con el asunto (proceso ideológico inverso al punto A).

C) Si es obra de izquierdistas/extrema izquierda, simplemente callan y ni aparece por el escenario mención alguna al aspecto ideológico (salvo algunos sinvergüenzas aislados que lo justifican). También se da el caso de Gobiernos que llegan a acuerdos estatales con los terroristas de izquierdas (no hace falta salir de España para ver esto).

D) Si se les explica los tres puntos anteriores, responden que los “fachas” también hacen eso pero al revés, y continúan tan panchos con su proyecto de ingeniería ideológico-social creyéndose en posesión de una autoridad moral de la que carecen por completo.

En España se deberían crear fiscalías especiales para auditar las cuentas de las asociaciones subvencionadas que fomentan y patrocinan la inmigración descontrolada y la islamización

Sin embargo vuelve a sorprender como los ideólogos que patrocinan la sociedad multicultural y dan cobertura criminal a la islamización tienen el apoyo mediático e institucional de numerosas entidades estatales, e incluso son subvencionados con millones de euros extraidos de los contribuyentes. En España hasta se les permite hacer apología del racismo antiespañol (de manera que si dos personas discuten y una es inmigrante, el ciudadano español obtiene de forma automática el agravante de “racismo y xenofobia”, pero no al revés). A este intolerable racismo lo llaman “inversión de la carga de la prueba”, convirtiendo a los ciudadanos españoles en ciudadanos de segunda en su propio país.

Con la excusa de la “tolerancia a la diversidad” pretenden criminalizar a cualquiera que trate los aspectos negativos que conlleva la importación masiva de inmigrantes. De hecho, hace escasamente un mes se aprobó un nuevo “Plan estratégico intercultural”. Ahondando en un ideario que no provoca mas que desgracias, que posibilita la degradación de muchos barrios y ciudades y que origina conflictos sociales de máxima gravedad, como los acaecidos en Roquetas, en el Palmar, en El Raval, o en Son Gotleu el pasado verano, auténticas zonas fuera de Ley donde las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tuvieron que redoblar su presencia para controlar la situación.

La nula admisión del problema por parte de las autoridades respectivas, sobre todo de políticos influenciados por las teorías cosmopolitas de algunas organizaciones multisubvencionadas, hace que la situación de inestabilidad vaya “in crescendo”. Anclados en los viejos clichés de progre-bueno/facha-malo no acaban de comprender las claves de la nueva ultraizquierda y de su intolerancia criminal en una situación social en la que el ciudadano de a pie está absolutamente desprotegido, a merced de informaciones tóxicas basadas en un buenismo ficticio que no es mas que el disfraz del auto-odio de la nueva izquierda.

Mientras tanto, al menos se deberían anular por completo los manuales como la “Guía para el tratamiento de la inmigración en los medios”, patrocinada por el anterior Gobierno para que los medios destacasen únicamente los aspectos positivos de la misma y censurasen los negativos. España y Europa no pueden mirar a otro lado ante el aumento del auto-odio y de la islamización, se debe desterrar su banalización y no ocultar ni disimular sus consecuencias reales a medio y largo plazo, mejorar la inteligencia sobre estos grupos y personas, luchar democráticamente en todos los frentes contra el fanatismo multiculturalista e islámico cuya capacidad para el horror ha quedo demostrada en Bélgica.

En España se debe reformar el Código Penal y la Ley de extranjería, crear fiscalías que investiguen a las asociaciones que fomentan y dan cobertura a la inmigración masiva (con carácter retroactivo), comprobando si anteriormente fomentaron la inmigración ilegal en los años de las regularizaciones masivas, formar a los medios con un manual de tratamiento mediático para que no oculten datos objetivos de interés general (como la nacionalidad de los delincuentes), y también para no criminalizar a las fuerzas del Estado cuando éstas actúan en función de su deber, hacer campañas de sensibilización ciudadana para que se apoye, y no se entorpezca, la labor de las autoridades a la hora de detener a traficantes de droga extranjeros y a delincuentes multirreincidentes, animando a los ciudadanos para que denuncien las prácticas delictivas de sus vecinos foráneos (no para que denuncien al agente por detener al delincuente, que es lo que se propone desde algunas asociaciones multiculturalistas), hay que reforzar la protección de aquellos barrios donde aún quedan ciudadanos decentes, urge sensibilizar, prevenir y legislar en favor de estas conductas y en contra de quienes patrocinan la lacra del descontrol migratorio, repatriar a las personas y grupos sospechosos (sean ilegales o hayan cometido alguna infracción), mejorando a su vez el control en la frontera ceutí y melillense, así como en los aeropuertos.
Mañana puede ser demasiado tarde.

6 comentarios :

  1. Pero esto no lo veremos,la marea viene así y con toda fuerza. Se tienen que desenmarañar los intereses ocultos y sus amos patrocinadores. Sin llegar a la cabeza la serpiente sigue viva.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo15/12/11

    Pues sí Zorrete Robert. Ahí está la cuestión, lo primero es localizar los focos de origen de este comportamiento enfermizo y corregirlos. Solo entonces se podrá invertir la situación.

    De lo contrario el problema persistirá o irá a peor, como decía cierto individuo holandés hace unos meses: "Dentro de poco la izquierda nos acusará de Nacionalsocialistas (Nazis), por defender los derechos de los Homosexuales ante los musulmanes".

    A semejante grado de despropósito está llegando la izquierda actualmente.

    Pues les recuerdo a los progres de izquierdas que tan amiguitos se sienten del islam y de la alianza de civilizaciones, que cuando se instauró el régimen de los Ayatolás en Irán, lo primero que hicieron fue a acaban con todas las organizaciones de izquierdas o liberales del país, que incluso les habían apoyado para llegar al poder.

    ResponderEliminar
  3. La marea se puede cortar. ¿No ha cortado ahora Marruecos el acuerdo sobre pesca para toda la UE? Pues hagamos lo mismo. Devolver a Marruecos a todos los inmigrantes marroquies que no tengan contrato de trabajo y que los alimente y subvencione su estado.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, el primer paso ya se ha dado.
    Los socialistas han sido desbancados del poder.
    La derecha tiene ahora el bastón de mando.
    Con relación al tema, éste es el mejor momento para hacer fuerza. La situación actual del país (a la deriva) favorece la necesidad de introducir cambios, incluyendo los que proponéis, que por cierto !claman al cielo¡

    Mil gracias por la buena labor que estas haciendo con tu Blog.

    ResponderEliminar
  5. Monmar:

    Excelente análisis, te felicito...( no se me celen los demas, que tb sois buenos)
    A mi lo que ha ocurrido en Lieja me ha parecido un asunto bastante grave,este asqueroso no ha tenido reparos en matar a un bebé de apenas 2 años...y me ha sorprendido que en los diarios solo ocupase ¡UNA COLUMNA!

    Este tipo no era un santo, tenía antecedentes por posesión de armas y una gran colección de hachis...Yo solo tengo que decir INMIGRACIÓN COMO ESTA FUERA,GO HOME, NO OS QUEREMOS¡¡
    Y sabes que soy de esos que "no generealizan" y piensa que "hay moros legales" como todo hijo de vecino...pero es que cosas como estas me superan, me dan mucho coraje....tu parate a pensar el impacto, estas tan tranquilo tomando un cafe,o esperando al autobus...y viene un tipo asi y te saca una recortada y te lanza unas granadas..

    En fin, un saludo

    ResponderEliminar
  6. Anónimo así es, sin atajar el origen de poco sirven las pocas medidas coyunturales que puedan tomar ciudades o países concretos. Es una política Europea, averigüemos quienes están detrás y sus intereses ocultos. Y tienes razón, no se dan cuenta que para el islamismo los aliados son de fortuna mientras los necesitan, luego o se asimilan o los exterminan. Los sovieticos hicieron lo mismo.
    Saluditos.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.