Seguidores

24.11.06

EL CALIFATO DE FRANCIA


La interpretación de lo que pasa en Francia es tan complicada que los analistas económicos, sociales o políticos todavía no se ponen de acuerdo ni sobre el diagnóstico ni sobre la solución, echan la culpa de de la quema de automóviles, autobuses y edificios al paro. Esa explicación es demasiado sencilla.


EL CALIFATO DE FRANCIA

Francia tiene un problema de soberanía sobre su territorio que comenzó hace unos 20 años y que va a peor.
Los musulmanes están haciendo crecer, con el comunitarismo, barrios islamizados, el territorio comanche de la República.

Marianne, está triste y tiene miedo. Es lo que Emmanuel Bremen y una docena de profesores de institutos de los barrios publicó en su libro titulado "Los territorios perdidos de la República".
Hay un malestar francés cada vez más parecido por sus síntomas al mal libanés: el comunitarismo.

Los franceses hace años que están cabreados, de mal genio, algunos tristes y asustados. Existen dos grandes interpretaciones de los hechos, la economicista y la culturalista que es la mía. Los analistas materialistas convencionales, sean marxistas, post marxistas o liberales, que priorizan la interpretación de la realidad a partir de los fenómenos económicos se equivocan. Le echan la culpa del malestar francés a la baja tasa de crecimiento económico, al paro, a la escasa productividad, a la pobre competitividad y a los excesos de los gastos sociales del Estado del Bienestar, el Estado Providencia.

Evidentemente, la economía francesa ni crece ni tiene la euforia de la española pero sigue siendo la quinta del mundo recientemente superada por China. Es cierto que es un país hiperburocratizado y centralizado, al que le faltan jóvenes empresarios dinámicos. Es cierto en que hay un 9% de parados que viven de subsidios.

Uno de ellos acaba de publicar un libro en el que demuestra que acogiéndose con toda legalidad a todas los sistemas de protección que proporciona el Estado ha conseguido unos ingresos mensuales libres de impuestos de 600 euros y sólo ha trabajado 14 meses en los últimos 24 años.

Se habla de unos 300.000 jóvenes franceses de souche, de pura cepa, de clase media y alta con estudios sólidos y títulos académicos brillantes que se van a vivir al sur de Inglaterra, a EE. UU. y a Hispanoamérica, como los jóvenes cristianos libaneses.

Evidentemente algo pasa, o no les gusta Francia, o les resulta aburrida o no encuentran trabajo en su país o no quieren trabajar en él. Algo diferente les pasa a dos millones de jóvenes musulmanes franceses, hijos de la inmigración, que, o no encuentran quien les contrate o no quieren trabajar y parte de los cuales intenta atraer el califato.

La interpretación de lo que pasa en Francia es tan complicada que los analistas económicos, sociales o políticos todavía no se ponen de acuerdo ni sobre el diagnóstico ni sobre la solución.
Mi teoría es que les faltan conceptos y mientras tanto se dedican a hacer interpretaciones más o menos literarias empleando metáforas. Le echan la culpa de las quemas de automóviles, autobuses y edificios al paro, a la discriminación, al racismo y a las mafias de la droga. Demasiado sencillo.

Al principio hablaban de los jóvenes de los barrios y de las Cités, últimamente cada vez hablan más de bandidos incendiarios, bandas de delincuentes, casseurs (camorristas), y caids de la droga.

Donde los intelectuales son maestros de la metáfora es en la forma de describir los territorios islamizados. Me refiero a las Cités HLM.(Habitation à Loyer Modéré)(Vivienda de Alquiler Moderado).

El Estado francés ha sido mucho más acogedor y solidario con los inmigrantes que el español.
Hay en Francia unos mil barrios de bloques con dos millones de pisos en alquiler de renta limitada propiedad del Estado, (en España solo unas 50.000 viviendas públicas de alquiler). Paradójicamente esos territorios se fueron islamizando y son hoy las bases espaciales del califato de Francia (en construcción).

Como consecuencia de un diagnostico burocrático, hipócrita y erróneo se le echó la culpa al urbanismo e incluso se creó el Ministerio de la Ciudad que no ha resuelto nada. Los musulmanes se fueron adueñando de los barrios que los funcionarios y la policía comenzaron a llamar ZUS (zonas urbanas sensibles) en una apoteosis de fantasía literaria.

Estos guetos barrios ultrasensibles definidos por la policía y por el Alto Consejo Francés de la Integración eran 22 en 1982, 320 en 1992 y 630 en el 2004.

Yo viví y estudié en los barrios de Nanterre y Sarcelles en los años 60 del siglo pasado. Allí vi obreros franceses inmigrados del campo y familias obreras españolas, italianas, portuguesas, y, en menor medida, argelinas y marroquíes musulmanas. Poco a poco las familias francesas y europeas se fueron yendo y fueron sustituidas por musulmanes.

Hace 15 años fueron llegando los predicadores islamistas que fueron creando lugares de culto a medida que cerraban los bares, las tiendas, y los pequeños supermercados, crearon servicios sociales musulmanes y se cerraron los servicios sociales y los asistenciales laicos. En los últimos años la declaración de territorio islámico, embrión del futuro califato hipotético, ha corrido en los barrios periféricos franceses paralelas a la primera y segunda intifada palestina.

Hay una estrategia islamista soberanista de ocupación y desestabilización de los barrios.



Llevaban años quemando una media anual de 27.000 coches pero en las tres semanas del otoño del 2005 en 300 barrios diferentes se quemaron 11.000 vehículos y 300 edificios públicos (escuelas, bibliotecas, guarderías, gimnasios, centros culturales y de jóvenes, correos, se expulsa al Estado, etc…). Está claro que el comunitarismo creado en Francia emplea a los menores de edad como punta de lanza (como en las pateras y cayucos que llegan a España).

La nueva fase de la intifada esta buscando sangre, que mueran adolescentes. La nueva fase tiene datos estadísticos muy claros.

En el año 2006 ha habido más de 5.000 ataques contra policías.
En las últimas semanas cada noche se queman de media 15 automóviles y son heridos 14 policías considerados invasores extranjeros en los barrios. El Estado se ha ido retirando de la Banlieuey sólo quedan las escuelas en las que cada vez con más dificultad encuentran profesores víctimas del estrés.

Son atacados hasta los bomberos, algo insólito en la historia de Occidente. En la semana del aniversario de los sucesos del 2005 han quemado 9 autobuses casi siempre con gente dentro. Una estudiante senegalesa de 26 años que acababa de aprobar su examen fue quemada en el 60% de su cuerpo y está entre la vida y la muerte.
Los franceses de Souche miran para otro lado. Ni siquiera los estudiantes de la Universidad de Marsella se han mostrado solidarios con su compañera quemada y en coma. Sólo unos cien acudieron a la concentración de protesta en la Universidad. Sólo dos macetas y una flor decoran la rotonda donde fue quemada la estudiante senegalesa.

El mal y el malestar francés se agravan. Bové el lider altermundista progre está desconcertado al ver, declaró, "a pobres atacar a otros pobres". La policía ha detenido a los cinco culpables menores de edad reincidentes y viejos conocidos de la policía. Han imputado incluso a algunos de los padres y madres.

La islamización de los barrios es una tarea inspirada y organizada por los islamistas y las mezquitas y financiada por el Estado del Bienestar.

Los jóvenes parados y discriminados son el resultado de una estrategia que los ha ido convirtiendo en inempleables e inasimilables. Son la segunda y tercera generación y la esencia de lo que tienen en común que es el ser musulmanes y varones muy jóvenes.
Sus padres son cómplices activos que saben a lo que se dedican los hijos varones y que encierran en casa a las chicas a las que previamente han puesto el velo.
Hay en Francia millones de jóvenes segunda y tercera generación de vietnamitas, españoles, portugueses, italianos, chinos, polacos, yugoslavos que encuentran trabajo y no queman coches, jóvenes que son un francés más.

La duda que me queda es si la falta de claridad en el diagnóstico de los intelectuales franceses se debe a una obsesión economicista (el paro y la crisis económica) o es pura hipocresía. Para entenderlo mejor hay que tener en cuenta no sólo la islamización de los barrios sino la desestabilización de los transportes.

Hay grupos de jóvenes musulmanes perfectamente organizados en grupos que ni pagan en los trenes ni en los metros y que además atemorizan y humillan a los pasajeros no musulmanes. La respuesta del Estado ha sido poner tres policías por tren, policías en los vagones del metro y jóvenes con chaquetas rojas contratados para avisar de las ofensas.
Ahora plantean poner un policía en cada autobús ya que los conductores sindicalmente organizados se niegan a pasar por ciertos barrios.

Evidentemente está claro que no es un problema económico, ni urbanístico ni de transporte. Es un problema de soberanía. Louis Dumont, el más profundo antropólogo francés del siglo XX, decía que el comunitarismo es la enfermedad infantil del nacionalismo. Yo diría que el comunitarismo musulmán es el Sida del Estado francés.

Por: Mario Gaviria
Sociólogo. Profesor de la universidad pública de Navarra y de las universidades de Pensilvania y Los Ángeles.

La Vanguardia 05-11-2006

.

12 comentarios :

  1. Si, hay mucha razón en tus mensajes, muchos quieren mirar para otro lado, pero en pocas generaciones Europa sera Islámica, ya que la influencia ideológica es más fuerte en su lado que en la parte secular de Europa, lo más peligroso es que después de una etapa de rechazo e incluso odio del Islam, se pasará a una época de curiosidad e incluso de atracción a su doctrina.
    Viajé hace tiempo por numerosos países islámicos y logré sentir estos sentimientos, por cierto Aljazeera empieza a emitir en Norteamérica hoy mismo, eso quebrará la moral de una sociedad productiva conduciéndola a una pensadora y meditativa con curiosidad al principio, con rechazo pero con ciertas dudas para luego acabando aceptando su forma de discernir.
    Occidente tiene otros problemas más urgentes como el cambio climático, mientras este problema sigue creciendo en el corazón de Europa, solo espero que América se libere de esto por el momento.

    ResponderEliminar
  2. Las noticias sobre el Islam que nos llegan de América tampoco son precisamente halagüeñas, (por el Blog encontraras varios artículos que hablan del aumento y de la radicalización de musulmanes en el mundo, destacando América).

    No olvides que la meta de la purificación o defensa del Islam quieren acometerla desde los centros de poder y desde el pueblo.

    El punto 5 del credo de los fundamentalistas Hermanos Musulmanes dice: «Creo que la bandera del Islam debe dominar sobre la Humanidad y que todo musulmán está obligado a educar al mundo según las reglas islámicas.

    Me comprometo a luchar, mientras viva, en la realización de esta misión y a sacrificarle cuanto poseo».

    No tenemos salida.

    ResponderEliminar
  3. ¿cómo que no tenemos salida?
    los que hemos tomado conciencia de este inmenso peligro debiéramos organizarnos de algún modo.

    ResponderEliminar
  4. Yo también confiaba en que podíamos organizarnos, sin embargo te puedo asegurar que mientras la meta persista en el ego personal la organización es una utopía.
    Se de que te hablo, y bien que lo lamento.

    ResponderEliminar
  5. EL Califato no es ni más ni menos que otro movimiento que quiere conquistar el mundo y gobernar en él. El Sacro Imperio Romano Germánico, el III Reich, el Imperialismo Americano actual, son otros tantos movimientos con el mismo fin. Ninguno de ellos tuvo o ha tenido en cuenta la resiliencia del espíritu humano ante la barbarie, por lo tanto, como siempre, tendremos que aguantarlo hasta derrotarlo, seguramente con un sangriento enfrentamiento.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo13/8/07

    Ah se me olvidaba, el Califato es el nombre del Islamofascismo radical

    ResponderEliminar
  7. Anónimo24/8/07

    Hola, Soy francés pero llevo 20 años en España, porque no soporto ver a mi patria caer en la islamización. Pero en primer lugar saber que los moros de estos barrios llaman a los franceses, los galos o los cruzados (ellos no lo son, por supuesto), por ejemplo si entra un coche de polis en una ZUS, dicen, "llegan los galos". Soluciones hay pocas; una sería que los musulmanes se confrontasen con los chinos que también acabaran siendo una amenaza, la otra sería olvidarnos del políticamente correcto y demostrar que somos orgullosos de nuestros antepasados y de nuestra fe cristiana. Me acuerdo de hace 20 años leer en un periódico que el Sr. Gaddafi decía que si los francos habían frenado la conquista musulmana en Poitier con Charles Martel, mañana estaremos hasta Helsinki y que Francia sería una república islámica en 2020 !!!

    Así que ánimos que nos protegen Santiago Matamoros y Charlemagne.

    Thierry de Parseval

    ResponderEliminar
  8. Bienvenido a España, pero no te hagas ilusiones que nuestra situación aunque aparentemente parece que no es tan grave como en Francia, vamos por el mismo camino a marchas forzadas, y así por toda Europa por lo que estamos sin alternativas de elección.

    Aprendemos a vivir con las leyes islamicas como dhimmis, o nos refugiamos en los Urales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo15/9/07

    Soy un sud americano que vive en España hace 34 años, un pais maravilloso en todo sentido aunque algunos les critica, pero en fin.
    Lo que no puedo entender, es que desde que se creo la Comunidad Europea, todo va a peor para los propios comunitarios.- ¿Que prohibe que un inmigrante deba comportarse como un original comunitario, es decir europeo?
    ¿Porque es tan dificil, detener extranjeros y expulsarles del pais a la frontera mas proxima por atentar contra las leyes comunitarias.-¿Porque se permite la proliferacion de religiones que previamente se estudien y si no cumplen los requisitos de convivencia europeos, no aceptar su instauracion en la Comunidad.-
    Los derechos de paro, solo a los que han cotizado previamente, y los que no expulsarles por falta de medios, es decir en otras palabras "blindar" el pais contra ciertas gentes que no se adaptan a Europa.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo18/2/08

    Hola a todos,
    Comparto sus preocupaciones, soy búlgaro vivo hace 7 años en América del Sur y creo que es el único lugar donde definitivamente y no obstante los problemas de clase económicos no existe problema de invasión y guerra demográfica ni religiosa, es decir que Hispanoamérica sera el monasterio y el refugio para la cultura cristiana y hábitos occidentales en unos 15-20 años.
    Europa es condenada de ser dividida, país por país, cuidad por cuidad, bario por bario etc.
    Ya podemos felicitar la inauguración de la tercera republica islámica en Europa KOSOVO, se esperan varias mas falta tiempo.
    Solo se imaginan como vivirán los serbios que se quedan atrapados en Kosovo ... Obvio que van a huir ... pero hay que considerar que esto fue su tierra durante siglos y por unos 50 años los anihilaron lo mismo pasa en y todo el mundo occidental y peor por razones económicas en las culturas eslavicas del este como de mi país natal.
    La razón mas fuerte junto con el efecto económico en los países Europeos del Este es que tenemos choque entre un doctrina tolerante contra una cobarde y agresiva. Para salir de todo esto se necesita igualar en algún modo la agresividad. No esperan que la contraparte se va a poner tolerante.

    Slds
    Georgi

    ResponderEliminar
  11. Anónimo15/8/09

    COMPARTO EN CIERTA FORMA SU TEMOR ANTE LA CRECIENTE INMIGRACION ARABE EN EUROPA,Y TODOS LOS PROBLEMAS QUE ELLO IMPLICA.
    SIN EMBARGO, NO OLVIDEN QUE LOS EUROPEOS LLEVARON LAS CADENAS DE LA ESCLAVITUD Y EXPLOTACION A LOS PUEBLOS DE AMERICA, ASIA Y EL AFRICA. FUERON USTEDES MEDIANTE EL COLONIALISMO QUIENES SAQUEARON, EXPLOTARON, ROBARON Y ABUSARON DE LAS NACIONES ARABES, ASIATICAS Y AMERICANAS.
    QUE ACASO YA OLVIDARON LOS FRANCESES SUS CRIMENES Y ABUSOS EN EL MAGREB ?, MISMA SITUACION CON LOS ESPANOLES EN AMERICA LATINA.
    ACASO SE LES OLVIDA A LOS EUROPEOS QUE SUS ECONOMIAS SE VIERON GRANDEMENTE FAVORECIDAS A CAMBIO DE VIVIR DE LAS RIQUEZAS DE SUS COLONIAS?

    ResponderEliminar
  12. El pasado es importante no olvidarlo, pero es historia, de la historia estamos obligados moralmente, nos debe ser útil, para tenerla en cuenta y no cometer los mismos errores.
    No podemos forjar un futuro pensando en el pasado, las generaciones actuales no somos culpables de lo sucedido en siglos anteriores, por otra parte es muy importante para forjar un futuro de paz aprender a perdonar, no olvidar esta bien pero perdonar es imprescindible si queremos construir un mundo mejor para nuestros descendientes.

    Mientras el odio perdure entre los hombres el mundo solo será un lugar de odio, terror y guerras.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.